Mises Wire

Home | Wire | El futuro distópico en el que casi nadie tiene coche

El futuro distópico en el que casi nadie tiene coche

  • uber

Etiquetas Burocracia y Regulación

05/13/2021

A estas alturas, los lectores están más que familiarizados con las infracciones antes impensables de nuestros derechos y libertades tradicionales debido a los confinamientos por «salud y seguridad» que el Estado nos ha infligido durante el último año. Aunque, afortunadamente, se están levantando cada vez más restricciones, es importante no olvidar el periodo de auténtico arresto domiciliario universal que se promulgó en muchos estados, en el que se nos negaba incluso la libertad de salir a conducir. Por desgracia, parece inevitable que volvamos a enfrentarnos a este tipo de escenarios cuando surja una excusa conveniente, aunque me temo que la próxima vez será aún peor gracias a la llegada de los coches que se conducen solos.

Los coches que se conducen solos parecen un avance realmente asombroso en la tecnología humana. Como alguien a quien no le gusta especialmente conducir, en su día seguí su desarrollo con gran interés y esperanzada expectación. Sin embargo, la llegada de los confinamientos como una política gubernamental aceptable ha mostrado sólo una muestra del tipo de peligros que vendría con su adopción generalizada. Aunque nos liberarían de muchos de los peligros de la carretera y liberarían tiempo para trabajar o disfrutar de un paseo, el precio de esta liberación es en realidad un nivel de control gubernamental sin precedentes.

Algunos defensores de los coches que se conducen solos sostienen que su adopción significaría que muy pocas personas serían ya propietarias de un vehículo, y que en su lugar todo el mundo iría básicamente en Uber a todas partes. A menudo, estas predicciones son defendidas por personas que se lamentan de lo malvada que es la prosperidad americana y se encogen al pensar en la huella de carbono de nuestra cultura del coche.

No es difícil ver cómo esto podría ir muy mal. ¿Se imaginan lo peor que habrían sido los confinamientos del gobierno en su punto álgido el año pasado si el Estado sólo tuviera que presionar a los servicios de transporte tipo Uber para que cesaran su funcionamiento general para evitar que la gente se desplazara? Los servicios de transporte se verían obligados, casi con toda seguridad, a exigir documentos emitidos por el gobierno para poder reservar un viaje en un escenario así, dejando a la gran mayoría de la población completamente varada y sin poder ir a ningún sitio.

Afortunadamente, hay muchas razones para creer que, sin una intervención masiva del gobierno, no es probable que Estados Unidos abandone su arraigada cultura del coche en favor de la omnipresencia de Uber.

Sin embargo, aunque la gente sea dueña de sus coches que se conducen solos, el peligro persiste.

Tesla es un ejemplo de ello. A diferencia de un coche «tradicional» que sale del aparcamiento y desaparece en el tráfico, los coches de Tesla están perpetuamente conectados a Internet y a la propia Tesla. Como pionero en la conducción autónoma de coches, parece probable que otros fabricantes también se basen en el concepto de Tesla, que a su vez es similar a otras numerosas tendencias de «electrodomésticos inteligentes», desde la iluminación de la casa hasta los frigoríficos, hornos y lavadoras. Aunque esta conectividad tiene grandes usos, como permitir que las reparaciones se realicen a distancia, el peligro es evidente.

Los clientes se han quejado de que les han quitado funciones de su Tesla sin avisarles ni autorizarles, lo que llevó a un periodista a comentar que «si alguien compra un coche usado con control de crucero, no se espera que el fabricante llegue y pida que se lo quiten», aunque ya ha ocurrido algo parecido. Del mismo modo, Tesla recopila grandes cantidades de datos de sus coches, lo que sin duda es útil y necesario para seguir mejorando el sistema y solucionar los fallos, pero es peligrosamente ingenuo creer que esos datos quedarían fuera del alcance del gobierno si lo quisiera.

Por último, sigue existiendo el mismo peligro con el Ubering universal. El Tesla o cualquier coche que se conduce solo, que naturalmente requiera algún nivel de conexión a Internet puede ser apagado a distancia. Por muy genial que pueda parecer Tesla, las probabilidades de que desafíe una orden estatal para inutilizar su flota en nombre de la «seguridad pública» o cualquier otra excusa que se le ocurra al gobierno son muy escasas.

Recuerde la histeria de la primavera pasada. Te estás engañando a ti mismo si crees que gente como la gobernadora Whitmer de Michigan no habría ordenado que todos los coches quedaran inoperativos hasta que los «trabajadores esenciales» tuvieran permiso para conducir si tal cosa hubiera estado a su alcance.

El panorama se vuelve aún más sombrío si uno piensa en los usos nefastos que podría tener ese control más allá de los confinamientos por «salud pública». ¿Qué pasaría si nuestra actual locura de la cultura de la cancelación continuara en una espiral de muerte que resultara en algo parecido al sistema de crédito social chino? Tal cosa parece impensable—«esto es América», después de todo. Pero si en 2019 nos hubiera visitado un viajero del tiempo que nos dijera que dentro de un año a los americanos se les prohibiría salir de casa o ir a la iglesia y que los negocios se verían obligados a cerrar en masa, probablemente habríamos pensado que esa persona estaba loca. Sin embargo, aquí estamos.

Es fácil ver todos los beneficios que traerían los coches que se conducen solos, pero, a fin de cuentas, el potencial de aumento dramático del control y el abuso por parte del gobierno es horrible de contemplar.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a freelance writer and Mises U alum. You can subscribe to his newsletter here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Stock Catalog via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire