Mises Wire

Home | Wire | Los pseudocientíficos del régimen imponen la narrativa del cambio climático

Los pseudocientíficos del régimen imponen la narrativa del cambio climático

  • psychologist

Etiquetas El medio ambienteProgresismo

Aunque el campo de la psicología experimental tiene un historial muy dudoso en cuanto al cumplimiento de las normas científicas, se utiliza continuamente para desacreditar las opiniones de los sujetos seleccionados que se estudian. Lo hace patologizando a dichos sujetos y sus opiniones. Por ejemplo, este campo se ha movilizado para desacreditar a los llamados teóricos de la conspiración intentando identificar los procesos mentales erróneos que muestran los teóricos de la conspiración. Los métodos y los resultados de estos estudios han demostrado ser menos que estelares, por no decir otra cosa.

Ahora, este campo también se utiliza para desacreditar a los «negacionistas del cambio climático».1 Al patologizar los procesos de pensamiento de estos sujetos obstinadamente equivocados, se pueden descartar con seguridad las opiniones de dichos sujetos. Después de todo, la teoría del cambio climático antropogénico (ACC) es obviamente cierta, o eso dice el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la autoridad planetaria en la materia. Del mismo modo, los que dudan o niegan el ACC deben estar locos. El objetivo de los estudios psicológicos es descubrir qué les pasa a estas personas y cómo, si es posible, hacerles cambiar de opinión.

Por supuesto, estos estudios se centran exclusivamente en los «negacionistas», sin tener en cuenta nunca a los creyentes en el cambio climático y si hay algo que no funciona. El campo carece incluso de una apariencia de simetría. No importa que «la ciencia» sea dudosa o que el cambio climático sea ridículamente culpado de ataques cardíacos, obesidad infantil, aumento de la violencia y terrorismo, entre otros males médicos y sociales. Creer en una conexión causal entre una teoría cuestionable del cambio climático y estos fenómenos debe ser perfectamente racional, según este tipo de investigación.

Tal es la idea de un reciente estudio sobre los escépticos australianos del cambio climático realizado por un profesor de psicología y otro de geología de la Universidad de Sunshine Coast. Con el título «Associations of Locus of Control, Information Processing Style and Anti-reflexivity with Climate Change Scepticism in an Australian Sample», el estudio examina a los escépticos del cambio climático en términos de estilos de pensamiento, más que en términos de «valores» y factores «sociodemográficos». Dado que en anteriores investigaciones se ha comprobado que los valores y los factores sociodemográficos son intratables, los investigadores de este estudio tratan de identificar factores que presumiblemente pueden modificarse y que también deberían resultar útiles para el estudio. Consideran que el «locus de control», el «estilo de procesamiento de la información» y la «antirreflexividad» son factores mentales que merecen ser examinados.

El «locus de control» (LoC) es un concepto psicológico que se refiere a si un sujeto considera que los acontecimientos están controlados externa o internamente y en qué medida. Es decir, ¿el sujeto cree que tiene el control sobre los acontecimientos o que lo tienen «otros poderosos»? Los autores plantean la hipótesis de que quienes son propensos a creer que tienen el control de los acontecimientos son menos propensos a ser negacionistas del cambio climático y viceversa. «Estudios anteriores han demostrado que tener una LdC interna con respecto al medio ambiente aumenta la preocupación medioambiental, así como las intenciones y el comportamiento proambiental».

El «estilo de procesamiento de la información» se refiere al grado en que los sujetos muestran un procesamiento mental «racional-analítico» o «experiencial-intuitivo». El primero es un pensamiento consciente, deliberado y analítico basado en reglas establecidas. Se considera superior al segundo, que es preconsciente, intuitivo, automático y rápido:

La investigación demuestra que el procesamiento analítico se asocia negativamente con las creencias infundadas por encima de variables como la capacidad cognitiva y los datos sociodemográficos.... La investigación también demuestra que provocar intencionadamente el pensamiento analítico mediante manipulaciones experimentales es eficaz para reducir las creencias conspirativas.

Es decir, los pensadores racionales-analíticos son menos propensos a tener creencias infundadas, mientras que los pensadores experienciales-intuitivos son más propensos a tener creencias infundadas y son más propensos a ser «teóricos de la conspiración».

La teoría de la «antirreflexividad» (ART) es un reciente «paradigma» desarrollado específicamente para explicar el escepticismo sobre el cambio climático. Esta teoría se basa en «el concepto de modernización reflexiva, que se refiere al proceso por el que un individuo reconoce y desafía los problemas asociados a nuestro moderno sistema capitalista industrial». La literatura anterior ha demostrado que «la confianza del público en los grupos que representan el sistema capitalista industrial [grupos antirreflexivos] aumentó la probabilidad de escepticismo respecto a la realidad y la causa del cambio climático. Por el contrario, el aumento de la confianza en los grupos ambientalistas y en la comunidad científica [grupos reflexivos] disminuía la probabilidad de escepticismo». La presunción aquí es que los pensadores reflexivos «reconocen» que algo está innegablemente mal con «nuestro sistema capitalista industrial moderno» y que la «antirreflexividad», o el apoyo a ese sistema, se basa en la falta de reconocimiento de los defectos evidentes de este sistema. Dado que la mayor parte de las investigaciones sobre la ART se han llevado a cabo en los Estados Unidos, donde persisten los mayores niveles de escepticismo sobre el cambio climático, se supone que estudiar este factor en el contexto australiano tiene valor.

Los investigadores pretendían estudiar el impacto de estos factores en cuatro tipos de negacionismo del cambio climático: 1) negar la realidad del cambio climático, 2) negar la causa humana del cambio climático, 3) negar las consecuencias del cambio climático y 4) negar los tipos de respuestas necesarias para mitigar el cambio climático.

No detallaré todos los resultados, sino que caracterizaré de forma general las conclusiones, algunas de las cuales esperaban los investigadores y otras les resultaron sorprendentes, incluso decepcionantes.

Contradiciendo su hipótesis de que el locus de control sería una variable significativa para la mayoría de los tipos de negacionismo del cambio climático, los investigadores no encontraron ninguna conexión significativa entre el escepticismo del cambio climático y la variable LoC. «En consecuencia, los individuos que percibían que los «otros poderosos» tenían poco control sobre los acontecimientos de su vida eran más propensos a ser escépticos sobre los impactos del cambio climático». Una interpretación de este hallazgo es que los negacionistas del cambio climático que los autores estudiaron no eran especialmente propensos a la teoría de la conspiración. Pero los autores no llegaron a esa conclusión.

El resultado más sorprendente (para los investigadores) fue que el escepticismo sobre el cambio climático se asoció positivamente con altos niveles de pensamiento analítico. «Contradiciendo la hipótesis 2 y las propuestas de la CEST [teoría cognitiva-experiencial del yo, que mide los estilos de procesamiento a lo largo de este eje], se descubrió que los individuos con un alto nivel de procesamiento analítico eran más propensos a ser escépticos sobre la causalidad humana del cambio climático». Este hallazgo supone una gran dificultad para desacreditar a los negacionistas del cambio climático. Sin embargo, los autores racionalizan el hallazgo sugiriendo que «los individuos con una mayor capacidad cognitiva eran más propensos a malinterpretar la información que era inconsistente con sus puntos de vista políticos». Nos dicen que los pensadores analíticos son más capaces de realizar razonamientos complejos, lo que les permite «generar interpretaciones alternativas de los datos» ad hoc.

En cuanto a la antirreflexividad, los resultados fueron mixtos, ya que el ART predijo algunos tipos de escepticismo sobre el cambio climático mientras que no predijo otros. En general, el estudio descubrió que la TRA predecía una baja confianza en las fuerzas de la reflexividad, como los grupos ecologistas, y una mayor confianza en los grupos antirreflexivos, como los que apoyan el capitalismo industrial. En otras palabras, en lo que respecta a las cuatro hipótesis de los autores, la ART se limitó a afirmar la definición del rasgo examinado. El estudio de este rasgo es en sí mismo circular y reflexivo.

En un artículo sobre el estudio destinado a los lectores legos, titulado «Inside The Mind of a Sceptic: The 'Mental Gymnastics' of Climate Change Denial», los investigadores ofrecen una interpretación más dura y reveladora de los datos. Donde se asestó el golpe más significativo a sus hipótesis —respecto a la capacidad de análisis de los escépticos del cambio climático—, desestimaron el hecho de que los escépticos del cambio climático mostraran una gran capacidad de análisis, tachando dicha capacidad de desconfianza en la ciencia del cambio climático dominante y de confianza injustificada en la «ciencia alternativa». Esta maniobra convierte prácticamente en un lastre una de las principales características estudiadas, la capacidad de análisis, que los investigadores habían considerado como un atributo positivo. Los investigadores asumieron que los escépticos del cambio climático que estudiaron serían menos analíticos de lo que encontraron. Pero nunca consideraron la posibilidad de que sus sujetos pudieran haber hecho un buen uso de sus altas capacidades analíticas y que pudieran tener razón. En cambio, el uso del pensamiento analítico de sus sujetos se considera «gimnasia mental». Su inteligencia simplemente permitió a estos pensadores analíticos «rechazar la ciencia de consenso y generar otras explicaciones». No importa que la verdadera ciencia, como Michael Crichton señaló tan elocuentemente, no tiene nada que ver con el «consenso» y todo que ver con la reproducibilidad de los resultados —algo que la «ciencia de consenso» ha fallado miserablemente en proporcionar.

No importa tampoco que esta «investigación» no sea más que activismo medioambiental revestido de una jerga pseudocientífica y de metodologías inventadas. Termina precisamente donde empieza —asumiendo que los escépticos del cambio climático deben ser unos chiflados y unos locos, por muy analíticos que sean, e incluso por ello.

Por último, al tiempo que desprecian a los escépticos del cambio climático, son los propios investigadores los que exhiben la «gimnasia mental» que atribuyen a sus sujetos. Se saldrán con la suya en el mundo académico, porque éste es una cámara de eco en la que está prohibido cuestionar la ortodoxia del cambio climático. Pero los que saben que el escepticismo es una virtud necesaria para emprender una investigación científica les llamarán la atención por lo charlatanes que son.

  • 1. Como señaló Jeff Deist en una charla para la Federalist Society en Pittsburgh, el término «negadores» se utiliza para asociar a los escépticos del cambio climático con los negadores del Holocausto. (22 de septiembre de 2022).
Author:

Contact Michael Rectenwald

Michael Rectenwald is the author of twelve books, including The Great Reset and the Struggle for Liberty: Unraveling the Global AgendaThought CriminalBeyond WokeGoogle Archipelago, and Springtime for Snowflakes. He is a distinguished fellow at Hillsdale College.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here