Mises Wire

Home | Wire | Outsiders de Wall Street versus fondos de cobertura

Outsiders de Wall Street versus fondos de cobertura

  • hedge fund

Etiquetas Mercado Financiero

El mundo de la inversión se convulsionó la semana pasada cuando al menos un fondo de cobertura (Melvin Capital) perdió miles de millones de dólares. Las súbitas y masivas pérdidas se produjeron cuando una oleada de inversores individuales independientes, encabezada por publicaciones en Reddit.com, desencadenó una compresión de posiciones cortas que torpedeó el fondo de cobertura.

Para aquellos que no estén familiarizados con un estrangulamiento de posiciones en corto («short squeeze»), permítanme explicarlo. La mayoría de los inversores en bolsa «van en largo». Esto significa que compran una acción y esperan venderla más tarde a un precio más alto. Los vendedores en corto hacen lo mismo, pero en secuencia inversa, es decir, venden primero, con suerte a un precio alto, y compran después, con suerte a un precio más bajo. Mientras que los inversores «en largo» ganan dinero cuando el precio sube, los vendedores en corto ganan dinero cuando baja.

Un short squeeze se produce cuando el aumento del volumen de compra empieza a hacer subir el precio. Cada dólar que sube el precio inflige pérdidas a los vendedores en corto. Como la única forma de vender en corto una acción (es decir, de vender una acción que no se tiene) es pedirla prestada a un corredor, el vendedor en corto no sólo paga intereses por las acciones prestadas, sino que, a medida que el precio sube, está obligado legalmente a transferir más dinero a su cuenta de corretaje para asegurarse de que el prestamista no acabe comiendo las pérdidas. Son las infames «llamadas de margen». Cuanto más suben las acciones, mayores son las peticiones de margen y, por tanto, más se «estrangula» a los vendedores en corto. La única manera de dejar de perder dinero es salir de la posición corta recomprando las acciones. Pero, ¿adivina qué? La recompra de las acciones aumenta la presión de compra, lo que hace que el precio de las acciones suba aún más, provocando que más vendedores en corto capitulen y recompren sus acciones. Es un círculo vicioso que puede llevar a un frenesí de compras.

Eso es exactamente lo que ocurrió la semana pasada. Las acciones de una empresa llamada GameStop Corp., que llevaban años cotizando por debajo de los 20 dólares por acción, subieron a más de 400 dólares por acción en sólo un par de días cuando una banda no organizada de inversores individuales —la «mafia de Reddit»— compró muchas acciones de GameStop. Esto desencadenó un enorme short squeeze que pilló a Melvin Capital con la guardia baja. Al parecer, los estrategas de Melvin no tenían un plan de salida en caso de que el mercado se volviera en su contra, por lo que se vieron perjudicados por el short squeeze, sufriendo pérdidas masivas.

Un aspecto interesante de esta debacle es que, al parecer, el número de acciones de GameStop que se habían vendido en corto superaba el número total de acciones existentes. Eso significa que algunos vendedores se pusieron en corto con las mismas acciones al mismo tiempo. No estoy seguro de que eso sea legal, pero seguro que los reguladores federales tienen que investigar esa anomalía.

Los individuos que compraron GameStop ganaron enormes cantidades de dinero —el dinero que los fondos de cobertura perdieron— gracias a la compresión en corto que habían provocado. No debemos sentir pena por los fondos de cobertura. Sólo permiten que inviertan con ellos personas con un alto valor neto, porque saben que las técnicas de inversión que utilizan —apalancamiento, derivados, ventas en corto, etc.— son muy arriesgadas. Por lo tanto, cuando se materializa una pérdida masiva, no hay nada injusto en ello. Es simplemente la consecuencia de los riesgos que asumieron deliberadamente.

Sin embargo, en lugar de dejar que el short squeeze siguiera su curso natural y llegara finalmente a un punto de agotamiento, en el que el precio de las acciones probablemente se desplomaría, infligiendo así enormes pérdidas a los que aún conservaban las acciones (los «en largo»), los llamados poderes del mundo financiero intervinieron e intentaron controlar las pérdidas de Melvin. Probablemente aún no sepamos quiénes son todos esos «poderes», pero sí sabemos que entre ellos se encontraban las empresas de corretaje que limitaban arbitrariamente el número de acciones de GameStop y de otros valores determinados que se permitía comprar a los inversores individuales. Esto fue diseñado para detener el short squeeze y así evitar que los inversores individuales ganaran más dinero a expensas de los fondos de cobertura - esencialmente cambiando las reglas del juego a mitad de camino, amañando el mercado a favor de los ricos de Wall Street.

Piénselo: Cuando los pequeños inversores pierden su dinero por poner inversiones imprudentes, ¿acuden a su rescate las empresas de corretaje, los fondos de cobertura, los grandes bancos, etc.? De ninguna manera. Sin embargo, cuando los grandes perdían su inversión, sus compañeros de Wall Street acudían en su ayuda. En una batalla entre los Davides de la calle y los Goliats de Wall Street (fondos de cobertura), el establishment favoreció claramente a Goliat. Este episodio recuerda al síndrome de «demasiado grande para quebrar» que fue tan prominente en los rescates de Wall Street en 2008. No es de extrañar que la gente desprecie a Wall Street. ¿Quién puede culparlos?

Author:

Mark Hendrickson

Mark Hendrickson is adjunct professor of economics at Grove City College. 

 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire