Mises Wire

Home | Wire | Lo que Harry Potter puede enseñar a la Reserva Federal

Lo que Harry Potter puede enseñar a la Reserva Federal

  • Harry_Potter_Gold

Etiquetas La FedMedios y cultura

04/06/2016

Como bien saben los fans de Harry Potter, el mundo mágico funciona con un patrón trimetálico de galeones de oro, hoces de plata y knuts de bronce. En el mundo mágico no se menciona ninguna forma de papel moneda, ya que todos realizan sus compras con monedas de metal.

En una característica que haría las delicias de Murray Rothbard, tampoco parece haber banca de reserva fraccionaria en el mundo de los magos. En su lugar, el banco Gringotts, controlado por los duendes, guarda los ahorros de sus clientes en bóvedas privadas vigiladas con medidas de seguridad cada vez más elaboradas.

Desde el punto de vista económico, estas características tienen un significado muy importante para la economía de los magos.

En primer lugar, todo esto significa que el dinero de los magos es completamente independiente del gobierno de los magos, lo cual —dada la constante incompetencia del organismo— es algo muy bueno. De hecho, es notable que, a pesar de todo el caos y el desorden que surge en todo el mundo de Harry Potter durante la serie de libros, nunca hay un problema de hambre generalizada ni ningún signo de depresión económica grave. Incluso durante el séptimo libro, con Lord Voldemort habiendo conseguido hacerse con el control del Ministerio de Magia, el mercado del Callejón Diagon seguía activo. Aunque muchos habían huido del Callejón por miedo a los mortífagos, la actividad económica seguía presente, e incluso se abrieron nuevas tiendas de artículos para las artes oscuras.

Dado que el propio dinero es un estándar metálico completo, el mundo de Rowling también disfruta de uno de los pilares favoritos de la prosperidad de Ron Paul: el dinero sólido.

A pesar de todo esto, Mate Hajba argumenta en FEE que el mundo mágico de J.K. Rowling en la serie de Harry Potter fracasa tanto a nivel económico como político:

[A] pesar de toda la brujería y la hechicería, el mundo ficticio de J.K. Rowling simplemente no es tan bueno como el nuestro. ... ¿Por qué iba a preferir alguien el mundo mágico del progreso estancado y la autoridad arbitraria?

Aunque muchos libertarios probablemente se reirían de la idea de que la imperdonable maldición de la «autoridad arbitraria» se limita a las páginas de Harry Potter, Hajba continúa exponiendo con acierto cómo el libre comercio con el mundo muggle mejoraría la vida de las familias pobres de magos como los Weasley. También es fácil apoyar el llamamiento a la abolición de cualquier gobierno, incluido el Ministerio de Magia (no sé si Rowling ha leído alguna vez La burocracia de Ludwig von Mises, pero dada su descripción de los incompetentes y ocasionalmente malvados funcionarios del gobierno, no me sorprendería).

Pero creo que el artículo de Hajba pasa trágicamente por alto un área importante en la que el mundo de los magos lo tiene mucho mejor que el nuestro: la política monetaria. 

De hecho, aunque la magia en el mundo de Rowling puede realizar una cantidad incontable de hazañas increíbles, el único ámbito en el que se muestra ineficaz es en la manipulación de la moneda. Como Hermione Granger estaría encantada de recordarte, la Ley de Transfiguración Elemental de Gamp que describe las limitaciones que conlleva la capacidad de transformación y conjuración de la magia, incluye tanto el dinero como la comida.

Esto también explica por qué la escasez sigue existiendo en el mundo mágico (y por qué las obras de Ludwig von Mises seguirían siendo una digna adición a la biblioteca de Hogwart). También explica por qué los duendes son capaces de emitir dinero.

Como señala Ludwig von Mises en Teoría del dinero y el crédito, «la función del dinero es facilitar los negocios del mercado actuando como medio de intercambio común».

Básicamente, el dinero es lo que permite a la gente convertir su trabajo, entre otras cosas, en un medio que puede ser utilizado para bienes y servicios con personas que pueden no necesitar las habilidades específicas que un individuo tiene. Por ejemplo, Garrick Ollivander, el legendario fabricante de varitas, puede vender varitas a Padma y Pavarti Patil por un total de doce galeones. Esto le permite comprar una cerveza de mantequilla en las Tres Escobas, a pesar de que Madam Rosmerta ya tiene una varita propia y, de otro modo, no necesitaría los servicios del Sr. Ollivander. El dinero le permite a Ollivander intercambiar una parte de su trabajo de creación de varitas a cambio de una parte de la cerveza de mantequilla que prepara Madam Rosmerta.

Pero imagina que el Sr. Ollivander es capaz de crear monedas de la nada. Ahora obtiene una parte de las existencias de cerveza de mantequilla de Madam Rosmerta sin producir nada de valor por sí mismo. Puede dejar de hacer cualquier cosa que valga la pena en su tienda de varitas y confiar en su hechizo para conseguir todo lo que necesitaba. Las sociedades civilizadas consideran esta falsificación como una ofensa muy grave (aunque la mayoría de los gobiernos se conceden este privilegio). Mientras tanto, como el Sr. Olivander sigue creando monedas de oro de su aire, el número total de monedas de oro en la economía aumenta. Con cada nueva moneda que entra en la economía, menos valor tiene cada moneda individual. En economía, esto se llama inflación y se presenta en forma de subida de los precios de los bienes y servicios.

La inflación constante hace que la propia moneda sea inestable y hace que la gente encuentre un medio de cambio más estable. Por ejemplo, durante la Revolución Americana, el Congreso Continental siguió imprimiendo papel moneda sin valor, lo que obligó incluso a los granjeros y comercios patrióticos americanos a preferir las libras de plata británicas. Cuando la inflación en Zimbabue llegó a ser tan grave que tuvieron que empezar a imprimir billetes de 100 billones de dólares, la gente se pasó naturalmente al (relativamente) estable el dólar de EEUU y a otros para sus transacciones. No es una coincidencia que la criptomoneda Bitcoin se introdujera en 2008, cuando las acciones de la Reserva Federal de América hicieron que mucha gente se preocupara por la estabilidad del dólar de EEUU.

Dado que los duendes de Gringotts no son el gobierno, y por lo tanto no podían obligar a los magos a utilizar su dinero con la amenaza de encarcelamiento o impuestos, la única manera de asegurarse de que sus monedas se utilizaran en toda Gran Bretaña era garantizar que no pudieran ser manipuladas mágicamente. Su moneda tenía que ser necesariamente estable y fiable.

Vale la pena señalar que, aunque la magia no puede crear dinero real de la nada, eso no impide que la gente intente disfrutar de una prosperidad no ganada mediante travesuras monetarias. Por ejemplo, en Harry Potter y el Cáliz de Fuego se nos presentan unos duendes irlandeses que tienen la capacidad de invocar monedas de oro. Al ver esto mientras asiste a la Copa Mundial de Quidditch, Ron Weasley, el amigo de Harry que siempre está en bancarrota, coge una mano llena de este oro de duende y se la ofrece a Harry para que le pague una compra que Harry hizo en su nombre anteriormente en el libro:

«Ahí tienes», gritó Ron felizmente, metiendo un puñado de monedas de oro en la mano de Harry, «¡para los omnioculares! Ahora tienes que comprarme un regalo de Navidad, ¡ja!».

Aunque Ron y Harry no se dan cuenta hasta más tarde de que el oro del duende acaba desapareciendo, el episodio sirve como ilustración eficaz de cómo los deudores se benefician de la creación de dinero. En un incidente que ocurre más adelante en la historia, nos enteramos de que un infame vagabundo llamado Ludo Bagman también se las arregló para incumplir una apuesta con los hermanos gemelos de Ron pagándoles con las desaparecidas monedas de oro, en lugar de con galeones legítimos.

Por supuesto, no hay nada ficticio en el truco de los nefastos intrigantes que utilizan dinero de baja calidad para librarse de pagar sus obligaciones financieras. Durante la Gran Depresión, el presidente Franklin Delano Roosevelt criminalizó la posesión de monedas de oro, obligando a los americanos a entregarlas por una cantidad específica de billetes de dólar. Aunque estos billetes de dólar no desaparecían de la noche a la mañana como el oro de los duendes, su valor se disolvía con el tiempo. Por ejemplo, un monedero que contuviera una onza habría sido confiscado a cambio de 35 dólares del dinero del duende de FDR. Hoy, se necesitarían más de 1.200 dólares.

Ludo Bagman tendría que estar impresionado.

Así que, en contra de las críticas del Sr. Hajba sobre las «deficiencias económicas» de la Sra. Rowling, creo que es un testimonio de su brillantez y habilidad como escritora el hecho de que sea capaz de crear un mundo que se vuelve más rico e interesante con el paso del tiempo. Es un placer poder aplicar una lente económica a un favorito de la infancia y salir aún más impresionado que cuando lo leí por primera vez.

Teniendo en cuenta las artes oscuras monetarias que se practican en todo el mundo, preferiría que mi dinero estuviera en manos de un duende de Gringotts, que a merced de nuestro presidente de la Reserva Federal quien-no-debe-ser-nombrado.

Author:

Contact Tho Bishop

Tho is an assistant editor for the Mises Wire, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, and Business Insider.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Screenshot: Warner Bros. Harry Potter and the Sorcerer's Stone
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here