Mises Wire

Home | Wire | El nuevo estímulo del euro no salvará la economía griega

El nuevo estímulo del euro no salvará la economía griega

  • greek
0 Views

Etiquetas Monetary PolicyImpuestos y GastoHistorial Mundial

Con el temor de que el coronavirus siga causando estragos en todos los países de Occidente, casi todos los gobiernos han adoptado medidas radicales para la contención del virus: cuarentenas obligatorias para muchos, cierre de empresas y prohibición de muchas actividades económicas y sociales. No voy a fingir que soy un experto médico y compartir mis pensamientos sobre la gravedad del virus. Sin embargo, me centraré en sus consecuencias económicas.

(Dos artículos muy informativos sobre las políticas de salud para el virus son «El gobierno no es rival para el coronavirus» y «Los "contrabandistas y bautistas" de la crisis del coronavirus».)

El nuevo estímulo y la calidad de la economía griega

El jueves, el Banco Central Europeo (BCE) anunció nuevos y masivos programas de estímulo, diciendo que podría comprar hasta 750.000 millones de euros (820.000 millones de dólares) en bonos estatales y corporativos. Esta noticia llega justo una semana después de que anunciara el último paquete de estímulo. El objetivo es claramente mantener los costos de los préstamos bajos y proporcionar dinero a los países europeos para hacer frente a la crisis actual. Esta es la primera vez que Grecia ha sido incluida en un programa de QE del BCE en mucho tiempo.

Poco después del anuncio, el primer ministro griego dijo que la economía griega recibirá un paquete de estímulo de 10.000 millones de euros. A esto le seguirán otras políticas intervencionistas, la más notable de las cuales proporciona un subsidio de 800 euros a los trabajadores privados, a los empresarios afectados por la crisis actual y a todos los trabajadores despedidos después del 1 de marzo. Pero la locura no termina ahí. También habrá nuevas prestaciones sociales para casi todos los griegos, y se ha promulgado un 40 por ciento de descuento en todos los pagos de alquiler para los meses de marzo, abril y mayo. El gobierno también ha hecho ilegal despedir empleados durante la crisis.

¿Por qué fracasará?

Hay un viejo refrán que dice que hay que ahorrar para un mal día. Esto significa que tienes que ahorrar algo de dinero para tener los fondos adecuados para superar un momento difícil. El problema al que se enfrentan Grecia y la UE es que no tienen ahorros. En cambio, la economía griega, y la mayoría de las economías europeas, dependen de la deuda y de que la gente gaste dinero que no tiene.

En una economía sana, la gente podría permitirse no trabajar durante unas semanas en una emergencia de este tipo, porque tendría ahorros, algo que los economistas convencionales odian y contra lo que han librado una enorme guerra. La Reserva Federal y el BCE han bajado artificialmente las tasas de interés, impulsando al gobierno, las corporaciones y los consumidores a pedir prestado cantidades insostenibles de dinero. Su respuesta es gastar más y «bañar» la economía con dinero.

El rescate de una o dos industrias específicas, aunque definitivamente malo para la economía, es por lo menos factible, porque hay otros que lo pagan. Pero rescatar a todo el mundo es otro asunto. ¿De dónde vendrá el dinero para eso? ¿Y de dónde vendrá cuando el gobierno decida suspender el pago de impuestos por el virus? No hay almuerzo gratis. Si se reducen los impuestos, hay que recortar el gasto, y si se quiere aumentar el gasto, hay que gravar más. Al final, el déficit tendrá que ser pagado por los futuros contribuyentes. El dinero no vendrá de los prestamistas. Después de todo, el mercado de bonos se está derrumbando, ya que todos los países se enfrentan a la misma crisis.

La única fuente de todo este dinero gratis que queda es el BCE, que al igual que su contraparte americana crea dinero «de la nada». Pero esto no resolverá la escasez de suministro en el mercado, que seguramente es el resultado de tan poca gente trabajando.

Una economía que nunca se recuperó

En Grecia las cosas están peor que en la mayor parte de Europa. Las dos industrias más grandes del país son el turismo y la navegación, que proporcionan casi la mitad del PIB. Estas han sido golpeadas duramente por el temor a los virus.

Y Grecia se enfrenta a esto desde una posición ya débil. Según el índice de libertad económica de la Fundación Heritage, el gasto público ya asciende al 48 por ciento del PIB, por encima de la todavía masiva deuda pública, equivalente al 183 por ciento del PIB. La economía nunca se recuperó realmente de la recesión. Las leyes laborales hacen que la contratación sea muy cara y arriesgada. Los cárteles de los sindicatos públicos son los que realmente controlan el país, y socavan la producción y el espíritu empresarial si se les da la oportunidad. El sector agrícola está fuertemente subvencionado, y la industria de servicios está sujeta a muchos controles de precios. Incluso durante los años de la «austeridad» los excedentes del gobierno fueron mínimos y se vieron superados por los déficits de los años futuros. De hecho, los gobiernos no lograron reducir el gasto y los impuestos y, de hecho, la enorme deuda no ha hecho más que aumentar.

Básicamente, la economía griega es sólo una enorme burbuja de deuda y gasto. Esta situación se mantuvo gracias a los interminables rescates de los contribuyentes europeos y a los bajos tipos de interés (a pesar de que eran unos de los más altos de la UE). Si no hubiera sido por eso, Grecia podría haber sido más racional y menos propensa a dejarse engañar por el crédito barato, o habría tenido que afrontar las consecuencias por sí sola, convirtiéndose en la Argentina de Europa. Después de todo, si otros europeos les prestaran dinero, los griegos tendrían que imprimir el dinero ellos mismos. O simplemente dejar de gastar. Pero los griegos nunca ahorraron o produjeron lo suficiente para justificar su alto nivel de vida en comparación con otros países. En otras palabras, estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades. No es que los griegos sean perezosos; una vez más, es el Estado el que está socavando la producción y alimenta la famosa mentalidad anticapitalista de Grecia.

Pero los repetidos ataques del BCE de QE realmente empeoran las cosas. Es una tontería pensar que los negocios que no son sostenibles con una tasa de interés del 1,5 por ciento, de repente se volverán productivos con un 0 por ciento. Si la economía funciona con una tasa de interés del 0 por ciento y no se recupera, ¿qué pasará cuando las tasas de interés suban al 0,5 por ciento? Se producirá pánico, lo que hará probable otra crisis de deuda europea. Una economía en la que las empresas no pueden pagar las deudas y los gastos ni siquiera con un interés del 0 por ciento es una economía lista para colapsar.

Conclusión

El Estado griego necesita detener sus políticas insostenibles que implican cada vez más donaciones. El gasto del gobierno siempre socava la producción del sector privado, que es posible gracias al ahorro. En su lugar, las políticas gubernamentales deberían fomentar el ahorro. Para que Grecia sobreviva a las consecuencias económicas del coronavirus, debe darse cuenta de que debe dejar que la burbuja se reviente.

Esto significa que habrá años aún más difíciles por delante para los griegos. Pero a largo plazo, tiene más sentido. Con los negocios de burbujas insostenibles desalojados del mercado, los recursos y el capital pueden ser utilizados de manera menos derrochadora. Grecia necesita más producción de bienes y servicios. Eso es lo que hace que una nación y sus ciudadanos sean ricos. El papel moneda no es riqueza. Si Grecia no hace esto, entonces, sí, a corto plazo será menos doloroso. Pero esto significa más dolor a largo plazo.

Author:

Antonis Giannakopoulos

Antonis Giannakopoulos attends upper secondary vocational high school in Greece, and takes classes in economics and business management.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire