Mises Wire

Home | Wire | Los marxistas dominan el campo de la crítica literaria. Eso es un problema.

Los marxistas dominan el campo de la crítica literaria. Eso es un problema.

  • books

Etiquetas Reseñas de librosEducación

12/12/2020

Re-reading Economics in Literature: A Capitalist Critical Perspective
por Matt Spivey
Lexington Books, 2021
133 páginas

Matt Spivey hace una pregunta importante. Los críticos literarios a menudo usan la economía para interpretar los textos que consideran, pero a menudo tienen ideas equivocadas sobre la economía. Se oponen al libre mercado y son frecuentemente marxistas. Spivey, un profesor de inglés de la Universidad Cristiana de Arizona que se especializa en literatura americana, pregunta: ¿Por qué no usar la economía correcta en su lugar? Y por economía «correcta» se refiere a la economía austriaca. En la realización de su proyecto, Spivey continúa la labor pionera de Paul Cantor y Stephen Cox, editores, en Literature and the Economics of Liberty, y no es de extrañar que Cantor llame al libro de Spivey «un bienvenido soplo de aire fresco en su campo». (Vea mi reseña de Cantor y Cox aquí.)

Spivey se ha impuesto una dura tarea, ya que cuatro de los cinco libros que discute están escritos desde perspectivas opuestas al libre mercado y a menudo tiene que mostrar cómo las ideas de los libros socavan los temas que los autores sugieren. El primer libro que considera, sin embargo, la Narrativa de Frederick Douglass, fue escrito por un comprometido partidario de la empresa individual. «Estaba en contra de los sistemas económicos colectivistas y veía cualquier intento de erradicar o revolucionar los fundamentos del capitalismo como completamente irrealista... sabía que Estados Unidos era diferente de cualquier otra parte del mundo por su singular libertad». (p. 39)

Los economistas austriacos destacan el aspecto empresarial de la acción humana. Los individuos deben aprovechar las oportunidades de ganancia a través de su evaluación de su situación, y aquí Douglass era un amo y no un esclavo. Douglass constantemente buscaba aumentar sus conocimientos y habilidades. No permitió que su punto de partida en la esclavitud le sacara lo mejor de él. «Douglass, a pesar de soportar una horrible existencia de esclavitud, sigue siendo un individuo activo cuyas opciones de vida, aunque severamente limitadas debido a sus aborrecibles circunstancias, siguen siendo variadas y disponibles» (p. 37). Spivey llama a los esfuerzos emprendedores de Douglass un intento de construir su «capital humano», y aunque éste, como explica Peter Klein aquí, es un término que los economistas austríacos prefieren evitar, se puede ver lo que Spivey quiere decir.

Spivey hace una brillante analogía entre la teoría del ciclo de negocios austriaco y el cortejo de Daisy Buchanan de Jay Gatsby en El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald. Según la cuenta austríaca, el ciclo comienza con una expansión del crédito bancario, llevando el tipo de interés del dinero por debajo del tipo natural, determinado por la preferencia temporal. Esto lleva a malinversiones que no pueden sostenerse. La depresión que sigue purga estos errores de la economía. De la misma manera, Gatsby trató de impresionar a Daisy a través de sus fastuosas fiestas, pagadas con bonos falsos adquiridos mediante el crimen: «Pero son las conexiones comerciales de Gatsby las que sirven para definir el papel del dinero ilícito en la novela, por lo que deduce por varias pistas... que Gatsby ha hecho al menos algo de su vasta fortuna vendiendo bonos falsos o ilegítimos». El modelo encaja con la función económica del mundo real de los bonos, ya que el gobierno siempre ha sido el principal promotor de las emisiones de bonos» (p. 56). Aunque al principio se impresionó con la riqueza mal adquirida de Gatsby, al final Daisy lo rechaza, y Spivey compara su rechazo con el colapso de las inversiones insostenibles.

Los defensores del libre mercado podrían esperar encontrar en «The Grapes of Wrath» de John Steinbeck un desafío a sus creencias. El capitalismo puede beneficiar a mucha gente, pero ¿no fueron los Okies, expulsados de sus granjas durante los años treinta, una excepción? Spivey demuestra estar a la altura del desafío. En gran medida, los problemas de los Okies se derivaron de la intervención del gobierno. Spivey hace un uso efectivo de la demostración de Murray Rothbard de que Herbert Hoover era un ferviente intervencionista y que sus desacertadas políticas agrícolas, continuadas por Franklin Roosevelt, llevaron a los Okies y a otros al desastre. Los Joads, la principal familia de Okie en la novela de Steinbeck, «no son víctimas de los codiciosos financieros corporativos; más bien son peones en la lucha entre la autoridad y la autonomía. El gobierno quiere poder para organizar a su ciudadanía; las empresas quieren la independencia para comercializar bienes y servicios como consideren conveniente para el éxito de su industria. Los Joads y los millones de personas como ellos están —desafortunadamente e incorrectamente— señalando con el dedo a los enemigos que pueden ver en vez de a los que no pueden ver» (p. 77).

Spivey también desafía la imagen de la vida negra en el Chicago de los años cuarenta que Richard Wright ofrece en Native Son. Wright, miembro del Partido Comunista cuando escribió su novela, retrata al protagonista, Tomás el Grande, como condenado a la destrucción debido a la explotación capitalista y al racismo. Spivey no está de acuerdo. Cita a Mises: «El entorno determina la situación pero no la respuesta. A una misma situación se le pueden pensar y se le pueden aplicar diferentes modos de reaccionar. La elección de los actores depende de su individualidad» (p. 96). Aplicando el punto de vista de Mises a Bigger, Spivey dice: «¿Cómo vemos a Bigger cuando podemos ver que las acusaciones de racismo en la vivienda, los negocios, el empleo y otros elementos de [la] comunidad son a menudo cuestiones inexactas de percepción y deben considerarse más bien como consecuencias lógicas de la interacción humana? ¿En qué medida debemos simpatizar con Bigger si podemos ver que las dificultades no eran exclusivas de los negros solamente, sino que también existían para los blancos con un trasfondo cultural similar, y que el éxito no era exclusivo de los blancos solamente, sino que también existía para muchos negros? Estas preguntas ofrecen una interpretación de Tomás el Grande que reduce la simpatía social y hace hincapié en la responsabilidad personal» (pág. 96).

Los críticos del libre mercado tienen una gran cantidad de quejas contra él, y en el «Player Piano» de Kurt Vonnegut, el campo de batalla se vuelve hacia la automatización. Escribiendo en 1952, Vonnegut temía que la nueva tecnología destruyera puestos de trabajo y empobreciera a un gran número de personas. Spivey una vez más trae a colación las conclusiones de una economía sólida. Mises «explica que las mejoras tecnológicas no se diseñan e implementan como un medio para reducir la mano de obra, sino para aumentar la producción. Si no hubiera un potencial de eficiencia en la producción, la tecnología no se adoptaría....Con más oferta a mano, más consumo y, en última instancia, más tiempo de ocio es posible, abriendo a su vez nuevos tipos de demanda, nuevos tipos de producción y nuevos tipos de empleo....Entendiendo esta relación, Mises escribe, «explota todo lo que se dice sobre el 'desempleo tecnológico'"» (pp. 105-06).

Spivey dice que el énfasis de Vonnegut en el nivel de empleo está fuera de lugar. «El objetivo de un negocio individual, a nivel microeconómico, o de una economía nacional, a escala macro, no es crear puestos de trabajo. El objetivo de todos los esfuerzos económicos es [crear] riqueza, es decir, valor subjetivo, para todos los involucrados: propietarios, empleados, consumidores, inversores y cualquier otra persona directa o indirectamente afiliada. Los empleos no son fines» (pág. 106).

Puede que algunos lectores se hayan opuesto a ello. ¿Está Spivey usando las novelas sólo como accesorios que le permiten presentar un análisis económico correcto? No, en absoluto. Como se ha sugerido antes, utiliza las novelas para obtener puntos que, a menudo en contra de las intenciones de los autores, sacan temas valiosos desde el punto de vista austriaco. Aunque Vonnegut, por ejemplo, es un amargo crítico de los efectos de la automatización, Bud Calhoun, un personaje de Player Piano, «reconoce que una de sus creaciones es una mejora sobre su propio trabajo humano. Hace [el trabajo] mucho mejor de lo que Ah lo hizo»... En última instancia, hay que admitir que «las máquinas hacían el trabajo de Estados Unidos mucho mejor de lo que los estadounidenses lo hicieron jamás». Había mejores bienes para más gente a menor costo, y ¿quién podría negar que eso era magnífico y gratificante?» (p. 108).

Spivey ha derrocado un tipo de crítica literaria dominada por el marxismo, y eso es un logro magnífico.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire