Mises Wire

Home | Wire | La libertad de los individuos sigue siendo importante, incluso si los guerreros del COVID dicen que no lo es

La libertad de los individuos sigue siendo importante, incluso si los guerreros del COVID dicen que no lo es

  • ld

Etiquetas Filosofía y MetodologíaPraxeología

05/02/2020

De 2009 a 2012, impartí un curso de introducción a la economía escolar austriaca en la Universidad de Iowa. El primer día de clase, les decía a mis estudiantes que la escuela austriaca cambiaría la forma en que miraban el mundo, no sólo desde una perspectiva económica, sino desde una perspectiva de vida general. Nada volvería a parecer lo mismo. Aprenderían a pensar por sí mismos y no caerían presas de toda la propaganda del gobierno, de los medios de comunicación, y de las opiniones mal pensadas de amigos y conocidos. Por supuesto, eso no hace que uno sea la persona más popular en un cóctel.

Individualismo metodológico vs. colectivismo

Yo explicaría que la ciencia económica se encuentra dentro de la ciencia general de la acción humana. Toda acción es individual, subjetiva y con un propósito. Ludwig von Mises utilizó la frase individualismo metodológico para explicar las bases de lo que se puede saber sobre la economía en particular y la acción humana en general. Es el individuo, y no el grupo, el que intenta alcanzar un mayor nivel de satisfacción tal y como lo percibe en cualquier momento. Por supuesto, estas «preferencias» son subjetivas, lo que significa que sin duda son diferentes para diferentes personas y están sujetas a cambios constantes dentro del propio individuo. (Considere el deseo subjetivo de un vaso de agua después de cortar el césped en un día caluroso. En ese momento, un vaso de agua fría ocupa un lugar muy importante en la escala de preferencias individuales de una persona, pero desciende por la escala una vez que la sed está satisfecha. Otros pueden no estar satisfechos con un vaso de agua; tal vez sólo una cerveza fría o una limonada servirá).

No existe la acción humana «en grupo», como los americanos eligieron vender acciones la semana pasada, a los franceses les gusta ir a la Riviera en agosto, o Alemania declaró la guerra a América el 11 de diciembre de 1941. Algunos estadounidenses pueden haber vendido acciones la semana pasada, y algunos franceses van a la Riviera cada agosto, y ciertas personas que controlan el gobierno alemán aprobaron una resolución declarando la guerra a los Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941. Los agregados no actúan; sólo los individuos actúan. La acción colectiva es una falacia, como explicó Ludwig von Mises. Al principio esto parece extraño, pero al reflexionar más se hace evidente y muchas declaraciones falsas son destronadas. Por ejemplo, los principales medios de comunicación se destacan por titulares como «Los estadounidenses temen al virus de la coronación», una declaración sin sentido, ya que no existe una entidad como los «estadounidenses», sólo personas individuales que viven en los Estados Unidos. El temor a contraer el coronavirus que se atribuye a los estadounidenses en general varía individualmente, desde el miedo a no salir de casa hasta casi ningún temor.

El problema de las restricciones gubernamentales

Dado que toda acción es individual, intencionada y subjetiva, en el caso de una crisis es imposible que el Estado tome una acción colectiva que no sea coercitiva para casi todos. El coronavirus es un ejemplo de ello. En la actualidad (16 de abril de 2020), cuarenta y uno de los cincuenta estados de los Estados Unidos han declarado alguna forma de lo que se denomina una «paralización». Las empresas supuestamente «no esenciales» deben permanecer cerradas, y existen varias restricciones a la circulación e interacción de la población. El propósito declarado en todos los casos es «detener la propagación» del virus.

Sin embargo, no hay manera de que un burócrata del Estado sepa qué compras y qué negocios son realmente «esenciales». El individuo mismo debe decidir qué acción tomará o no tomará para evitar contraer la enfermedad Y satisfacer sus otras preferencias, como mantener un techo sobre su cabeza y alimentar a su familia. Si fuera la preferencia de todas las personas aislarse, cerrar sus negocios, no frecuentar empresas, negarse a presentarse a trabajar o negarse a socializar con sus amigos y vecinos, entonces el Estado no necesitaría aplicar ninguna de estas medidas. La única conclusión que se puede sacar es que las restricciones impuestas por el Estado son violaciones de las preferencias de muchas personas. Dado que es sólo el individuo el que actúa a propósito y no los grupos, las restricciones del gobierno a estos individuos son ilógicas y no pueden ser justificadas.

El hombre es un fin y nunca un medio para un fin

La supresión de la propagación o la letalidad del virus es el resultado de la acción humana individual y no es un fin en sí mismo que justifique el uso del hombre como medio. Immanuel Kant lo expresó mejor en su principio de humanidad, es decir, que el hombre es un fin y nunca debe ser tratado como un medio para un fin. Los individuos tienen preferencias diferentes, y sólo el individuo puede determinar lo que es y no es en su propio interés. Un individuo que desee mantener su negocio abierto sólo tratará con otros que individualmente deseen patrocinar su negocio. El propietario del negocio y sus clientes pueden tomar las medidas de protección que consideren mutuamente apropiadas. Nadie está obligado a patrocinar un negocio que crea que no está tomando las medidas de seguridad adecuadas, y los propietarios de negocios pueden exigir a los clientes que tomen algún tipo de acción de protección para obtener sus bienes o servicios. Todos los individuos han expresado sus preferencias, ya que sólo cada uno puede determinarlas por sí mismo. Esto es totalmente coherente con el principio de humanidad de Kant y el reconocimiento de la ciencia económica austriaca de que la sociedad avanza a través de la cooperación social mediante la división del trabajo. En otras palabras, no puede existir un objetivo colectivo establecido por el gobierno. El gobierno está compuesto sólo por individuos que expresan sus propias preferencias. Pero cada individuo expresa su propia preferencia a través de la interacción cooperativa con otros individuos. Nadie, ni siquiera el Estado, puede obligar éticamente a la gente a actuar en contra de sus preferencias. Esto es una violación del imperativo categórico de Kant, de que cada persona debe actuar sólo como si su acción fuera una ley universal. En otras palabras, todos deben obedecer siempre y en todas partes la Regla de Oro.

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire