Mises Wire

Home | Wire | No hay ganadores en la «guerra tecnológica» entre EEUU y China

No hay ganadores en la «guerra tecnológica» entre EEUU y China

  • china tech war 5g energy semiconductors

Etiquetas Proteccionismo y Libre ComercioSocialismoGuerra y Política Exterior

07/28/2020

Después de desatar un perturbador conflicto comercial con China, la administración Trump también ha intensificado la persistente «guerra de tecnología fría» entre las dos potencias rivales. En los últimos dos años, los Estados Unidos han aprobado nuevas normas que limitan las inversiones de China en los Estados Unidos, restringiendo el comercio bilateral de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) y controlando las exportaciones de tecnología sensible y emergente a China. Los Estados Unidos también han restringido el acceso a la investigación y los intercambios universitarios con China y están ejerciendo una presión agresiva sobre los aliados internacionales para que el líder chino en materia de TIC, Huawei,1 quede fuera de los mercados, proveedores y redes globales 5G de los Estados Unidos. La radicalización de la postura de EEUU contra China invita a dos preguntas: ¿Se ha convertido China en una amenaza tan real a la superioridad tecnológica de Occidente? ¿Y quién gana o pierde con el calentamiento de la «guerra tecnológica» entre EEUU y China?

Poco después de que la Unión Soviética lanzara su satélite Sputnik en 1957 y pareciera liderar la carrera de los EEUU por ser el primero en el espacio, Murray Rothbard2 cuestionó la supuesta superioridad de la ciencia soviética de planificación centralizada. Afirmó que la ciencia y la tecnología avanzan mejor en un mercado libre porque los gobiernos no pueden asignar recursos de manera eficiente en ninguna actividad, incluyendo la investigación. También destacó que el resultado de la ciencia de planificación centralizada en la Unión Soviética era la sustitución de los objetivos y criterios científicos por programas políticos, lo que reducía aún más la eficiencia de la innovación. Rothbard concluye abogando por una postura de mercado más libre en la ciencia y la tecnología en los Estados Unidos, en lugar de emular el gigantesco esfuerzo científico apoyado por el Estado de la Unión Soviética. Tres décadas después, la Unión Soviética se derrumbó y la historia demostró que Rothbard tenía razón.

China es el nuevo desafío tecnológico de Occidente. Sin embargo, China contrasta con la antigua Unión Soviética cuando comenzó la transición a una economía de mercado parcial hace cuatro décadas. Los dirigentes comunistas siguen manteniendo un estrecho control de la economía a través de las empresas estatales, que desempeñan un papel fundamental en los sectores estratégicos, los cuatro principales bancos públicos que dirigen el crédito en la economía, la propiedad exclusiva de la tierra por parte del Estado y la enorme discrecionalidad normativa de los gobiernos centrales y locales poderosos. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en la Unión Soviética, ha surgido un boyante sector privado que representa entre el 60 y el 80 por ciento3 de la producción total, contribuye en casi dos tercios al crecimiento del país y representa alrededor de las nueve décimas partes de las exportaciones y los nuevos puestos de trabajo. Además, las existencias de inversión extranjera directa (que se han disparado de 186.000 millones de dólares en 1999 a 1,77 billones de dólares en 2019 [Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), 2020]) han sido fundamentales para que China ascienda en las cadenas de valor mundiales. Desde que China se incorporó a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001, su participación en las exportaciones mundiales se ha triplicado aproximadamente y su participación en la fabricación mundial ha pasado de menos del 10% en 2004 a más del 28% en 2018 (gráfico 1). Lo que es más importante, la participación de China en las exportaciones de mayor valor, como la maquinaria y el equipo eléctrico, representa hoy en día casi un tercio del total del comercio mundial (gráfico 2).


Sin embargo, los dirigentes chinos no estaban satisfechos con el rápido ritmo del progreso de la innovación impulsada por el mercado y presionaron para que el gobierno interviniera más para acelerarla. En 2015 puso en marcha la estrategia «Hecho en China 2025», cuyo objetivo es llevar a China a la cima de las economías mundiales en sectores innovadores como la robótica, la industria aeroespacial y los vehículos de ahorro de energía. El plan se basa en políticas gubernamentales anteriores para estimular la «innovación autóctona» y se apoya en un fuerte apoyo gubernamental a las inversiones públicas y privadas en investigación e innovación y en objetivos de contenido de fabricación local. No es de extrañar que la gran financiación gubernamental haya hecho que el gasto en I+D (investigación y desarrollo) supere el 2,2% del PIB en 2018, que sigue siendo inferior al de los Estados Unidos. China subió en las clasificaciones internacionales de innovación, como el Índice de Innovación Global (gráfico 3), y también se ha convertido en el líder mundial en cuanto al número de solicitudes de patentes presentadas,4 documentos académicos5 y graduados en STEM.6 Es posible que China haya subido en la cadena de valor con relativa rapidez, pero, en muchos casos, los productos de alta tecnología que exporta sólo son ensamblados en China por multinacionales extranjeras como Apple, Intel, Foxconn, Cisco y Samsung. Las principales empresas chinas de TIC, como Huawei, Alibaba, Baidu y Tencent, tampoco son tecnológicamente independientes. Deben depender de insumos internacionales clave, como los chips de mayor rendimiento. Además, las empresas públicas chinas siguen siendo notoriamente ineficientes, están muy endeudadas y son un lastre para la productividad general de la economía. El Foro Económico Mundial informa de que las empresas públicas poseen alrededor del 40% de los activos de las empresas en China, pero sólo generan alrededor del 20% de los beneficios y están dos veces más endeudadas en relación con su capital social en comparación con las empresas privadas.

Está bastante claro por qué la presión intervencionista de China por la autonomía tecnológica y la supremacía mundial no ha estado a la altura de las expectativas. En primer lugar, «Hecho en China 2025» exagera la importancia de la innovación en el ascenso de la cadena de valor. Según Rothbard, la producción puede estar limitada por el conocimiento tecnológico, pero lo está aún más por la acumulación de capital.7 La prueba es el gran cúmulo de ideas científicas que permanecen ociosas porque no hay suficientes factores de producción que las ayuden a materializarse. En segundo lugar, el hecho de subvencionar y defender industrias y empresas clave distorsiona la asignación de los factores de producción en el mercado, obstaculiza la acumulación de capital y desperdicia recursos valiosos. Las economías avanzadas se basan en procesos de producción muy complejos e interrelacionados en los que toda la estructura de producción debe ser intensiva en capital, y no sólo unas pocas actividades escogidas.8 En tercer lugar, la política industrial autárquica de China ha reducido las importaciones de equipo y tecnología, lo que ha debilitado la intensidad general de capital de la economía, socavando sus propios esfuerzos. En última instancia, las ambiciones geoestratégicas y la postura política intransigente de China han resultado contraproducentes y el país se enfrenta hoy a un boicot internacional de las tecnologías sensibles.

Varios argumentos sugieren que aunque China ha reducido su brecha tecnológica con Occidente, sigue estando muy atrasada. A pesar del elevado número de solicitudes de patentes chinas, sólo una pequeña parte se presenta en el extranjero debido al aumento de los costos, lo que sugiere que los propios solicitantes dudan de la necesidad de proteger sus derechos en otros países (gráfico 49). Con sólo 2,4 investigadores por cada mil empleados, China tiene unas cuatro veces menos investigadores que Estados Unidos, y de éstos, el 20 por ciento trabaja para el gobierno en comparación con sólo el 5 por ciento en Estados Unidos (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico [OCDE] 2018). Como resultado, China sigue siendo un importante importador de propiedad intelectual. En 2018, China pagó unos 36.000 millones de dólares en concepto de regalías y derechos de licencia, registrando un déficit neto de unos 30.000 millones de dólares en comparación con los Estados Unidos, que tuvieron un superávit de 73.000 millones de dólares.10 Sólo alrededor del 16% de los semiconductores utilizados en China—un componente clave de los productos electrónicos—se producen en el país. Además, sólo la mitad de ellos son fabricados por empresas chinas, que tecnológicamente están al menos una década por detrás de sus principales competidores de Taiwán, los Estados Unidos y Corea.11 La aviación comercial es otro sector en el que China no ha cumplido, dada la complejidad técnica de los motores y la aviónica y el hecho de que se haya encargado a una empresa pública de producción de aeronaves de liderar el avance de la producción. Al mismo tiempo, el sector de los automóviles eléctricos, fuertemente subvencionado y regulado, que es con mucho el mayor del mundo, con 1,2 millones de automóviles producidos por más de cuatrocientos fabricantes en 2019, sufre de exceso de capacidad (Kennedy 2020). Por último, el PIB per cápita de China y la productividad asociada a él seguían siendo sólo un 15% del nivel de los Estados Unidos12 en 2019, lo que refleja una dotación de capital13 y un conocimiento tecnológico mucho más reducidos.

Si China es una amenaza tecnológica mucho menor de lo que parece, entonces, ¿qué explica la drástica reacción del gobierno de los EEUU? La campaña estadounidense contra China no se guía por los principios del mercado, sino por la lucha contra el mercantilismo con el mercantilismo y la reticencia a reconocer la realidad de un mundo multipolar. Desafortunadamente, esto no beneficia a las empresas innovadoras de EEUU. Estas últimas ganan docenas de miles de millones de dólares vendiendo tecnología y licencias en el extranjero cada año y las restricciones gubernamentales reducirían sus ingresos e incentivos para innovar. La Asociación de la Industria de Semiconductores de los Estados Unidos ya se ha pronunciado en contra de la posibilidad de perder el acceso a la fabricación en China, argumentando que esto reduciría la ventaja competitiva internacional de los Estados Unidos en el extremo de alto valor de la cadena de suministro (Hammer 2020). Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio Americana en Beijing mostró que para cientos de empresas estadounidenses en China los problemas de las transferencias forzosas de tecnología y la escasa protección de la propiedad intelectual—supuestas razones de la «guerra tecnológica»—son relativamente insignificantes y la situación ha mejorado notablemente. En general, muy pocas compañías estadounidenses planean reubicarse fuera de China. Como punto final, Danni Rodrik señaló que los economistas que se quejan de la perjudicial política industrial de China no son muy coherentes cuando afirman que la intervención en el mercado no suele funcionar o se muestran partidarios de emular el enfoque de China. Después de todo, el comercio y el proteccionismo tecnológico son instrumentos convenientes para enmascarar los malos efectos de las regulaciones laborales y los ineficientes estados de bienestar en las economías occidentales.

«La experiencia enseña al hombre que la acción cooperativa es más eficiente y productiva que la acción aislada de los individuos autosuficientes».14 Así es como Mises introduce el concepto de división del trabajo en su magnum opus, La acción humana. La división del trabajo y la especialización (tanto dentro de las fronteras de un país como internacionalmente) son más beneficiosas que la producción autárquica para todos los individuos. Esto no se limita a la producción de bienes, sino que se aplica también a la producción de ideas científicas e innovación. La interferencia del gobierno en la especialización internacional en la innovación y el comercio sólo puede reducir la acumulación de capital, la productividad y el nivel de vida a largo plazo. Por eso la «guerra tecnológica» entre Estados Unidos y China no puede tener ganadores, sino muchos perdedores.

  • 1. Las nuevas restricciones relacionadas con Huawei emitidas en mayo de 2020 estipulan que nada producido en el extranjero con piezas o tecnología de los Estados Unidos puede venderse a Huawei, lo que impide efectivamente a las principales empresas de terceros países hacer negocios con Huawei.
  • 2. Murray N. Rothbard, Science, Technology, and Government  (Auburn, AL: Instituto Mises, 2015).
  • 3. Altos dirigentes del gobierno chino declaró repetidamente que las empresas nacionales de propiedad privada contribuyen «más del 60% del PIB». Sin embargo, algunos analistas sostienen que esta cifra no incluye a las empresas con inversión extranjera y a los hogares privados en la agricultura, lo que aumentaría la participación del sector privado a alrededor del 77% del PIB. Véase Chunlin Zhang, How Much Do State-Owned Enterprises Contribute to China's GDP and Employment? (Banco Mundial, 15 de julio de 2019), http://documents1.worldbank.org/curated/en/449701565248091726/pdf/How-Much-Do-State-Owned-Enterprises-Contribute-to-China-s-GDP-and-Employment.pdf.
  • 4. En 2018 se presentaron en China alrededor de 1,5 millones de solicitudes de patente, casi igual a los diez países siguientes juntos, y Huawei fue el mayor solicitante del mundo. WIPO IP Facts and Figures 2019 (Ginebra: Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, 2019), https://www.wipo.int/edocs/pubdocs/en/wipo_pub_943_2019.pdf.
  • 5. En 2018, se publicaron 528.263 artículos científicos en China frente a 422.808 en los Estados Unidos (Banco Mundial 2020).
  • 6. En 2016, China tenía 4,7 millones de graduados en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM), frente a 0,6 millones en los Estados Unidos. Niall McCarthy, «The Countries with the Most STEM Graduates», Statistica, 3 de febrero de 2017, https://www.statista.com/chart/7913/the-countries-with-the-most-stem-graduates/.
  • 7. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State with Power and Market, 2da edición académica. (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2009), p. 542.
  • 8. Un buen ejemplo es la incapacidad de China para desarrollar una industria competitiva de aeronaves comerciales o de semiconductores mientras otras industrias nacionales no puedan proporcionar insumos intermediarios de última generación. Otro es la difícil situación de Corea en su disputa comercial con el Japón en 2019. La economía coreana es más avanzada tecnológicamente que la de China, pero tampoco puede ser «independiente». Cuando el Japón impuso restricciones a la exportación de productos químicos vitales para la industria coreana de semiconductores y electrónica, se produjo una gran ansiedad y se interrumpió el suministro.
  • 9. Las familias de patentes triádicas son un conjunto de patentes presentadas en tres grandes oficinas de patentes: la Oficina Europea de Patentes (OEP), la Oficina Japonesa de Patentes (JPO) y la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO).
  • 10. Véanse los datos en el Index Mundi, https://www.indexmundi.com/facts/indicators/BX.GSR.ROYL.CD.
     
  • 11. Véase también Jane Li, «Why a Taiwanese Chip Maker Is at the Heart of US-China Tech Fight,» Quartz, 24 de mayo de 2020, https://www.msn.com/en-us/money/companies/why-a-taiwanese-chip-maker-is-at-the-heart-of-us-china-tech-fight/ar-BB14vgXF.
  • 12. O 25 por ciento si se mide en términos de PPP (paridad de poder adquisitivo) (Banco Mundial 2020).
  • 13. El capital social de China podría haber sido mucho mayor si no hubiera tenido la política de acumular más de 3,1 billones de dólares de reservas de divisas y de invertir en el extranjero más de 2,1 billones de dólares en IED (inversión extranjera directa), impulsada en gran medida por la Iniciativa del Cinturón y la Carretera, gestionada por el Estado.
  • 14. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica. (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 1998), pág. 157.
Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania and works for an international organization in Brussels, Belgium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire