Mises Wire

Home | Wire | La filosofía social de los economistas austriacos

La filosofía social de los economistas austriacos

  • 092911-mises-lg_0.jpg
0 Views

Tags Historial Mundial

08/10/2019

[Una selección de Austrian Economics and Classical Liberalism. Ver la fuente para una lista completa de citas y notas]

Erich Streissler (1987, p. 1) ha sostenido que lo que unió a los economistas austriacos en una «escuela» nunca fue un concepto teórico, como la utilidad marginal, sino simplemente sus ideas políticas liberales. Aunque esto puede ser un juicio exagerado, incluso excéntrico, las opiniones políticas de los líderes de la escuela ciertamente han jugado un papel en identificarla con el liberalismo.

De los fundadores de la escuela —Menger, Böhm-Bawerk y Wieser— son los puntos de vista de Wieser los menos problemáticos. Parece que hay pocas razones para disentir de la caracterización de Streissler (1987):

Sobre una base católico-conservadora, era un liberal intervencionista de una variedad fuertemente nacionalista, con una considerable mezcla de sentimientos racistas, que, además, aún podía admirar a Marx y jugar con la retórica social-revolucionaria. Pero, sobre todo, era un estadista, que creía en la sabiduría de la maquinaria estatal guiada por una burocracia sabia (procedente de su propia casta). (págs. 14-15)

Según Streissler, la palabra favorita de Wieser era «führer» y, en 1926, incluso acogió con beneplácito la aparición de Adolf Hitler (1987, p. 15; ver también Streissler 1986, pp. 86-91).

La orientación política de Menger, por otro lado, ha sido la más estudiada y la más disputada. Mises, por ejemplo, (1969, p. 18) dio la impresión de que Menger era más o menos un liberal clásico, afirmando que «desaprobaba de todo corazón las políticas intervencionistas que el gobierno austriaco —como casi todos los gobiernos de la época— había adoptado». Streissler también acentúa el liberalismo de Menger, viéndolo como la fuente del compromiso de la escuela con el libre mercado. Emil Kauder, por su parte, afirmó que Menger era un simpatizante de la Sozialpolitik (reforma social) y un crítico del laissez-faire (1965, pp. 62-64).

Hasta hace poco, la fuente principal de las ideas políticas de Menger era un artículo que publicó en el principal periódico vienés en 1891, titulado «The Social Theories of Classical Economics and Modern Economic Policy» (Menger 1935b). Aquí Menger, en el centenario de la muerte de Adam Smith, intenta rescatar la doctrina de Smith de graves malentendidos. La mayor malinterpretación, encuentra (a la manera de Lionel Robbins 1953), es que Smith ha sido acusado injustamente de apoyar el laissez-faire y su doctrina injustamente amalgamada a la de la Escuela de Manchester (comenzando con el socialista Ferdinand Lassalle, Manchestertum —Manchesterismo—  se convirtió en los países de habla alemana en el término general de abuso para la posición del laissez-faire). Sería difícil para cualquiera que leyera la obra de Menger evitar la conclusión de que era más un social que un liberal clásico.

Streissler, sin embargo, cree (1987, pp. 20-24) que las investigaciones de la académica austriaca Brigitte Hamann han arrojado una luz totalmente nueva sobre el punto de vista de Menger. Hamann descubrió los cuadernos del príncipe heredero Rudolf, que fue tutelado por Menger en 1876-1878. Streissler sostiene (1990b, p. 110) que «los cuadernos del príncipe heredero muestran que Menger fue un liberal clásico del agua más pura con una agenda mucho más pequeña para el estado que la de Adam Smith», pero parece que Streissler exagera el valor probatorio de estos cuadernos (ver nota sobre la filosofía social de Carl Menger, abajo). Bruce J. Caldwell (1990b, p. 7) es probablemente correcto cuando escribe, «Uno sospecha que el capítulo final sobre las opiniones políticas de Menger aún está por escribir».

El propio Böhm-Bawerk admitió (1891, p. 378) que la primera escuela austriaca no había dedicado mucho esfuerzo a cuestiones prácticas de economía política, aduciendo como excusa que «debemos construir la casa antes de que podamos ponerla en orden», pero añadió que «tenemos nuestras opiniones sobre ellas, las enseñamos desde nuestras cátedras, pero nuestras actividades literarias hasta ahora se han centrado casi exclusivamente en los problemas teóricos». Sin embargo las opiniones que él enseñaba desde su cátedra siguen siendo un tanto oscuras.

Kauder (1957) sostenía que los fundadores de la escuela, incluyendo a Böhm-Bawerk, mostraban un «ir y venir incómodo entre la libertad y la autoridad en su política económica», el resultado de fuerzas contradictorias trabajando en su pensamiento. Por un lado, fueron «ontólogos sociales. Creen que existe un plan general de la realidad. Todos los fenómenos sociales están concebidos en relación con este plan maestro.... La estructura ontológica no sólo indica lo que es, sino también lo que debería ser» (1957, p. 417).

Kauder toma como ejemplo la Teoría positiva del capital de Böhm-Bawerk, que demuestra «el orden natural bajo el mecanismo del laissez-faire». En una «bella armonía», el tejido económico está unido por la utilidad marginal, la teoría del descuento del interés y la producción indirecta, si se alcanza el precio a largo plazo (Dauerpreis) de la libre competencia» (1957, p. 417). Esta «ontología social» —una versión anterior de la concepción de Rothbard de la economía de mercado— es profundamente congruente con la visión liberal.

Sin embargo, según Kauder, la tradición austriaca ha sido de paternalismo estatal; incluso la expresión del concepto de un orden económico espontáneo ha sido suprimida activamente. Los fundadores «trataron de llegar a un compromiso entre la tradición británica [es decir, la smithiana] y la austriaca», por lo que Böhm-Bawerk escribió que el economista tenía que estar por encima de la libre competencia y de la intervención del Estado.

Al final, según Kauder, Böhm-Bawerk sostuvo que la estabilidad social era más importante que el progreso, predicando un «quietismo social similar a los ideales del pasado austriaco» (1957, pp. 421-422). Para empeorar las cosas, Stephan Boehm (1985, p. 256) señala que «el logro sobresaliente de Böhm-Bawerk como Ministro de Finanzas fue la introducción del impuesto progresivo sobre la renta total de las personas físicas» (véase también Weber 1949, p. 667).

Erich Streissler (1987, p. 10), por otro lado, se refiere a Böhm-Bawerk como «definitivamente un liberal extremo...[con] un escepticismo muy amplio hacia el Estado» De los tres fundadores -Menger, Wieser y Böhm-Bawerk- sólo este último compartía la visión de Adam Smith del Estado como «malo» y «estúpido». La experiencia de Böhm-Bawerk como Ministro de Finanzas austriaco parece que lo convirtió en un escéptico cáustico de los líderes del gobierno y del propio proceso gubernamental.

Streissler cita dos artículos de periódico publicados en 1914, el último año de la vida de Böhm-Bawerk, criticando tanto la idea de que la intervención coercitiva (por parte de los sindicatos) puede eludir la ley económica, como la tendencia de los políticos a comprar apoyo y paz social temporal a través del gasto masivo de dinero público (1987, pp. 11-14). La cuestión de las opiniones posteriores de Böhm-Bawerk es de particular interés, como indica Streissler: Mises asistió al seminario de Böhm-Bawerk en 1905-1906, después de su última etapa en el gobierno.

Sin embargo, en la década de los treinta, dos economistas que simpatizaban con la Escuela Austriaca intentaron disociar a los fundadores austriacos del liberalismo económico de principios de una (entonces) estrella emergente de la escuela, Ludwig von Mises.

En un artículo de Schmollers Jahrbuch, Wilhelm Vleugels (1935) defendió la utilidad científica de la teoría del valor subjetivo austriaca, afirmando al mismo tiempo su compatibilidad con la antigua tradición alemana que anteponía las necesidades de la comunidad nacional a las necesidades individuales: «Si al principio se manifiesta una cierta tendencia en [los escritos de los austriacos] a considerar simultáneamente las necesidades más importantes de cada individuo como las más importantes desde el punto de vista social, esto se superó de inmediato» (1935, p. 550). La prueba más importante de Vleugels (además de las declaraciones de Wieser) es un ensayo de Böhm-Bawerk de 1886 (Böhm-Bawerk 1924), al que se le había dado el título de «Efectos perjudiciales de la libre competencia».

En este ensayo, Böhm-Bawerk considera la afirmación de que, en condiciones de libre competencia, la oferta y la demanda se sitúan en el equilibrio «más útil» y «socialmente más fructífero», creando «la mayor cantidad socialmente posible de utilidad absoluta». Sorprendentemente, el expositor de este punto de vista fue Albert Schaffle, conocido por sus actitudes social-reformistas, y es Böhm-Bawerk quien sostiene la crítica. Böhm-Bawerk la caracteriza como «engañosa», en el sentido de que se basa en una «confusión de las altas ganancias relativas con las altas ganancias absolutas del intercambio» (1924, pp. 476-477). Böhm-Bawerk sostiene que un consumidor rico que ofrece más que un consumidor pobre por un bien determinado puede ganar menos en utilidad de la que hubiera ganado el consumidor pobre.

Mientras que «este tipo de casos ocurren, desafortunadamente, innumerables veces en la vida económica real» (1924, p. 479), Böhm-Bawerk toma como ejemplo a Irlanda en la década de 1840. La población indígena no podía permitirse el precio de mercado del grano, que en cambio se exportaba. El resultado fue que los irlandeses murieron de hambre y de hambre, mientras que el grano fue, al menos en parte, para satisfacer la demanda de los ricos en licores y productos de panadería. Böhm-Bawerk concluye,

toda persona sin prejuicios reconocerá de inmediato que aquí la competencia egoísta a cambio no ha conducido ciertamente a la distribución socialmente más fructífera de las mercancías trigo y maíz, la distribución que se asocia a la mayor utilidad [rein] absoluta para la preservación y el desarrollo vital de la gente [volk]. (1924, p. 480)

Unos años antes de la publicación del artículo de Vleugels, Franz X. Weiss, que había editado la colección de las obras más pequeñas de Böhm-Bawerk en las que aparecía este ensayo, argumentó la misma posición que Vleugels, contra el propio Mises. En una reunión de la Verein für Sozialpolitik, celebrada en Dresde en 1932, a la que asistieron Mises, Hayek y otros miembros de la Escuela Austriaca, Weiss también intentó distanciar a la economía austriaca del liberalismo de Mises, citando varias declaraciones publicadas de las generaciones más antiguas de austriacos (Mises y Spiethoff 1933, pp. 51-53).

Entre ellas, la afirmación de Menger de que era frívolo acusarlo de ser partidario del manchesterismo; la afirmación de Böhm-Bawerk de que, ante «muchas condiciones lamentables en la sociedad actual que requieren reforma”, “una política indiferente de laissez-faire, laissez passer es totalmente inapropiada»; y la opinión de Wieser de que el concepto de leyes naturales inmutables de la economía cuyo curso no puede ser afectado por la acción estatal «difícilmente puede ser tomado en serio».

Weiss declaró que su propósito era «establecer que un número de representantes notables [de la doctrina austriaca], entre ellos sus fundadores, no sacaron de ella las conclusiones para la política económica que [Mises] cree que debe sacar» (1933, p. 131). La breve respuesta de Mises a la crítica de Weiss es muy significativa: «No soy tan piadoso con la autoridad [autoritätsglaubig] ni con la cita [zitatenfreudig], y baso mi argumentación en la lógica y no en la exégesis» (1933, p. 118). La implicación interesante es que la importancia política de la economía austriaca no se debe deducir de los puntos de vista particulares de sus principales partidarios, sino de la lógica interna del sistema.

Parece claro que lo que escritores como Weiss y Vleugels encontraban insoportable de Mises es que era, en palabras de Vleugels (1935, p. 538), «un académico que se esfuerza por reanimar los errores decisivos del manchesterismo de una forma refinada, sin duda, pero todavía en todo su extremismo». Estos «errores» fundamentales de la doctrina del laissez-faire habían sido, según se pensaba, enterrados de una vez por todas en Europa Central, si no en todo el mundo civilizado. Que Mises se atreviera a reabrir la discusión sobre las ideas «desacreditadas» del laissez-faire era algo que sus oponentes, entonces y a lo largo de toda su vida, nunca podrían perdonarle.

Fue Mises, como ha indicado Kirzner, quien reveló las íntimas conexiones entre la economía austriaca y el auténtico liberalismo.

Una bibliografía de la obra de Ralph Raico, compilada por Tyler Kubik, se encuentra aquí.

Ralph Raico (1936-2016) was Professor Emeritus in European history at Buffalo State College and a senior fellow of the Mises Institute. He was a specialist on the history of liberty, the liberal tradition in Europe, and the relationship between war and the rise of the state. He is the author of The Place of Religion in the Liberal Philosophy of Constant, Tocqueville, and Lord Acton.

A bibliography of Ralph Raico's work, compiled by Tyler Kubik, is found here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire