Mises Wire

Home | Wire | La forma en que gastamos nuestro dinero revela más sobre nosotros que nuestros votos

La forma en que gastamos nuestro dinero revela más sobre nosotros que nuestros votos

  • vote2
0 Views

Tags Teoría PolíticaPraxeología

02/28/2020

No hay que buscar muy lejos la evidencia de que muchos estadounidenses quieren ayudar a los pobres. Una pieza obvia de esa evidencia es que muchos dan cantidades sustanciales de tiempo, esfuerzo y dinero para hacerlo. Pero dadas esas pruebas, ¿por qué necesitamos que el gobierno se involucre tan sustancialmente en la redistribución, respaldado por la coerción, en lugar de confiar en los individuos y las asociaciones voluntarias para que proporcionen caridad?

Uno de los argumentos que se ha esgrimido tiene que ver con el problema del «polizón», el argumento de que dejar la caridad a los esfuerzos voluntarios resultaría en menos caridad de la que «realmente» queremos contribuir. En resumen, el problema es que mi contribución personal, como mucho, no tendrá prácticamente ningún efecto en la reducción de la pobreza, de modo que aunque quiera hacer algo al respecto, no contribuyo porque el problema de la pobreza es muy grande en relación con mis recursos.

Este argumento ha llevado a la conclusión de que necesitamos que el Estado, y su capacidad para coaccionar a la gente, nos imponga impuestos (más de los que hubiéramos dado voluntariamente) para obligarnos a dar «lo que realmente queremos dar», lo que podría mejorar la situación de los «donantes» a pesar de la coacción que ello implica.

Durante mucho tiempo he pensado que este era un argumento insatisfactorio con varios problemas. Como escribió E.C. Pasour, «El concepto del polizón... también ha sido ampliamente utilizado en el caso de la caridad». En particular, si bien es cierto que mis contribuciones potenciales son demasiado pequeñas para reducir apreciablemente la existencia de la pobreza, lo que podría desencadenar un problema de parasitismo en la reducción de la pobreza, mis contribuciones potenciales son lo suficientemente grandes como para poder hacer algo con respecto a la pobreza de una persona o grupo determinado que encuentre o descubra. Puedo hacer una diferencia apreciable para ellos. Para tales circunstancias y elecciones, la historia estándar del «free rider» de por qué no doy no parece aplicarse, a menos que se asuma que a la gente le importa la pobreza pero no los pobres que encuentran o descubren, lo que parece una combinación muy extraña de preferencias. También podemos unirnos a otros en grupos, donde nuestras contribuciones tienen más impacto en áreas particulares (esto fue, de hecho, uno de los principios primarios en una iglesia donde estuve a cargo de las donaciones caritativas durante años).

Sin embargo, ese no es el mayor problema que tengo con el argumento de «la coacción del gobierno nos hace dar lo que realmente queremos». En la medida en que se plantea el problema del beneficiario gratuito, es cierto que la intervención del Estado puede cambiar la cantidad de caridad que se proporciona, pero el resultado no está necesariamente más cerca de lo que «realmente» queremos dar que de lo que damos voluntariamente. Una gran razón para esto es lo que se llama votación expresiva.

Digamos que hay una posibilidad (muy optimista) de una entre un millón de que su voto cambie el resultado electoral a un resultado que le beneficie en 10.000 dólares. Considerado instrumentalmente –sólo como un medio para un fin mejor– el valor esperado de ese voto es de un centavo (10.000 dólares divididos por 1 millón). Un pago tan pequeño no puede explicar la decisión de votar, y mucho menos el apoyo firme a un candidato o medida en particular. Si el pago en la misma circunstancia fuera de un millón de dólares, su valor instrumental sería de un dólar (un millón de dólares dividido por un millón), lo que generaría resultados prácticamente idénticos.

Sin embargo, la gente a menudo también se preocupa por el valor expresivo del voto, lo que sienten que su voto dice de ellos. Puede que quieran votar por algo porque les hace sentir mejor, por ejemplo, adornando una noble autocaracterización o «vitoreando» una posición a la que desean ser asociados. Por ejemplo, un voto podría validar el sentido de autoestima de uno ilustrando que «me importa», «soy patriótico», «no soy racista», «no soy egoísta», etc.

Considere uno de los «1 por ciento» que se enfrenta a una votación sobre si aumentar los impuestos a «los ricos». Con una probabilidad de 1 en 1 millón de cambiar el resultado electoral, el costo instrumental esperado de votar para aumentar sus propios impuestos en 1 millón de dólares es de un dólar. Por lo tanto, si el valor de demostrar su generosidad hacia sí mismos y/o hacia los demás votando por la propuesta superara un dólar, esos votantes se beneficiarían (es decir, avanzarían en lo que les importa) votando en contra de su propio interés instrumental.

Así pues, una vez que incorporamos este expresivo motivo de voto, ¿podemos estar seguros de que el voto de alguien por una propuesta que daría un millón de dólares a los esfuerzos gubernamentales contra la pobreza de su propio bolsillo (es decir, un millón de dólares sería su parte en el proyecto de ley de impuestos) se acerca más a lo que «realmente quieren dar» que a lo que realmente eligen hacer con sus propios recursos? No. Es probable que haya muchas personas que estarían dispuestas a soportar una carga adicional esperada de un dólar para votar por dar su parte de un millón de dólares de dicho impuesto, pero que no estarían dispuestas a donar realmente un millón de dólares de su propio dinero para el mismo fin. En otras palabras, el costo de votar para dar ese millón de dólares es mucho menor que el costo de dar realmente un millón de dólares, y ese precio artificialmente bajo me hace estar dispuesto a votar para dar mucha más caridad de la que quiero dar a la caridad. Como cualquier otro subsidio, me hace hacer demasiado de algo debido a la ley de la demanda.

Como resultado, ¿podemos decir que la cantidad de caridad por la que votaría (mi parte) es un indicador más exacto de lo que quiero hacer que lo que realmente hago con mi propio dinero? Como no estoy convencido de que el efecto del polizón en la caridad sea muy grande, pero creo que el subsidio masivo efectivo inherente al voto expresivo sería bastante grande, creo que la respuesta es no. Incluso si el parasitismo existe hasta cierto punto, creo que lo que realmente hacemos con nuestro dinero es un indicador más exacto que lo que votamos hacer con él. De hecho, encuentro muy plausible que tal votación sobre la caridad pueda empeorar la situación de la gente. Y esa «solución» al problema del «polizón» también haría que el Estado fuera mucho más grande, lo que rara vez es un medio eficaz para avanzar en nuestro bienestar.

Creo que este veredicto concuerda con la Constitución, que no menciona un papel federal en la caridad, y su significado ampliamente aceptado anteriormente en la historia americana. Como dijo Grover Cleveland aproximadamente un siglo después de su firma, al vetar la ayuda federal a los agricultores de Texas afectados por la sequía:

No encuentro ninguna justificación para tal asignación en la Constitución, y no creo que el poder y el deber del Gobierno General deba extenderse al alivio de los sufrimientos individuales que no están de ninguna manera debidamente relacionados con el servicio o beneficio público... La amabilidad y la caridad de nuestros compatriotas siempre puede ser confiada para aliviar a sus conciudadanos en la desgracia...La ayuda federal en tales casos fomenta la expectativa de cuidado paternal por parte del Estado y debilita la solidez de nuestro carácter nacional, mientras que impide la indulgencia entre nuestro pueblo de ese amable sentimiento y conducta que fortalece el vínculo de una hermandad común.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a professor of economics at Pepperdine University. He is the author of The Apostle of Peace: The Radical Mind of Leonard Read.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire