Mises Wire

Home | Wire | Las consecuencias invisibles del Sistema de Autopistas Interestatales

Las consecuencias invisibles del Sistema de Autopistas Interestatales

  • interstate

Etiquetas Historia de EEUU

Hace poco, en un viaje por carretera a Missouri, vi una señal que indicaba que estaba en la famosa Ruta 66, una carretera americana que iba de Chicago a Los Ángeles desde los años 20 hasta los 60. Aunque crecí en el sur de Texas, de niño estaba muy familiarizado con la Ruta 66 porque uno de mis programas de televisión favoritos era «Route 66», protagonizado por Martin Milner y George Maharis. El programa contaba con estrellas invitadas como Peter Lorre, Lon Chaney Jr., Boris Karloff, Buster Keaton, James Coburn, Ed Asner, Joey Heatherton, Tuesday Weld, Slim Pickens, William Shatner, DeForest Kelly y muchos otros. La serie se emitió de 1960 a 1964.

La Ruta 66 se creó en 1926. Al final se convirtió en una de las carreteras más famosas de EE.UU. Como se puede imaginar, tras la construcción de la carretera se establecieron innumerables negocios a lo largo de la misma. Entre ellos había moteles, restaurantes, locales de comida rápida, atracciones turísticas e innumerables tiendas. El primer McDonald's se encontraba en la Ruta 66, en San Bernardino, California. De hecho, según la Wikipedia, el primer restaurante de comida rápida, Red's Giant Hamburg, estaba situado en la Ruta 66 en Springfield, Missouri.

La mayoría de esos negocios acabaron siendo destruidos por el mayor proyecto socialista de la historia de Estados Unidos: el Sistema de Autopistas Interestatales, un enorme proyecto federal de obras públicas que se inspiró en el sistema de autopistas de la Alemania nacionalsocialista (es decir, nazi). Este programa socialista masivo comenzó en la década de 1950 bajo la administración de Eisenhower.

Hoy en día, es fácil para los socialistas señalar el Sistema de Autopistas Interestatales y exclamar: «Miren lo que hicimos los socialistas para facilitar el transporte dentro de Estados Unidos».

Sin embargo, como en todos los proyectos socialistas, es necesario ver también lo que no se ve de los proyectos socialistas.

Para empezar, ¿cuál es una de las principales quejas de los estatistas hoy en día? ¿No es la contaminación del aire? Pues bien, adivinen cuál es una de las principales causas de la contaminación atmosférica. Son los automóviles. El Sistema de Autopistas Interestatales fue una gigantesca subvención a la industria del automóvil. Ha sido una de las principales causas —si no la principal— del enorme número de coches contaminantes que se han vendido en los últimos 70 años. Esa es una de las consecuencias invisibles de este enorme programa socialista.

Además, el Sistema de Autopistas Interestatales sesgó totalmente el transporte en dirección a los automóviles. Si no se hubiera construido, es prácticamente seguro que el sistema de transporte americano se habría desarrollado de forma muy diferente y más equilibrada. Los viajes en tren, por ejemplo, probablemente se habrían convertido en un sistema de transporte de pasajeros muy sofisticado, que no habría implicado tantos automóviles que producen contaminación. Esa es otra de las consecuencias invisibles de este enorme programa socialista.

Una de las mayores consecuencias invisibles de este programa socialista masivo fue el gran número de personas que empobreció. La mayoría de los propietarios de todos esos moteles, restaurantes, establecimientos de comida rápida, tiendas y atracciones turísticas vieron destruidos sus negocios en el momento en que se abrió un segmento del Sistema de Autopistas Interestatales en las cercanías. Esto se debe a que los viajeros optaron por el nuevo Sistema de Autopistas Interestatales en lugar del antiguo sistema de carreteras.

También está toda la gran cantidad de sufrimiento que se infligió a la gente a través de la toma forzosa de sus hogares y negocios en todo el país a través del dominio eminente. Barrios enteros, algunos de los cuales habían existido durante décadas, fueron destruidos para dar paso a este programa socialista masivo. Es sólo otro ejemplo de las consecuencias invisibles del socialismo.

La Constitución no otorgaba al gobierno federal el poder de establecer un Sistema de Autopistas Interestatales (o, en realidad, ninguna carretera o autopista). Pero este fue un período en el que el poder judicial federal, así como el pueblo americano, ignoraban las restricciones constitucionales al poder federal. De hecho, cuando Eisenhower dijo que los federales tenían autoridad para erigir ese programa socialista masivo como parte del fraude de «defensa» de la Guerra Fría, casi nadie se opuso.

Y ahora, los americanos se enfrentan a los enormes costes de mantener, mejorar y actualizar este enorme proyecto socialista.

Una de las mejores cosas que podría hacer el gobierno federal es vender el Sistema de Autopistas Interestatales a propietarios privados. No sería una solución perfecta ni mucho menos. La mejor solución habría sido no construirla nunca. Pero dado que ahora existe, ponerlo bajo propiedad privada no sólo mejoraría el sistema de autopistas, sino que también sería más coherente con la herencia americano de la propiedad privada y el libre mercado.

Este artículo fue publicado originalmente por la Future of Freedom Foundation.

Author:

Jacob G. Hornberger

Jacob G. Hornberger is founder and president of The Future of Freedom Foundation.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire