Mises Wire

Home | Wire | El gobierno quiere tus datos de criptomonedas. Y muchos de ellos.

El gobierno quiere tus datos de criptomonedas. Y muchos de ellos.

  • bitcoin coinbase chainalysis privacy

Etiquetas Gran GobiernoBitcoinEl Estado Policial

07/29/2020

El gobierno venezolano anunció recientemente que su Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME) está aceptando el bitcoin como método de pago para los pasaportes.

El problema con eso es que bitcoin no es anónimo sino seudónimo.

Interactuar con cualquier gobierno usando bitcoin es revelarles la cartera con la que estás pagando. La cadena de bloqueo es pública. Cuando comentaristas como Caitlin Johnstone y Stefan Molyneux u organizaciones como el Instituto Mises o la Fundación TOR piden contribuciones de bitcoin, uno puede seguir el dinero con un explorador de la cadena para ver cuánto entra y cómo se gasta. También se puede ver quién se lo dio si el donante no ha tenido alguna precaución en la protección de su privacidad.

Nunca querría que el gobierno venezolano, el gobierno de los EEUU o cualquiera que pudiera hacer un mal uso de esa información pudiera espiar mis finanzas encriptadas, especialmente no a través de una transacción vinculada a mi pasaporte. ¿Quién dice que la próxima vez que me presente en un control de inmigración no me marcarán por tener una cartera muy gorda o por poner dinero para un uso políticamente incorrecto?

Aunque el gobierno venezolano dedica a espiar a sus ciudadanos una fracción de los recursos que el gobierno de EEUU dedica a espiar a los estadounidenses, no hay necesidad de proporcionar descuidadamente a ningún gobierno datos personales adicionales. El conocimiento en manos del Estado será usado como un arma en manos del Estado.

Hay muchas listas de grandes carteras de bitcoin y hay gente que se hace un nombre viendo a bitcoin moverse de una cuenta a otra. Entre ellos está el gobierno de los Estados Unidos.

El 6 de febrero de 2018, el presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías (CFTC), Chris Giancarlo, ante el Comité Bancario del Senado de los EEUU, reveló que el gobierno de los EEUU utiliza bolsas al contado como Bitstamp, Coinbase, itBit y Kraken para vislumbrar la industria.

Chainalysis, dirigido por el cofundador del Kraken y ex director de operaciones Michael Gronager, existe para vincular la identidad personal a las transacciones de bitcoin. Su modelo de negocio es la reducción de la privacidad personal de otras personas, datos que luego monetizan vendiéndolos a sus clientes. Mucho más siniestro que Google o Facebook, que al menos anonimizan los datos antes de venderlos a los anunciantes, Chainalysis vincula los datos personales de la vida real, incluyendo el nombre legal, a una cartera específica. Existen muchos competidores de análisis de cadenas de bloqueo.

Coinbase ha sido recientemente objeto de críticas por tener un servicio similar, Coinbase Analytics, que tiene un contrato con el Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU «Coinbase se une a un campo lleno de empresas de análisis de criptomonedas —Chainalysis, Elliptic, CipherTrace y otras— compitiendo por un pedazo del pastel federal. Agencias de todos los rincones del gobierno de EEUU contratan regularmente con empresas de inteligencia de criptomonedas, cerrando acuerdos para su software de rastreo por valor de millones, y a veces por años», informa Coindesk.

Las casas de intercambios de bitcoin que poseen KYC (know your customer) a sus clientes son un lugar perfecto para la recolección de datos de la industria. Coinbase podría monetizar y simplificar ese proceso de recolección de datos, no sólo cobrando tarifas por sus servicios de intercambio, sino llevándolo un paso más allá y monetizando sus datos de usuario, haciendo de sus usuarios el producto. Esto es especialmente pernicioso en el ámbito de la criptomonedas, obsesionado por la privacidad y el gobierno pequeño.

¿Cuánto dinero le costó a esta compañía de 8 mil millones de dólares vender a los consumidores de criptomonedas al gobierno de los EEUU? La divulgación del gobierno muestra que el contrato tiene un monto de adjudicación actual de 49.000 dólares, con potencial para otros 134.750 dólares en total durante los próximos cuatro años.

Coinbase ha asegurado a los usuarios que sólo está recogiendo datos disponibles públicamente sobre sus usuarios, nada más, y los está empaquetando para su uso por parte del gobierno. Su CEO, Brian Armstrong, ha animado a los usuarios a no usar bitcoin si no quieren ser fisgoneados por Coinbase, sino a usar monedas de privacidad.

Por suerte, el mercado está respondiendo a incursiones en la privacidad como esta:

  • Hay casas de intercambios descentralizados como el Bisq que no pueden ser fácilmente citados porque no hay una entidad central que los cite.

Este tema de mantener la privacidad en las transacciones de bitcoin es especialmente pertinente ya que la privacidad personal es objeto de ataque.

  • Los senadores estadounidenses Lindsey Graham (Republicano de Carolina del Sur), Tom Cotton (Republicano de Arkansas) y Marsha Blackburn (Republicano de Tennessee) han presentado la «Ley de acceso legal a los datos cifrados», un proyecto de ley contra el cifrado que insiste en que todo cifrado sin una puerta trasera del gobierno es ilegal. Seguir tal orden significaría la muerte de la encriptación. Cualquier encriptación con una puerta trasera no es en realidad una encriptación.
  • El seudónimo Scott Alexander de Slate Star Codex fue amenazado por el New York Times y por consiguiente borró su popular blog por motivos de privacidad. El New York Times se defendió diciendo que tiene una política de identificar a todas las personas sobre las que escribe. Alexander, después de un mes de silencio del New York Times sobre el tema, cree que la amenaza ha disminuido. El cruel desprecio por la privacidad permanece.
  • Google y Apple están rogando a los gobiernos que les permitan utilizar los teléfonos móviles para vigilar el paradero de los usuarios en nombre de la última causa contra la libertad — la salud pública.

Como el periodista Peter Chawaga ha señalado, «La privacidad se está convirtiendo en uno de los recursos más escasos del mundo».

Si estos ataques a la privacidad no tuvieran consecuencias, entonces tal vez uno podría sentirse mejor acerca de ellos, pero como lo demuestra la actual ola de cultura de la cancelación —desde la Karen de Central Park hasta la Karen del dedo medio de Seattle— el simple hecho de tener una cámara encendida cuando una persona muestra un comportamiento desagradable puede ser suficiente para destrozar las frágiles vidas que muchos viven. Hay casi un hambre sociópata de destruir a una persona entrelazada en algunos de estos comportamientos. ¿Cuánto peor sería el impacto de esa multitud de sociópatas si también tuvieran acceso a todos los datos financieros de una persona?

Es un gran momento para más encriptación y más privacidad, y un momento horrible para ayudar a los gobiernos o cualquier otra organización a poblar las bases de datos que puedes garantizar que algún día serán usadas sin corazón en tu contra.

Author:

Allan Stevo

Allan Stevo is the best selling author of The Bitcoin Manifesto. He is also the author of Somewhere Between Bratislava and DC and the forthcoming 17 Nov 1989. He writes specifically on Slovak culture and generally on Central European culture from an Austrian-School perspective at 52 Weeks in Slovakia.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire