Mises Wire

Home | Wire | El régimen de Ucrania ahora está secuestrando padres para el «servicio» militar

El régimen de Ucrania ahora está secuestrando padres para el «servicio» militar

  • ukraine

Etiquetas Guerra y política exterior

02/28/2022

El régimen de Ucrania ha impuesto la ley marcial tras la invasión rusa y, al parecer, también ha impuesto una nueva orden de reclutamiento casi universal. USA Today informa:

El Servicio Estatal de Guardia de Fronteras de Ucrania ha anunciado que se prohíbe a los hombres de entre 18 y 60 años salir del país, según los informes.

«En particular, se prohíbe a los hombres de entre 18 y 60 años de edad, ciudadanos de Ucrania, salir de las fronteras de Ucrania», dice un comunicado del servicio, según la CNN. «Esta regulación permanecerá en vigor durante el periodo del régimen legal de la ley marcial. Pedimos a los ciudadanos que tengan en cuenta esta información».

Naturalmente, para imponer esto a los reclutas no dispuestos, los funcionarios ucranianos tendrán que obligar físicamente a los hombres a entrar en el servicio y enviarlos a donde el régimen considere que son necesarios.1

En Twitter, por ejemplo, han aparecido algunos vídeos que muestran a hombres secuestrados por funcionarios ucranianos y obligados a prestar servicio. Según una fuente que publica fotos y vídeos de Ucrania,

Los soldados de los EAU paraban coches y autobuses y sacaban a cualquier hombre de entre 18 y 60 años para reclutarlo en el ejército ucraniano. En un lugar, un comisario gritaba «¡despídanse de sus hijas, madres y novias; deben volver y luchar contra el invasor ruso!».

O como otro agente del gobierno dijo más directamente: «Olvida a tu mujer, olvida a tu hija, lucha por Ucrania».

La redacción de esta llamada a las armas ayuda a poner de manifiesto la verdadera naturaleza del reclutamiento impuesto a los que no están dispuestos: el Estado se siente con derecho a pasar por encima de los intereses de los hombres y sus familias. Traducción: tu mujer y tu hija merecen menos tu atención que los asuntos de Estado.

Esta situación es tan dramática porque pone en evidencia el conflicto fundamental entre los intereses de las familias y los intereses del régimen.

Ponerse del lado del régimen en este caso requiere que aceptemos que los tecnócratas y políticos del gobierno deberían estar en posición de anular el juicio de un hombre sobre la mejor manera de servir a su familia.  Mucha gente, por supuesto, cree esto. Esta actitud es la que hace posible los encierros y los mandatos de vacunación. tanto con el reclutamiento como con la covida, el estado se convierte en la institución que toma las decisiones íntimas sobre lo que debes hacer con tu familia «por tu propio bien».

Sin embargo, la verdad es que los agentes estatales carecen tanto de la autoridad moral como de la información necesaria para tomar tales decisiones.

El Estado no tiene prioridad sobre la familia

En los esfuerzos del Estado por apresar a los hombres para el «servicio» del régimen encontramos un claro conflicto entre el Estado y la familia.

Si un marido y padre de familia ha decidido que lo mejor es acompañar a su familia a un país vecino —o a cualquier lugar, en realidad—, esta prerrogativa es una de las más fundamentales de la sociedad civilizada. Ninguna institución en la tierra está mejor preparada para tomar tales decisiones que la propia familia. Ninguna institución está en condiciones morales de coaccionar a un hombre para que abandone a sus hijos y a su esposa en nombre de servir a un grupo vago e indefinido de personas que es «el país».

No sólo ningún político o tecnócrata está en posición moral de exigir tal cosa, sino que ningún agente gubernamental posee siquiera los conocimientos específicos necesarios para emitir un juicio sobre lo que es apropiado para innumerables familias, cada una de las cuales tiene sus propias necesidades específicas y únicas.

En realidad, para algunos hombres, lo correcto es acompañar a sus familias a un lugar seguro al otro lado de la frontera y apoyarlas allí. Para otros, puede significar luchar en una operación militar. Para otros, la emigración puede no ser preferible, y el hombre puede ser necesario para asegurar la comida y el refugio para la familia durante un tiempo de disturbios.

Sin duda, algunos hombres —e incluso algunas mujeres— pueden dejar voluntariamente a sus familias para hacer el servicio militar. Cuando se hace libremente, se trata de una elección legítima que las personas pueden hacer si creen que esto es apropiado para sus familias.

Sin embargo, hay una enorme diferencia entre estas elecciones voluntarias y los edictos dictados por los burócratas del gobierno para servir a cualquier objetivo que el Estado haya decidido que es «mejor» para todas las familias en su conjunto. En Ucrania, esto es especialmente destacable, ya que el régimen es notable por ser uno de los más corruptos del mundo.

La prohibición de la emigración: un acto especialmente peligroso

Lo que añade una dimensión especialmente interesante al ejemplo ucraniano es el hecho de que muchos de estos hombres están siendo capturados mientras intentan salir del país.

En esencia, estos hombres han sido despojados del derecho fundamental a emigrar. La prohibición de emigrar —uno de los derechos humanos más fundamentales— ha sido durante mucho tiempo un esquema empleado por regímenes despóticos como Corea del Norte, Cuba y la antigua Unión Soviética. Muchos otros regímenes despóticos han restringido la emigración con fines militares.

El hecho de que estos hombres sean secuestrados durante el proceso de emigración también pone en tela de juicio la lógica común empleada por los partidarios del reclutamiento, que afirman que todo el mundo tiene algún tipo de «deber» o deuda con su Estado-nación. Esta actitud, por supuesto, se basa en la idea bastante absurda de que las personas obtienen grandes beneficios por habitar un lugar concreto y, por tanto, deben algo al régimen que resulta estar gobernando en ese lugar. Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de la gente ya ha estado pagando impuestos durante muchos años para apoyar financieramente al régimen. Pero después de ser exprimidos por su riqueza año tras año, se les sigue sermoneando sobre lo que «deben» al Estado.

Sin embargo, cuando una persona decide emigrar, está eligiendo dejar atrás todos esos presuntos y deliciosos «beneficios» obtenidos por vivir en ese lugar y por pagar todos esos impuestos. Por lo tanto, ya no tiene sentido insistir en que esa persona debe ser obligada a seguir cumpliendo con su «deber» con respecto a un lugar que desea abandonar.

Naturalmente, los partidarios de reclutar a los hombres que emigran afirmarán que algunas de estas personas planean regresar y no están realmente emigrando de forma permanente. Nos dicen que estos hombres podrían regresar más tarde y «aprovecharse» de los supuestos beneficios obtenidos del «servicio» militar de otros. Por lo tanto, estos potenciales emigrantes deben al Estado el servicio militar ahora para «pagar» los futuros beneficios recibidos al reingresar. Para comprar este argumento, primero debemos ignorar el hecho de que estos hombres ya han pagado impuestos para fines de defensa militar. Pero además, el argumento se basa en la afirmación de que los agentes fronterizos pueden predecir el futuro. No saben quién intentará reingresar más tarde.  El argumento también se basa en la idea de que una posibilidad futura de intento de reentrada justifica el secuestro de reclutas ahora.

Otros defensores podrían intentar enturbiar aún más esta cuestión insistiendo en que el recluta no está prestando un servicio al régimen, sino a la «comunidad». Esto presupone que los intereses de todas y cada una de las comunidades coinciden con los intereses del Estado, una afirmación cuanto menos descabellada. Además, ¿qué es una comunidad sino un conjunto de familias? La mejor manera de servir a las comunidades es sustituyendo la voluntad de los miembros de la familia por la de un agente de reclutamiento.

También se olvida a menudo el hecho de que la falta de soldados voluntarios demuestra una falta de confianza en el propio régimen. Es muy posible que si el régimen ucraniano fuera menos corrupto y menos inepto, más gente se ofrecería como voluntaria para tomar las armas. Si la posición correcta del régimen ucraniano es tan evidente, entonces el reclutamiento no debería ser necesario en absoluto. La falta de un verdadero apoyo al régimen es siempre una dura realidad a la que debe enfrentarse un régimen. La historia está llena de monarcas ilusos que imaginaron que «el pueblo» acudiría en masa a proteger al rey de los usurpadores. Muchos de estos monarcas se han visto amargamente decepcionados, ya que resultó que el pueblo largamente sometido a impuestos y abusos por «su» rey tenía otras prioridades. Muchos otros tipos de regímenes se han enfrentado a sorpresas desagradables similares. Es muy posible que muchos ciudadanos no valoren el régimen tanto como éste se valora a sí mismo. Es una pena para los políticos en el poder, pero tal estado de cosas difícilmente justifica el secuestro de padres en la calle.

  • 1. Cabe señalar también que el pasado mes de diciembre, Kiev amplió los requisitos de su versión del «servicio selectivo» para incluir a más mujeres. Como señala Military.com «Según una normativa actualizada que entró en vigor el viernes 17 de diciembre, las mujeres de entre 18 y 60 años que sean «aptas para el servicio militar» y trabajen en una amplia gama de profesiones están obligadas a inscribirse en las fuerzas armadas de Ucrania. En caso de una guerra importante, esta reserva ampliada de mujeres puede ser movilizada como parte de la reserva nacional para servir en una amplia gama de especialidades militares».
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here