Mises Wire

Home | Wire | El marxismo en África: por qué tantas economías africanas fracasaron después de la independencia

El marxismo en África: por qué tantas economías africanas fracasaron después de la independencia

  • ghana

Etiquetas SocialismoHistorial mundial

11/04/2020

«En lo que a mí respecta, sé que la muerte nunca podrá apagar la antorcha que he encendido en Ghana y en África. Mucho después de que muera y me haya ido, la luz seguirá ardiendo y será llevada en alto, dando luz y orientación a todas las personas». ~ Dr. Kwame Nkrumah

El 21 de septiembre se celebra el cumpleaños de Kwame Nkrumah, el revolucionario marxista africano y primer presidente de la República de Ghana. El día se celebra como un día festivo en Ghana para conmemorar el importante papel que Nkrumah desempeñó para liberar a la Costa Dorada del dominio colonial. Nkrumah nació el 21 de septiembre de 1909 en Nkroful, en lo que entonces era la Costa de Oro bajo dominio británico, hijo de un orfebre. Tras graduarse en el Achimota College en 1930, viajó a los Estados Unidos para cursar una maestría en la Universidad de Lincoln y en la Universidad de Pensilvania, donde se vio influido por las ideologías marxistas y las ideas panafricanistas, y especialmente por Marcus Garvey, el líder nacionalista negro estadounidense de la década de los veinte. Con el tiempo, Kwame Nkrumah llegó a describirse a sí mismo como socialista y marxista, como uno de los principales defensores del socialismo africano, vástago del panafricanismo.

Regresó a Ghana a finales de 1947 por invitación de la Convención de la Costa Dorada Unida (UGCC), el primer partido político de Ghana. Nkrumah ocupó el cargo de secretario general del partido, pero, debido a sus tendencias marxistas, se separó del partido conservador UGCC para formar su propio partido político socialista, el Partido Popular de la Convención (CPP), que ganó las elecciones generales de 1951. Kwame Nkrumah se convirtió en primer ministro de Ghana y más tarde en presidente de la nueva república en 1960. Fue el ganador del Premio Lenin de la Paz en 1962. Nkrumah fundó numerosas empresas estatales, inició la construcción de una enorme presa para la generación de energía hidroeléctrica, construyó escuelas y universidades y apoyó los movimientos de liberación en las colonias africanas que aún no habían alcanzado la independencia.

En 1964, frente a las crisis económicas causadas en gran parte por sus políticas económicas marxistas, la solución propuesta por Nkrumah fue reforzar el control gubernamental. Declaró a Ghana un estado comunista unipartidista con él mismo como presidente vitalicio. Nkrumah fue acusado de promover activamente un culto a su propia personalidad (el nkrumahismo), que finalmente condujo a su derrocamiento en 1966 mediante un golpe de Estado militar. Murió en Bucarest (Rumania), después de seis años de exilio en Guinea, a la edad de 62 años. En el año 2000, Nkrumah fue votado por los oyentes de la BBC como el «Hombre del Milenio» de África, como «Héroe de la Independencia» y como «símbolo internacional de la libertad como líder del primer país africano que se sacudió las cadenas del dominio colonial».

«La principal preocupación de Nkrumah era realmente el bien de la nación», señaló el politólogo alemán Christian Kohrs, pero el camino que eligió era peligroso tanto para él como para la gente de la África independiente. Al igual que Nkrumah, muchos otros líderes africanos—como Julius Nyere de Tanzania, Modibo Keita de Malí, Léopold Senghor de Senegal y Sékou Touré de Guinea, entre otros—también tomaron el camino socialista en la lucha por la independencia de África. Esto dio lugar al surgimiento de déspotas y a una serie de golpes de Estado militares en la mayoría de los países africanos y tuvo un efecto devastador en la vida social y económica de África. Aunque algunos de estos socialistas africanos no se alinearon con el marxismo como lo hizo Nkrumah, su marca de socialismo no fue diferente de los principios colectivistas del marxismo. Senghor, por ejemplo, afirmaba que «el trasfondo social de la vida comunitaria tribal de África no sólo hace que el socialismo sea natural para África, sino que excluye la validez de la teoría de la lucha de clases». A primera vista, el socialismo podría parecer natural para la vida comunitaria tribal africana, como ocurre con muchas otras economías del mundo, pero según el profesor George Ayittey, economista ghanés radicado en los Estados Unidos, «África tiene una larga historia de economías de libre mercado que se remonta a la época precolonial».

Según Joseph Schumpeter, el marxismo es una especie de religión en la que los bienes se distribuyen a los creyentes por un estado omnisciente. Esto difiere del capitalismo, donde cada individuo en una sociedad es considerado como un fin absoluto en sí mismo. El marxismo, al igual que el nazismo, el fascismo, el tribalismo, el comunismo y todas las demás teorías socialistas del nacionalismo, se basa en el principio del colectivismo que anula las decisiones libres de los individuos. Sólo el capitalismo permite que el individuo sea libre y persiga sus intereses, lo que al final servirá al bien común.

El brutal rechazo del capitalismo en favor del socialismo por parte de los políticos africanos en el momento de la independencia se debió en gran medida a una idea errónea muy arraigada que equipara el capitalismo con el colonialismo. De hecho, según Lenin, el capitalismo era la extensión del colonialismo y el imperialismo. Por esta razón, los líderes africanos en el momento de la independencia no querían tener nada que ver con el capitalismo. Nkrumah dijo, por ejemplo, «Necesitamos el socialismo para luchar contra los imperialistas». Nyere dijo: «El capitalismo fomenta la codicia y la competencia individual. No queremos eso. Necesitamos el socialismo». Esto llevó a los líderes africanos a adoptar la ideología socialista del marxismo. Con esto se refieren a la completa propiedad de todos los medios de producción por parte del estado. Al final, el experimento socialista fue un fracaso económico.

Se dice que la locura es la incapacidad de correlacionar causas y efectos. Dondequiera que se haya practicado el marxismo/socialismo, ha significado la esclavitud y la muerte para la mayoría. No es sorprendente que el marxismo haya fracasado en África como lo ha hecho en muchas otras naciones. A lo largo de la historia, ha habido muchas pruebas que demuestran que el capitalismo funciona y el socialismo es un fracaso. Los resultados del socialismo son la pobreza y la tiranía. A pesar de todos estos fracasos y atrocidades cometidos bajo el nacional socialismo por los dictadores marxistas, hay una mayoría que todavía cree que el socialismo es el camino hacia la prosperidad social y económica de África. La verdad es que el socialismo no es una cuestión económica. El socialismo es una competencia por el poder político que resulta en la destrucción de la riqueza y la prosperidad.

Lamentablemente, África está actualmente en gran medida bajo la influencia del marxismo debido a las ideologías políticas de sus padres fundadores, aprendidas de los intelectuales anticapitalistas de Occidente, especialmente de los Estados Unidos. En el momento de escribir este artículo, muchas naciones africanas están hambrientas y profundamente endeudadas como resultado de los programas socialistas que han llevado a cabo sus gobiernos. Según el Banco Mundial, 416 millones de africanos siguen viviendo en la pobreza extrema, de los cuales 210 millones se encuentran en países frágiles y afectados por conflictos. Los asociados para el desarrollo de África siguen pensando que la solución a estos problemas es más política que económica, por lo que siguen destinando dinero para apoyar los grandes programas gubernamentales en África como forma de reducir la pobreza y la injusticia social. La única solución real a los problemas de larga data de África es la libertad económica. África necesita cada vez menos control gubernamental y más control capitalista de la economía. Esto hará que la competencia por el poder político sea poco atractiva y dará a la gente más libertad para ejercer su derecho a iniciativas individuales, que es el único camino hacia la paz y la prosperidad.

Author:

Eric Coffie

Eric Coffie is the founder and president of the Economic Freedom Institute in Ghana. Email him at email ecoffie@efighana.org. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Snyderdf via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire