Mises Wire

Home | Wire | El «mandato» de Pelosi: lo que el «consentimiento de los gobernados» realmente significa

El «mandato» de Pelosi: lo que el «consentimiento de los gobernados» realmente significa

  • voted

Etiquetas Democracy

12/22/2020

Las elecciones de 2020 no estuvieron a la altura de las proyecciones de muchos encuestadores y estrategas demócratas. El derrumbe predicho no se materializó, y los demócratas perdieron escaños en la Cámara. Esto significa que en 2022 los demócratas defenderán una mayoría muy ajustada en la Cámara, una mayoría que es casi seguro que pierdan en las elecciones intermedias si Biden es el ganador final. Los demócratas lo hicieron bien. Pero no tan bien.

Sin embargo, Nancy Pelosi, en los días siguientes a las elecciones, declaró que los demócratas «tienen un mandato»

¿Pero lo tienen?

Consideremos lo que constituye una victoria democrática dado el estándar que nos han dado los expertos y políticos de la izquierda. Según el relato actual, la legitimidad de la victoria electoral de un presidente depende del número de votos que recibe a través del «voto popular». Es decir, cuando se trata de votos del conjunto de la población nacional, el candidato con una mayoría —o una pluralidad, dependiendo del estándar que se utilice— se cree que es declarado vencedor.

En este momento, parece que el voto popular no grita exactamente «derrumbe» para el presunto ganador Biden, no importa cómo se mire. El recuento de la elección popular de Biden en 2020, como en la mayoría de las contiendas presidenciales, no logró obtener mucho más que una mayoría mínima. Esta vez, llegó a un poco más del 51 por ciento, según las cifras del gobierno.

En otras palabras, casi la mitad de los que votaron, votaron en contra de Biden.

Sólo en Washington podría alguien girar esto como un «mandato» para gobernar de cualquier manera que los demócratas deseen. El Senado de EEUU, por supuesto, no importa cómo se desarrollen las elecciones de Georgia, estará dividido por igual. En la Cámara de Representantes, los demócratas, en el mejor de los casos, capturarán el 51 por ciento de todos los escaños.

¿El consentimiento de los gobernados?

La versión vulgar de la teoría democrática generalmente utilizada por los políticos de Washington y los medios de comunicación estadounidenses estipula que cualquier partido (o coalición de partidos) que reciba una mayoría de votos tiene el consentimiento de los gobernados.

Sin embargo, «los gobernados» no incluye sólo a los que votaron en la elección. Ya es bastante problemático que el 51% que votó por los vencedores pueda gobernar sobre el 49% que votó por otro. Pero en este escenario sólo estamos hablando de personas que realmente votaron. Después de todo, no sólo los votantes activos están sujetos a las leyes y dictados del régimen.

Entonces, ¿cuántos de «los gobernados» han votado realmente por Joe Biden?

Si miramos a la población en su totalidad, el porcentaje que ha firmado una presidencia de Biden es bastante pequeño. De los 330 millones de residentes en Estados Unidos, un grupo al que podemos referirnos como «los gobernados», 81 millones de ellos supuestamente votaron por Biden. Eso equivale a alrededor del 24 por ciento del total.

Al mismo tiempo, cerca del 22 por ciento de la población votó por Donald Trump. Eso significa que el 53% de los «gobernados» votaron por alguien que no fuera Trump o Biden, o no votaron en absoluto. También significa que alrededor del 75 por ciento de la población no votó por Biden.

Es difícil de interpretar esto como un caso en el que «el pueblo» firma la agenda del Partido Demócrata o de cualquier otro partido.

Algunos podrían hacer una excepción a esto en base a que he incluido a los niños en el total. Por supuesto, algunos pequeños demócratas de izquierda insisten en que los niños deben poder votar, pero por el bien del argumento, incluyamos sólo la población adulta entre «los gobernados».

Según el Registro Federal, la «población estimada en edad de votar» en los Estados Unidos en 2019 era de 255 millones. Eso es sólo la gente mayor de 18 años.

¿Qué proporción de la población en edad de votar votó por Joe Biden?

La respuesta es 31 por ciento, o menos de un tercio. El total de Donald Trump fue del 29 por ciento, según la cuenta oficial. Eso significa que casi el 40 por ciento de los votantes elegibles votaron por alguien más, o no votaron en absoluto. También significa que casi el 69 por ciento de los estadounidenses en edad de votar no votaron por Biden.

Así, aunque definamos «los gobernados» o «el pueblo» como meros adultos, la mayoría de los cuales presumiblemente pagan impuestos, por cierto, ni Biden ni Trump consiguieron siquiera una pluralidad, y mucho menos una mayoría. La pluralidad de estos adultos americanos eligió no votar por ninguno de estos candidatos.

En el actual sistema electoral de EEUU, por supuesto, es evidente que no es necesario obtener la mayoría del voto popular para ganar. El vencedor legal es el que obtiene la mayoría de los votos electorales, independientemente del número de votantes elegibles que participen. Un gran número de presidentes han ganado la presidencia, por ejemplo, Bill Clinton, John F. Kennedy, sin haber obtenido nunca la mayoría del voto popular.

Sin embargo, la narrativa popular que subyace al llamamiento de los expertos y políticos a la democracia es que los ganadores obtienen la legitimidad moral —no confundirla con la autoridad legal— al «obtener el mayor número de votos». Vemos, sin embargo, que la mayoría de las veces una mayoría de la población adulta —y una mayoría desequilibrada de la población general— nunca vota por el vencedor.

Además, no hay razón para asumir que quien votó por el ganador lo hizo por la misma razón. ¿Todas las decenas de millones de votantes de Biden o Trump votan con idénticas preferencias políticas en mente? Está claro que no lo hacen y no lo han hecho. Por lo tanto, no puede haber mandato, y sería absurdo concluir que es incluso posible que el vencedor electoral, ante una población votante tan grande y diversa, pueda «representar» a sus electores de manera significativa.

Pero los viejos mitos de la democracia no mueren, y los ganadores de concursos como la elección de 2020 predecirán sus victorias como un tipo de mandato democrático mientras se presentan como el instrumento de «la voluntad del pueblo». Muchos estadounidenses los creerán.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire