Mises Wire

Home | Wire | La hora feliz puede ser un poco más feliz

La hora feliz puede ser un poco más feliz

  • margaritas

Etiquetas Historia de EEUU

«Son las cinco de la tarde en algún lugar», dice la canción y la historia. Esta frase es utilizada por aquellos que desean justificar el consumo de alcohol en algún momento durante el día en lugar de esperar hasta las horas habituales de la tarde.

Pero una hora feliz no siempre es solo una hora.

En treinta y nueve de los cincuenta estados, algunos restaurantes, bares y clubes nocturnos tienen hora feliz de 5 a 7 de lunes a viernes, o en algún otro período de tiempo que sea más de una hora. Durante la hora feliz, se ofrecen bebidas y comida con descuento y, a veces, junto con otros beneficios.

Sin embargo, en once de los cincuenta estados de la «tierra de los libres», no hay hora feliz. Las prohibiciones de la hora feliz están vigentes en los estados de Alaska, Delaware, Hawaii, Indiana, Maine, Massachusetts, Carolina del Norte, Oklahoma, Rhode Island, Utah y Vermont.

Pero la hora feliz puede estar volviéndose un poco más feliz.

En la Mancomunidad de Massachusetts, el representante estatal para el vigésimo sexto distrito de Middlesex,  Mike Connolly, que se describe a sí mismo como «activista, abogado, inquilino, orgulloso demócrata progresista y miembro de la DSA», ha presentado un proyecto de ley (HD.3896) para «revisar el prohibición estatal de Happy Hour, vigente desde 1984». El proyecto de ley es técnicamente «una ley que proporciona un alivio inmediato y a largo plazo para restaurantes y bares en respuesta a la pandemia de COVID-19». Connolly cita una nueva encuesta de Massachusetts que muestra que «el 70% de los residentes de Massachusetts [encuestados] apoyan que los bares y restaurantes ofrezcan bebidas con descuento después del trabajo».

 Sin embargo, el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, dijo que no estaba interesado en revertir la prohibición debido a las «experiencias horribles, horribles y terribles que ocurrían con mucha regularidad y que venían con las horas felices en el pasado».

Sorprendentemente, el grupo de defensa Madres Contra la Conducción en Ebriedad (MADD) dice que no tiene una posición sobre si debe levantarse la prohibición de la hora feliz: «El MADD no está en contra del consumo de alcohol por mayores de 21 años. Es simplemente que si bebes, no conduzcas. Se trata de tomar la decisión correcta, planificar con anticipación si sus planes incluyen alcohol y usar un viaje compartido o tener un conductor designado».

La prohibición se introdujo en Massachusetts después de un incidente que ocurrió en el estacionamiento de un centro comercial Braintree la noche del 9 de septiembre de 1983:

Ese viernes por la noche, Kathleen Barry, de 20 años, de Weymouth, se reunió con sus amigos en Ground Round, donde habían ganado jarras de cerveza gratis en un juego de «nombra la melodía», según un artículo del Boston Herald y George McCarthy, entonces presidente de la Comisión de Control de Bebidas Alcohólicas [ABCC].

Después de salir del bar, Barry y un amigo se subieron al sedán Chevrolet 1975 de otro amigo para dar un paseo por el estacionamiento de King's Plaza en Braintree, según un relato del Boston Herald. Barry cayó debajo del auto y fue arrastrada 50 pies, rompiéndole el cuello, brazos y piernas. El conductor había consumido al menos siete cervezas, según la ABCC.

Como resultado, el 21 de noviembre de 1984, el entonces gobernador Michael Dukakis «aprobó una nueva regulación de la ABCC que prohibía a los bares repartir bebidas gratis, vender más de dos bebidas a la vez a una persona, ofrecer bebidas con descuento u ofrecerlas como premios.» En ese momento, Massachusetts era el único estado que prohibía las horas felices, pero la prohibición pronto se extendió a otros veinte estados.

Pero tenga en cuenta que el problema aquí no era   que el gobierno buscara limitar la cantidad de bebidas alcohólicas que alguien podía consumir durante un período determinado. El verdadero problema era el precio de las bebidas. De hecho, las leyes de la hora feliz no dicen que los clientes del bar pueden comprar solo x número de bebidas durante la hora feliz. Por el contrario, cualquier persona puede ir a un bar durante la hora feliz y comprar la cantidad de bebidas que desee, siempre que esté dispuesto a pagar el precio completo. Todas estas leyes generalmente dicen que las bebidas alcohólicas no se pueden descontar durante un tiempo en particular.

Entonces, en realidad, las leyes de la hora feliz son simplemente otro intento del gobierno para regular los precios. Por lo tanto, estas leyes están relacionadas con las leyes de aumento de precios, las leyes de préstamos y precios predatorios, las leyes de dumping y las leyes de reventa de boletos.

La diferencia entre las leyes de la hora feliz y estas otras leyes de control de precios es la razón que da el gobierno para justificar la ley. Los gobiernos de todos los estados se han encargado de regular, controlar e incluso prohibir el alcohol y todo tipo de cosas asociadas con el alcohol.

Los gobiernos regulan el precio, la fabricación, la distribución y la venta de alcohol; los horarios de apertura y cierre de bares y restaurantes que sirven alcohol; los días de la semana en los que se puede vender alcohol; las horas del día en las que se puede vender alcohol; y la edad para beber. Treinta y tres estados permiten que las localidades prohíban la venta de bebidas alcohólicas. Diecisiete estados son estados de «control de bebidas alcohólicas», en los que el gobierno estatal controla la venta al por mayor y, a menudo, la venta al por menor de bebidas espirituosas destiladas y, en algunos casos, cerveza y vino.

Lo que es aún más trágico de todo esto es que la mayoría de los americanos aceptan el papel del gobierno como guardián del alcohol.

En una sociedad libre, sin embargo, los fabricantes, distribuidores y vendedores de alcohol son tratados como cualquier otro negocio.

En una sociedad libre, las empresas deciden los días y las horas en que venderán o servirán alcohol.

En una sociedad libre, los individuos deciden cuánto alcohol desean comprar o beber.

Y en una sociedad libre, cualquier empresa puede tener una hora feliz.

Author:

Contact Laurence M. Vance

Laurence M. Vance is an Associated Scholar of the Mises Institute, columnist and policy adviser for the Future of Freedom Foundation, and a columnist, blogger, and book reviewer at LewRockwell.com. He is also the author of Gun Control and the Second AmendmentThe War on Drugs Is a War on Freedom, and War, Empire and the Military: Essays on the Follies of War and U.S. Foreign Policy. His newest books are Free Trade or Protectionism? and The Free Society. Visit his website: www.vancepublications.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire