Mises Wire

Home | Wire | ¿Fueron las elecciones libres y justas? Al establishment de la política exterior estadounidense no le importa

¿Fueron las elecciones libres y justas? Al establishment de la política exterior estadounidense no le importa

  • trump

11/25/2020

Hay al menos una buena razón para apoyar las demandas de Donald Trump que impugnan los resultados de las elecciones en varios estados: el establecimiento de la política exterior de EEUU no quiere que lo hagas.

Como informó Newsweek la semana pasada, «Un grupo de más de 100 expertos en seguridad nacional» de las administraciones republicanas han condenado los desafíos del presidente al proceso de recuento de votos de algunos estados. Estos «expertos» afirman que estos esfuerzos legales «socavan la democracia» y «arriesgan un daño a largo plazo» a las instituciones de la nación. Entre los firmantes se encuentran personas como Michael Hayden, John Negroponte y Tom Ridge. Estos son el tipo habitual de tecnócratas del «Estado profundo» —por ejemplo, James Comey y John Brennan— que intervienen para defender el statu quo en Estados Unidos e insisten en que es un escándalo que alguien (es decir, Donald Trump) se aparte de la forma habitual de hacer las cosas.

[Leer más: «Es Trump vs. el Estado profundo vs. el resto de nosotros» por Ryan McMaken]

Esta supuesta devoción a la «democracia» y a las «instituciones de la nación» suena un poco extraño viniendo de gente como Negroponte y Hayden. Hayden, después de todo, ha apoyado una letanía de programas de espionaje, tortura y la destrucción total de los derechos humanos de los americanos e innumerables extranjeros. Negroponte fue el primer director de inteligencia nacional y ha apoyado por mucho tiempo el espionaje de los ciudadanos americanos sin una orden judicial. Supervisó las campañas de terror financiadas por EEUU contra los hondureños durante la administración Reagan. Negroponte también apoyó con entusiasmo la guerra de 2003 de EEUU en Irak, que no logró ninguno de los objetivos vendidos a los estadounidenses como las razones por las que la guerra era una necesidad.

A través de escándalos como la debacle de Abu-Graib, las escuchas telefónicas inconstitucionales, la tortura y los incesantes llamamientos paranoicos a favor de un estado de seguridad nacional cada vez más grande, el establishment de la política exterior estadounidense ha hecho más para socavar la democracia y las instituciones estadounidenses de lo que Trump podría esperar.

Sin embargo, estas personas hablan ahora como si fueran autoridades morales en la preservación de los derechos de los estadounidenses.

Sin embargo, dado su claro desprecio por los derechos humanos básicos en las últimas décadas, uno sospecha que lo que realmente motiva la denuncia de los firmantes de las demandas electorales de Trump es el deseo de volver a «lo de siempre». Esto, después de todo, haría más fácil para el régimen volver a desmantelar la Carta de Derechos, iniciar nuevas guerras, y en general hacer lo que quiere.

Esto se hace más difícil de hacer si millones de americanos empiezan a sospechar que el régimen no es tan legítimo como se ha afirmado durante mucho tiempo, y que tal vez el juego está amañado contra aquellos que no son lo suficientemente amigables hacia el gobierno permanente en Washington y el llamado estado profundo.

Pero para que nadie piense que investigar la integridad de las elecciones americanas es un esfuerzo que vale la pena, estos burócratas de la seguridad nacional recurren a la habitual y cansada afirmación:

«Al alentar las tácticas de dilación del Presidente Trump o permanecer en silencio, los líderes Republicanos ponen ... la seguridad nacional en riesgo.»

El mensaje es este: Queridos partidarios de Trump, si exigen un procedimiento legal completo y una mirada cuidadosa al resultado de esta elección, entonces apoyan a los «enemigos de Estados Unidos». Hemos escuchado un sentimiento similar de estas personas antes, cuando la Administración Bush declaró «o estás con nosotros o estás con los terroristas». El mensaje ahora es: «o estás con nosotros o estás con los totalitarios chinos».

Es el tipo de artimaña habitual que ha sido utilizada por el establecimiento de la política exterior de los EEUU durante décadas, y esto es sólo la última ilustración. Este mismo impulso es la razón por la que el líder del movimiento conservador durante mucho tiempo William F. Buckley pidió «una burocracia totalitaria» en Estados Unidos siempre y cuando sirviera a los intereses del estado de seguridad nacional estadounidense.

¿Cuál es el daño en la impugnación de las elecciones?

Sin embargo, las personas más razonables deberían ver el valor y la necesidad de un examen jurídico lento, exhaustivo y público de la elección.

Independientemente de lo que uno sienta por Donald Trump, cualquiera que valore el juego limpio, la honestidad y los votos de los votantes legales debería querer auditorías e investigaciones exhaustivas. La pregunta: «¿Cuánto se vio afectada esta elección por el fraude?» merece una seria consideración e investigación sobre cómo se llevó a cabo la elección. Después de todo, siempre que el poder político está en juego, no hay razón alguna para suponer que la honestidad y la integridad guían las acciones de todos los implicados.

El fraude se produce con cada elección, por supuesto. Cualquiera que afirme que las elecciones no contienen ningún fraude vive en una tierra de fantasía, o está mintiendo. El fraude electoral existe en cualquier lugar donde se emitan votos. Las anécdotas de fraude en esta elección son abundantes, desde las boletas atrasadas en Pensilvania, hasta el «promover» los votantes en Detroit. La pregunta es si este tipo de cosas está lo suficientemente extendido como para cambiar el resultado. En varias demandas, la campaña de Trump ha sugerido que se ha extendido.

Y no hay ningún daño en permitir que el proceso legal proceda. Después de todo, en términos legales y constitucionales, el proceso electoral de EEUU está todavía muy bien programado.

Contrariamente a lo que parecen pensar varios reporteros, no es el caso de que Joe Biden y Kamala Harris «fueron declarados ganadores de las elecciones hace más de dos semanas, después de que Fox News, Associated Press y otras cadenas de televisión lo llamaran». Los resultados de las elecciones presidenciales no son declarados por los artistas del infoentretenimiento que trabajan en Fox News.

Más bien, los estatutos federales y las disposiciones constitucionales estipulan que el Colegio Electoral se reunirá en diciembre, y el Congreso declarará un ganador poco después. Este proceso no corre el riesgo de descarrilarse.

Es una pena que gente como Michael Hayden no respete este proceso constitucional, pero eso es algo que viene de alguien que ha sido director de la CIA.

Para quienes realmente se preocupan por cierto grado de responsabilidad y transparencia de las instituciones gubernamentales encargadas de organizar las elecciones, no debería haber ningún problema con que cualquier candidato presidencial exigiera una amplia variedad de impugnaciones jurídicas. Esto en sí mismo no resolverá el problema del fraude electoral, y no hará que el régimen respete los derechos humanos de nadie. Esto no haría menos problemático el gobierno por mayoría. Pero sería útil recopilar más información sobre el abismo que existe entre la percepción de «elecciones libres y justas» y la realidad. Y es lo mínimo que debería hacerse después de una elección en la que el resultado es estrecho, desordenado y llevado a cabo por políticos que muy probablemente no tengan en cuenta los intereses del estadounidense medio.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire