Mises Wire

Home | Wire | El retorno de la hiperinflación en Zimbabue

El retorno de la hiperinflación en Zimbabue

  • zimbabwe1.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosIntervencionismoPropiedad Privada

10/09/2019

Ha pasado más de una década desde que Zimbabue fue devastado por una de las peores experiencias de la historia de la hiperinflación, alcanzando el 79.600.000.000.000 por ciento, ya que los precios se duplicaron aproximadamente cada 24,7 horas en noviembre de 2008. Hoy, bajo un nuevo liderazgo, parece que el gobierno de Zimbabue no ha aprendido de sus errores anteriores en cuanto a la política a la que debe atribuirse al entrar en otro período de tiempos tumultuosos y dificultades económicas para sus ciudadanos, ya que la hiperinflación ha vuelto a aparecer en el panorama.

La horrenda experiencia de Zimbabue con la hiperinflación vino de la monetización de sus gastos como resultado de varios años de reformas políticas fallidas, como la confiscación de propiedades agrícolas y el control de precios. Esto resultó en una disminución del PIB de -17 por ciento en 2008 (ver Figura 1). Con la práctica de Zimbabue de imprimir dinero, el gobierno decidió en 2009 abandonar su moneda local y reemplazarla por moneda extranjera como el dólar estadounidense y el rand africano, lo que contribuyó a una mayor estabilización.

zimb.PNG

Figura 1: Fuente: Banco Mundial (PIB de Zimbabue 2008-2018)

Sin embargo, después de su rápida expansión de 2009 a 2012, la economía de Zimbabue comenzó a desacelerarse significativamente en 2013, ya que se cumplieron a principios de año con un saldo minúsculo de 217 dólares en su cuenta pública. Ese mismo año, Robert Mugabe, representante del partido ZANU-PF, fue reelegido en las elecciones generales con la promesa de continuar con las políticas de indigenización. Las políticas de indigenización tratarán de crear una mayor igualdad y crecimiento económico violando los derechos de propiedad y exigiendo a las empresas extranjeras o de propiedad blanca que cedan una parte mayoritaria de su propiedad a los negros indígenas. Al hacerlo, la política de Mugabe provocó incertidumbre en el mercado, ya que desanimó a la inversión extranjera futura con la amenaza de confiscación de activos, creando una falta de capital para expandir la producción.

Además, gracias a la continua incertidumbre del régimen, y sin una política monetaria propia, en 2014 Zimbabue comenzó a experimentar una escasez de dinero en efectivo físico que, según se informa, había llevado a algunas personas a utilizar dulces confitados y preservativos en sustitución del cambio. Combinado con este desafío, Zimbabue tuvo una mala cosecha al enfrentarse a una sequía en 2016 que afectó a cinco millones de personas, lo que provocó un déficit de 1.400 millones de dólares, que representó el 10 por ciento de la producción nacional, lo que provocó una escasez aún mayor de dinero en efectivo.

El 21 de noviembre de 2017, después de 37 años de gobernar Zimbabue con mano dura, Mugabe renunció en medio de la presión política de un juicio político por medio de un golpe militar. A finales de esa semana, el 24, Emmerson Mnangagwa se había convertido en el nuevo presidente de Zimbabue. Inmediatamente después del ascenso de Mnangagwa al poder, el presidente aseguró a la población cambios políticos drásticos para ayudar a estabilizar e impulsar el crecimiento económico.

Escasez y control de precios

A principios de 2019, la economía de Zimbabue, altamente regulada, comenzó a experimentar una escasez de combustible. Para frenar la demanda, y como un intento de mantener el suministro de combustible dentro del país, Mnangagwa decidió utilizar el sector energético administrado por el estado para aumentar el diesel en un 125 por ciento y la gasolina en un 131 por ciento de la noche a la mañana. Un aumento tan drástico llevó inmediatamente a una protesta de tres días que dejó un saldo de 12 muertos y 78 personas tratadas por heridas de bala.

En Zimbabue, el aumento del precio del combustible ha hecho que los costos de transporte se disparen, lo que ha tenido efectos perjudiciales para las empresas al aumentar sus costos. Para compensar el aumento del coste del combustible, los empresarios deben compensarlo reduciendo los márgenes de beneficio o subiendo los precios. En una economía interconectada en la que los empresarios dependen los unos de los otros para suministrarse bienes y servicios y utilizar esos bienes y servicios para la producción futura cuando un empresario aumenta sus precios, esto comienza a hacer que otros empresarios suban sus precios a fin de mantener la rentabilidad.

Volviendo a la moneda local

En junio de este año, empeorado por una variedad de factores, desde el precio de los combustibles hasta la disminución de la producción interna, ZIMSTATS (Agencia Nacional de Estadísticas de Zimbabue) informó que la inflación en Zimbabue había alcanzado el 175,66 por ciento. En un esfuerzo por combatir esta hiperinflación, el ministro de finanzas de Zimbabue, Mthuli Ncube, declaró entonces que el uso de moneda extranjera estará prohibido en las transacciones nacionales y que sus civiles sólo pueden utilizar los Dólares de Liquidación Bruta en Tiempo Real (DLBTR) electrónicos para combatir la escasez de dólares estadounidenses. Si un ciudadano decide retirar los DLBTR de su banco local, entonces recibirá billetes de papel en billetes de 2, 5, 10 y 20 dólares.

La adopción de los DLBTR como unidad única de intercambio es un cambio rápido con respecto al error de hiperinflación de no hace mucho tiempo. Después de 2009, el Estado de Zimbabue había estabilizado sus asuntos monetarios utilizando nueve monedas diferentes como moneda de curso legal. Ahora bien, el acto de abolir el uso de moneda extranjera sólo invocará la práctica de las transacciones fuera de la red a través del mercado negro si las empresas pierden confianza en el LBTR. La confianza en el LBTR ya se ha visto afectada, ya que el coeficiente del mercado negro para el LBTR en relación con el dólar ha alcanzado 11 a 1, en comparación con el coeficiente establecido por el Gobierno, que es de 6,2 a 1. La diferencia en las relaciones de cambio ha demostrado que no se puede confiar en Zimbabue emitiendo su moneda, ya que la gente todavía no ha creado esa confianza desde la debacle de este país en 2008.

Además, Zimbabue ha sufrido una sequía este año y se estima que su cosecha de maíz ha caído en un 54 por ciento, lo que resultaría en la necesidad de importar maíz para compensar la escasez. Sin embargo, la importación de bienes es un reto, teniendo en cuenta que el país ha estado corto de dólares de los EE.UU. en los últimos años. En el mismo período, Zimbabue también ha sufrido continuos cortes de energía debido a la sequía, que duran hasta 18 horas al día y cuestan a los fabricantes más de 200 millones de dólares en pérdidas de producción. Para empeorar las cosas, el Presidente Mnangagwa en agosto aumentó el combustible por séptima vez en más de un 500 por ciento.

Desde el informe sobre la inflación, el ministro de finanzas de Zimbabue, Mthuli Ncube, dijo que las cifras de inflación se pospondrían hasta febrero de 2020. La razón del retraso es para que los funcionarios del gobierno tengan más tiempo e información para determinar con precisión cuál es la tasa de inflación, ya que los precios actuales no se miden en dólares estadounidenses. Sin embargo, muchos ciudadanos se han opuesto a este aplazamiento con la creencia de que el gobierno está tratando de ocultar la tasa de inflación real, mientras que la tasa de inflación del mercado negro en Zimbabue se estima en un 558 por ciento.

Cuando el Estado interviene en el mercado fijando el precio de una mercancía al margen de las fuerzas naturales de la oferta y la demanda del mercado, al tiempo que hace cumplir las leyes de curso legal que obligan a sus ciudadanos a realizar transacciones en una moneda en la que no confían, tales acciones conducirán inevitablemente a la hiperinflación, como la situación en Zimbabue. Mientras reflexionamos sobre la crisis actual y monitoreamos la situación hasta que se publiquen las próximas estadísticas de inflación en 2020, las condiciones parecen sombrías a menos que Zimbabue cambie su dirección hacia políticas más orientadas al libre mercado y evite la intervención continua del Estado que empobrece el nivel de vida de su población.

Author:
Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire