Mises Wire

Home | Wire | Las ganancias no son aleatorias. Son como los empresarios ayudan a asignar recursos de forma eficiente.

Las ganancias no son aleatorias. Son como los empresarios ayudan a asignar recursos de forma eficiente.

  • profit

Etiquetas Mercados financierosMercados libresRacionalismo

08/05/2022

En muchas culturas, las ganancias se consideran el resultado de la explotación de unos individuos por otros. Sin embargo, las ganancias no tienen nada que ver con la explotación. Por el contrario, reflejan las acciones de los empresarios que suministran a los consumidores de la manera más eficiente productos valiosos.

Para que un empresario obtenga ganancias, debe prever correctamente las preferencias de los consumidores, los precios futuros de los productos y los precios futuros de los factores de producción. Los empresarios que sobresalen en su previsión de los precios futuros obtienen ganancias, y los que se equivocan en los precios futuros sufren pérdidas.

Las ganancias y las pérdidas son instrumentos mediante los cuales los consumidores dirigen las actividades de producción a las manos de quienes mejor les sirven. Por lo tanto, las políticas que pretenden restringir o confiscar las ganancias perjudican esta función.

Con la interferencia del gobierno y del banco central, la consiguiente distorsión de los precios hace difícil establecer si las empresas están obteniendo ganancias. En consecuencia, se convierte en un reto separar las actividades generadoras de riqueza de las que no lo son.

Según Henry Hazlitt:

En una economía libre, en la que los salarios, los costes y los precios se dejan al libre juego del mercado competitivo, la posibilidad de ganancias decide qué artículos se fabricarán, y en qué cantidades, y qué artículos no se fabricarán. Si no hay ganancia en la fabricación de un artículo, es señal de que el trabajo y el capital dedicados a su producción están mal orientados: el valor de los recursos que deben emplearse en la fabricación del artículo es mayor que el valor del propio artículo.

Y añade:

Una de las funciones de las ganancias, en resumen, es la de orientar y canalizar los factores de producción para repartir la producción relativa de miles de mercancías diferentes de acuerdo con la demanda. Ningún burócrata, por muy brillante que sea, puede resolver este problema de forma arbitraria. Los precios libres y las ganancias libres maximizarán la producción y aliviarán la escasez más rápidamente que cualquier otro sistema. Los precios fijados arbitrariamente y las ganancias limitados arbitrariamente sólo pueden prolongar la escasez y reducir la producción y el empleo.... En contra de la impresión popular, las ganancias no se consiguen subiendo los precios, sino introduciendo economías y eficiencias que reduzcan los costes de producción. Rara vez ocurre (y a no ser que haya un monopolio nunca ocurre durante un periodo largo) que todas las empresas de una industria obtengan ganancias. El precio que cobran todas las empresas por la misma mercancía o servicio debe ser el mismo; las que intentan cobrar un precio más alto no encuentran compradores. Por lo tanto, las mayores ganancias van a parar a las firmas que han conseguido los menores costes de producción.

¿Son las ganancias aleatorias?

La hipótesis del mercado eficiente (HME) sostiene que los mercados de activos financieros reflejan plenamente toda la información disponible y relevante, y que los ajustes a la nueva información son prácticamente instantáneos. Esta forma de pensar está estrechamente relacionada con la hipótesis de las expectativas racionales (HRE). La HRE postula que los participantes en el mercado son al menos tan buenos en la previsión de los precios como cualquier modelo que un estudioso del mercado financiero pueda elaborar, dada la información disponible.

Los cambios en los precios de los activos se producen a causa de las noticias, que no pueden predecirse de forma sistemática. Los precios de los activos sólo responden a la parte inesperada de cualquier noticia, ya que la parte esperada de la misma ya está incorporada a los precios. La implicación de la HME es que cualquier análisis de datos pasados es de poca ayuda, ya que cualquier información que este análisis revele ya está incorporada en los precios de los activos.

Los defensores de la HME afirman que el principal mensaje de su marco es que no se pueden obtener ganancias excesivas a partir de la información pública. Sostienen que cualquier método exitoso para obtener ganancias debe ser, en última instancia, autodestructivo.

Los defensores de la HME sostienen incluso que un chimpancé lanzador de dardos puede ser un buen sustituto de la actividad empresarial. Uno de los pioneros de la HME, Burton G. Malkiel, escribe:

La teoría sostiene que el mercado parece ajustarse tan rápidamente a la información sobre los valores individuales y la economía en su conjunto que ninguna técnica de selección de una cartera —ni el análisis técnico ni el fundamental— puede superar sistemáticamente a una estrategia de simple compra y mantenimiento de un grupo diversificado de valores.

Este enfoque sugiere pasividad y renuncia a la búsqueda activa de oportunidades. Si bien es cierto que las ganancias como tales nunca pueden ser un fenómeno sostenible, sin embargo, la HME no da las razones para ello.

Cómo se obtienen las ganancias

La ganancia surge cuando un empresario descubre que los precios de ciertos factores están infravalorados en relación con el valor potencial de los productos que estos factores, una vez empleados, podrían producir. Al reconocer la discrepancia y hacer algo al respecto, un empresario elimina la discrepancia, es decir, elimina el potencial de un mayor ganancia.

Según Murray N. Rothbard:

Todo empresario, por tanto, invierte en un proceso porque espera obtener una ganancia, es decir, porque cree que el mercado ha infravalorado y descapitalizado los factores en relación con sus rentas futuras.

Además, según Ludwig von Mises:

Así, las ganancias y las pérdidas se generan por el éxito o el fracaso en el ajuste del curso de las actividades de producción a la demanda más urgente de los consumidores. Una vez logrado este ajuste, desaparecen. Los precios de los factores de producción complementarios alcanzan una altura en la que los costes totales de producción coinciden con el precio del producto. Las ganancias y las pérdidas son características siempre presentes sólo por el hecho de que el cambio incesante de los datos económicos hace que una y otra vez surjan nuevas discrepancias y, en consecuencia, la necesidad de nuevos ajustes.

Además:

No es el capital empleado el que crea ganancias y pérdidas. El capital no «engendra ganancias» como pensaba Marx. Los bienes de capital como tales son cosas muertas que en sí mismas no logran nada. Si se utilizan de acuerdo con una buena idea, se obtienen ganancias. Si se utilizan de acuerdo con una idea equivocada, no hay ganancias ni pérdidas. Es la decisión empresarial la que crea ganancias o pérdidas. Son los actos mentales, la mente del empresario, los que en última instancia originan las ganancias. La ganancia es un producto de la mente, del éxito en la anticipación del estado futuro del mercado.

El reconocimiento de la existencia de ganancias potenciales significa que un empresario tiene un conocimiento particular que otras personas no tienen. Tener este conocimiento único significa que las ganancias no son el resultado de acontecimientos aleatorios, como sugiere la HME. Para que un empresario obtenga ganancias, debe realizar una planificación y anticiparse a las preferencias de los consumidores. La planificación y la investigación nunca garantizan la obtención de ganancias. Diversos imprevistos pueden desbaratar las previsiones empresariales. La incertidumbre forma parte del entorno humano y obliga a los individuos a adoptar posiciones activas, en lugar de resignarse a la pasividad, como implica la HME.

Según la HME, cuanto más riesgo asume un empresario, mayor es el rendimiento que puede obtener. En palabras de Mises, esta forma de pensar es falaz:

Una falacia popular considera que la ganancia empresarial es una recompensa por asumir riesgos. Considera al empresario como un jugador que invierte en una lotería después de haber sopesado las posibilidades favorables de ganar un premio frente a las desfavorables de perder su apuesta. Esta opinión se manifiesta más claramente en la descripción de las transacciones bursátiles como una especie de juego. Cada palabra de este razonamiento es falsa. El propietario del capital no elige entre inversiones más arriesgadas, menos arriesgadas y seguras. Se ve obligado, por el propio funcionamiento de la economía de mercado, a invertir sus fondos de manera que satisfagan lo mejor posible las necesidades más urgentes de los consumidores. Un capitalista nunca elige aquella inversión en la que, según su comprensión del futuro, el peligro de perder su aportación es menor. Elige aquella inversión en la que espera obtener las mayores ganancias posibles.

Conclusión

En la mayoría de las culturas, la ganancia se considera el resultado de la explotación de unos individuos por otros. Sin embargo, la ganancia no tiene nada que ver con la explotación. Se trata del uso más eficiente de los recursos. Las ganancias no sólo nos indican qué bienes son más económicos de fabricar, sino cuáles son las formas más económicas de hacerlo. Contrariamente a la hipótesis del mercado eficiente, las ganancias no son aleatorias, sino que son el resultado de una cuidadosa planificación destinada a suministrar a los consumidores los bienes y servicios que figuran en su lista de prioridades.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here