Mises Wire

Home | Wire | El Zimbabue post Mugabe sigue enfrentando una serie de problemas económicos

El Zimbabue post Mugabe sigue enfrentando una serie de problemas económicos

  • mugabe
0 Views

Tags Subsidios CorporativosPobrezaHistorial Mundial

01/09/2020

La muerte de Robert Mugabe, el 6 de septiembre de 2019, reavivó las conversaciones sobre el futuro de Zimbabue. El economista Steve Hanke estimó recientemente que la inflación de Zimbabue era de 605 por ciento, lo que indica que el país sigue en una situación económica precaria.

Aunque se lanzó un golpe de estado exitoso contra Mugabe a finales de 2017, el impacto residual de sus treinta y siete años en el poder todavía se siente hasta el día de hoy, y el gobierno encabezado por Emmerson Mnangagwa no ha mostrado signos de voluntad de reformar la economía de Zimbabue. La euforia que sigue a un cambio de régimen a menudo engaña a los gobiernos sucesivos en la creencia de que corregirán mágicamente los errores anteriores y traerán prosperidad a la tierra. La historia demuestra que a menudo no es así. Mnangagwa y los futuros líderes tendrán las manos llenas para tratar de volver a poner en pie lo que una vez fue el granero de África. Entender cómo Zimbabue llegó a este punto es clave para tratar de sacar al país de su actual desorden.

De la redistribución de tierras independiente a la radical

Mugabe se convirtió en un favorito internacional de la izquierda debido a la insurrección que su Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico (ZANU-PF) llevó a cabo contra el primer ministro rodiano Ian Smith durante las guerras de Bush. La presión implacable finalmente obligó a Smith a poner fin al dominio de la minoría blanca y cambiar el nombre del país a Zimbabue-Rhodesia en 1979. Sin embargo, esto no fue suficiente para los insurrectos, quienes presionaron y finalmente obligaron al gobierno a convocar elecciones en 1980. Robert Mugabe, entonces líder de la Unión Nacional Africana de Zimbabue, salió victorioso en las elecciones de los años 80 para primer ministro e inmediatamente cambió el nombre del país a Zimbabue. De 1980 a 1987, Mugabe se desempeñó como primer ministro. Más tarde se convirtió en presidente y gobernó hasta que fue derrocado en 2017.

Como estaba ocupado consolidando su gobierno, Mugabe se embarcó en una intervención gradual en sus primeras décadas en el cargo. Sin embargo, siempre tuvo la reforma agraria en el fondo de su mente y simplemente estaba esperando el momento adecuado para instituirla. El líder zimbabuense encontró su primer obstáculo después de que los votantes rechazaran uno de sus planes de confiscación forzosa de tierras en el año 2000. Pero esto no detuvo al demagogo zimbabuense. Mugabe dio un giro radical al expropiar las propiedades de los terratenientes blancos y dárselas a los veteranos de las guerras de Bush o a las personas que alegaban tener la condición de veteranos en el año 2000. A través de medios políticos y paramilitares, Mugabe pudo confiscar veintitrés millones de acres de tierra sin ningún tipo de proceso o compensación.

La hiperinflación entra en escena

Ningún programa económico populista está completo sin su propia agenda inflacionaria. Mugabe estaba más que dispuesto a convertir el Banco de la Reserva de Zimbabue en su imprenta personal y a seguir la política monetaria hiperinflacionaria más devastadora de los últimos tiempos. Zimbabue alcanzó los niveles de inflación de las historietas en 2008, cuando la hiperinflación se estableció en un máximo de 79,6 mil millones por ciento. Después de eviscerar completamente el valor de la moneda local, Zimbabue efectivamente «dolarizó» y cambió a diferentes divisas como el dólar y el rand africano.

Para empeorar las cosas, el gobierno de Zimbabue trató de combatir la inflación de la manera más inútil posible, promulgando controles de precios. Una política que ha fracasado desde la antigua Roma hasta la Venezuela contemporánea, los controles de precios previsiblemente exacerbaron la escasez ya existente y aceleraron aún más la debacle económica de Zimbabue.

Cuando Mugabe fue depuesto en 2017, el 70 por ciento de los Zimbabuenses vivía en la pobreza, ya que la producción económica del país había caído a la mitad desde el año 2000 y la inflación había destruido los ahorros de los Zimbabuenses. Esto se reflejó en una caída del 15 por ciento del ingreso real per cápita desde 1980. El tan cacareado sector agrícola de Zimbabue experimentó una notable implosión, ya que la producción agrícola cayó en picada por un monto de 12 mil millones de dólares entre el 2000 y el 2009, según un informe del Sindicato de Agricultores Comerciales.

El cambio de régimen no garantiza el éxito futuro

El sucesor de Mugabe, Emmerson Mnangagwa, ya tiene las manos llenas con una inflación superior al 600 por ciento y los sindicatos del sector público ya están exigiendo salarios indexados al dólar. El camino hacia la reforma no será un paseo por el parque, dado que el propio Mnangagwa no es un santo. Ya está promoviendo un programa agrícola que reparte subsidios a Sakunda Holdings, una empresa controlada por Kudakwashe Tagwirei, un conocido aliado de Mnangagwa y del partido en el poder, el ZANU-PF. A pesar de que Zimbabue ha dejado el ámbito de la hiperinflación, continúa teniendo problemas estructurales que impiden las reformas al mercado.

Este es a menudo el caso en los países en desarrollo, donde el gobierno que le sucede, a pesar de todas sus promesas y votos de liberarse de la corrupción del gobierno precedente, termina rompiendo por incompetencia y corrupción en su liderazgo. Debido a la preponderancia de las ideas de inspiración marxista y keynesiana, la ventana de opciones ideológicas es bastante pequeña para muchos países en desarrollo. Una gran parte de los funcionarios de alto rango en los países en desarrollo han sido instruidos en estas escuelas de pensamiento en universidades occidentales en el extranjero, donde estas ideas no se han implementado plenamente. Sin embargo, muchos países en desarrollo son un terreno fértil para políticas destructivas como el populismo keynesiano o marxista. Las amplias brechas de riqueza entre los que tienen y los que no tienen conexiones políticas, la ignorancia general sobre las implicaciones del intervencionismo entre el público y una clase política depredadora que está protegida de la reacción popular hacen que estos países sean susceptibles de una intervención masiva. Cuando Occidente no puede implementar algunas de sus ideas económicamente analfabetas en casa, encuentra importadores dispuestos en el mundo en desarrollo.

¿Puede Zimbabue buscar inspiración en otros países?

Un futuro ominoso le espera al país subsahariano. Su vecina Sudáfrica está pasando por sus propias pruebas y tribulaciones, ya que la redistribución de la tierra se ha convertido en un tema político importante en los últimos años. La única buena noticia para Zimbabue es que su vecino Botswana ofrece un camino alternativo para la prosperidad económica. Botswana ha tomado una ruta atípica en el desarrollo económico al hacer hincapié en el libre comercio, la escasa ayuda exterior y las instituciones que respetan la propiedad privada. Botswana, junto con Chile, parece ser una excepción radical en lugar de la regla en el mundo en desarrollo. Lo ideal sería que Zimbabue se apartara completamente del legado de Mugabe y replicara las políticas de Botswana.

Basta con decir que en Zimbabue se necesita nada menos que un exorcismo económico. En base a lo que el Presidente Mnangagwa ha hecho hasta ahora, no parece que Zimbabue se tome en serio la realización de reformas duras.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a Venezuelan American freelance writer. Sign up for his mailing list here. Get his e-book The 10 Myths of Gun Control here. Follow him on Facebook and Twitter, or email him here.

Image source:

Add Comment

Shield icon wire