Mises Wire

Home | Wire | Fannie y Freddie son sólo agencias gubernamentales. Es probable que sigan de ese modo.

Fannie y Freddie son sólo agencias gubernamentales. Es probable que sigan de ese modo.

  • fannie

Etiquetas Historia de EEUU

06/29/2021

La semana pasada, la Corte Suprema de EEUU confirmó que Fannie Mae y Freddie Mac son esencialmente corporaciones de propiedad gubernamental, y es probable que sigan siéndolo.

La Corte no lo dijo con tantas palabras, pero la sentencia (en concreto, el caso Collins v Yellen) contribuye a acabar con la ficción de que Fannie y Freddie son organizaciones privadas que sólo se encuentran temporalmente en estado de «conservación» bajo el control del gobierno de EEUU.

El fallo en sí es aparentemente muy mundano. La Corte dictaminó que el director ejecutivo de la Agencia federal de financiación de la vivienda (FHFA) —la agencia gubernamental que efectivamente es propietaria de Fannie y Freddie— era, a todos los efectos prácticos, una persona nombrada por el gobierno como cualquier otro ejecutivo de una agencia gubernamental. Además, el Tribunal se negó a intervenir para poner fin a la práctica del gobierno federal de «barrer» los fondos de Fannie y Freddie y colocarlos en el Tesoro de EEUU.

En efecto, las sentencias confirman lo que los observadores más cínicos y avispados saben desde hace tiempo: que Fannie y Freddie siempre han sido organizaciones cuasi-gubernamentales, y que ahora son organismos gubernamentales de pleno derecho tras el rescate y la absorción de las dos corporaciones que se produjo en septiembre de 2008.

En otras palabras, en la práctica, Fannie y Freddie no son más entidades «privadas» que Pemex, la empresa petrolera estatal de México.

Como señaló Lew Rockwell en el momento de la toma de posesión del gobierno en 2008:

La semana pasada, el gobierno anunció que pondría a Freddie Mac y Fannie Mae, los gigantes hipotecarios, bajo conservación, que es una forma bonita de decir que serán nacionalizados.

Ya no usamos la palabra nacionalizar. Podemos hacer un experimento y leer el nuevo término «conservación» en la historia. De hecho, podríamos decir que Stalin y Lenin sometieron a las industrias rusas a una especie de conservación. O podríamos decir que Mao impulsó una especie de conservación de la tierra, o que la política de Hitler fue una conservación nacional. El pequeño libro de Marx podría retitularse Manifiesto de la conservación.

Verás, el gobierno sigue teniendo que inventar nuevos nombres para estas cosas porque las antiguas políticas, que no eran tan diferentes en contenido, fracasaron tan miserablemente. Los viejos términos se desacreditan y los nuevos se hacen necesarios, en un esfuerzo por engañar al público.

Así que, aunque ahora nos refiramos educadamente —casi 13 años después— a Fannie y Freddie como empresas «en régimen de conservación», la realidad es que estas empresas han sido nacionalizadas.

Por supuesto, nunca fueron verdaderamente privadas. Fannie y Freddie fueron creadas por el Congreso para añadir liquidez a los mercados hipotecarios mediante la compra de hipotecas en el mercado secundario. Para los inversores, la conveniencia de sus acciones se basó durante mucho tiempo en la promesa implícita —un guiño de facto— de que el Congreso nunca permitiría la quiebra de estas empresas. Sin embargo, ni siquiera esto fue suficiente para la dirección de Fannie y Freddie. Ya a finales de la década de los noventa, Fannie Mae probablemente «falseaba sus estados financieros». Freddie tuvo un comportamiento similar.  Nada de esto afectó a lo que muchos inversores esperaban: que, en caso de que se produjera cualquier trastorno importante en el mercado de la vivienda, el gobierno federal obligaría a los contribuyentes a rescatar a estas empresas.

Eso es exactamente lo que ocurrió en 2008, como el último espasmo de la «financiarización» que succionó cada vez más recursos de la economía no financiera para verter más dinero en el sector financiero.

Sin embargo, los inversores quizá no esperaban que los federales expropiaran las empresas, aunque nunca se utilizaron esos términos. Tanto los inversores como los reguladores federales han seguido discutiendo sobre el grado de nacionalización de estas empresas. La sentencia de la semana pasada deja claro que están realmente nacionalizadas, y que el dinero que fluye hacia Fannie y Freddie es el dinero del gobierno federal.

Tampoco debemos esperar que esto cambie pronto. Aproximadamente la mitad del mercado hipotecario en este momento está respaldado por Fannie y Freddie, y eso significa que hay mucho en juego. El Congreso necesita a Fannie y Freddie para engrasar las ruedas del mercado hipotecario y garantizar que siempre haya mucho dinero dando vueltas en los mercados hipotecarios para que los tipos de interés sigan siendo bajos y la tasa de propiedad de viviendas se mantenga.

Confiar Fannie y Freddie al «mercado libre» podría permitir que los tipos de interés se ajustaran a un tipo significativamente más alto, y eso es claramente intolerable en el clima actual de Washington, DC.

Está claro que Washington nunca pretendió que estas empresas fueran realmente privadas, pero el mercado inmobiliario actual es tan frágil y depende tanto de cantidades artificiales de liquidez -y de tipos de interés artificialmente bajos- que parece claro que los funcionarios federales seguirán insistiendo en el control directo.

Todo esto es un ejemplo más de cómo la economía moderna de Estados Unidos está fuertemente socializada, financiada, subvencionada y controlada por tecnócratas federales.

La Corte acaba de decirnos lo que ya sabíamos, pero ahora es más difícil para los inversores negar esta realidad. Tras la sentencia de la semana pasada, las acciones de Fannie y Freddie se desplomaron un 45% en un momento dado, y siguen en mínimos de varios años, ya que los inversores sospechan cada vez más que las esperanzas de «reprivatización» son vanas.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire