Mises Wire

Home | Wire | Elección 2020: la ruta de la tecnocracia

Elección 2020: la ruta de la tecnocracia

  • puppet

Etiquetas ProgresismoMedios y cultura

11/12/2020

Independientemente de si uno apoyó a un candidato específico para presidente o ningún candidato, los amantes de la libertad deberían alegrarse por una gloriosa victoria en este ciclo electoral. Esta victoria no es de un candidato o partido sobre otro en esta o aquella carrera, sino más bien una rotunda derrota ideológica de una de las fuerzas más iliberales y amenazantes a las que nos enfrentamos en este momento: la tecnocracia.

La tecnocracia sirve como un barniz útil para cubrir la lujuria por el poder y la dominación que motiva a la mayoría de los actores políticos. Sobre el papel, puede entenderse como «gobierno por los inteligentes», pero en la práctica, esto no es más que un mito para justificar que una clase de sociedad mantenga el poder y el control sobre todos los demás. Animados por la palabra mágica «ciencia», los «expertos» afirman poseer el conocimiento final y se pronuncian sobre la verdad con la autoridad de las escrituras sagradas. Aquellos que disienten, sin importar cuán educados o razonables sean sus desacuerdos, son apaleados con calumnias de ser un «negador de la ciencia» como si la ciencia fuera un canon sagrado en lugar de un proceso de investigación en constante evolución y cambio.

Uno de los componentes clave de esta farsa tecnocrática es el mito de la inevitabilidad. Según este mito, los que no están de acuerdo con el consenso tecnocrático no sólo se equivocan, sino que se oponen a la inevitable e inexorable marcha del progreso y de la propia historia, que los tecnócratas han previsto ellos mismos (gracias a su incomparable inteligencia, por supuesto). El uso poco irónico de la expresión «el lado correcto de la historia» suele ser un buen indicio de que alguien es un verdadero creyente tecnocrático.

Sin embargo, el simple hecho de hacer pronunciamientos proféticos huele demasiado a religión (lo que toda la gente de pensamiento correcto sabe, por supuesto, que es una tontería «no científica»). Los humanos siempre han buscado adivinar el futuro, haciéndolo a través de varios medios como las cartas del tarot, las hojas de té y la cartografía de los movimientos de los cuerpos celestes. Ninguno de ellos funcionó muy bien, pero gracias al poder de la «ciencia» los tecnócratas creen que se han movido más allá de tales supersticiones primitivas. En lugar de tirar huesos al fuego y leer las grietas, los adivinos tecnócratas utilizan técnicas arcanas como las «encuestas de opinión pública» y el «modelado basado en datos» para escrutar «científicamente» el futuro y discernir el arco de la historia.

La legitimidad con la que vastas franjas del público sostienen estas profecías tecnocráticas es una de las mayores fortalezas de los tecnócratas y les permite salirse con la suya en muchas cosas que de otra manera serían imposibles.

Sólo considera la respuesta a la crisis de Covid-19. A los tecnócratas se les ha dado virtualmente rienda suelta para reorganizar la sociedad a voluntad. Pocas personas escucharían las locas propuestas de bloqueo antisocial que amenazan los aspectos quintaesencialmente humanos de nuestra existencia si no fuera por la habilidad de usar la «ciencia» para intimidar a los disidentes para que se sometan.

Sin embargo, esta elección ha demostrado que no sólo nuestros señores tecnócratas no tienen el poder de ver el futuro, sino que decenas de millones de nuestros compatriotas también son escépticos de estos poderes proféticos.

El grado en el que los pronósticos no fueron acertados, por dos dígitos en algunos lugares, ha revelado que tal vez todo este sondeo y modelado «científico» no es mucho mejor que la lectura de las entrañas de la cabra después de todo. Gracias a los encuestadores, millones de personas esperaban una explosión azul que arrasara con Trump, asegurara el Senado y aumentara los márgenes de los demócratas en la Cámara. En cambio, la carrera presidencial fue muy reñida, los demócratas apenas se han aferrado a la Cámara, y el Senado probablemente seguirá siendo republicano.

Si un adivino hubiera estado tan equivocado hace mil años, pronto se habría encontrado con que le leyeran sus propias entrañas.

Este desastroso historial no sólo desacredita las encuestas y los modelos electorales, sino también las encuestas de opinión pública y los modelos en general. Esto es quizás un golpe aún mayor para los tecnócratas, ya que elimina una herramienta con la que pueden afirmar en voz alta que tienen un mandato para llevar a cabo cualquier esquema estatista que estén insistiendo durante la semana.

Tal vez incluso más importante que el descrédito de los adivinos tecnocráticos es la completa exposición de los expertos y la clase intelectual como charlatanes autoengañados. Durante años hemos sido constantemente sermoneados por engreídos santurrones que hablan de cómo Estados Unidos está contaminada con el pecado del racismo a nivel genético y necesita arrepentimiento y absolución (a través de sus políticas públicas preferidas, por supuesto). Esta teoría de interseccionalidad y raza crítica llegó a un punto álgido después de que Trump se convirtiera en presidente.

Basándose en supuestos interseccionales, los politólogos han predicho durante años que, con el tiempo, gracias a las tendencias demográficas, todos los pueblos oprimidos se unirán y se alzarán contra sus opresores blancos cisheteropatriarcales y votarán eternamente por los demócratas, y que el Partido Republicano pronto quedará relegado a una irrelevancia permanente. Sin embargo, los resultados de las elecciones indican que millones de personas supuestamente oprimidas no creen nada de esto. Trump arrasó en el sur de Florida entre los cubanoamericanos y borró los márgenes demócratas entre algunos de los condados más méxicoamericanos del país a lo largo de la frontera sur. La situación se ve aún peor si uno piensa que las encuestas a boca de urna tienen alguna validez (una pregunta abierta): las encuestas a boca de urna han indicado que los márgenes de Trump aumentaron entre mujeres y hombres negros, latinos, mujeres blancas y votantes homosexuales. El único grupo demográfico con el que el margen de Trump disminuyó fue el de los hombres blancos. Hasta ahí llegó esa predicción.

A fin de cuentas, esta elección ha demostrado que el futuro es verdaderamente desconocido. Aquellos que proclaman conocer el fin de la historia se han quedado con un aspecto más tonto de lo habitual. Quieren hacer creer a la gente que todos los demás son impotentes contra las fuerzas inexorables del progreso histórico y que los que no están de acuerdo son meros reaccionarios que serán barridos a su debido tiempo. Pero como Mises argumenta en la sección final de su libro Teoría e historia, son las elecciones y acciones individuales de la gente que vive y respira lo que determina el curso de la historia, no los escrutinios gnósticos de los intelectuales. Lejos de ser algo previsto, Mises señala que «el hecho sobresaliente de la historia es que es una sucesión de eventos que nadie anticipó antes de que ocurrieran».

Con tanta propaganda tecnocrática inundándonos perpetuamente, el futuro puede parecer sombrío a veces, pero ¡ánimo! En una gloriosa muestra de ineptitud, los enemigos del liberalismo nos han recordado lo engañados e ignorantes que son en realidad. El futuro no está escrito en piedra, sino que es un lienzo en blanco que espera ser llenado por las elecciones de millones y millones de individuos activos, individuos a los que somos capaces de persuadir hacia la causa liberal de la propiedad, la libertad y la paz. El futuro de la libertad es tan brillante como trabajamos para hacerlo.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a freelance writer and Mises U alum. You can subscribe to his newsletter here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire