Mises Wire

Home | Wire | La importancia de la teoría económica en la comprensión de los datos históricos

La importancia de la teoría económica en la comprensión de los datos históricos

  • qs

Etiquetas Otras Escuelas de PensamientoFilosofía y Metodología

06/08/2020

Es una creencia común que la economía segura debe basarse en hechos y no en el razonamiento teórico como tal. Algunos comentaristas rechazan el análisis económico que no se deriva de los datos reales, ya que no describe los hechos de la realidad tal y como los describen los datos históricos. El uso del marco de la economía de libre mercado, sin la intervención del banco central y del gobierno y con las empresas como base para derivar conclusiones válidas, se descarta como un disparate. Después de todo, no tenemos una economía de libre mercado sin un banco central y sin la intervención del gobierno. Para que sea práctico, se sostiene, los economistas deben atenerse a los hechos.

¿Se puede establecer el estado de una economía utilizando datos históricos?

Para la mayoría de los llamados economistas prácticos, la información sobre el estado de una economía se deriva de los datos. Así, si una estadística económica como el producto interno bruto real o la producción industrial muestra un aumento visible, esto se califica como indicativo de un fortalecimiento de la economía. Por el contrario, una disminución de la tasa de crecimiento se considera un debilitamiento de la economía. Parece que observando los datos se pueden determinar las condiciones económicas, pero en realidad los llamados datos que los analistas observan son una muestra de información histórica.

De acuerdo con Ludwig von Mises en «La acción humana»:

La historia no puede enseñarnos ninguna regla general, principio o ley. No hay medios para abstraer de una experiencia histórica a posteriori ninguna teoría o teorema sobre la conducta y las políticas humanas. (págs. 41 a 49)

También, en The Ultimate Foundation of Economic Science, Mises argumentó que

Lo que podemos «observar» es siempre sólo fenómenos complejos. Lo que la historia económica, la observación o la experiencia pueden decirnos son hechos como estos: Durante un período definido del pasado el minero John en las minas de carbón de la compañía X en el pueblo de Y ganó p dólares por un día de trabajo de n horas. No hay manera de que el conjunto de estos datos y otros similares conduzca a una teoría sobre los factores que determinan la altura de los salarios. (p. 74)

Además,

El historiador no deja simplemente que los eventos hablen por sí mismos. Los ordena desde el aspecto de las ideas que subyacen a la formación de las nociones generales que utiliza en su presentación. No informa de los hechos tal y como ocurrieron, sino sólo de los hechos relevantes. (La acción humana, p. 47)

Por lo tanto, para que los datos tengan sentido, debe haber una teoría que guíe al analista en su interpretación.

La importancia de las definiciones

La clave para el análisis de los datos es establecer el sujeto de la investigación. El siguiente paso es definir ese sujeto. El propósito de la definición es determinar los factores clave que determinan el sujeto de la investigación.

Para establecer una definición, es útil retroceder lo más posible al momento en que surgió una cosa en particular. Por ejemplo, al analizar la oferta de dinero nos remontaríamos al punto en que una mercancía concreta empezó a asumir el papel de dinero. En el caso del dinero, se establecería que la gente comenzó a usar el dinero para promover el comercio de bienes por bienes.

La selección de una mercancía como dinero permitió el intercambio más eficiente. Al establecer que el dinero es el medio de intercambio también hemos establecido que las personas están pagando por un bien en términos de otros bienes con la ayuda del dinero. Sin establecer la definición de dinero, no es posible decir nada significativo sobre él y su papel en los asuntos humanos.

Por lo tanto, cuando un analista da la alarma por un fuerte aumento de la oferta de dinero, lo que desencadena esta alarma no es sólo el aumento, sino el conocimiento de que el precio de un bien es la cantidad de dinero por unidad de ese bien. Al observar un aumento en la oferta de dinero, se puede inferir que, en igualdad de condiciones, se gastará más dinero por cada bien, es decir, que los precios de los bienes van a aumentar.

La definición de dinero como medio de intercambio nos permite establecer que una vez que se inyecta, siempre hay receptores tempranos y tardíos de dinero. También podemos establecer que una vez que se inyecta, los individuos emplean el dinero para intercambiar bienes y servicios con otros individuos.

Esto nos permite establecer que habrá un lapso de tiempo antes de que la unidad de dinero llegue a los individuos subsiguientes, y así sucesivamente. Esto a su vez nos permite inferir que debido al desfase temporal y al hecho de que el precio de un bien es la cantidad de dinero por bien, es probable que un cambio en la oferta de dinero tenga un efecto retardado en varios mercados en términos de los precios de los bienes en estos mercados.

Así, según Mises en La acción humana:

Los datos de la historia no serían más que una torpe acumulación de sucesos desconectados, un montón de confusión, si no pudieran ser aclarados, ordenados e interpretados por un conocimiento praxeológico sistemático. (p. 41)

También podemos concluir que sin un marco teórico los datos no pueden decirnos las condiciones de la economía. No puede decirnos si los datos sobre el fuerte PIB se deben a la expansión de la riqueza o a la erosión del proceso de generación de riqueza. Pero una vez que hemos comprobado que las políticas monetarias laxas de los bancos centrales están detrás de las llamadas condiciones económicas fuertes, entonces, mediante una teoría, podemos establecer que esta voluntad de debilitar el proceso de generación de riqueza creando un intercambio de nada por algo. Podríamos entonces concluir que la política monetaria relajada sería una mala noticia para el bienestar de los individuos en los próximos meses.

¿Tiene sentido emplear un marco de libre mercado para evaluar una economía debilitada?

Por medio de un marco de libre mercado se pueden determinar los problemas del llamado mundo real. Por ejemplo, se puede determinar el daño que las políticas de bloqueo del gobierno para contrarrestar el coronavirus han causado a las vidas de los individuos.

En una economía de libre mercado apropiada con una separación total de la economía y el Estado, cada empresa estaría por su cuenta. Cada compañía tendría que averiguar cómo sobrevivir al daño causado por el coronavirus. En un ambiente de libre mercado, varias empresas tendrían probablemente ahorros para tiempos difíciles o seguros para grandes choques.

Además, el entorno de libre mercado siempre está sujeto a varios shocks, tanto positivos como negativos. Por ejemplo, es probable que la puesta en práctica de nuevas ideas y la introducción de nuevos productos sea un choque para las empresas que fueron demasiado lentas para adaptarse a estos cambios. La introducción de la electricidad fue un choque para los fabricantes de velas y lámparas de gas. Para sobrevivir tuvieron que adaptarse al nuevo entorno.

De la misma manera, el shock del coronavirus ha alterado el entorno en el que operaban la mayoría de las empresas. En un libre mercado, las empresas tendrían que adaptarse al nuevo escenario. Tendrían que averiguar cómo coexistir con el virus, y varias empresas surgirían para contrarrestar sus efectos dañinos en las vidas individuales. Es muy poco probable que las empresas practiquen la pasividad introduciendo cierres. Por el contrario, se enfrentarían al nuevo entorno y tratarían de sacarle el máximo provecho, lo que necesitarían para sobrevivir.

En una economía de mercado no libre, que se ve obstaculizada por la interferencia del gobierno y del banco central, no se permite a las empresas contrarrestar eficazmente los efectos secundarios del coronavirus. De hecho, los confinamientos están paralizando a las empresas e impidiendo la aparición de una forma eficaz de contrarrestar los efectos secundarios del virus.

Lo que agrava aún más el daño infligido por los confinamientos es el bombeo monetario masivo de los bancos centrales para evitar la quiebra de varias empresas. ¿Deberían el Estado y el banco central proporcionar apoyo a varias empresas?

Mucha gente simpatiza con la idea de que el Estado y el banco central deberían proporcionar apoyo a las empresas para mantenerlas con vida. Sin embargo, ni el gobierno ni el banco central son verdaderas entidades generadoras de riqueza. Por consiguiente, no están en posición de proporcionar ninguna ayuda. Todo lo que pueden hacer es tomar de un individuo para dárselo a otro. ¿Con qué criterio decidirá el gobierno cuánto tomar de A para dar a B?

Asimismo, cuando el banco central emprende un agresivo bombeo monetario para reducir las dificultades de liquidez de varias empresas, se pone en marcha la transferencia de los ahorros reales de los generadores de riqueza a los poseedores del dinero recién inyectado. Esto socava el proceso de generación de riqueza real y, por consiguiente, debilita los cimientos de la economía. Además, la interferencia del gobierno y del banco central impide que las empresas se ajusten al nuevo entorno creado por el coronavirus.

Todas estas conclusiones se derivan del empleo del marco del libre mercado.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire