Mises Wire

Home | Wire | Frente al desastre económico, Francia se vuelve contra el globalismo

Frente al desastre económico, Francia se vuelve contra el globalismo

  • mac
0 Views

Etiquetas Proteccionismo y Libre ComercioHistorial MundialIntervencionismo

05/05/2020

Escucha la versión de Audio Mises Wire de este artículo.

Desde mediados de marzo, los franceses han estado enfrentando uno de las paralizaciones más estrictas de Europa. Las grandes reuniones han sido prohibidas, y las escuelas, bares, restaurantes y todas las tiendas (excepto las de comestibles) han sido cerradas. Sólo se permiten los viajes «esenciales» fuera de casa, y la mayoría de los negocios y fábricas han cerrado. La aplicación de las normas ha sido muy severa: la policía hizo 13,5 millones de controles y emitió más de ochocientas mil multas sólo en el primer mes de confinamiento.

El 13 de abril, el presidente Macron anunció una prolongación de treinta días del confinamiento, seguida de una reapertura muy gradual de la actividad, sujeta a estrictas normas de distanciamiento social. Como si esto no fuera suficientemente malo para una economía que se hunde en picada,1 Macron también reveló una visión asombrosa sobre el mundo del postcoronavirus. En este nuevo mundo, Francia recuperaría la independencia de sus sectores agrícola, industrial, sanitario y tecnológico, reinventándose ideológicamente. Así, el Presidente Macron abrazó la agenda antiglobalista y proteccionista de los partidos populistas de rápido crecimiento. Lo que puede parecer una astuta maniobra política es en realidad un intento desesperado de salvar a toda costa el ineficiente modelo de bienestar de Francia.

Décadas de declive económico

Obstaculizada por la intervención masiva del Estado, la economía francesa no ha sido capaz de mantener una ventaja competitiva en la zona euro o en el mundo. La tasa de crecimiento anual del PIB per cápita se ha reducido a menos del 1% en promedio en los dos últimos decenios, por debajo de las de los Estados Unidos, Alemania y la zona del euro (Gráfico 1). Se trata de un marcado descenso con respecto a las tasas medias de crecimiento anual del 3% en la década de los setenta  y del 2% en la de los ochenta. Paralelamente, el crecimiento de la productividad laboral disminuyó a alrededor del 0,5% en 2018, por debajo de las tasas de Alemania y los Estados Unidos (OCDE 2019), debido a una fuerte desaceleración tanto de la acumulación de capital como del progreso tecnológico (Gráfico 2).

mm1

Durante los últimos veinte años, el nivel de vida de los franceses ha aumentado más lentamente que la media de la zona del euro, mientras que la gran desigualdad del mercado se ha visto aliviada por una fuerte redistribución de los ingresos (FMI 2019). Los salarios medios se situaron más atrás de los niveles de los Estados Unidos y Alemania (Gráfico 3), pero siguieron creciendo por encima de la productividad laboral (Gráfico 4). Dados los pésimos resultados de crecimiento de Francia, la evolución de los salarios y los ingresos habría sido aún más lenta si no se hubieran visto apuntalados por un aumento constante del endeudamiento público y privado. Desde 1995, la deuda total de Francia ha aumentado en un enorme 150% del PIB hasta alcanzar un máximo histórico de alrededor del 365% del PIB en 2018. El sector privado originó alrededor de dos tercios del aumento y ahora está mucho más endeudado que sus homólogos de los Estados Unidos y Alemania.

mm

 

La disminución de la competitividad externa

La importante pérdida de cuota de mercado de exportación, la desindustrialización y la deslocalización de empresas es otro signo de los problemas económicos de Francia. Debido al auge de China y otros mercados emergentes, muchas economías avanzadas han perdido su participación en el mercado mundial desde la década de los noventa. Sin embargo, la cuota de mercado de exportación de Francia se redujo más rápidamente que la de muchos países homólogos, en particular Alemania (gráfico 5). Un gran número de traslados de empresas y el aumento de las salidas de inversión extranjera directa (IED, Gráfico 6) obstaculizaron la acumulación de capital y la productividad laboral.

mm

Para poder pagar los salarios que crecen por encima de la productividad, tanto las empresas como el sector público se endeudaron cada vez más. Los bajos tipos de interés sin precedentes en la zona del euro hicieron que la acumulación de la deuda pareciera sostenible, pero esta espiral de deuda no puede continuar ad infinitum. Antes del euro, cuando Francia inflaba la oferta monetaria y los precios en relación con Alemania, el franco francés se depreciaba frente al marco alemán, lo que reducía el poder adquisitivo de los salarios y otros ingresos en términos internacionales. Con un euro relativamente fuerte, reforzado por los países más competitivos de la zona del euro, este mecanismo de corrección ya no funciona. Como resultado, la cuenta corriente de Francia pasó a ser deficitaria y su deuda externa aumentó del 100% del PIB en 2004 al 180% del PIB en 2018.

Estado de bienestar hinchado y una pesada carga fiscal

El gasto público creció sin cesar, pasando de sólo el 10% del PIB a principios del siglo XX al 57% del PIB en 2019, el nivel más alto entre los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) (Gráfico 7). Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Francia ha construido un enorme estado de bienestar gastando alrededor del 24% del PIB en programas de pago social (un 20% más que sus pares2), debido a pensiones muy generosas, subsidios de desempleo, subsidios de alquiler y subsidios familiares y por hijos. Francia también gasta alrededor del 8% del PIB en un sector de la salud prácticamente totalmente socializado (15% más que sus pares) y casi el 6% del PIB en educación, una vez más, más que sus pares, pero con resultados menos favorables. El amplísimo sector de las empresas de propiedad estatal (EPE) recibe alrededor del 5% del PIB en apoyo presupuestario cada año, 1,5 puntos porcentuales más que sus pares.

mm

Francia no puede recaudar suficientes ingresos para cubrir su colosal cantidad de gasto público a pesar de un alto nivel de impuestos. El presupuesto es deficitario desde 1974 y la deuda pública se ha quintuplicado, pasando del 20% del PIB en 1980 al 100% del PIB en 2019 (Gráfico 8). La carga fiscal sobre las empresas y el trabajo sigue siendo considerable. Con alrededor del 35 por ciento, Francia tiene la tasa de impuesto sobre la renta de las empresas más alta de la OCDE. Las contribuciones sociales recaudadas de los empleadores son las más altas de la UE, con alrededor del 12 por ciento del PIB (OCDE 2019). Esto alimenta las salidas de capital y el desempleo, reforzando el círculo vicioso entre el crecimiento anémico y la acumulación de deuda.

Exceso de regulación

La fuerte intervención del Estado en la economía va más allá del gran sector público, que redistribuye más de la mitad del PIB. Un sinnúmero de normas y reglamentos obstaculizan la libre iniciativa y el empleo. Según la clasificación de Francia en el Índice de Competitividad Global 2019, la competencia interna se ve restringida por los impuestos y subvenciones distorsionantes y las elevadas barreras de entrada en el sector de los servicios. Las barreras no arancelarias relativamente altas reducen la competencia extranjera. Lo más importante es que la rigidez del mercado laboral es muy grave debido a los costosos despidos, a los poderosos sindicatos y al elevado salario mínimo, que distorsionan la relación entre la remuneración y la productividad. En cuanto a la fiscalidad del trabajo, Francia «logró» el dudoso honor de clasificarse en el último lugar de 141 países. No es de extrañar que la tasa de desempleo se haya mantenido obstinadamente por encima del 8 por ciento desde la crisis financiera mundial, mientras que en los Estados Unidos y en Alemania ha caído por debajo del 4 por ciento.

Conclusiones

El dilema del presidente Macron es comprensible. Durante varios decenios la economía francesa ha entrado en una espiral negativa de ralentización del crecimiento y rápida acumulación de la deuda. El generoso modelo de bienestar es aún menos sostenible en una economía globalizada, y se necesitan reformas radicales de libre mercado para reavivar el crecimiento. Como la resistencia social a las reformas ha sido inquebrantable hasta ahora,3 Macron parece dispuesto a utilizar la crisis de COVID-19 para proteger el esclerótico modelo de bienestar de Francia de la competencia internacional. Al mismo tiempo, también está pidiendo la mutualización de la deuda en la zona euro para reinflar la burbuja de la deuda francesa. Pero es muy probable que esta nueva estrategia política y económica fracase.

En primer lugar, los planes franceses son incompatibles con la actual arquitectura de la Unión Europea. El mercado único de la UE se basa en el principio de que las empresas compitan libremente en todo el continente, en la limitación de las ayudas estatales y en una política común de comercio exterior. Francia tendría que convencer a todos los demás miembros de la UE de que se vuelvan proteccionistas, incluidos los más competitivos, lo que puede ser casi imposible. Del mismo modo, es probable que los miembros más ahorrativos de la zona euro se opongan al llamamiento de Francia a la mutualización de la deuda. Por otra parte, el «acuerdo ecológico», que encabeza la agenda política en Europa y que potencialmente implica un impuesto al carbono sobre las importaciones, puede proporcionar un viento de cola para los esfuerzos del Presidente Macron.

En segundo lugar, la autarquía y la monetización de la deuda, que recuerdan la tradición mercantilista y estatista de Francia, iniciada por Colbert en el siglo XVII, no hará sino acelerar el declive económico. Como Rothbard argumenta reductio ad absurdum, el proteccionismo puede asegurar la «autosuficiencia». Sin embargo, esta «suficiencia» se produce a costa de un menor nivel de vida alcanzado con un mayor aporte de mano de obra, porque una división internacional del trabajo obstaculizada reduce la productividad. El problema del desempleo podría aliviarse y los salarios nominales podrían aumentar si la mayoría de los bienes y servicios tuvieran que producirse en el país y el dinero se utilizara principalmente en casa, en particular si se aplicara también una política inflacionaria, como parece favorecer Francia. Pero los precios subirían también, y los salarios reales caerían dramáticamente. Además, en ausencia de comercio internacional y cooperación social,

Sería casi inevitable que un mundo tan autista estuviera fuertemente marcado por la violencia y la guerra perpetua.4

Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania and works for an international organization in Brussels, Belgium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire