Mises Wire

Home | Wire | No, dogecoin no compite con bitcoin

No, dogecoin no compite con bitcoin

  • dogecoin.jpg

Etiquetas Mercados financierosDinero y Banca

04/24/2021

Los tuits de dogecoin de Elon Musk han dado a la moneda una buena carrera, enviando su precio desde fracciones de un centavo —donde cotizó durante aproximadamente 8 años— a 40 centavos el 20 de abril antes de retroceder. Fue suficiente para que el escéptico del bitcoin, Peter Schiff, pasara de ver cómo su cartera de oro no hacía nada —también durante aproximadamente 8 años— a cacarear que «el dogecoin se está comiendo al bitcoin» y a rogar a los dogecoiners que se pongan rayos láser en la nariz.

Entonces, ¿cuál es la historia, está dogecoin listo para superar al bitcoin y luego al USD para convertirse en la moneda de reserva del mundo?

Muy wow, pero no. La respuesta corta es porque dogecoin y bitcoin tienen propósitos fundamentalmente diferentes: en el mejor de los casos, dogecoin es una de las muchas monedas de medio de intercambio (MOE), mientras que bitcoin se mantiene por sí solo como un almacén de valor (SOV) estable y seguro donde la gente aparca sus ahorros de toda la vida. En otras palabras, dogecoin no compite con el bitcoin como no compiten los platos de la cena con la nevera, la despensa o el congelador.

Primero dejemos de lado que dogecoin se inició como una broma. Los críticos utilizan esto para criticar al propio dogecoin o para criticar al bitcoin como broma por contagio. Por desgracia, al universo no le importa por qué se inventó algo. La pólvora se inventó para los fuegos artificiales, no para la guerra, y la coca cola se inventó para drogarse, no para que los niños la disfrutaran con un Happy Meal. Twitter se inventó como una plataforma de podcasting, Facebook como una imitación de Hot or Not, y Wikipedia como la fuente más autorizada del conocimiento humano. Al universo no le importa por qué se inventó algo, los usuarios deciden.

Así que, con eso, ¿qué es dogecoin? Al igual que el bitcoin, es una moneda POW («proof of work») en la que los procesadores de las transacciones votan las reglas del juego, incluida la forma de producir nuevas monedas. Existen 129.000 millones de dogecoins, con 5.000 millones de monedas nuevas emitidas al año, lo que supone una inflación de la oferta del 3,9% anual. Los 5.000 millones son constantes, lo que significa que la tasa de inflación de dogecoin es cada vez menor a medida que las nuevas monedas se suman a una base mayor: en 4 años, cae al 3,3%.

A modo de comparación, existen 18,6 millones de bitcoins, que crecen a razón de 330.000 al año, lo que supone una inflación anual de la oferta del 1,7%. La inflación de la oferta de Bitcoin también disminuye, reduciéndose a la mitad cada cuatro años, por lo que en 2024 la inflación de la oferta cae por debajo del 1% anual, cuando será inferior a la inflación de la oferta del oro, de aproximadamente el 1,5% anual.

A continuación, la velocidad y las comisiones. Mientras que bitcoin crea un nuevo bloque de registros de transacciones cada 10 minutos, dogecoin crea uno cada 1 minuto. Sin embargo, dado el menor ecosistema de dogecoin (capitalización de mercado, mineros), sería conveniente esperar a que se confirmen varios bloques para estar seguros. El criptoexchange Kraken, por ejemplo, requiere 40 bloques de dogecoin —40 minutos— antes de considerar válido un depósito, el mismo tiempo que requieren para el bitcoin. Así que es un empate funcional en cuanto a la velocidad.

A continuación, las comisiones. Dogecoin ha sido muy barato hasta hace poco; hace un año costaba la quinta parte de un céntimo enviar una transacción. Tiene algo más de capacidad que el bitcoin, pero la razón principal era que casi nadie usaba dogecoin, así que era como comprar espacio en un barco de carga vacío. Por desgracia, ahora que los tuits de Elon han sacado a dogecoin del fango, esas tarifas están subiendo, hoy a 1,09 dólares. Más adelante hablaremos de esto, ya que afecta a las perspectivas a largo plazo de dogecoin como MOE.

Hasta aquí, un Peter Schiff podría decir «claro, todo parece un clon de bitcoin». Y eso nos lleva a la cuestión importante: cómo lo usa la gente. Podemos leer esto directamente de la valoración como un ratio de uso. Esto nos dice, fundamentalmente, si la gente está usando dogecoin para almacenar ahorros como lo hacen en bitcoin, o si simplemente están usando dogecoin para las transacciones.

En este sentido, el dogecoin se cotiza hoy a 35 céntimos, lo que hace que esos 129.000 millones de monedas valgan 45.000 millones de dólares. Mientras que los 18,6 millones de monedas de bitcoin valen actualmente 1 billón de dólares. Por su parte, CoinMarketCap dice que actualmente se negocian 66.000 millones de dogecoins al día, con un valor de unos 23.000 millones de dólares, y 1 millón de bitcoins al día, con un valor de unos 55.000 millones de dólares. Si se dividen los dos, se obtiene un valor de mercado del bitcoin de 20 veces el volumen diario, pero sólo 2 veces para el dogecoin. Esto nos dice, alto y claro, que dogecoin no es un depósito de valor. Puede que ni siquiera sea un buen medio de intercambio, ya que las monedas MOE puras como monero o dash se negocian en torno a un volumen diario de 4 veces.

¿Por qué el mercado piensa que dogecoin es un lugar pésimo para aparcar los ahorros de toda la vida? Podemos especular que, dado que estuvo esencialmente abandonado durante 8 años y está poblado por usuarios encantadores pero poco comprometidos, no puede empezar a competir con la capa social de bitcoin, los efectos de red, la confianza y la lealtad a la marca, la dedicación y la estabilidad de los titulares, e incluso el enorme uso de energía de bitcoin que aumenta la seguridad al incrementar el coste de un ataque. Este último punto es importante teniendo en cuenta que el ataque soberano ha sido la batalla final que ha acabado con todas las monedas privadas anteriores de la historia.

Por lo tanto, si dogecoin no es visto como un SOV por razones sólidas, significa que ni siquiera compite con bitcoin. Al igual que tus platos de comida compiten con tu nevera. Ambos son insumos para comer, sí, pero implican diferentes etapas con un solapamiento insignificante. Por ejemplo, si compras un juego de platos más bonito no vacías la nevera, y si compras una nevera más grande o la mueves a un lugar donde puedas llegar más fácilmente, no sientes la necesidad de ir a comprar platos más pequeños. Y, en lo que respecta a la capitalización del mercado, la gran mayoría de los alimentos que se poseen están en el frigorífico o incluso en el congelador («almacenamiento en frío»), no en un plato en un momento dado. Al igual que la gran mayoría de los ahorros de la vida de la gente están en un banco, en una casa o en acciones, no en el bolsillo del pantalón para sacarlos en el 7/11.

Tendrá que ser un artículo aparte, pero la lección más amplia aquí —más allá de frustrar los sueños de Peter Schiff de un Patrón Dogecoin— es que los escépticos de bitcoin están muy equivocados cuando se quejan de las tarifas de bitcoin o de los bloques de 10 minutos. Bitcoin no pretende ser un medio de intercambio, y no lo ha sido durante años. Los usuarios lo consideran un depósito de valor, y resulta que es uno muy bueno. No hay nada que se le acerque, y desde luego no el dogecoin.

Entonces, si dogecoin no compite con bitcoin, ¿con quién compite? Sencillo: Las monedas MOE y los exchanges. Teniendo en cuenta que estas soluciones funcionan en segundos y tienen tarifas incluso más bajas que las de los días de dogecoin antes de Elon, no está claro por qué uno se molestaría. En cuyo caso dogecoin sería, ni siquiera una MOE, sino esa callejera entre las criptodivisas: una moneda especulativa. Una cuyo propósito de vida es, en la práctica, especular con los tuits de broma de Elon Musk y luego, como una cigarra, permanecer inactiva durante 8 años.

¿Puede dogecoin seguir subiendo? Claro, los activos especulativos son la Regla 34 del mundo financiero: pueden hacer cualquier cosa. Pero los fundamentos no están ahí para mantener una demanda duradera de dogecoin, desde luego no como depósito de valor y, creo, ni siquiera como medio de intercambio.

Publicado originalmente en CryptoEconomy.

Author:

Peter St. Onge

Peter St. Onge is a Mises Institute Associated Scholar and an Economic Research Fellow at the Heritage Foundation.  For more content from Dr. St. Onge, subscribe to his newsletter where he writes about Austrian economics and cryptocurrency

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire