Mises Wire

Home | Wire | El liderazgo global emergente de China no es sólo el resultado de subsidios: el emprendimiento sigue siendo importante en este mercado

El liderazgo global emergente de China no es sólo el resultado de subsidios: el emprendimiento sigue siendo importante en este mercado

  • Chinese shipping containers

Etiquetas Beneficencia corporativaAmiguismo y corporativismoEl emprendedorMercados libres

02/24/2023

China se ha convertido en líder mundial en el sector de los vehículos eléctricos (VE), y a los gobiernos occidentales les preocupa que se consolide su ventaja comparativa. Una vez más, los principales expertos achacan el éxito de China a los subsidios gubernamentales y a la competencia desleal. Esto no es más que un pretexto para reclamar más apoyo gubernamental en un sector que, desde el principio, no ha estado impulsado por una auténtica demanda de los consumidores, sino por una agenda política verde.

China lidera la carrera mundial de los vehículos eléctricos

Aproximadamente una década después de superar al mercado automovilístico de los EEUU, China se ha convertido en el mayor mercado y productor de vehículos eléctricos del mundo. Según las previsiones de los analistas, se espera que las ventas nacionales de VE se disparen hasta alcanzar entre ocho y diez millones de coches en 2023, frente a las ventas récord de 6,5 millones en 2022. Esta cifra supera con creces las ventas de casi tres millones de coches eléctricos en Europa y dos millones en los EEUU. A nivel mundial, siete de cada diez coches eléctricos se venden en China, que también ostenta una de las mayores cuotas de mercado de VE en las ventas totales de automóviles. En el primer semestre de 2022, las ventas de VE representaron el 21% de las ventas totales de automóviles en China, frente al 18% en Europa y el 6,5% en los EEUU. Se calcula que alrededor de la mitad de los coches vendidos en China serán vehículos eléctricos a finales de 2025.

Gráfico 1: Ventas de VE y crecimiento porcentual en el primer semestre de 2022 frente al primer semestre de 2021

Fuente: EV-volumes.com.

Los ganadores del auge de los vehículos eléctricos nacionales son los fabricantes chinos de rápido crecimiento, que representaron más del 80% de las ventas nacionales de vehículos eléctricos en 2022, mientras que hace una década los extranjeros ocupaban el 70% del mercado. Entre los quince principales fabricantes de VE de China, sólo cuatro pueden considerarse de propiedad extranjera en la actualidad. En los mercados mundiales, BYD, la estrella local de los vehículos eléctricos respaldada por Warren Buffett, ha superado en ventas a Tesla, obligándola a recortar sus precios en torno a un 20% este año para seguir siendo competitiva.

Gráfico 2: Ventas mundiales de VE por grupos de vehículos en 2022 H1

Fuente: EV-volumes.com.

Las perspectivas son buenas para BYD, que espera vender tres millones de vehículos enchufables en 2023 tras vender más de 1,85 millones el año pasado. Otra docena de fabricantes chinos de vehículos eléctricos han superado a los fabricantes mundiales de automóviles a nivel nacional y ahora se dirigen a los mercados internacionales, Europa en particular. A diferencia de los motores de combustión interna (IC), los coches eléctricos chinos gozan tanto de precios asequibles como de buena calidad. Además, en Europa, donde los aranceles son relativamente bajos y los fabricantes locales se centran en fabricar coches de combustión interna con mayores márgenes antes de su retirada progresiva en 2035, pueden optar a elevados subsidios a la compra.

Y lo que es más importante, el sector chino de los vehículos eléctricos es cada vez más innovador y capaz de realizar avances tecnológicos nacionales. La tecnología de los vehículos eléctricos se originó principalmente en Occidente, y al principio el gobierno chino impulsó a algunas empresas estatales a crear empresas conjuntas con fabricantes extranjeros para poner en marcha la producción nacional. Los fabricantes privados independientes fueron entrando poco a poco en el mercado y surgieron unos trescientos productores de VE, varios de los cuales adelantaron a los fabricantes de automóviles establecidos. Las compañías chinas pueden producir ahora vehículos eléctricos tecnológicamente avanzados, seguros y fiables. Los flujos tecnológicos parecen haberse invertido dentro de las empresas mixtas durante la última década. Muchos fabricantes extranjeros, como Volkswagen, Mercedes-Benz y BMW, se están asociando con empresas chinas para aprovechar sus conocimientos técnicos superiores en baterías, intercambio de baterías, soluciones de software para automóviles y conducción autónoma. También están canalizando importantes inversiones en centros locales de I+D para aprovechar el ecosistema de innovación de China.

Gráfico 3: Los fabricantes alemanes de automóviles aumentan sus actividades de I+D en China

 

Fuente: MERICS.

Los fabricantes de automóviles chinos planean absorber gran parte de las cadenas de valor mundiales, aprovechando su liderazgo en la producción de componentes clave para vehículos eléctricos, como baterías y tecnologías para coches inteligentes. Han creado centros de I+D y diseño en Europa y tienen previsto abrir plantas de producción tanto de automóviles como de baterías. Las baterías son la parte más valiosa de los vehículos eléctricos, ya que representan entre el 35% y el 50% de su valor. China ha alcanzado tecnológicamente a los principales productores mundiales, Panasonic, Samsung y LG, en un sector que ha experimentado un inmenso cambio tecnológico en las tres últimas décadas.

En la actualidad, seis de los diez mayores productores mundiales de baterías son chinos, con cerca del 60 por ciento de la cuota de mercado mundial, con CATL (37 por ciento) y el fabricante de automóviles BYD (13,6 por ciento) a la cabeza. Gigantes de Internet y la tecnología como Baidu, Alibaba y Xiaomi también han entrado en el mercado de los vehículos eléctricos aportando soluciones digitales y reduciendo casi a la mitad los ciclos de desarrollo de los automóviles, que pasan de dos a tres años. Apoyados por ellos, los fabricantes chinos de vehículos eléctricos han convertido los coches en dispositivos inteligentes sobre ruedas, atendiendo al gusto específico de los consumidores chinos.

¿A qué se debe el éxito de los vehículos eléctricos en China?

La mayoría de los analistas coinciden en que el sector chino de los vehículos eléctricos no existiría sin un importante apoyo público. En sólo una década, el sector del VE despegó con la ayuda de los gobiernos central y locales. Algunas medidas estimularon la demanda de automóviles (subsidios a la compra, tratamiento fiscal favorable y endurecimiento de las normas de emisiones), mientras que otras se centraron en la oferta (subsidios de I+D a los productores, contratación pública, empresas conjuntas obligatorias para los fabricantes de automóviles extranjeros y aranceles a la importación).

Pero pocos analistas admiten que el enfoque de la política industrial 101 dio resultados subóptimos a pesar de su enorme coste fiscal. El Gobierno chino gastó unos 60.000 millones de dólares entre 2009 y 2017 para impulsar el sector del automóvil. Casi 37.000 millones se destinaron a subsidios a los consumidores, lo que representa la friolera del 25% de las ventas totales de vehículos eléctricos durante ese periodo. Aunque las firmas de vehículos eléctricos crecieron hasta superar las trescientas, sólo un 15% de ellas fabricaban realmente coches de alta calidad. La mayoría no pudo alcanzar la fase de producción y probablemente entró en el mercado sobre todo para beneficiarse de los generosos subsidios. Irónicamente, los fabricantes independientes, como BYD, Geely, Chery, Xiaopeng y NIO, se convirtieron en los más exitosos y no las mimadas empresas estatales.

En 2016 Beijing cambió de rumbo y pasó del régimen de subsidios a uno más basado en el mercado para estimular la competencia. Se eliminaron gradualmente los subsidios directas a los precios y el apoyo gubernamental pasó a centrarse en la construcción de infraestructuras de recarga. Beijing introdujo un mecanismo basado en créditos, similar al mercado del carbono, que permite a los fabricantes de automóviles vender créditos de VE excedentes a otras compañías. Así es como Tesla consiguió ser rentable en 2020-21. Pero el paso más importante fue permitir a los fabricantes extranjeros de vehículos eléctricos entrar en el mercado con empresas de su propiedad. La entrada de Tesla ha cambiado las reglas del juego del sector, ya que ha obligado a los fabricantes chinos a diseñar desde cero vehículos eléctricos con funciones de conducción inteligente.

Del mismo modo que los subsidios masivas de China no fueron la receta de su éxito en el sector de los vehículos eléctricos, Occidente no es un recién llegado al juego del intervencionismo. El apoyo de los gobiernos occidentales a los productores de VE en forma de préstamos, subsidios, rebajas fiscales y generosas ayudas al consumo ha sido tan amplio como el de China. Incluso han ido más lejos, fijando objetivos para la eliminación progresiva de los coches de combustión interna. La única diferencia es la cuantía de la financiación pública que distingue a China.

Pero en lugar de darse cuenta de que la sobredimensionada intervención de China fue errónea, los expertos occidentales consideran la carrera de los VE como una «guerra indirecta entre Occidente y China» que exige más apoyo gubernamental. El gobierno de EEUU anunció un programa similar al chino de 174.000 millones de dólares para acelerar la transición a los VE, parte de su gigantesca Ley de Reducción de la Inflación. Por su parte, la Unión Europea teme que los subsidios de EEUU desplacen la tecnología verde de Europa, y Europa planea responder reforzando sus propios y generosos subsidios verdes y relajando las normas sobre ayudas estatales. Esto amenaza con desatar una guerra de subsidios verdes al otro lado del Atlántico.

Conclusión

Es hipócrita culpar a China del actual derroche de subvenciones al sector de los vehículos eléctricos. Occidente ha impulsado la agenda verde global, y el desarrollo del sector del coche eléctrico no se ve obstaculizado por la competencia desleal de China, sino por la insuficiente demanda de VE en el mercado. Para la inmensa mayoría de los consumidores (más del 90% en los EEUU), los coches eléctricos siguen siendo menos atractivos que los tradicionales, entre otras cosas por sus elevados precios y otros inconvenientes prácticos.

Esta es también la razón por la que los fabricantes de automóviles occidentales siguen centrados en producir coches tradicionales más rentables a pesar del impulso gubernamental a favor de una agenda verde. Y no nos equivoquemos: incluso en el emergente sector de los vehículos eléctricos verdes, impulsado artificialmente por decreto gubernamental, los ganadores mundiales no vendrán determinados por generosos subsidios, sino por una competencia de mercado sin trabas.

Author:

Contact Mihai Macovei

Dr. Mihai Macovei (macmih_mf@yahoo.com) is an associated researcher at the Ludwig von Mises Institute Romania.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock