Mises Wire

Home | Wire | Por qué Suecia terminó su experimento de tipos de interés negativos

Por qué Suecia terminó su experimento de tipos de interés negativos

  • Kronor_Pixabay.png
0 Views

Tags Mercado FinancieroDinero y Bancos

01/07/2020

Los tipos de interés negativos son la destrucción de dinero, una aberración económica basada en los errores de muchos bancos centrales y algunos de sus economistas, que parten de un diagnóstico erróneo: la idea de que los agentes económicos no toman más crédito ni invierten más porque eligen ahorrar demasiado y que, por lo tanto, el ahorro debe ser penalizado para estimular la economía. Disculpa la franqueza, pero es una idea absurda.

La inflación y el crecimiento no son bajos por el exceso de ahorro, sino por el exceso de endeudamiento, perpetuando el exceso de capacidad con tasas bajas y alta liquidez, y zombificando la economía al subsidiar los sectores de baja productividad y altamente endeudados y penalizando la alta productividad con impuestos crecientes y confiscatorios.

La evidencia histórica de los tipos de interés negativos muestra que no ayudan a reducir la deuda, sino que la incentivan. No fortalecen la capacidad crediticia de las familias, porque los precios de los activos no replicables (inmuebles, etc.) se disparan por el exceso monetario, y el menor costo de la deuda no compensa el mayor riesgo.

El crecimiento de la inversión y el crédito no se frena porque los agentes económicos sean ignorantes o ahorren demasiado, sino porque no tienen amnesia. Las familias y las empresas son más cautelosas en sus decisiones de inversión y gasto, porque perciben, correctamente, que la realidad de la economía que ven cada día no se corresponde con el costo y la cantidad de dinero.

Es completamente incorrecto pensar que las familias y las empresas no están invirtiendo o gastando. Sólo están gastando menos de lo que los planificadores centrales desearían. Sin embargo, esto no es un error del lado del sector privado, sino un caso típico de las estimaciones erróneas de los planificadores centrales, que provienen del uso de 2001-7 como «caso base» de la inversión y la demanda de crédito en lugar de lo que realmente fueron esos años: una burbuja.

El argumento de los planificadores centrales se basa en una inconsistencia: que las tasas son negativas porque los mercados las demandan, no porque las imponga el banco central. Si ese es el caso, ¿por qué no dejar que las tasas floten libremente si el resultado va a ser el mismo? Porque es falso.

Piensen por un momento qué tipo de inversión, empresa o decisión financiera es la que es rentable con tasas de -0,5 por ciento pero inviable con tasas de 1 por ciento. Una bomba de tiempo. No es de extrañar que la inversión en los sectores propensos a las burbujas aumente con tipos de interés negativos y no replicables y que los activos financieros se disparen.

La deuda pública se negocia con rendimientos artificialmente bajos y, en lugar de fortalecer las economías, los tipos de interés negativos hacen que los gobiernos dependan más de la deuda barata. Los políticos abandonan cualquier impulso reformista y prefieren acumular más deuda.

La represión financiera de los bancos centrales comienza con un diagnóstico erróneo, asumiendo que el bajo crecimiento y la inflación por debajo del objetivo es un problema de demanda, no del exceso previo, y termina perpetuando las burbujas que buscaban resolver.

La política de tipos de interés negativos sólo puede ser defendida por personas que nunca han invertido o creado un empleo, porque nadie que haya trabajado en la economía real puede creer que la represión financiera llevará a los agentes económicos a tomar mucho más crédito y a fortalecer la economía.

Los tipos de interés negativos son una enorme transferencia de riqueza de los ahorradores y de los salarios reales al gobierno y a los endeudados. Un impuesto a la precaución. Son la destrucción de la percepción del riesgo que siempre beneficia a los más temerarios. El rescate de los ineficientes.

Los bancos centrales ignoran los efectos de la demografía, la tecnología y la competencia sobre la inflación y el crecimiento del consumo, el crédito y la inversión, y con las políticas equivocadas generan nuevas burbujas que se vuelven más peligrosas que las anteriores. La próxima burbuja volverá a aumentar los desequilibrios fiscales de los países. Cuando los bancos centrales se presenten como los agentes que revertirán el efecto de la tecnología y la demografía, estarán creando un riesgo y una burbuja mayores.

Suecia lanzó su fallido plan de tipos de interés negativos hace casi cinco años y ahora lo ha revertido debido a los riesgos financieros que se crean. Lo más interesante es que revirtió la política de tipos de interés negativos precisamente por el riesgo de una desaceleración económica, porque la evidencia demuestra que las decisiones de inversión y consumo no aumentan con la represión financiera.

En Suecia, con tipos de interés negativos, el índice de precios de los bienes inmuebles ha aumentado un 50 por ciento (de 160 puntos a 240), el índice medio de las viviendas ha subido un 27 por ciento, los activos no renovables han subido entre un 30 y un 70 por ciento (infraestructuras, etc.), y el mercado de valores ha subido más de un 20 por ciento. En ese período, el consumo y la inversión de los hogares (formación bruta de capital) han aumentado muy poco y los salarios reales han permanecido estancados.

La política monetaria ha pasado de ser un apoyo a las reformas estructurales a una excusa para evitarlas. Ahora, los gobiernos están encantados de leer que se deben implementar «medidas fiscales». Y cuando un gobierno escucha «medidas fiscales», lo traduce a «gasto». Y cuando los gobiernos de la zona euro empiezan a gastar, el resultado es siempre el mismo: más deuda e impuestos más altos.

En la zona euro, la aberración económica de los tipos negativos continúa a pesar de la evidencia de los riesgos colaterales que generan. Mientras tanto, se nos culpa a ustedes y a mí de no gastar y pedir más préstamos. ¿Qué puede salir mal?

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
pixabay
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire