Mises Wire

Home | Wire | Los cazadores-recolectores arrasaron con el medio ambiente. La industrialización lo salvó.

Los cazadores-recolectores arrasaron con el medio ambiente. La industrialización lo salvó.

  • tools1
0 Views

Tags El Medio AmbienteMedios y CulturaHistorial Mundial

En 1972, apareció la Economía de la Edad de Piedra, del antropólogo Marshall Sahlins. Apareció en Francia en 1976 bajo el título de Edad de Piedra, Edad de la Abundancia. El objetivo del autor es deconstruir lo que él considera la sabiduría convencional sobre las desventajas de las sociedades primitivas y las ventajas de la civilización industrial. Arrojó piedras en un estanque quieto mostrando que los cazadores-recolectores tenían una vida llena de abundancia y menos dolorosa que la de los pueblos asentados.

En efecto, aprendemos que trabajaban sólo unas pocas horas al día y estaban mejor alimentados que los seres humanos que sucedieron a la Revolución Neolítica, a la agricultura y al surgimiento de vidas más sedentarias. El trabajo tuvo un efecto rotundo. Según el anarquista y antropólogo de izquierda David Graeber, la obra de Sahlins tuvo una influencia decisiva en el surgimiento de los movimientos ecológicos, decrecientes y primitivistas en los años setenta.1 La conclusión de esta historia es a priori confusa y plantea una verdadera pregunta: ¿por qué diablos se han asentado los seres humanos, ya que esto los ha llevado a trabajar más para ganar menos? ¿Son los seres humanos tan racionales como dicen?

Los cazadores-recolectores y el maltusianismo

Sin embargo, las sospechas de irracionalidad parecen disiparse si incluimos en nuestra ecuación la cuestión de la sostenibilidad del estilo de vida del cazador-recolector. Los economistas Douglass North y Robert Paul Thomas describen bien el problema cuando señalan que los cazadores-recolectores actuaron como parásitos.1 Escenificaron una gran tragedia de los comunes.

No añaden ninguna riqueza a lo que la naturaleza ofrece espontáneamente. Tienen todo el incentivo para sobreexplotarla en ausencia de derechos de propiedad bien definidos. Por último, están sujetos a rendimientos decrecientes y a fuertes limitaciones demográficas. Dondequiera que vayan, sus recursos están muertos. Cada vez más científicos creen que las actividades de caza del hombre prehistórico son, al menos en parte, responsables de la extinción de la megafauna del Pleistoceno.2

Hoy en día se cree que es esta frágil sostenibilidad la que llevó a las poblaciones de cazadores-recolectores a recurrir a drásticas prácticas maltusianas para limitar su demografía: lactancia materna prolongada por parte de las mujeres, consumo de anticonceptivos y abortivos, abstinencia, guerras y, sobre todo, infanticidios rutinarios. Algunos estudios sugieren que «los asesinatos intra e intergrupales acabaron rutinariamente con más del 5% de la población por generación».3 El antropólogo Joseph Birdsell estima que la tasa de infanticidio durante el Pleistoceno fue entre el 15 y el 50% del número total de nacimientos y las mujeres parecen haber sido más afectadas por este tipo de abuso.4, 5

Los intelectuales que más idealizan el estilo de vida de los cazadores-recolectores no niegan el uso frecuente de los infanticidios. Sin embargo, antropólogos como James C. Scott o Marshall Sahlins atribuyen este comportamiento a las limitaciones logísticas del nomadismo, incompatibles con la presencia de demasiados niños pequeños.6 Porque es el agotamiento de los recursos lo que obliga a los cazadores-recolectores a migrar continuamente.

La invención del capitalismo agrícola: ¿una respuesta ecológica a los excesos de los cazadores-recolectores?

La fraternidad emancipadora de las primeras comunidades primitivas y su armonía con la naturaleza resulta así una fábula. La relativa ociosidad que caracteriza el modo de vida primitivo y libre se obtuvo sólo al precio de acciones destinadas a compensar un manejo insostenible de las sustancias disponibles en la naturaleza. No fue sino hasta el Neolítico que este problema fue sorteado por la institución de la agricultura.

La agricultura inaugura varios cambios importantes. Introduce las primeras formas de propiedad de la tierra, las plantas y los animales con fines de domesticación, conservación y producción sostenible. El hombre deja de ser un mero consumidor. Se convierte en productor.

Por lo tanto, es lógico que [la humanidad] también deje de percibirse a sí misma como un parásito y que se permita formar comunidades más densamente pobladas. La densidad de las comunidades de cazadores-recolectores era generalmente de alrededor de 0,1 personas por milla cuadrada (2.590 kilómetros cuadrados), con la excepción de las áreas más intensivas en recursos. Se estima que las primeras formas de agricultura permitieron que esta densidad se multiplicara por lo menos por cuarenta.7

La agricultura humaniza las relaciones familiares. Reduce la necesidad de recurrir al infanticidio. En palabras del antropólogo libertario James C. Scott, «los agricultores sedentarios estaban experimentando tasas de reproducción sin precedentes».8

La propiedad privada, madre de la ecología

Los derechos de propiedad que surgieron con la revolución agrícola nacieron, por lo tanto, de las limitaciones demográficas que inevitablemente surgieron de los excesos ambientales inherentes al modo de vida de las sociedades primitivas. ¿Qué lecciones podemos aprender de esta historia?

La fábula del buen salvaje sigue siendo un mito. La civilización basada en el principio de la propiedad privada no es enemiga del desarrollo sostenible. Por el contrario, son las sociedades que desprecian o ignoran la propiedad privada las que se exponen a las tragedias y abusos maltusianos.

La propiedad privada es, finalmente, una fuerza de responsabilidad y conservación. Todas las especies en peligro de extinción son ahora especies salvajes, mientras que los animales domésticos, especialmente para la alimentación, nunca han sido tan numerosos. El reto de la conservación de los recursos es, por lo tanto, introducir la domesticación -y la propiedad privada- siempre que sea posible.

[Publicado originalmente en francés por el Institut de recherches économiques et fiscales.]

  • 1. Nota del editor: En el original francés, la palabra utilizada para describir la ideología de Graeber es «libertaire». He usado el término «anarquista de izquierda» después de consultar con el autor del artículo.
  • 2. Anthony D. Barnosky, y otros, «Assessing the Causes of Late Pleistocene Extinctions on the Continents», Science 306 (2004): 70-75.
  • 3. Brian Hayden, «Population Control among Hunter/GatherersWorld Archaeology 4, no. 2 (1972): 205-21.
  • 4. Joseph B. Birdsell, «Some predictions for the Pleistocene Based on Equilibrium Systems among Recent Hunter-Gatherers», en Man the Hunter, ed., University of California, Nueva York. R. B. Lee e I. DeVore (Chicago: Aldine, 1968), pp. 229-40.
  • 5. Joseph B. Birdsell, Human Evolution (Nueva York: Rand McNally, 1972).
  • 6. James C. Scott, Homo domesticus. Une histoire profonde des premiers états (París: La Découverte, 2019).
  • 7. Fekri A. Hassan y Randal A. Sengel, «On Mechanisms of Population Growth during the Neolithic», Current Anthropology 14, no. 5 (1973): 535-42, www.jstor.org/stable/2741024.
  • 8. James C. Scott, op. cit.
Author:

Ferghane Azihari

"Ferghane Azihari is a freelance journalist and policy analyst based in Paris. He regularly collaborates for libertarian think tanks in France and in the US. His main interests include European Policy, Trade, Competition and International Relations. He belongs to the networks Students for Liberty and Young Voices.
Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire