Mises Wire

Home | Wire | A pesar de su arrogancia, las autoridades monetarias no tienen el control total

A pesar de su arrogancia, las autoridades monetarias no tienen el control total

  • workaround

Etiquetas La FedInflaciónPolítica monetaria

09/22/2022

Una nueva era monetaria está llegando y más pronto de lo que se piensa. Desde 1971, el sistema monetario mundial no está anclado en nada de valor intrínseco. En el otoño de ese año, el presidente Nixon sacó a los EEUU de lo que quedaba del patrón oro, llamado patrón de intercambio de oro, en el que los bancos centrales extranjeros podían canjear dólares por las reservas de oro de América a 35 dólares la onza.

La razón de la acción de Nixon era simple: los EEUU habían hecho trampa. Se suponía que los dólares estaban totalmente respaldados por el oro, lo que significaba que los EEUU no imprimirían más dinero del que pudiera canjear en oro a 35 dólares la onza. En efecto, los EEUU falsificaron su propia moneda.

Desde 1971, el mundo ha estado en un sistema monetario fiduciario que permite a los bancos centrales del mundo imprimir tanta moneda como sus gobiernos despilfarradores demanden. Hoy el dólar vale sólo dos centavos de su valor en oro de 1971 (35 dólares por onza de oro en 1971 dividido por 1.749 dólares por onza de oro el 29 de agosto de 2022). Una cosa es cierta: con déficits gubernamentales cada vez mayores financiados por cantidades cada vez mayores de moneda fiduciaria, el dólar seguirá perdiendo poder adquisitivo, cayendo quizás hasta casi cero.

Mientras el gobierno de EEUU sigue gastando, una Fed pusilánime crea aún más dólares para evitar que los tipos de interés y los impuestos se disparen, lo que provocaría la implosión del mercado bursátil. Las consecuencias no han hecho más que aparecer: el aumento de los precios al consumo.

Sin embargo, se nos dice que nuestros amos monetarios tienen autoridad para obligarnos a utilizar el dólar, a pesar de su constante caída de poder adquisitivo. No se puede ni se quiere hacer nada. La Fed controla el dólar. El Banco de Inglaterra controla la libra esterlina. El Banco Central Europeo controla el euro. Y así sucesivamente. O eso es lo que se afirma. Pero, ¿es eso realmente cierto? La arrogancia de nuestros amos monetarios es que tienen un control total sobre cualquier moneda fiduciaria que se haga obligatoria.

Una idea a la que le ha llegado la hora

Víctor Hugo escribió que «no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su hora». En 1971, esa idea era el keynesianismo. La teoría monetaria keynesiana dio a los bancos centrales de todo el mundo el respaldo filosófico para imprimir dinero con el fin de evitar recesiones y contraer la oferta monetaria cuando la economía se recalentaba (los precios empezaban a subir). Era tan técnica, moderna y tranquilizadora para el público, que incluso hoy venera a nuestros maestros monetarios de la Fed, el Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón, etc.

Pero eso era antes. Esto es ahora. Ahora no todo es lo que parece. Hay una nueva idea a la que le ha llegado su hora. O, más bien, es una vieja idea que está regresando. Esa idea es el dinero sólido, basado en productos básicos, que no puede ser inflado.

Algunas naciones, especialmente las que se encuentran fuera de la órbita occidental, están empezando a darse cuenta de que sus acopios de dólares, recibidos a cambio de bienes valiosos, están reduciendo su poder adquisitivo a un ritmo cada vez más rápido. La gran estafa ha quedado al descubierto. Muchos países no están contentos y quieren hacer algo al respecto. Aquí reside una gran lección. El mundo es un lugar muy grande. Uno puede vivir felizmente en este mundo sólo si es honesto, digno de confianza, fiable, amable y no se entromete en los asuntos de los demás. Esta lección se aplica tanto a las naciones como a los individuos. Pero EEUU ha violado estas tradiciones consagradas. Ha corrompido el dólar, la principal moneda de reserva del mundo para liquidar el comercio internacional. Ha utilizado el sistema de liquidación internacional (SWIFT) como arma para condenar al ostracismo a naciones que no le gustan, como Irán. Ha confiscado activos en los EEUU que pertenecen a otros, recientemente a los rusos.

Como resultado, algunas naciones están trabajando para sustituir el dólar y el sistema de liquidación internacional controlado por los EEUU por uno propio. No es una tarea fácil, pero, como señaló Víctor Hugo, la idea de una moneda sana y de unas relaciones amistosas y no intervencionistas se está imponiendo y no tendrá marcha atrás.

Las señales de advertencia del cambio están a la vista

Hay algunas señales de alarma. Algunos miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) han estado trabajando en un nuevo medio de cambio para liquidar el comercio internacional, evitando el dólar. (Véase este artículo y este otro.) Este dinero tendrá un alto contenido de oro, lo que hará difícil, si no imposible, su degradación. Los rusos y los chinos están involucrados, por supuesto, lo que es muy importante porque ambas naciones probablemente tienen más oro real que cualquier nación occidental, incluyendo los EEUU . Es significativo que Arabia Saudí esté considerando unirse.

Esto es crucial, porque desde 1971 los saudíes han exigido que el pago del petróleo se haga sólo en dólares, creando el llamado mercado del petrodólar. Si los saudíes decidieran aceptar una nueva moneda de la OCS además del dólar, la demanda de éste caería. Ello supondría el fin del dólar como moneda de reserva preferida en el mundo y desencadenaría una serie de perturbaciones financieras sísmicas, especialmente en los EEUU.

Pero no descartemos la posibilidad de que alguna nación actualmente amiga, como Alemania, busque una alternativa a un dólar en constante disminución. Actualmente el euro es de curso legal en Alemania, pero muchos economistas alemanes no están contentos con las políticas del Banco Central Europeo. El euro se ha inflado tanto como el dólar, lo que es un anatema para los alemanes, que entienden cómo su país fue destruido por la hiperinflación en la década de 1920.

El gobierno federal de Alemania es el más responsable fiscalmente del mundo industrializado. Es absurdo que el sistema monetario alemán esté dirigido por inflacionistas en el Banco Central Europeo. Alemania necesita su propia moneda. Si reinstaurara el marco alemán, el sistema monetario europeo se derrumbaría, y adiós. Muchos países europeos probablemente optarían por unirse a una zona de marcos alemanes. A largo plazo, esto sería beneficioso para el fortalecimiento del dólar.

La competencia monetaria internacional mantendría la honestidad de la Fed

Los bancos centrales extranjeros no necesitarían tener tantos dólares, la mayoría de los cuales se han utilizado para comprar deuda del Tesoro de EEUU. Volverían a fluir hacia los EEUU, dejando al descubierto la debilidad del sistema actual: que la inflación de precios de los EEUU se mantenía controlada sólo por la demanda mundial de mantener dólares para el comercio internacional.

Esa demanda disminuiría, y los dólares extranjeros empezarían a entrar en el flujo de gasto en lugar de mantenerse como reservas. Para frenar el inevitable aumento de los precios, la Reserva Federal tendría que permitir que el tipo de interés subiera, y entonces el gobierno federal tendría que recortar el gasto. De lo contrario, el tipo de cambio del dólar con una nueva moneda de la OCS o un nuevo marco alemán caería. Los EEUU no podrían permitirse las importaciones necesarias.

Para evitar este desastre, hay que liberar a la economía de regulaciones innecesarias, recortar los impuestos, hacer que el dólar sea canjeable en oro y, lo más importante. El gobierno federal debe recortar el gasto. De lo contrario, la economía no progresará. Es importante recordar que el gobierno federal es un parásito de la economía. Cada dólar que recorta de su propio gasto libera recursos para la economía real y privada.

La larga y constante marcha del dólar hacia la pérdida total de poder adquisitivo se detendría entonces, lo que sería una buena noticia para los americanos y todos los demás poseedores de reservas en dólares. Lo que el público llama «inflación» se moderaría.

Se produciría una reevaluación de la política económica de EEUU. Por ejemplo, el movimiento de la energía verde se acabaría. Las infraestructuras eólicas y solares volverían a ser, en el mejor de los casos, nichos de mercado. Nunca fueron capaces de satisfacer las necesidades energéticas de América. Se acabaría el intervencionismo internacional. El pueblo americano vería por fin el coste monetario total de las guerras de América, que tendrían que ser sufragadas con impuestos más altos. La realidad se reafirmaría.

Todo esto es una muy buena noticia para el futuro de América, que a partir de ahora tendría que vivir dentro de sus posibilidades y comportarse honorablemente con el mundo. No veo nada malo en esa perspectiva. Lo importante es que la actual expansión monetaria acabará, de una manera u otra. Varios economistas, como Frederick Hayek y Herb Stein, han dicho de una forma u otra que lo que no puede durar para siempre no durará para siempre. Cuanto antes terminen los EEUU su expansión monetaria del dólar, más corto será el período necesario de ajuste económico.

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here