Mises Wire

Home | Wire | Lo que realmente queremos decir cuando hablamos de valores y precios en el mercado

Lo que realmente queremos decir cuando hablamos de valores y precios en el mercado

  • price
0 Views

Tags PreciosValor e Intercambio

01/24/2020

En la forma de pensar popular, la gente se caracteriza como si una escala de preferencias estuviera grabada en sus cabezas. Independientemente de cualquier otra cosa, esta escala sigue siendo la misma todo el tiempo. Este pensamiento no caracteriza a los seres humanos sino a los robots. El robot humanoide elige los bienes porque la escala de valoración se lo ha indicado. La escala de valoración sabe de alguna manera qué bien ofrece la mejor utilidad sin dejarnos saber cómo lo sabe.

Si la escala de valoración forma parte de la mente humana, entonces tiene mucho sentido intentar extraer esta escala por medio de cuestionarios o de diversas pruebas psicológicas y experimentos de laboratorio. Una vez extraída la escala de valoración, los científicos sociales pueden establecer cómo asignar los escasos recursos de la manera más eficiente.

No tiene mucho sentido que una escala de valoración resida en la mente de un individuo independientemente de los hechos de la realidad. Después de todo, la diferencia entre un robot y un ser humano es que un ser humano puede cambiar de opinión sobre la importancia de un bien particular para él.

Es probable que la prioridad de los fines también cambie junto con el conjunto de recursos de un individuo. Por ejemplo, con un aumento en su reserva de recursos, un individuo que anteriormente asignaba un alto rango a tener un coche de segunda mano podría decidir ahora que un coche nuevo es mucho más importante, mientras que el coche de segunda mano no aparecerá en absoluto en su lista de prioridades.

Además, no puede haber valoración sin que haya cosas que valorar. El valor se establece una vez que la mente de un individuo ha interactuado con una cosa en particular. El proceso de evaluación establece entonces para qué fin o propósito podría ser útil una cosa en particular. Sobre esto Carl Menger escribió,

Por lo tanto, el valor no es nada inherente a los bienes, ni propiedad de los mismos, ni una cosa independiente que exista por sí misma. Es un juicio que los hombres economizadores hacen sobre la importancia de los bienes de los que disponen para el mantenimiento de su vida y su bienestar. Por lo tanto, el valor no existe fuera de la conciencia de los hombres. Por lo tanto, también es bastante erróneo llamar «valor» a un bien que tiene valor para economizar a los individuos, o que los economistas hablen de «valores» como de cosas reales independientes, y objetiven el valor de esta manera.1

La opinión de que una escala de valoración puede considerarse como algo que está bien grabado en la mente de las personas proporciona la base para el marco de la curva oferta-demanda. De acuerdo con el pensamiento popular, a un precio determinado va a haber una cantidad particular de bienes suministrados y demandados.

Se sostiene que el precio de un bien cae, la cantidad demandada aumenta mientras que la cantidad suministrada disminuye. La culminación de todo el ejercicio es la intersección de las curvas de oferta y demanda, que establece el precio de equilibrio. A este precio, la cantidad suministrada es igual a la cantidad demandada.

Si la selección de los bienes se establece mecánicamente, ¿cómo se puede hablar en el mundo de utilidades y elecciones? Sin una conducta consciente y decidida, el uso de la palabra «utilidad» es contradictorio. Después de todo, el beneficio que proporciona un bien debe estar en relación con el fin y la configuración particular de un individuo.

La ley de la oferta y la demanda tal como la presenta el pensamiento popular no se origina en los hechos de la realidad sino que proviene de la construcción imaginaria de los economistas.

En el marco de la curva oferta-demanda no hay empresarios. En cambio, el desplazamiento de las curvas se produce en respuesta a varios factores que fijan los precios. Por ejemplo, se sostiene que un desplazamiento de la curva de demanda hacia la derecha para una oferta determinada elevará el precio de un bien. El precio también se incrementará si, para una curva de demanda dada, la curva de oferta se desplaza hacia la izquierda. En otras palabras, el marco de la curva oferta-demanda no se ocupa de los seres humanos, sino de los autómatas que reaccionan a diversos factores.

Según Mises en la La acción Humana, los precios de las mercancías no se dan como tales; se establecen en una transacción particular en un lugar y un momento determinados por los seres humanos.

El precio de mercado es un fenómeno histórico real, la relación cuantitativa en la que en un lugar y fecha determinados dos individuos intercambian cantidades determinadas de dos bienes determinados. Se refiere a las condiciones especiales del acto concreto de intercambio. En última instancia, se determina por los juicios de valor de los individuos involucrados. No se deriva de la estructura general de precios ni de la estructura de los precios de una clase especial de productos o servicios. Lo que se denomina estructura de precios es una noción abstracta derivada de una multiplicidad de precios concretos individuales. El mercado no genera precios de la tierra o de los automóviles en general ni tasas salariales en general, sino precios de un determinado terreno y de un determinado automóvil y tasas salariales por un rendimiento de un determinado tipo.

Por lo general, es un proveedor quien fija el precio. Después de todo, es el proveedor quien ofrece las mercancías a los compradores. Por lo tanto, es el proveedor quien debe fijar el precio de un bien antes de presentarlo a los compradores.

Para asegurar el precio que mejorará su lote, el precio que el proveedor establezca debe cubrir sus costos directos e indirectos y proporcionar un margen de ganancia. Al fijar el precio, el proveedor debe hacer una estimación tan buena como sea posible acerca de si podrá vender todo su suministro al precio fijado.

El proceso de hacer la estimación implica la evaluación de las posibles respuestas de los compradores y las posibles respuestas de sus competidores – otros proveedores. Si sus estimaciones eran exactas, obtiene un beneficio. Al obtener un beneficio, el proveedor amplía su acervo de recursos, lo que a su vez le permite alcanzar más fines. Su nivel de vida mejora.

Obsérvese que si bien el costo de producción en algunos casos parecería ser el factor principal en la determinación del precio, no es así. En última instancia, es la evaluación del comprador la que dicta si el precio fijado por el proveedor se va a realizar. Cada comprador decide en su propio contexto si el precio pagado por un bien mejora su vida y bienestar. Si el costo de producción es el factor que impulsa los precios de mercado, entonces ¿cómo explicamos los precios de los bienes que no tienen costo porque no se producen - bienes que simplemente están ahí, como el suelo no urbanizado?

Asimismo, la teoría del costo de producción no puede explicar la razón de los altos precios de las pinturas famosas.

Según Rothbard,

Del mismo modo, los servicios de consumo inmateriales como los precios de los espectáculos, conciertos, médicos, empleados domésticos, etc., apenas pueden ser contabilizados por los costes incorporados en un producto.

¿Cuál es entonces el significado del precio de equilibrio que los economistas dominantes sostienen que está determinado por las curvas de oferta y demanda? El precio de equilibrio se establece una vez que un proveedor fija un precio a un nivel que atraiga suficientes compradores a su suministro de un bien.

Una vez que el vendedor vende sus bienes a cambio de dinero u otros bienes, ha alcanzado su objetivo en lo que respecta a mejorar su vida y bienestar. Ha alcanzado el llamado equilibrio.

De la misma manera, el comprador que utiliza sus recursos para asegurar el bien ofrecido por el vendedor ha mejorado su vida y por lo tanto ha alcanzado su equilibrio, por así decirlo.2

Si la selección de los bienes se establece mecánicamente, ¿cómo se puede hablar de tal utilidad y elección? Sin una conducta consciente y decidida, el uso de la palabra «utilidad» es contradictorio. Después de todo, el beneficio que proporciona un bien debe estar en relación con los fines y circunstancias particulares de los individuos.

El marco de Mises muestra que la importancia de los diversos fines determina la selección de los bienes por parte de los individuos. El marco de medios y fines también muestra que los precios de los bienes no se fijan mecánicamente por algún tipo de curva de oferta y demanda, sino por individuos que buscan un objetivo.

  • 1. Véase Carl Menger, Principios de economía, cap. II, pág. 2. 3.
  • 2. Murray N. Rothbard La lógica de la acción, vol. 1, p. 132.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire