Mises Wire

Home | Wire | Los economistas austriacos no están sorprendidos por la escasez

Los economistas austriacos no están sorprendidos por la escasez

  • out of stock

Etiquetas Auges y caídasCoordinaciónCiclos Económicos

05/23/2022

En los últimos años, parece que cada día hay una nueva historia sobre un producto diferente que se enfrenta a algún tipo de escasez. Recientemente hemos visto una escasez de leche de fórmula para bebé. Sin embargo, no es la única que hemos visto últimamente. Hemos visto escasez de alitas de pollo, escasez de madera, escasez de productos médicos... incluso escasez de papel higiénico (aunque admito que esto último probablemente no sea más que un pánico absurdo). Me atrevería a decir que no hay una sola persona que lea esto que no se haya visto afectada por alguna escasez en los últimos años, o incluso en el último año.

Cada una de estas carencias parecía tener su propia respuesta. Hay una pandemia; nadie puede trabajar. Hay una pandemia; la demanda del producto aumenta en estos tiempos inciertos. El Canal de Suez está bloqueado, por lo que todo está atascado. Se han producido graves problemas en la cadena de suministro. Podríamos estar en guerra con Rusia en Ucrania cualquier día. Los reglamentos han desordenado el mercado y han provocado esta escasez. Todos estos argumentos consisten en puntos muy válidos. Si cualquiera de estos desabastecimientos hubiera ocurrido por sí solo, podría incluso decirse que no había nada más. Sin embargo, viendo esta racha de escasez, hay que abordar que hay algo más. En el libro America's Great Depression de Murray Rothbard, se abordan estos grupos de errores:

Los mejores empresarios, con mejor criterio a la hora de prever las demandas de los consumidores u otros productores, obtienen beneficios; los emprendedores ineficientes sufren pérdidas. Por lo tanto, el mercado ofrece un campo de entrenamiento para recompensar y expandir a los emprendedores exitosos y con visión de futuro, y para eliminar a los empresarios ineficientes. Por regla general, sólo algunos empresarios sufren pérdidas en un momento dado; el grueso de ellos se equilibra o obtiene beneficios. ¿Cómo se explica entonces el curioso fenómeno de la crisis cuando casi todos los emprendedores sufren pérdidas repentinas? En resumen, ¿cómo han llegado todos los astutos empresarios del país a cometer esos errores juntos, y por qué se han revelado todos de repente en este momento concreto?

La misma pregunta comparable puede hacerse hoy en día. Claro que hay problemas en la cadena de suministro. Hay todo tipo de problemas. En consecuencia, va a haber escasez. Ciertamente, en una economía mixta como la nuestra, es inevitable que haya intervenciones que provoquen escasez ocasional en distintos mercados. Pero eso no bastaría para explicar una serie de desabastecimientos tan cercanos en el tiempo. Para la respuesta, volvemos a recurrir a Rothbard:

Los empresarios fueron inducidos a error por la inflación del crédito bancario para invertir demasiado en bienes de capital de orden superior, que sólo podían sostenerse prósperamente a través de menores preferencias de tiempo y mayores ahorros e inversiones; tan pronto como la inflación permea a la masa del pueblo, se restablece la antigua proporción consumo-inversión, y se ve que las inversiones empresariales de orden superior han sido un despilfarro. Los empresarios fueron conducidos a este error por la expansión crediticia y su manipulación del tipo de interés del mercado libre.

Dicho en términos mucho menos jergales, los tipos de crédito indican a los empresarios cuánto ha ahorrado el ciudadano medio—por tanto, cuánto prefiere los bienes ahora o más adelante. En función de ello, los empresarios invertirán para el futuro. Cuando el tipo de interés se reduce artificialmente, los empresarios piensan que la gente prefiere los bienes futuros a los presentes mucho más de lo que es, y planifican para ellos. Tarde o temprano, la realidad de lo que la gente ha ahorrado y prefiere realmente se impone, y los planes de los empresarios acaban en un cúmulo de errores de golpe.

Precisamente por eso, estas carencias no son especialmente sorprendentes desde una perspectiva austriaca. Al invertir en el futuro cuando los ahorros no están realmente ahí para apoyarlo, se acaba planificando para una población que parece necesitar mucho menos ahora de lo que realmente es. Como resultado, cuando las verdaderas necesidades actuales del público se dan a conocer, los planes del empresario han desplazado demasiados recursos hacia el futuro, y como resultado, vemos estas carencias en el presente. De repente, tenemos un cúmulo de carencias en todos los mercados imaginables y una nueva historia en las noticias cada día.

Esto no quiere decir en absoluto que todas las demás explicaciones sean incorrectas. Es cierto que ha habido problemas en la cadena de suministro. Las regulaciones ciertamente han puesto un freno a los mercados. La producción se ha visto reducida durante años. Todos estos problemas son muy reales y, sin duda, también hay que abordarlos. Esto es simplemente para mostrar por qué no debemos sorprendernos de que esta escasez se produzca repentinamente y por qué no debemos sorprendernos de que surjan más en el futuro.

Author:

Connor Mortell

Connor Mortell received his BBA in finance from Texas Christian University and his MBA from Florida State University. Connor worked as a legislative aide in the Florida House of Representatives from 2019 to 2021 and then spent two years working as a teacher, initially teaching kindergarten and first grade, later teaching middle and high school. Connor was a 2023 summer fellow in residence at the Mises Institute and is currently a PhD student at Texas Tech University.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty