Mises Wire

Home | Wire | La Constitución de 1787 fue un ataque radical al espíritu de la Revolución

La Constitución de 1787 fue un ataque radical al espíritu de la Revolución

  • betsy ross and constitution

Etiquetas Historia de EEUU

Fue un golpe de Estado incruento contra un congreso de la confederación que no se resistió. La estructura original de la nueva Constitución estaba ahora completa. Los Federalistas, mediante el uso de la propaganda, las argucias, el fraude, el mal reparto de los delegados, las amenazas de chantaje de secesión e incluso las leyes coercitivas, habían conseguido mantener suficientes delegados para desafiar los deseos de la mayoría del pueblo americano y crear una nueva constitución. El impulso fue dirigido por un cuerpo de brillantes miembros y representantes de la oligarquía financiera y terrateniente. A estos ricos comerciantes y grandes terratenientes se les unieron los artesanos urbanos de las grandes ciudades en su empeño por crear un gobierno central fuerte y dominante, un gobierno supremo con poder absoluto para gravar, regular el comercio y levantar ejércitos. Estos poderes se buscaban con ahínco como método para otorgar privilegios especiales a los grupos comerciales: leyes de navegación para subvencionar el transporte marítimo, aranceles para proteger a los artesanos ineficientes que se veían acosados por la depresión nacional de los productos manufacturados extranjeros, y un ejército y una armada fuertes para llevar a cabo una política exterior agresiva diseñada para forzar la apertura de los puertos de las Indias Occidentales, el río Misisipi y el Noroeste. Y, para pagar todas estas bondades, se aprovecharía un poder tributario central que también podría asumir y pagar la deuda pública en manos de los ricos especuladores. Pero el gobierno, por su propia naturaleza, no puede proporcionar recompensas y privilegios sin quitárselos a otros, y estos otros iban a ser en gran medida el desventurado grueso de los ciudadanos de la nación, los agricultores de subsistencia del interior. En el oeste de Massachusetts, los impuestos para pagar la pesada deuda pública de los hombres ricos del este habían producido la rebelión de Shays. Ahora, un nuevo supergobierno estaba surgiendo y llevando a cabo a escala nacional el principio mercantilista de los impuestos, la regulación y los privilegios especiales en beneficio de grupos favorecidos («los pocos») a expensas del grueso de los productores y consumidores del país («los muchos»). Y aunque para conseguir el apoyo suficiente tuvieron que comprar aliados entre la masa del pueblo (por ejemplo, los artesanos urbanos), la mayor concentración de beneficios y privilegios recaería sin duda en la aristocracia americano.

Como parte del reparto acordado del botín venidero, los nacionalistas del norte, aunque aborrecían permanentemente la esclavitud en una región en la que no era viable y estaba siendo abolida, se movieron con bastante rapidez para proteger e incluso fomentar la esclavitud en otras regiones con el fin de obtener el apoyo de los nacionalistas del sur y, por tanto, de la Constitución. Para estos líderes nacionalistas, abandonar al esclavo a su suerte era un pequeño precio a pagar por un gobierno central fuerte que fomentara los mercados para los comerciantes y cargadores del norte.

Durante mucho tiempo se ha discutido entre los historiadores si la constitución fue la culminación, el cumplimiento, del espíritu de la Revolución americana, o si fue una contrarrevolución contra ese espíritu. Pero está claro que la Constitución fue profundamente contrarrevolucionaria. En los últimos años, los historiadores «revisionistas» han descrito la Revolución americana como una mera lucha por la independencia contra Gran Bretaña en nombre de unos principios de derecho constitucional bastante abstractos. Pero los principios jurídicos rara vez se sostienen con pasión y se lucha por ellos si no están vinculados instintivamente a los conflictos de la realidad político-económica. Los americanos no eran antibritánicos; al contrario, la necesidad de declarar la independencia se reconoció muy tarde y casi a regañadientes. Los americanos no luchaban principalmente por la independencia, sino por la libertad político-económica contra el mercantilismo del Imperio Británico. La lucha se libró contra los impuestos, las prohibiciones y las regulaciones, todo un fracaso de la represión que los americanos, sostenidos por una ideología de la libertad, habían combatido y desgarrado. Sólo cuando la independencia fue claramente necesaria para alcanzar sus objetivos, la Revolución americana tomó forma definitiva. En otras palabras, la Revolución americana no fue en esencia tanto contra Gran Bretaña como contra el Gran Gobierno británico, y específicamente contra un gobierno central todopoderoso y un ejecutivo supremo.

En resumen, la Revolución americana fue liberal, democrática y casi anarquista; a favor de la descentralización, el libre mercado y la libertad individual; a favor de los derechos naturales de la vida, la libertad y la propiedad; contra la monarquía, el mercantilismo y, sobre todo, contra un gobierno central fuerte. Desde el principio de esa Revolución, e incluso antes, los ricos oligarcas financieros de Nueva York y Filadelfia, empezando por Benjamin Franklin, habían jugado con la idea de un gobierno central fuerte en América que les concediera poderes mercantilistas sobre el pueblo. En la última fase de la guerra, Robert Morris, el «abuelo de la Constitución», estuvo a punto de imponer un régimen nacionalista-mercantilista a una nación revolucionaria que luchaba por su existencia.

Los artículos de la confederación eran en sí mismos una concesión al nacionalismo frente al congreso continental original, pero básicamente habían mantenido al congreso encadenado a una correa, y así se frenó el poder nacionalista. Pero con la ruptura de la posguerra del liberal Adams-Lee Junto, las consecuencias de la destrucción en tiempos de guerra y la oportunidad que brindó la depresión de mediados de la década de 1780, los nacionalistas pescaron en aguas turbulentas y lograron imponer una contrarrevolución.

Los historiadores recientes también han afirmado que realmente no hubo continuidad entre las fuerzas contendientes durante la Revolución (radicales frente a conservadores) y los campos opuestos en la lucha por la Constitución. Pero, en primer lugar, la continuidad de ideas es sorprendente: desde el principio, el sueño de la derecha fue, una vez que la permanencia en el gobierno británico se hizo imposible, remodelar América de una forma lo más parecida posible al poderoso gobierno de Gran Bretaña. En lo que respecta al personal de liderazgo, la cuestión es que la Derecha en 1776, los más reacios a romper con Inglaterra (los Morris, los Dickinsons, los Jays, los Schulyers —en resumen, la oligarquía de Filadelfia y Nueva York junto con los Pendleton y los Washington en Virginia) fueron los líderes de la reacción durante todo el período y los líderes en el impulso de una Constitución. Los líderes de la derecha en 1776 fueron también los líderes de la derecha en 1789.

La diferencia entre los dos periodos —y la importante ruptura de la continuidad— fue el paso de un gran número de líderes radicales durante la guerra a las filas conservadoras una década después. De hecho, una de las razones previas de la derrota de los Antifederalistas, a pesar de que contaban con la mayoría del público, fue la diezma que se había producido en el liderazgo radical y liberal durante la década de 1780. Toda una galaxia de ex-radicales, ex-descentralistas y ex-libertarios, encontraron en su vejez que podían vivir cómodamente en el nuevo Establishment. La lista de tales deserciones es impresionante, incluyendo a John Adams, Sam Adams, John Hancock, Benjamin Rush, Thomas Paine, Alexander McDougall, Isaac Sears y Christopher Gadsden. Tal vez una explicación de muchos de los desertores (Sam Adams, Sears, McDougall, Gadsden y Paine) fue el giro a la derecha de los artesanos de las grandes ciudades que proporcionaron a estos hombres su base de poder político.

A la inversa, la izquierda de 1788 era muy apta para haber estado en la izquierda en los primeros años de la Revolución. Entre los fieles a la causa liberal: Luther Martin, James Warren, Elbridge Gerry, George Clinton, Abraham Yates, en general los clintonianos de Nueva York, el Partido Constitucionalista de Pensilvania que luchaba contra la contrainsurgencia del Partido Republicano conservador (salvo deserciones como la de Paine), Richard Henry Lee, Patrick Henry y Thomas Person del antiguo movimiento radical de los reguladores de Carolina del Norte. Una prueba importante de esta hipótesis sería encontrar individuos o grupos que estuvieran en la derecha en 1776, pero que hubieran girado bruscamente hacia la izquierda en 1788. Los hombres prominentes de esta categoría son, sin duda, muy escasos.

Si, entonces, la Constitución fue una contrarrevolución, ¿qué tipo de movimiento reaccionario fue? En contra de la famosa «Tesis de Beard», no fue en absoluto una lucha entre una «clase acreedora» de dinero sano contra una «clase deudora» de pequeños agricultores a favor de la inflación y el papel moneda. Estas eran categorías que Beard contrabandeó impermisiblemente de su experiencia de las luchas monetarias de finales del siglo XIX. Es inadmisible hablar de «clases» deudoras y acreedoras, pues son categorías que cambian de mes a mes e incluso de día a día. En consecuencia, si bien es cierto que el papel moneda suele ser favorecido por los deudores, los deudores agresivos tenían muchas más probabilidades de ser comerciantes ricos y grandes plantadores que agricultores rurales alejados de las sedes del poder financiero y político. Los mercantilistas adinerados tienen una mayor calificación crediticia, pueden hacer más con el dinero prestado y tienen conexiones políticas mucho más fuertes que les permiten asegurar una legislación favorable. En realidad, la mayoría de los grupos, sobre todo la mayoría de los ricos, estaban a favor del papel moneda; la diferencia radicaba en gran medida en las formas en que se podía emitir ese dinero y en si las leyes de curso legal las acompañaban. La forma opresiva de la deuda, contra la que, por ejemplo, se rebelaron los shaysitas, no era la deuda privada sino la deuda pública, es decir, contra la fijación de una deuda de la Guerra de la Independencia, propiedad de las clases más ricas, sobre las masas y los pequeños agricultores que serían gravados para pagarla.

La contrarrevolución constitucional, por tanto, no fue una lucha de los hombres del dinero sano contra los inflacionistas o de los acreedores contra los deudores. La brillante demostración de Jackson Turner Main de que fue un conflicto de facciones comerciales contra facciones no comerciales puede subsumirse en una verdad más amplia. Fue, como comprendió Patrick Henry, una lucha de poder y privilegios y, en menor medida, de la aristocracia contra la democracia. Esas categorías familiares también pueden subsumirse en la dicotomía Libertad versus Poder, ya que si bien la aristocracia era la más decidida a adquirir privilegios especiales, no habría podido ganar sin los atractivos de los aparentes privilegios ofrecidos a los artesanos urbanos.

Al contrario que Forrest McDonald, los Antifederalistas han recibido una pobre prensa histórica, e incluso el historiador Antifederalista más supuestamente extremo dedicó su libro sobre la formación de la Constitución a James Madison. Concluyó su libro de la siguiente manera:

En la actualidad, los americanos siguen debatiendo, como lo han hecho desde el siglo XVIII, sobre la división de poderes entre los estados y el gobierno central, y sobre el papel que éste debe desempeñar en la economía y la vida social de la nación. Este debate tenía validez en una época anterior y más sencilla, pero ahora es poco más que un ejercicio romántico. Aunque la propia Constitución sigue siendo lo que era, las realidades de la vida política del siglo XX han creado un gobierno nacional todopoderoso de hecho.1

Y Staughton Lynd, aunque utiliza la visión comercial/no comercial de la lucha, y simpatiza con el individualismo-libertario de los Antifederalistas, concluye que el federalismo tenía razón al recurrir al «"gobierno positivo y planificador"» para «promover, guiar y disciplinar' toda la empresa económica hacia los objetivos nacionales». Todo esto estaba justificado, e incluso era necesaria una política internacionalista agresiva «para proteger la independencia económica americano» y asegurar «el desarrollo económico nacional».2

La profesora Cecilia Keyna ha calificado a los Antifederalistas de «hombres de poca fe», es decir, de poca fe en el poder político.3 Algunos historiadores recientes han calificado a los federalistas de «radicales» y reformistas liberales, y a los Antifederalistas de «conservadores», porque los Federalistas estaban a favor de un cambio brusco del statu quo, mientras que los Antifederalistas no. Pero basar el concepto de radicales frente a conservadores únicamente en el hecho formal del cambio, sin tener en cuenta el contexto, es (a) desdibujar la diferencia crítica entre revolución y contrarrevolución y (b) llegar a absurdos conceptuales como designar la rebelión de Francisco Franco en la Guerra Civil española de los años 30 como «radical», mientras que los leales españoles eran «conservadores». Pero la cuestión es que esta «poca fe» estaba precisamente en la tradición de la Revolución americana que Bernard Bailyn escribe de los pensadores revolucionarios:

La discusión sobre el poder se centró en su característica esencial de agresividad: su tendencia infinitamente propulsora a expandirse más allá de los límites legítimos.... La imagen más utilizada fue la del acto de invadir. El poder, se decía una y otra vez, tiene «una naturaleza invasora»; ... el poder es «agarrador» y «tenaz» en su naturaleza; «lo que agarra lo retiene». A veces el poder «es como el océano, no admite fácilmente que se fijen límites en él». A veces es «como un cáncer, se come más y más rápido cada hora»... Está en todas partes en la vida pública, y en todas partes está amenazando, empujando y agarrando; y demasiado a menudo al final destruye a su benigna —necesariamente benigna— víctima.

Lo que daba una importancia trascendental a la agresividad del poder era el hecho de que su presa natural, su víctima necesaria, era la libertad, o la ley, o el derecho. El mundo público que veían estos escritores estaba dividido en esferas distintas, contrastadas e innatamente antagónicas: la esfera del poder y la esfera de la libertad o el derecho. La primera era brutal, incesantemente activa y despreocupada; la otra era delicada, pasiva y sensible. La una debe ser resistida, la otra defendida, y las dos nunca deben ser confundidas.4

Los Federalistas, por otra parte, en su fe en el poder cuasi-monárquico, especialmente con ellos mismos en el asiento del conductor, recuerdan mucho a los tories, otro indicio de la continuidad en la lucha ideológica y del movimiento Federalista como reacción contra el espíritu de la Revolución americana. Forrest McDonald es el último historiador que ha tratado la adopción de la Constitución como una contrarrevolución para restaurar el toryismo. Sin embargo, a diferencia de otros historiadores anteriores con una opinión similar, McDonald elogia extravagantemente este proceso. Aparentemente, para McDonald, la Revolución americana fue el primer paso en el camino inevitable hacia el bolchevismo, un destino del que Estados Unidos se salvó sólo por el «milagro... de todas las épocas venideras» de los Federalistas, «gigantes» «que hablaron en nombre de la nación». Afortunadamente para McDonald, los gigantes triunfaron en lugar de aquellos «que, en 1787 y 1788, hablaron en nombre del pueblo y de los 'derechos' populares».5

En general, debería ser evidente que la Constitución fue una reacción contrarrevolucionaria al libertarismo y la descentralización encarnados en la Revolución americana. Los Antifederalistas, que apoyaban los derechos de los estados y criticaban un gobierno nacional fuerte, fueron derrotados de forma decisiva por los Federalistas, que querían una política de este tipo bajo la apariencia de democracia para mejorar sus propios intereses e instituir un mercantilismo de estilo británico sobre el país. La mayoría de los historiadores se han puesto del lado de los Federalistas porque apoyan un gobierno nacional fuerte que tenga el poder de gravar y regular, convocar ejércitos e invadir otros países, y paralizar el poder de los estados. La promulgación de la Constitución en 1788 cambió drásticamente el curso de la historia de Estados Unidos, pasando de su dirección natural descentralizada y libertaria a un leviatán omnipresente que cumplía todos los temores de los Antifederalistas.

Con la ratificación de la Constitución y la Carta de Derechos, el nuevo gobierno era ya un hecho y los Antifederalistas no volverían a agitar otra convención constitucional para debilitar el poder nacional americano y volver a una política más descentralizada y contenida. A partir de ahora, los liberales americanos, apoyándose en la Carta de Derechos y en la Décima Enmienda, saldrían a luchar por la libertad y contra el poder en el marco de la Constitución americano como defensores de los estados y constitucionalistas. Su batalla sería larga y valiente, pero en última instancia estaría condenada al fracaso, ya que al aceptar la Constitución, los liberales sólo jugarían con los dados cargados implacablemente en su contra. La Constitución, con sus poderes inherentemente amplios y sus cláusulas elásticas, apoyaría cada vez más a un gobierno central cada vez más grande y poderoso. A la larga, los liberales, aunque podían correr, y de hecho lo hicieron, una carrera valiente, estaban condenados a perder, y de hecho perdieron. En cierto sentido, los radicales supuestamente irreales que rechazarían totalmente la Constitución e intentarían hacerla pedazos (de diferentes maneras y desde perspectivas muy distintas, por ejemplo, los Rebeldes del Whisky, William Lloyd Garrison, John Brown y los secesionistas del Sur) serían mucho más perspicaces sobre las realidades y los potenciales del sistema constitucional americano que los liberales que trabajaban dentro de él.6

Este texto es un extracto de Murray N. Rothbard, Concebido en Libertad, vol. 5, La Nueva República, 1784-1791, ed. Patrick Newman (Auburn, AL: Mises Institute, 2019). La numeración de las notas a pie de página difiere del original.

  • 1. Merrill Jensen, The Making of the American Constitution (Princeton, NJ: D. Van Nostrand, 1964), p. 151. 2. 
  • 2. Staughton Lynd, «Reviewed Works: The Antifederalists: Critics of the Constitution, 1781-1788 de Jackson T. Main; Alexander Hamilton: The National Adventure, 1788-1804 de Broadus Mitchell» (primavera de 1964), pp. 222-23.
  • 3. Cecilia M. Kenyon, «Men of Little Faith: The Anti-Federalists on the Nature of Representative Government», The William and Mary Quarterly (enero de 1955): 3-43. 
  • 4. Bernard Bailyn, Pamphleteers of the American Revolution, 1750-1776 (Cambridge, MA: Belknap Press of Harvard University Press, 1965), pp. 38-39. [Observaciones del editor] Bailyn reprodujo posteriormente esta afirmación en su famoso The Ideological Origins of the American Revolution (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1967), pp. 56-58, un libro que Rothbard utilizó en gran medida al revisar su serie Conceived in Liberty, pero que salió a la luz después de que se escribiera el borrador original del volumen cinco.
  • 5. Forrest McDonald, E Pluribus Unum (Boston: Houghton Mifflin, [1979] 1965), p. 371.
  • 6. [Para el análisis de Rothbard de estos individuos y eventos, véase Murray Rothbard, «Psychoanalysis as a Weapon», Mises Daily (2006 [1980]); «The Whiskey Rebellion: ¿Un modelo para nuestro tiempo?» The Free Market (septiembre de 1994): 1, 8; «America's Two Just Wars: 1775 and 1861», en The Costs of War: America's Pyrrhic Victories, ed. John Denson (Auburn, EE.UU.). John Denson (Auburn, AL: Mises Institute, 1999), pp. 119-33; «Report on George B. DeHuszar and Thomas Hulbert Stevenson, A History of the American Republic, 2 vols.» en Strictly Confidential: The Private Volker Fund Memos of Murray N. Rothbard, ed. David Gordon (Auburn, AL: Mises Institute, 2010), pp. 125-31. 
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire