Mises Wire

Home | Wire | Más evidencia de que la «recuperación» económica americana decepcionará

Más evidencia de que la «recuperación» económica americana decepcionará

  • crisis

Etiquetas Auges y caídas

05/27/2021

El índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan cayó a 82,8 en mayo, desde los 88,3 de abril. Y lo que es más importante, el índice de las condiciones actuales se desplomó hasta 90,8, desde 97,2, y el índice de las expectativas descendió hasta 77,6, desde 82,7.

Los datos duros también cuestionan la solidez de la recuperación. Las ventas minoristas de abril fueron planas, ya que la ropa bajó un 5,1%, las ventas de las tiendas de mercancías generales cayeron un 4,9%, los artículos de ocio y deportivos bajaron un 3,6%, y los servicios de alimentación y bebidas sólo subieron un 3%.

 

La producción industrial de Estados Unidos también fue casi plana en abril, con un aumento de tan sólo el 0,4 por ciento intermensual en abril, empujado por una caída del 4 por ciento en la producción de vehículos de motor. Se puede pensar que esto no es tan malo hasta que se ve que la utilización de la capacidad industrial se situó en el 74,7% en abril, significativamente por debajo de los niveles prepandémicos.

El empleo también cuestiona la tesis de la «fuerte recuperación». El empleo no agrícola sigue siendo inferior en 8,2 millones, o el 5,4%, a los niveles prepandémicos, aunque es probable que el producto interior bruto muestre una recuperación completa en el segundo trimestre.

Estas cifras son importantes porque se producen después de los billones de dólares de los llamados estímulos y porque toda la tesis de la recuperación en forma de V proviene de la visión de que el consumo se va a disparar. La realidad muestra lo contrario. De hecho, la realidad muestra que las ventas al por menor mostraron un repunte artificial debido a los mal llamados cheques de estímulo, sólo para volver al estancamiento.

El aumento de la inflación pone aún más en entredicho la idea de un auge del consumo, sobre todo para la clase media. ¿Por qué? Si nos fijamos en la subida del 4,2 por ciento del Índice de Precios al Consumo en abril, incluye un aumento del 25 por ciento en la energía, un 12 por ciento en los precios de los servicios públicos, un 5,6 por ciento en los servicios de transporte, un 2,2 por ciento en los servicios médicos, etc. A medida que los consumidores perciben un aumento de los precios, especialmente en aquellos bienes y servicios esenciales que adquirimos a diario, las decisiones de consumo se vuelven más prudentes y aumenta la propensión al ahorro. Esto es algo que hemos visto en numerosos países. En Japón, años de mensajes «oficiales» sobre el riesgo de deflación chocaron con la percepción de los ciudadanos sobre el coste de la vida, y la tendencia a ahorrar aumentó, con razón. Los ciudadanos no son tontos, y se les puede decir que no hay inflación o que es transitoria, pero sienten el aumento del coste de la vida y reaccionan en consecuencia.

Dos cosas deberían preocuparnos. En primer lugar, la debilidad de la recuperación en medio del mayor estímulo fiscal y monetario visto en décadas, y, en segundo lugar, el efecto corto y decreciente de estos programas. Un paquete de estímulo de 2 billones de dólares crea un impacto a muy corto plazo que dura menos de cinco meses.

 

Recientemente tuve una discusión con Judy Shelton, y ella afirmó que la recuperación sería más fuerte sin el estímulo. Probablemente tenga razón.

Los neokeynesianos probablemente dirán que, si las cifras anteriores persisten, la solución es más estímulo, pero no es así. Más dinero para los programas gubernamentales significa un crecimiento más lento y recuperaciones más débiles.

El consumidor americano no está contento. No ven el optimismo oficial sobre el mercado de trabajo ni las cifras macro, y es probable que el actual subidón de azúcar lleve a un abrupto bajón de azúcar.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire