Mises Wire

Home | Wire | La tecnología por sí sola no acabará con la pobreza. Necesitamos ahorro primero.

La tecnología por sí sola no acabará con la pobreza. Necesitamos ahorro primero.

  • getty

Etiquetas Dinero y BancaTeoría de la Producción

02/16/2021

Según algunos comentaristas, como el Premio Nobel de Economía Paul Romer, los conocimientos técnicos son la clave del crecimiento económico. Pero si esto es así, ¿por qué las economías del tercer mundo siguen siendo pobres? Al fin y al cabo, los individuos de estas economías tienen acceso a los mismos conocimientos técnicos que el mundo desarrollado.

Sin embargo, un examen cuidadoso muestra que un motor clave del crecimiento económico es el fondo de bienes de consumo, o el fondo de subsistencia.

Bienes de consumo y crecimiento económico

Para mantener la vida y el bienestar, el hombre debe disponer de una cantidad adecuada de bienes de consumo final. Sin embargo, estos bienes no son fáciles de conseguir, sino que hay que extraerlos de la naturaleza. Sin herramientas a su disposición, el hombre sólo puede obtener de la naturaleza los bienes mínimos para su supervivencia. Este principio puede ilustrarse con un ejemplo sencillo.

Por ejemplo, tomemos a un individuo, Juan, varado en un bosque. Para mantenerse con vida, debe recoger algunas manzanas de un manzano. Las manzanas son el único bien del que dispone para mantenerse. Digamos que, trabajando veinte horas al día, Juan consigue asegurarse veinte manzanas, que le mantienen con vida. Las veinte manzanas que Juan ha conseguido de la naturaleza son su fondo de subsistencia, que le mantiene.

Siendo un individuo sofisticado, Juan se da cuenta de que si tuviera un palo especial sería más productivo. Su producción diaria de manzanas podría ser de cuarenta (es decir, el doble de su producción actual).

El problema, sin embargo, es que el palo no está disponible: hay que fabricarlo. Se necesitan dos días de trabajo para fabricar el palo. Si Juan decidiera fabricar el palo, tendría un problema. Si dedicara su tiempo a fabricar el palo, no podría recoger las manzanas que necesita para seguir vivo.

La forma de salir de este dilema es que Juan reserve una manzana al día durante los próximos cuarenta días. Guardando una manzana de su producción diaria y aguantando el hambre, al cabo de cuarenta días tendrá una reserva adecuada de manzanas que le servirá de sustento mientras se dedica a fabricar el palo especial. (Hacemos aquí la suposición poco realista de que las manzanas pueden conservarse en forma comestible durante cuarenta días para ilustrar la importancia del ahorro).

Así, al cabo de cuarenta días, el fondo de subsistencia de Juan estará compuesto por cuarenta manzanas, que le servirán mientras fabrica el palo especial. Podemos ver aquí que las cuarenta manzanas ahorradas o no consumidas permiten la fabricación del palo, lo que aumenta la producción futura de manzanas y eleva el nivel de vida de Juan.

Modifiquemos ligeramente el ejemplo anterior y presentemos a otro individuo, Rob, que se especializa en la fabricación de los palos especiales. Como es un experto en la fabricación de palos, sólo tarda un día en fabricar el palo especial que necesita Juan. Rob también tiene que disponer de veinte manzanas al día para mantenerse. Ahora, en lugar de ahorrar cuarenta manzanas, John necesita ahorrar sólo veinte, lo que le permitirá contratar los servicios de Rob.

Obsérvese que las veinte manzanas ahorradas por Juan sostienen a Rob el fabricante de palos, mientras que Juan se mantiene con su producción diaria actual de manzanas, que también es de veinte manzanas.

Obsérvese que la fabricación del palo es una carga: Juan tiene que hacer un sacrificio y guardar veinte manzanas, poniendo así en peligro su salud y bienestar. Sin embargo, al cabo de veinte días podrá utilizar el palo, lo que le permitirá duplicar su producción de manzanas. Si sigue consumiendo veinte manzanas al día, esto permitirá a Juan aumentar su fondo de subsistencia.

Así, el primer día, el fondo de subsistencia de Juan será de cuarenta manzanas, de las cuales veinte se destinan al consumo inmediato y veinte se ahorran. El segundo día, su fondo consistirá en veinte manzanas ahorradas más cuarenta manzanas más de la producción actual, es decir, ahora tiene sesenta manzanas en su fondo, de las cuales veinte se consumen y cuarenta se ahorran. Al tercer día, su fondo tendrá ochenta manzanas (es decir, cuarenta manzanas de su producción diaria y cuarenta de sus ahorros). De esto Juan consumirá veinte manzanas y ahorrará sesenta, etc. A medida que el fondo de subsistencia se amplía, Juan puede contratar los servicios de otras personas que mantengan y mejoren su estructura de producción, y así puede aumentar aún más su producción de manzanas.

El fondo de subsistencia

El estado del fondo de subsistencia determina la calidad y la cantidad de las distintas herramientas que se pueden fabricar. Si el fondo sólo alcanza para un día de trabajo, no se puede realizar una herramienta que requiera dos días de trabajo.

El tamaño del fondo establece el límite de los proyectos que pueden llevarse a cabo. También significa que el tamaño del fondo determina el crecimiento económico. (A medida que el fondo aumenta, permite una mayor producción de manzanas).

Sobre esto, Richard von Strigl escribió:

Supongamos que en algún país hay que reconstruir completamente la producción. Los únicos factores de producción de que dispone la población, además de los trabajadores, son los que proporciona la naturaleza. Ahora bien, si la producción ha de llevarse a cabo mediante un método indirecto, supongamos que de un año de duración, es evidente que la producción sólo puede comenzar si, además de estos factores de producción originarios, se pone a disposición de la población un fondo de subsistencia que garantice su alimentación y cualquier otra necesidad durante un período de un año.... Cuanto mayor sea este fondo, mayor será el tiempo en el que se podrá emprender el factor de producción indirecto y mayor será la producción. Es evidente que, en estas condiciones, la duración «correcta» del método de producción en círculo viene determinada por la cuantía del fondo de subsistencia o por el período de tiempo para el que este fondo es suficiente.1

La esencia del fondo de subsistencia con respecto al individuo Juan puede ampliarse para incluir a muchos individuos que comercian entre sí. Juan, que produce manzanas, puede ahora conseguir carne y ropa de otros individuos. Esto significa que el fondo de subsistencia comprende ahora una mayor variedad de bienes finales listos para el consumo humano. Según Eugen von Böhm-Bawerk:

Toda la riqueza de la comunidad económica sirve como fondo de subsistencia, o fondo de anticipos, y, de él, la sociedad extrae su subsistencia durante el período de producción habitual en la comunidad.2

Obsérvese de nuevo que la mejora de las infraestructuras es lo que pone en marcha el crecimiento económico. A su vez, la mejora de las infraestructuras puede tener lugar gracias al aumento del fondo de subsistencia. Por lo tanto, cualquier cosa que debilite el fondo de subsistencia socava las perspectivas de crecimiento económico. Una vez más, los individuos que participan en las distintas etapas de la producción necesitan acceder a los bienes de consumo final, es decir, a un fondo de subsistencia, para poder vivir.

Obsérvese de nuevo que la parte del conjunto de bienes de consumo destinada a la ampliación y el mantenimiento de la infraestructura también se considera un ahorro real. La mejora de las infraestructuras permite no sólo el aumento de los bienes de consumo, sino también la introducción de diversos servicios que antes no estaban disponibles.

Sin la reserva de bienes de consumo, las nuevas ideas no pueden generar crecimiento económico

A la luz de esto, podemos ver que las nuevas ideas pueden hacer muy poco por el crecimiento económico real sin un grupo de bienes de consumo en expansión.

En Hombre, economía y Estado, Murray Rothbard dice que la tecnología, aunque es importante, debe funcionar siempre a través de la inversión de capital para generar crecimiento económico. Sobre esta cuestión, Rothbard hace referencia a Mises, quien dice que

Lo que falta en estos países [subdesarrollados] no es el conocimiento de los métodos tecnológicos occidentales («know how»); eso se aprende fácilmente. El servicio de impartir conocimientos, en persona o en forma de libro, puede pagarse fácilmente. Lo que falta es el suministro de capital ahorrado necesario para poner en práctica los métodos avanzados.3

Por lo tanto, independientemente de los conocimientos que tengamos y de las diversas ideas tecnológicas, sin una reserva creciente de ahorro real, el crecimiento económico no va a surgir.

Es a través de la expansión de la reserva de ahorro real que es posible un aumento del stock de bienes de capital. El aumento de los bienes de capital permite que surja el aumento del crecimiento económico.

Por ejemplo, para fabricar una herramienta determinada, el fabricante de herramientas debe tener una idea de cómo fabricar dicha herramienta. Sin embargo, la idea por sí sola no será suficiente para fabricar la herramienta. Es necesario producir varios elementos para fabricar la herramienta antes de poder ensamblarla.

En las distintas etapas de la producción, es decir, en las etapas intermedias y finales, los individuos que se emplean en estas etapas deben ser apoyados por los bienes de consumo final, que los sostienen.

Sin la asignación de bienes de consumo, es decir, de ahorro real, hacia los individuos empleados en las distintas etapas de la producción, no se pueden fabricar herramientas que mejoren la productividad, a pesar de los conocimientos técnicos sobre cómo fabricarlas.

  • 1. Richard von Strigl, Capital y producción, trad. Margaret Rudelich Hoppe y Hans-Hermann Hoppe y ed. Jörg Guido Hülsmann (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2000), p. 7.
  • 2. Eugen von Böhm-Bawerk, The Positive Theory of Capital (Nueva York: Macmillan, 1891), bk, 6, chap. 5.
  • 3. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State with Power and Market, 2d scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2009), p. 542.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire