Mises Wire

Home | Wire | El problema con la reducción de impuestos sin reducir el gasto

El problema con la reducción de impuestos sin reducir el gasto

  • apitol2_0.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

02/15/2019

Según muchos expertos y comentaristas económicos, una forma efectiva de generar crecimiento económico es a través de la reducción de impuestos. La reducción de impuestos, según se sostiene, va a colocar más dinero en los bolsillos de los consumidores, lo que generará un crecimiento económico. Esta forma de pensar se basa en la opinión popular de que un aumento en dólares en el gasto del consumidor elevará el producto interno bruto (PIB) de la economía en un múltiplo del aumento del gasto del consumidor. Un ejemplo ilustrará la magia de este multiplicador.

Supongamos que, en promedio, las personas gastan 90 centavos y ahorran 10 centavos por cada dólar adicional que reciben. Si los consumidores aumentan sus gastos en $ 100 millones, esto aumentará los ingresos de los minoristas en esta cantidad. Los minoristas, a su vez, gastarán el 90% de sus nuevos ingresos, es decir, $ 90 millones en diversos bienes y servicios. Los beneficiarios de los $ 90 millones a su vez gastarán el 90% de los $ 90 millones, es decir, $ 81 millones y así sucesivamente. En cada etapa de la cadena de gastos, las personas gastan el 90% de los ingresos adicionales que reciben. Este proceso finalmente termina con un aumento del PIB de $ 1 mil millones, es decir (10 * 100 millones).

En resumen, todo lo que se requiere es otorgar a cada individuo más dinero para gastar, y esto, a su vez, debería poner en movimiento aumentos en el gasto del consumidor, lo que a su vez provocará aumentos en la producción de bienes y servicios. Observe que, en el marco del «multiplicador», los ahorros son realmente malas noticias, ya que cuanto más ahorran las personas, menor es el multiplicador.

Sin embargo, la magia del «multiplicador» es solo una ilusión, un mito. Todas las actividades en una economía tienen que ser financiadas y, por lo tanto, siempre compiten con otras actividades por los escasos ahorros reales. Por lo tanto, en igualdad de condiciones, si se gasta más en bienes de consumo, se deja menos para bienes de capital. Un aumento en la actividad de los minoristas será compensado por la disminución en la actividad de los productores de bienes de capital.

Por lo tanto, no es posible elevar el ritmo del crecimiento económico sin un aumento en el conjunto de la riqueza real. Para un grupo dado de riqueza real, cualquier aumento en algunas actividades debe significar menos fondos para otras actividades. Si hubiera sido de otra manera, entonces por la magia del multiplicador podríamos haber generado una prosperidad casi ilimitada.1

Los defensores de los recortes de impuestos opinan que los recortes de impuestos generan incentivos para trabajar más arduamente y ofrecen incentivos para que las empresas amplíen sus actividades. Sugerimos que sin un conjunto creciente de riqueza real, independientemente de los recortes de impuestos, no puede surgir una expansión general de la actividad económica. Por cada expansión en la actividad de algunas empresas, algunas otras empresas no tendrán los fondos necesarios para emprender la expansión.

Seguramente, las personas que recibirán dinero podrían gastar más y, por lo tanto, levantar la economía. Sí, podrán gastar más a costa de las personas que no recibirán el dinero.

Tenga en cuenta que el aumento en el fondo de riqueza real financia la acumulación de herramientas y maquinaria, lo que a su vez hace posible una expansión en la producción de bienes y servicios finales. Con un grupo mayor, se podría destinar más al consumo y al ahorro.2 Con más ahorros, sería posible mejorar aún más la estructura de la producción, lo que a su vez permite la expansión de la producción de bienes y servicios finales, de eso se trata el crecimiento económico.

Ahora, ¿qué significa bajar los impuestos? Significa que los individuos deben tener un mayor acceso al conjunto de riqueza real. La única forma de que esto sea posible es si se reduce el acceso del gobierno a la reserva. La demanda de fondos del gobierno debe ser reducida. Después de todo, en similitud con todas las demás actividades, las actividades del gobierno también deben ser financiadas.

Cuando el gobierno decide promover una actividad particular, esto significa que el gobierno suministrará dinero a varias personas que participan en esta actividad. El dinero recibido a su vez permitirá a los individuos en esa actividad acceder al conjunto de riqueza real.

Ahora que el gobierno no es un generador de riqueza real, depende de sus fuentes de financiamiento del sector privado. Esto a su vez significa que cuanto más gaste el gobierno, menos riqueza real estará disponible para el sector privado que genera riqueza. Obviamente, esto impedirá la creación de riqueza real y empobrecerá la economía en su conjunto. Observe que si el gobierno pudiera generar riqueza real, obviamente no tendría que gravar con impuestos al sector privado.

El nivel efectivo de impuestos entonces es dictado por los desembolsos del gobierno: cuanto más planea el gobierno gastar más riqueza real desviará del sector privado que genera riqueza. El modo de la desviación de la riqueza real del sector privado es, sin embargo, de importancia secundaria. Lo que importa es que la riqueza real es desviada. El método de desviar la riqueza real puede ser a través de impuestos directos o indirectos o por medio de impresión monetaria.

Otro instrumento común utilizado para la desviación de la riqueza real es mediante préstamos. Un prestamista que compromete sus recursos reales para obtener una ganancia debe verse aquí como un inversionista. Esto significa que el prestatario debe ser un generador de riqueza para poder pagar el préstamo original más un interés.

Esto es, sin embargo, no en lo que concierne al gobierno. Porque el gobierno no es un generador de riqueza, solo consume riqueza.1 Entonces, ¿cómo puede el gobierno como prestatario, que no produce riqueza real, pagar la deuda? La única forma en que puede hacerlo es pedirlo prestado nuevamente al mismo prestamista: el sector privado que genera riqueza. Esto equivale a un proceso en el que el gobierno le pide prestado para reembolsarle. (Ignoramos en esta discusión los préstamos del exterior).

Podemos concluir que no es posible tener una reducción de impuestos efectiva sin un recorte en los desembolsos del gobierno. El llamado recorte de impuestos mientras el gasto del gobierno sigue aumentando es solo una ilusión.

  • 1. a. b. Murray N. Rothbard, Hombre, Economía y Estado, Nash Publishing, p. 759.
  • 2. Richard von Strigl, Capital & Production Mises Institute, p. 18.

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire