Mises Wire

Home | Wire | La izquierda de Canadá está empujando a algunos albertanos a ver los beneficios de la secesión

La izquierda de Canadá está empujando a algunos albertanos a ver los beneficios de la secesión

  • Alberta field

Etiquetas Descentralización y secesión

07/26/2021

Las conversaciones sobre el separatismo no se limitan a Estados Unidos.

Cuando se habla de Canadá en el discurso político, suele hacerse para yuxtaponer su relativa estabilidad a la de EEUU. A menudo se presenta como la versión más tranquila y socialmente estable de EEUU, y Canadá se ha convertido en el favorito de los progresistas americanos. Incluso algunas celebridades americanas, atrapadas en la histeria de la exitosa carrera del expresidente Donald Trump en 2016, insinuaron la posibilidad de mudarse a Canadá. Sin embargo, las visiones convencionales de los países extranjeros pueden ser bastante engañosas.

Las últimas semanas han sido bastante agitadas en Canadá. La controversia se inició tras el descubrimiento de supuestas fosas comunes de las Primeras Naciones cerca de los antiguos emplazamientos de cuatro internados indígenas canadienses en las provincias de Manitoba, Columbia Británica y Saskatchewan. Aunque cada vez hay más pruebas de que estos descubrimientos no apuntan a un acto genocida infligido a la población indígena de Canadá, la izquierda radical siguió su rutina habitual abalanzándose al instante sobre los descubrimientos y utilizándolos como pretexto para quemar iglesias y derribar monumentos de personajes históricos famosos en todo Canadá.

La tibia respuesta del gobierno canadiense a esta oleada de violencia ha recordado a muchos canadienses lo alejados que están los dirigentes de Ottawa de los sectores de derecha de las provincias occidentales de Canadá. La última oleada de iconoclasia izquierdista probablemente echará más leña al fuego separatista que se viene gestando en las praderas canadienses desde hace tiempo.

El creciente descontento de las praderas canadienses con el gobierno federal

Tradicionalmente, el separatismo en Canadá se ha asociado a los movimientos de la provincia francófona de Quebec para separarse del Canadá anglófono y formar su propia nación. Sin embargo, algunas partes del Canadá anglófono no están de acuerdo con Ottawa y su visión culturalmente izquierdista, sobre todo la provincia de Alberta.

Alberta, enclavada entre Columbia Británica y Saskatchewan, y con Montana como frontera al sur, ha experimentado un sentimiento de «alienación occidental», considerándose excluida de los asuntos políticos, que suelen estar dominados por las provincias centrales de Ontario y Quebec.

Desde que el primer ministro Justin Trudeau asumió el cargo en 2015, las facciones de la derecha canadiense se han polarizado tanto y están tan desencantadas con las vías políticas convencionales que ahora están considerando la idea del separatismo en Alberta. El conflicto en cuestión tiene un componente económico y cultural.

De las provincias de las praderas, Alberta es conocida por su vena independiente. En mi correspondencia con Fergus Hodgson, director de la organización de investigación de nueva creación Econ Americas y especialista en asuntos políticos canadienses, aludió a las marcadas diferencias culturales e ideológicas de Alberta con respecto a las provincias más pobladas y cosmopolitas de Ontario y Quebec.

Hodgson llamó la atención sobre una cultura única de individualismo rudo en Alberta que no es muy diferente de la que se observa en estados del oeste montañoso como Wyoming, Montana e Idaho. Por el contrario, el Canadá laurentino (Ontario y Quebec) adopta a fondo las costumbres PC imperantes, características de las regiones metropolitanas de todo el Oeste. Para los izquierdistas de moda en el Canadá laurentino, Alberta es un remanso que no ha sido suficientemente asimilado en la mente de la colmena del PC. Para alcanzar ese objetivo universalista, es probable que el Estado canadiense tenga que realizar cada vez más intervenciones terapéuticas para «corregir» las deficiencias percibidas por los albertanos recalcitrantes.

El carácter polarizador de la política energética canadiense

En términos de economía energética, los intereses de Alberta y Ottawa no podrían estar más alejados. La manía de la energía verde es fuerte en el Gran Norte Blanco y ha irritado a los canadienses de las praderas, que dependen de la industria del gas natural para su subsistencia. Según cifras del gobierno canadiense, Alberta produce el 71% del gas natural comercializable en Canadá. Canadá posee las terceras mayores reservas probadas de petróleo del mundo, que se concentran principalmente en las arenas bituminosas de Alberta y Saskatchewan.

Las tensiones entre el gobierno federal canadiense y sus provincias occidentales en materia de política energética se remontan a tiempos pasados. Grant Wyeth, de World Politics Review, detalló cómo Ottawa y las provincias occidentales se enfrentaron por la política energética a principios de la década de los ochenta, cuando el padre de Justin Trudeau, el entonces primer ministro Pierre Trudeau, estableció un programa energético nacional cuyo objetivo era mantener bajos los costes de la energía para los consumidores canadienses, dar a los sectores industriales del país una base energética fiable y redistribuir los ingresos de la industria petrolera a las provincias más humildes del país. Esta última parte del plan enfureció a las provincias occidentales, que consideraban que Ottawa se apropiaba del poder económico y político a sus expensas.

A todos los efectos, los albertanos tienen motivos para cuestionar la naturaleza de su relación con Ottawa. Según las cifras a las que hace referencia el estratega geopolítico Peter Zeihan en su libro The Accidental Superpower, el albertano medio es un contribuyente neto, que paga 6.000 dólares más al presupuesto nacional de lo que recibe en servicios. Statistics Canada también confirmó un amplio abismo en términos de los impuestos que los albertanos pagaron en 2015, cuando pagaron 27 mil millones de dólares más en el tesoro federal de lo que recibieron en servicios. Incluso en 2019, Alberta acompañó a Ontario y Columbia Británica como una de las tres provincias de Canadá que fue contribuyente neto. En otras palabras, los contribuyentes de las citadas provincias pagan más dinero a Ottawa del que reciben de vuelta en forma de gasto en programas y transferencias.

Las tensiones entre Ottawa y Alberta no desaparecen

A la vista de sus intereses contrapuestos, el choque entre Alberta y el Gobierno central era inevitable. Las tensiones entre Alberta y Ottawa llegaron a un punto álgido en 2019, cuando el primer ministro de Alberta, Jason Kenney, presentó una propuesta para crear un panel de «cortafuegos» que debatiría un escenario en el que la provincia occidental asumiría un papel más proactivo en la gestión de su programa de pensiones, la policía y las medidas de gasto, creando así un cortafuegos figurado entre ella y Ontario. El propio Kenney no es partidario de la secesión, pero su propuesta de que Alberta conserve una mayor autonomía en sus asuntos internos forma parte de un sentimiento más amplio de insatisfacción con el gobierno central que se extiende por las provincias de las praderas.

El actual gobierno de Trudeau ha seguido tensando las relaciones económicas con las provincias occidentales. En un artículo anterior en Mises, Andrew Allison observó que el «veto de Trudeau al oleoducto Northern Gateway, su propuesta de prohibición de los plásticos de un solo uso y un impuesto sobre el carbono» han dado más dolores de cabeza a los albertanos. Tampoco podemos olvidar los duros cierres del gobierno en respuesta al covid-19, una medida que sin duda ha contribuido a aumentar la polarización en la política canadiense, ya que las pequeñas empresas se ven obligadas a cerrar sus puertas y los canadienses de clase trabajadora deben soportar la ansiedad económica que conlleva el desempleo. La clase dirigente de Ontario, como todas las clases dirigentes de los centros imperiales desvinculados de sus respectivos territorios interiores, cree que sabe lo que es mejor para el resto de los canadienses, sin tener en cuenta los enormes costes asociados a sus políticas.

Además de las políticas económicamente perjudiciales a las que Ontario quiere someter a los albertanos, el actual régimen canadiense no es un ejemplo de protección de las libertades civiles. En la actualidad, el gobierno canadiense persigue la aprobación de una ley de incitación al odio en línea, con los típicos criterios nebulosos de lo que constituye la «incitación al odio», un concepto que evoluciona a diario para abarcar el discurso que incomoda a los guardianes políticos. Si se añade la intromisión económica del gobierno canadiense y su hostilidad hacia la industria del gas natural de las provincias occidentales, no es de extrañar que los albertanos vean poco a poco al gobierno de Ottawa como una fuerza de ocupación que no tiene en cuenta sus reivindicaciones locales.

Los albertanos están empezando a ver los duros costes económicos y sociales del acuerdo político en el que viven, y se están dando cuenta de que no tienen mucho en común con el régimen canadiense en su forma actual. Teniendo en cuenta todos estos factores, los albertanos tienen motivos para sentirse exasperados. La tentadora propuesta de separarse del resto de Canadá no parece tan descabellada una vez que se sopesan meticulosamente los costes sociales y económicos de permanecer en la actual unión política.

En cuanto a la opinión pública sobre la separación de Canadá, una encuesta realizada en mayo de 2020 por Northwest Research descubrió que el 41% de los encuestados está a favor de un referéndum de independencia, mientras que el 50% está en contra y el 9% está indeciso. Aunque los albertanos no estén preparados para dar el salto a la independencia a corto plazo, el sentimiento existe y podría fortalecerse con el tiempo.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a freelance writer based in Austin, Texas. Sign up for his mailing list here. Contact him via Facebook or Twitter. Get his premium newsletter here.

 
 
 
 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire