Mises Wire

Home | Wire | La Federal no tiene plan, y sólo está esperando lo mejor

La Federal no tiene plan, y sólo está esperando lo mejor

  • jay

Etiquetas Dinero y bancos

11/09/2023

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal mantuvo la semana pasada el tipo de interés objetivo (el tipo de los fondos federales) en el 5,5%. Esta «pausa» en el tipo objetivo sugiere que el FOMC cree que ha elevado el tipo objetivo lo suficiente como para frenar la inflación de precios, que ha superado con creces el objetivo arbitrario de inflación del dos por ciento fijado por la Reserva Federal desde mediados de 2021. Digo «cree», pero quizá la palabra más apropiada aquí sea «espera».

Es decir: la Fed espera haber subido el tipo de interés objetivo lo suficiente. Además, la Reserva Federal espera que con ello se controle la inflación de precios y se evite que aumente demasiado el desempleo. (Véase más adelante lo que se entiende por «lo suficiente» y «demasiado alto»).

Al fin y al cabo, la Fed no tiene ni idea de cuál es el tipo de interés «correcto» de los fondos federales para alcanzar los objetivos que se ha fijado. Tampoco sabe cuál es el tipo de interés «neutral» en cada momento. Como incluso el presidente Jerome Powell admitió en la conferencia de prensa de este mes, «no se puede identificar [el tipo neutral] con precisión en tiempo real y lo sabemos.»

No obstante, podemos ver aquí que el tipo objetivo de los fondos federales se ha mantenido estable por el FOMC desde julio de este año. La duración de la pausa es significativa porque una vez que el tipo objetivo se ha mantenido estable durante más de dos meses en un periodo de endurecimiento, el siguiente paso de la Reserva Federal es casi siempre comenzar a bajar el tipo objetivo. 

target

Que la Fed lo haga o no esta vez no es algo seguro, y cada vez es más evidente que los miembros con derecho a voto del FOMC no tienen ni idea — o no están dispuestos a revelar— lo que harán a continuación.

Atrás quedaron los días en que la Fed sugería repetidamente que tenía un plan a largo plazo o algún tipo de estrategia clara para manipular las condiciones económicas. En los últimos meses, Powell ha dejado cada vez más claro en sus conferencias de prensa posteriores al FOMC que la Fed está —si creemos lo que dicen— jugando todo al oído reunión por reunión. Su «estrategia» consiste en juguetear con su política monetaria y luego cruzar los dedos y esperar.

Este mes, el primer indicio de ello llegó en forma de comunicado de prensa oficial del FOMC, en el que se afirma lo siguiente:

A la hora de evaluar la orientación adecuada de la política monetaria, el Comité seguirá vigilando las implicaciones de la información entrante para las perspectivas económicas. El Comité estará preparado para ajustar la orientación de la política monetaria según proceda si surgen riesgos que puedan impedir la consecución de los objetivos del Comité. Las evaluaciones del Comité tendrán en cuenta una amplia gama de información, incluidas las lecturas sobre las condiciones del mercado de trabajo, las presiones inflacionistas y las expectativas de inflación, y la evolución financiera e internacional.

Esto no es más que una forma elegante de decir «no tenemos ni idea de lo que pasará después». Esto puede parecer a mucha gente una simple admisión de la realidad obvia, pero todo esto contradice las décadas de propaganda que nos han contado sobre la Fed y sus tecnócratas. Se supone que debemos creer que la Fed cuenta con los «mejores» economistas y los «mejores» modelos económicos del país y que aplica políticas basadas en la ciencia económica apolítica. Sin embargo, resulta que la Fed no tiene nada más en su caja de herramientas que juguetear cada mes con unos cuantos mandos y palancas, y esperar que baje la inflación de precios.

Esto se puso aún más de manifiesto durante la rueda de prensa de preguntas y respuestas de este mes, en la que Powell subrayó repetidamente la tenue naturaleza de la política actual de la Fed. He aquí un puñado de frases que Powell utilizó para responder a las preguntas sobre si la Fed tiene o no planes de subir o bajar el tipo objetivo: «Estamos supervisando. ... las cosas fluctúan de un lado a otro. ... no hemos tomado ninguna decisión sobre futuras reuniones. ... No hemos tomado ninguna determinación».

Algunos periodistas trataron de clavar a la Fed en algún tipo de criterio sobre cómo determina la política. Por ejemplo, Nick Timiraos, de The Wall Street Journal, preguntó a Powell: «¿Qué le hace confiar en que el endurecimiento de las condiciones financieras ralentizará el crecimiento por encima de la tendencia cuando 500 puntos básicos, las subidas de tipos, la QT y una pequeña crisis bancaria no lo han hecho hasta ahora?». La sagaz respuesta de Powell fue «Bueno, yo sólo... esa es... ya sabes, la forma en que funciona nuestra política y a veces funciona con retardos, por supuesto, que pueden ser largos y variables».

Oh.

Hay razones para esta absoluta falta de precisión y planificación. Algunas son económicas y otras políticas.

La primera razón es que a la Reserva Federal se le dan fatal las previsiones. Los miembros y presidentes del FOMC están siempre por detrás de la curva cuando se trata de entender las tendencias de la inflación de precios y el crecimiento económico. Por ejemplo, a mediados de 2008, el presidente Bernanke seguía insistiendo en que no se avecinaba una recesión. Meses más tarde, el país estaba inmerso en una crisis financiera en toda regla. A mediados de 2021, el presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, afirmó que no se preveía inflación de precios y que la Fed mantendría el tipo objetivo cerca de cero hasta 2023. Powell, por supuesto, insistió a lo largo de 2021 en que la inflación de precios era «transitoria» y que no había necesidad de frenar las implacables políticas de dinero fácil de la Fed para frenar la inflación de precios. En otras palabras, no hay correlación entre las previsiones económicas de la Fed y lo que realmente sucede en la economía.

Otras razones de la evasiva de la Reserva Federal son políticas. Contrariamente al viejo mito de la independencia y neutralidad política de la Reserva Federal, ésta es una organización profundamente política comprometida a hacer todo lo posible para que el régimen pase unas elecciones más sin que se produzca un desastre fiscal o monetario. También se espera que la Fed garantice que el gobierno federal tenga fácil acceso a la liquidez y a la financiación del déficit, al tiempo que garantiza que la inflación de precios y el desempleo se mantengan en niveles políticamente aceptables para los votantes.

Si la Fed permite que aumente la inflación de precios, esto socavará la credibilidad del régimen y perjudicará a la administración. Esto es lo que preocupa a la Fed cuando afirma que ha subido el tipo objetivo «lo suficiente». «Suficiente» es una definición política. Por otra parte, la Fed no quiere que el desempleo aumente hasta niveles políticamente problemáticos. Eso también sería malo tanto para la Fed como para la administración. Esto es lo que preocupa a la Fed en términos de subir el tipo objetivo «demasiado». Lo que constituye «demasiado» es una cuestión política.

Mientras tanto, el régimen quiere que la Fed ayude a mantener bajos los tipos de interés de la deuda pública para que los costes del gasto deficitario no se le vayan de las manos.  Eso significa bajar el tipo de los fondos federales y otros tipos de interés mediante sus operaciones de mercado abierto (pero arriesgándose a una mayor inflación de precios).

El coste de la deuda, el desempleo y la inflación de precios son problemas políticos que la Fed debe gestionar a la vez. Pero el horizonte temporal es estrictamente a corto plazo. No se piensa a largo plazo en construir una economía sólida, fomentar la inversión o ayudar a los trabajadores a ahorrar para la jubilación. La preocupación de la Reserva Federal es mantener las apariencias, y esto requiere una constante manipulación abierta de los tipos de interés oficiales (y de la cartera de la Reserva Federal) y esperar lo mejor. 

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Federal Reserve