Mises Wire

Home | Wire | Las medidas de salud pública, como los mandatos de mascarilla, conducen a resultados imprevistos e impredecibles

Las medidas de salud pública, como los mandatos de mascarilla, conducen a resultados imprevistos e impredecibles

  • idiots in masks

Etiquetas Burocracia y RegulaciónSalud

02/11/2021

Tras meses y meses de tiranía del covid, casi cuarenta estados y muchas más localidades siguen impulsando el uso obligatorio de mascarillas en Estados Unidos. Poco después de su toma de posesión, el presidente Joe Biden firmó una serie de órdenes ejecutivas que exigen el uso de máscaras en todos los terrenos federales, así como en aeropuertos, autobuses y trenes. Este tipo de paternalismo estatal debería ser motivo de gran preocupación, no sólo porque infringe los derechos naturales del hombre, sino también porque el Estado ha demostrado ser incapaz de aumentar la seguridad de las personas. De hecho, siempre las ha hecho menos seguras.

Eficacia de la mascarilla: ¿«ciencia establecida»?

El coro de tecnócratas y los medios de comunicación corporativos insiste repetidamente en la misma línea: que los beneficios de las órdenes de mascarilla obligatorias son «ciencia establecida». En defensa de sus afirmaciones, a menudo citan una letanía de estudios epidemiológicos revisados por pares, con la intención de cerrar todo debate posterior. Sin embargo, la mayoría de los estudios a los que hacen referencia no disocian variables importantes o no analizan las mascarillas fuera de un entorno de laboratorio, por lo que sus supuestos «hechos», en definitiva, no demuestran gran cosa. El debate sobre la eficacia de las mascarillas es en realidad mucho más matizado. De hecho, muchos de los estudios más relevantes sugieren que la mayoría de las mascarillas pueden ser sólo marginalmente beneficiosas para frenar la propagación del covid.

Un meta-análisis de 2017 que estudiaba las tácticas de mitigación contra la gripe pandémica encontró que «el uso de mascarillas [sic] no era significativamente protector» en general, pero «que la higiene regular de las manos sí lo era» (énfasis añadido). Dado que el covid es, al igual que la gripe, una enfermedad respiratoria viral, este hallazgo puede ser relevante para la actual pandemia. Aun así, las mascarillas no son homogéneas, y la eficacia de las mismas puede depender, en gran medida, del tipo que se considere.

Por ejemplo, los estudios repetidos  han indicado que las máscaras improvisadas, como los pañuelos, pueden ser sólo ligeramente eficaces para evitar la entrada de partículas. Los investigadores recomiendan que sólo se utilicen como «último recurso», a pesar de que han sido muy comunes durante la presente pandemia. Otros tipos de mascarillas no salen mucho mejor parados en la literatura. Según un estudio, las mascarillas de tela son «sólo marginalmente beneficiosas para proteger a los individuos de partículas<2,5 μm» como el SARS-CoV-2 (el virus responsable de la enfermedad del covid). En un comentario sobre los datos disponibles, las doctoras Lisa Brosseau y Margaret Sietsema escribieron que «las mascarillas de tela presentan una eficacia de filtrado muy baja» y no deberían ser utilizadas ni por el personal sanitario ni por el público en general.

También hay un pesimismo similar sobre las mascarillas quirúrgicas. Lamentablemente, ninguno de los dos estudios que analizaron el uso de mascarillas quirúrgicas en entornos no médicos pudo llegar a una conclusión formal. Ambos instaron a seguir investigando, aunque ninguno encontró un beneficio estadísticamente significativo de las mascarillas. En realidad, varios estudios han descubierto que, incluso en un entorno médico, las mascarillas quirúrgicas son ineficaces para prevenir la infección de las heridas de los pacientes y proteger al personal sanitario. Sin embargo, más allá de las mascarillas quirúrgicas, el «patrón oro» para los valetudinarios han sido los respiradores N95. Un par de estudios realizados en 2017 concluyeron que los N95 pueden ser más protectores que las mascarillas quirúrgicas (aunque un estudio más reciente no encontró diferencias significativas entre ambos). En cualquier caso, los N95 casi siempre no se ajustan y se llevan de forma inadecuada en el uso público general, incluso según admite el CDC, lo que pone en duda su supuesta superioridad.

Mascarillas y nada más

Una revisión sistemática publicada por Cambridge University Press contenía la siguiente pepita de oro: «[C]ualquier mascarilla, por muy eficiente que sea en la filtración o por muy bueno que sea el sellado, tendrá un efecto mínimo si no se utiliza junto con otras medidas preventivas, como el aislamiento de los casos infectados, la inmunización, el buen protocolo respiratorio y la higiene regular de las manos». No obstante, a lo largo de la crisis del  covid, las autoridades de salud pública han exagerado ampliamente la eficacia del uso de mascarillas, excluyendo otras tácticas de mitigación. El director de los CDC, Robert Redfield, por ejemplo, las ha calificado como «la herramienta de salud pública más poderosa» y «nuestra mejor defensa». Este tipo de retórica engañosa ha hecho que muchos traten las mascarillas como talismanes que les permiten continuar con su actividad habitual. Suponen que, una vez que se han puesto la máscara, el riesgo de transmisión es mínimo, incluso cuando están en contacto con otras personas. Por supuesto, las investigaciones han demostrado repetidamente que esta suposición es falsa.

Lo que puede explicar este comportamiento, al menos en parte, es un fenómeno llamado compensación del riesgo, que es «el ajuste del comportamiento individual en respuesta a los cambios percibidos en el riesgo», según la definición del Diccionario Médico de Segen. Cuando un individuo cree estar más «aislado» del peligro, puede permitirse ser más despreocupado y, por tanto, suele esforzarse menos por estar «a salvo». Como consecuencia del uso de mascarillas, muchas personas reducen la práctica de otras estrategias de seguridad, como el distanciamiento social y la higiene de manos. Por lo tanto, debido a los mandatos de uso de mascarillas del gobierno, es posible que la gente contraiga el virus en un número mucho mayor de lo que lo habría hecho en otras circunstancias (incluidas las personas mayores y las inmunodeprimidas).

Esto parece ser exactamente lo que ha estado sucediendo en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos. Entre abril y junio de 2020 se llevó a cabo una encuesta de autoinforme sobre las prácticas de mitigación del covid en EEUU, cuando los temores seguían aumentando y los gobernadores emitieron sus órdenes iniciales de uso de máscaras. El uso general de las máscaras aumentó previsiblemente durante ese periodo, pero todas las demás prácticas de mitigación disminuyeron. Un estudio dirigido por médicos de la Universidad de Yale descubrió que «el estadounidense representativo en los estados que tienen mandatos de mascarilla pasó 20-30 minutos menos en casa, y aumentó las visitas a una serie de lugares comerciales, después del mandato». Las elevadas tasas de casos de muchas ciudades con mascarillas, como el condado de Los Ángeles, contribuyen a reforzar las conclusiones del estudio.

Un gráfico tras otro de los datos de varios estados y localidades muestra que la introducción de mandatos de mascarilla ha fracasado repetidamente en inducir una reducción de los casos de covid. En muchos casos, los niveles de casos sólo han aumentado en las semanas siguientes a la imposición de los mandatos. Un análisis exhaustivo llevado a cabo por Rational Ground descubrió que los estados con órdenes de mascarilla obligatorias tenían, de media, veintisiete casos por cada cien mil personas al día, mientras que los que no tenían sólo diecisiete, incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta un periodo de catorce días de transmisión viral.

Si el enmascaramiento obligatorio es realmente el eje de la respuesta al covid en Estados Unidos, como han afirmado Redfield y otros funcionarios, ¿por qué los datos no muestran ningún beneficio para la salud pública? Un equipo de expertos en enfermedades infecciosas —incluidos algunos de la Facultad de Medicina de Harvard— ofreció la siguiente respuesta en un documento reciente: «Centrarse sólo en el enmascaramiento universal puede, paradójicamente, conducir a una mayor transmisión de Covid-19 si desvía la atención de la aplicación de medidas más fundamentales de control de la infección». Esta observación no debería ser ni mucho menos controvertida. Incluso en sus directrices actuales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que las mascarillas pueden provocar una «falsa sensación de seguridad que puede conducir a una menor adherencia a medidas preventivas bien reconocidas, como el distanciamiento físico y la higiene de las manos», así como a un aumento de los «comportamientos de riesgo». Sin embargo, se han seguido defendiendo, ampliando y aplicando las órdenes de uso de mascarillas.

De hecho, algunas órdenes sobre máscaras, por su propia letra, han jugado explícitamente con la mentalidad de compensación de riesgos y han exacerbado sus efectos. La orden de Massachusetts, en vigor desde el 6 de mayo, es un ejemplo de ello, ya que exige que «cualquier persona... que... no mantenga una distancia de aproximadamente dos metros de cualquier otra persona deberá cubrirse la boca y la nariz con una máscara o un protector facial de tela». Se trata de un imperativo: o se practica el distanciamiento social o se lleva una máscara, aunque en realidad la sustitución de un comportamiento por el otro puede tener consecuencias nefastas. Los autores del estudio de Yale comentan: «Dado que la tasa de reproducción del [SARS-CoV-2], el patógeno que causa el COVID-19[,] está rondando el uno, este comportamiento de sustitución podría ser la diferencia entre controlar la epidemia y un resurgimiento de los casos». Dejemos que esto se entienda: los mismos mandatos destinados a «frenar la propagación» pueden haber sido uno de los principales factores que han impulsado la propagación del virus.

Recientemente, el Dr. Anthony Fauci elogió aduladoramente la práctica de llevar dos mascarillas como «de sentido común». Pero, según algunos médicos, esta práctica puede añadir sólo un nivel muy marginal de protección, y nunca se ha realizado un solo estudio científico para medir su eficacia. Tal vez, bajo la impresión de que el doble enmascaramiento es una «bala de plata», muchos se sientan aún más cómodos evitando otras estrategias de mitigación, todo ello en un momento en el que el covid puede ser cada vez más infeccioso.

Conclusión:

Todo esto plantea la pregunta: Si los mandatos de las máscaras han producido tantos resultados impredecibles e ineficaces, ¿qué debería haberse hecho en su lugar? Para esto no puede haber una respuesta única, porque es imposible que ninguna autoridad planifique de forma centralizada la salud pública. El riesgo de contraer el covid varía de un lugar a otro y de una persona a otra, en función de la extensión de la comunidad y del tipo de actividades que realice un individuo. Por tanto, un enfoque único, como los mandatos de la máscara, puede acabar en fracaso. La información necesaria para evaluar cada situación y tomar las decisiones adecuadas se difunde por toda la sociedad; ninguna autoridad tiene todas las respuestas. Lo que debería haberse hecho, por tanto, es dejar que las personas consulten con sus familias, amigos y médicos para encontrar las soluciones que mejor les convengan. Las empresas también deberían haber sido libres de elaborar sus propias políticas para mantener la seguridad de sus clientes y trabajadores. Eso significa que la libertad y los derechos de propiedad eran el único camino prudente, no el paternalismo estatal. Dicha libertad podría haber adoptado todo tipo de formas diferentes, con diferentes soluciones que funcionaran para diferentes personas y empresas en diferentes lugares y momentos, permitiendo que la visión personal y la flexibilidad impulsaran la respuesta al covid de la sociedad. Al fin y al cabo, seguir los conocimientos de la sociedad civil es la única manera de garantizar la salud y la libertad; la dependencia del gobierno sólo ha engendrado una disminución de ambas.

Author:

James Ketler

James Ketler is a high school student living in Massachusetts with his brother, sister, and parents. He became interested in libertarianism in 2015 after hearing about Rand Paul's presidential campaign and followed the rabbit hole straight down to Mises and Rothbard. When he's able to find the time, James loves to study and write about liberty, ethics, history, and economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire