Mises Wire

Home | Wire | No son sólo los EUA: la inestabilidad económica es mundial

No son sólo los EUA: la inestabilidad económica es mundial

  • globe

Etiquetas InflaciónKeynesCiclos Económicos

05/21/2022

Las acciones de las autoridades de los países desarrollados, esencialmente una extensión del discurso de la política económica keynesiana, han desprestigiado las economías. Estas acciones consisten en un inmenso estímulo y una indexación gubernamental prácticamente sin fondos de los ingresos de los votantes ante el empobrecimiento previsto en medio de la COVID, los cierres y otros problemas globales.

El gobierno está abaratando el dinero, sólo para mantener el apoyo electoral. Esto conduce a una dispersión de la demanda y a una proliferación de empresas zombis, distorsiona los incentivos para una competencia sana, reduce la eficiencia de las empresas y mata el factor de innovación del crecimiento económico. Y lo que es más importante: crea un apalancamiento —el predominio de las necesidades sobre las oportunidades, de la demanda sobre la oferta—; en otras palabras, conduce a un dramático desequilibrio del mercado.

Antes de los tiempos de COVID, estos desequilibrios de los últimos 20 años se compraron con un nuevo apalancamiento, y los desequilibrios desaparecieron durante un tiempo, dando lugar a nuevos desequilibrios inevitables en el futuro. Los ciclos austriacos describen perfectamente este proceso, sus puntos de partida y sus consecuencias. De hecho, esta agenda social de izquierdas para comprar lealtad electoral es una nueva doctrina política basada en la simplificación y, sobre todo, en la abolición de cualquier preocupación por el mañana.

Sin embargo, en los tiempos de СOVID, todo eso ha cambiado. Otra inyección de mega liquidez, el abaratamiento del dinero por todos los medios posibles —desde las donaciones presupuestarias directas hasta el inflado del balance de la Fed— se produjo en un contexto de bloqueo de la demanda, en lugar de caer por el estancamiento económico. Como resultado, el ahorro de todos los agentes aumentó anormalmente, la gente dejó de querer trabajar, el flujo de inversión en la bolsa y en los activos financieros aumentó, creando una hiperinflación en ellos y alejándolos de su valor justo.

El supuesto era que, una vez levantadas las restricciones, las intenciones de compra intensificadas e insatisfechas acelerarían bruscamente la economía, porque la capacidad y el potencial de la oferta son enormes: la oferta tiene la capacidad de satisfacer la demanda, acelerando sinérgicamente la economía. Sin embargo, esto no ha sucedido porque se han producido cambios estructurales como consecuencia de los excesivos bloqueos: brechas en las cadenas de suministro, reducción de la participación de la fuerza laboral y escasez de mano de obra en general, crecimiento hipertrofiado de los mercados de materias primas y tensiones geopolíticas que refuerzan todos los factores anteriores. Como resultado, la oferta no puede satisfacer la demanda debido al dinero barato, y la inflación vuelve a corroer la economía.

Al mismo tiempo, en lugar de reducir su torpe intervención, el gobierno, por el contrario, aumenta los programas sociales y el gasto público en forma de proyectos de infraestructura. De este modo, deprime a las empresas mediante el inevitable aumento de la presión fiscal y contribuye aún más a la compresión de la oferta, reduciendo la eficiencia, el deseo de invertir y, en general, empeorando las expectativas empresariales y ampliando el mandato y el número de entidades burocráticas.

En este mismo contexto, al continuar con su política conciliadora con las autocracias de los recursos, el gobierno está forzando una agenda verde en el peor momento posible, infrafinanciando tanto las energías convencionales como las alternativas, que no pueden cubrir la necesidad actual de la capacidad que proporcionan las energías convencionales. Basta con una somera lectura de The Great Reboot de Klaus Schwab para comprender lo inadecuado de un concepto tan utópico, cuya adhesión, como podemos ver, conduce a consecuencias antiutópicas.

El resultado fue una tensión geopolítica provocada por los diferentes intereses, preferencias y expectativas de los actores globales: Rusia, como autocracia de recursos, vio una ventana de oportunidad y la vulnerabilidad de la posición económica del Occidente colectivo, y jugó la carta táctica. En el corto horizonte, el cálculo resultó ser correcto: en general, las externalidades posconservadoras y las políticas populistas de izquierda de las élites de poder occidentales debilitaron las economías desarrolladas, condujeron a la estanflación y aumentaron la amenaza de recesión. El golpe del mundo occidental en forma de conflicto militar en Europa del Este y sus secuelas fue muy oportuno para la propia autocracia de los recursos, que desde dentro necesitaba un nuevo impulso para su autoconservación y la confirmación de la legitimidad del régimen por parte de la población.

¿Qué obtenemos al final? Acabamos con cambios estructurales, cuando todos los problemas postsoviéticos se multiplican. La estanflación es ya un hecho hoy; la recesión es inevitable mañana. El descontento social, que inevitablemente se producirá y ya se está produciendo en varias partes del mundo occidental, obligará a los gobiernos a seguir preocupándose por el hoy sin pensar en el mañana, y a continuar con las políticas de populismo y el discurso expansivo de la izquierda, lo que inevitablemente conducirá a un apalancamiento aún mayor y exacerbará los desequilibrios económicos y, por tanto, sociales.

La inflación de los productos básicos no terminará rápidamente, ya que los exportadores importantes de materias primas están en conflicto y no se han establecido canales alternativos de importación de recursos. Las nuevas energías son claramente insuficientes en un contexto de limitación de las importaciones de las viejas energías procedentes de la autocracia de los recursos. Esto significa que hay que recanalizar los suministros energéticos tradicionales, lo que va inevitablemente acompañado de un aumento de los costes y una aceleración de la inflación. El suministro está sometido a la tensión de los costes crecientes: bloqueos logísticos, inflación de las materias primas y escasez de mano de obra. Una tensión adicional está en camino, o mejor dicho, ya está en la sala: el aumento de los costes del crédito y una posible caída de la demanda.

Al mismo tiempo, China, como encarnación de un polo sociopolítico alternativo, se beneficia en el corto horizonte. En un contexto de turbulencias y desequilibrios socioeconómicos universales en el mundo occidental, la capacidad de estimular centralmente el mercado en las fases iniciales del impulso capitalista puede ser todo un éxito. En este momento, todavía no hay dependencias agudas de las inyecciones estatales, ni desequilibrios significativos en la dinámica de la oferta y la demanda, ni limitaciones ideológicas de las materias primas importadas.

China, con sus propios problemas de creciente capitalismo de Estado en forma de un hipertrofiado capex de infraestructuras y un marco político autoritario que conduce a ineficiencias de mercado e innovación a largo plazo, tiene ahora una clara ventaja. Radica en la posibilidad de una gestión económica directiva y de incentivos monetarios y fiscales lineales. Se trata de una ventaja que los Estados occidentales ya no tienen y que, por cierto, la propia China perderá pronto, porque los juegos de «gran gobierno» no tienen éxito durante demasiado tiempo. Siempre terminan en una cosa: el colapso social y económico en sus diversas formas y resultados.

En consecuencia, las economías occidentales se enfrentan a un dilema como nunca antes: continuar con la expansión del Estado y el tratamiento de la adicción con una nueva dosis, o empezar a equilibrar la economía. Por supuesto, esto va asociado a decisiones políticas duras e impopulares, tanto más dolorosas en una situación de tensión mundial. Pero esta es precisamente la situación en la que los políticos muestran sus verdaderas habilidades, a saber, la capacidad de convencer a los votantes de sacrificar algo hoy en aras de un mañana mejor. De lo contrario, no habrá ningún mañana.

Hasta ahora, sólo se nos ha asegurado una cosa: vivimos en un día y no hay mañana. En resumen, es como Keynes: todos vamos a morir a largo plazo. Creo que ya hemos pasado por esto.

Author:

Paul Tolmachev

The Russian-born Tolmachev is portfolio manager at BlackRock (London, UK) with $500 million in personally managed assets. He also is a visiting scholar at the Stanford Institute of Economic Policy Research, where he researches institutional and political economy.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here