Mises Wire

Home | Wire | La nueva pandemia de China: una crisis de impago de bonos

La nueva pandemia de China: una crisis de impago de bonos

  • iceberg

05/25/2021

China fue uno de los primeros países importantes en recuperarse del colapso económico inducido por el coronavirus, pero ¿a qué precio? El país ha asumido enormes niveles de deuda pública y privada, ha relajado la política monetaria y ha emitido miles de millones de dólares en nuevos bonos. Sin embargo, mientras la segunda economía del mundo intenta volver a sus días de gloria anteriores a la crisis, Beijing podría enfrentarse a una nueva pandemia que podría tener un efecto arrollador en los mercados financieros nacionales y extranjeros: Una crisis de impago de bonos. Una vez más, cuando China estornuda, el mundo se resfría.

¿El gran impago?

El mercado de bonos chino se encuentra en un punto de presión con niveles de liquidez cada vez más ajustados. Aunque todavía no se ha producido una venta masiva en el segundo mercado de bonos del mundo, todos los indicadores apuntan a que será inevitable. Las autoridades están desesperadas por aplicar más disciplina financiera y transparencia en el ámbito de la deuda, pero podría ser un caso de demasiado poco, demasiado tarde.

Las empresas chinas están dejando de pagar los bonos locales al ritmo más rápido registrado. En lo que va de año, las empresas, desde las aerolíneas hasta los promotores inmobiliarios, han dejado de pagar unos 16.000 millones de dólares en bonos interiores. Este es el cuarto año consecutivo en que los impagos superan la marca de 15.000 millones de dólares, pero normalmente han cruzado este umbral en septiembre, no en abril.

Por un lado, estos impagos forman parte de un mercado de bonos robusto porque pone de manifiesto la eficiencia y la transparencia. Por otro lado, las fuentes de estos impagos generan una profunda preocupación: El sector inmobiliario representó aproximadamente una cuarta parte de todos los impagos.

Además, los impagos de los bonos en el extranjero están empezando a aumentar, sumando cerca de 4.000 millones de dólares en el primer trimestre. ¿Están los inversores extranjeros, que están rescatando a China, preocupados por esta tendencia? Hasta ahora, los inversores extranjeros se han visto atraídos por las primas de rendimiento y el fortalecimiento del yuan. A finales de abril, las tenencias extranjeras de bonos del Estado superaban los 326.000 millones de dólares, tras un fuerte descenso en marzo. Los extranjeros podrían inyectar algo de liquidez al mercado de bonos, pero ese respiro podría ser efímero.

El índice Li Keqiang, una medida económica alternativa que tiene en cuenta el consumo de electricidad, el volumen de carga ferroviaria y los préstamos bancarios, se encuentra en su punto más alto de la década. Al parecer, el mercado de bonos de China va a la zaga de estos indicadores, lo que se traduce en un aumento de los tipos a corto plazo. Los precios de producción se están disparando, y han señalado una conexión directa con los rendimientos de los bonos del Estado, incluso más que los precios al consumo. Además, los mercados de tipos de interés a corto plazo están notando las tendencias, moviéndose cada vez más al alza y sugiriendo que las condiciones de liquidez más estrictas están en el horizonte.

¿Los políticos al rescate?

A finales del año pasado, Yongcheng Coal & Electricity Holding Group, un operador minero de propiedad estatal en la provincia de Henan, no emitió un pago de capital o de intereses de un papel comercial con calificación AAA por valor de casi 152 millones de dólares. Esto desencadenó el pánico y el desplome de los precios de los bonos. Fue un gran problema por dos razones: el tamaño de la empresa estatal y el hecho de que era otra empresa de alto perfil con vínculos directos con el gobierno central. En 2020, hubo más de 100 impagos de bonos corporativos.

Ahora que la tasa de impago de los bonos corporativos vuelve a aumentar, ¿intervendrán los responsables políticos? Por ahora, la respuesta puede ser no, porque los funcionarios podrían tener otros dolores de cabeza de los que preocuparse, como los elevados precios de los activos y los crecientes niveles de deuda. Además, según Jean-Charles Sambor, responsable de la deuda de los mercados emergentes en BNP Paribas Asset Management, los funcionarios están intentando cambiar la mentalidad de los inversores, según declaró a Bloomberg:

Los responsables políticos están dispuestos a trazar una línea en la arena entre lo que es sistémico y lo que no lo es. Quieren inyectar más riesgo crediticio en el sistema y cambiar la mentalidad de los inversores, obligándoles a fijarse más en el riesgo crediticio autónomo en lugar de especular sobre la probabilidad de recibir apoyo del gobierno central.

Pero, ¿qué ocurre cuando los impagos empiezan a afectar a los municipios? El distrito de Zunyi Bozhu, un condado de la provincia suroccidental china de Guizhou, no pagó un bono con un principal de unos 40 millones de dólares. Este fue el primer impago de bonos municipales en China este año, y los expertos advierten que podrían producirse algunos más en el mercado de bonos municipales de 1,65 dólares en los próximos 12 a 18 meses.

En última instancia, el mercado de bonos está en desorden, y lo único que podría mantenerlo a flote son las personas de fuera y los rescates.

La China post-COVID necesita reparaciones

En todo el país, los agujeros que se abren amenazan con revertir la recuperación posterior al coronavirus. Ya sea por los riesgos crediticios o por los problemas ocultos de la deuda, el titán de la economía china tendrá que dirigir la nación en una nueva dirección si quiere evitar estrellarse contra múltiples icebergs. Esto será un reto para los funcionarios, ya que todavía están tratando de encubrir las distorsiones, los rescates, los zombis y las crisis de antes de la crisis de salud pública COVID-19. Y el presidente Xi Jinping necesitará algo más que un plan quinquenal comunista de facto para lograr esta hazaña.

Publicado originalmente por LibertyNation.

Author:

Andrew Moran

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire