Mises Wire

Home | Wire | El fracaso: los métodos cuantitativos suponen que la acción humana es reflexiva

El fracaso: los métodos cuantitativos suponen que la acción humana es reflexiva

  • Reflex
0 Views

Tags Filosofía y MetodologíaPraxeología

03/21/2020

La mayoría de los economistas consideran que el uso de métodos matemáticos y estadísticos sofisticados es clave para comprender las complejidades de la economía.

Mediante métodos matemáticos y estadísticos, un economista establece relaciones entre las variables. Por ejemplo, los desembolsos de los consumidores personales están relacionados con la renta personal disponible y los tipos de interés. La mayoría de los economistas presentarían esta relación como una función matemática:

C=a*Yd - b*i

La C representa los gastos de consumo personal, la Yd es la renta personal disponible, la i representa el tipo de interés, la a y la b son parámetros.

Si a es 0,5, b es -0,1, Yd es 1000 e i el tipo de interés es del 2%, entonces C será 0,5*1000 - 0,1*2 = 499,8.

Los parámetros a y b se obtienen mediante un sofisticado método estadístico llamado análisis de regresión.

Al presentar la supuesta relación entre los gastos personales, la renta disponible y los tipos de interés como una función matemática, el economista crea la impresión de ser científico. La mayoría de las personas que no están familiarizadas con los métodos matemáticos y estadísticos probablemente se muestran reacias a cuestionar el análisis del llamado economista científico.

Pero, ¿es este enfoque cuantitativo una forma válida de entender los acontecimientos económicos?

¿Es válido el método cuantitativo en economía?

En las ciencias naturales, el empleo de las matemáticas permite a los científicos formular la naturaleza esencial de los objetos. Utilizando una fórmula matemática, se puede capturar la respuesta de los objetos a un estímulo particular en una condición dada, y se obtendrá la misma respuesta una y otra vez.

Este enfoque, sin embargo, no es válido en la economía, que se ocupa de los seres humanos y no de los objetos.

Perseguir el análisis cuantitativo implica la posibilidad de asignar números, que pueden ser sometidos a todas las operaciones de la aritmética. Para asignar números, es necesario definir una unidad fija objetiva. Tal unidad objetiva, sin embargo, no existe en el ámbito de las valoraciones humanas.

No hay estándares constantes para medir las mentes, valores e ideas de los hombres. La gente puede cambiar de opinión y llevar a cabo acciones contrarias a lo observado en el pasado. Son los objetivos o fines individuales los que establecen la norma para sopesar los hechos de la realidad.

El empleo de funciones matemáticas implica que las acciones humanas se ponen en marcha de forma refleja por diversos factores y no por una elección deliberada.

Por ejemplo, determinados niveles de desembolso en bienes no son «causados» por los ingresos. Cada individuo decide qué parte de sus ingresos se utilizará para el consumo y qué parte para el ahorro. Si bien es cierto que las personas responden a los cambios en sus ingresos, la respuesta no es automática y no puede ser captada por una fórmula matemática. El aumento de los ingresos de un individuo no conduce automáticamente a un aumento de sus gastos de consumo. Cada individuo evalúa el aumento de los ingresos en relación con los objetivos que quiere alcanzar. Así, puede decidir que es más beneficioso para él aumentar sus ahorros en lugar de aumentar su consumo.

Lanzamientos de monedas e incendios: teoría de la probabilidad en economía

La economía moderna también emplea distribuciones de probabilidad. ¿Qué es la probabilidad? La probabilidad de un evento es la proporción de veces que el evento ocurre en un gran número de pruebas.

Por ejemplo, la probabilidad de obtener cabezas cuando se tira una moneda es de 0,5. Esto no significa que cuando se tira una moneda diez veces, siempre se obtengan cinco cabezas. Sin embargo, si el experimento se repite un gran número de veces, es probable que el 50% sean cabezas. Cuanto mayor sea el número de lanzamientos, más cercana será la aproximación.

Alternativamente, digamos que se ha establecido que en un área particular, la probabilidad de que las casas de madera se incendien es de 0,01. Esto significa que, según la experiencia, un 1 por ciento de las casas de madera en promedio se incendiarán. Esto no significa que este año o el siguiente el porcentaje de casas que se incendien sea exactamente del 1%; sin embargo, con el tiempo el promedio de estos porcentajes será del 1%.

Esta información, a su vez, puede ser convertida en el costo de los daños por incendio, estableciendo un caso de seguro contra el fuego. Los propietarios de casas de madera pueden decidir repartir el riesgo entre ellos estableciendo un fondo. Cada propietario de una casa de madera contribuirá con una cierta proporción de la cantidad total de dinero que se requiere para cubrir los daños de aquellos cuyas casas son dañadas por el fuego.

Obsérvese que el seguro contra el riesgo de incendio sólo puede tener lugar porque conocemos su distribución de probabilidad y porque hay suficientes propietarios de casas de madera para repartir el costo de los daños por incendio entre ellos de manera que la prima no sea excesiva.

En la acción humana, Ludwig von Mises etiquetó este tipo de clase de probabilidad como probabilidad. Según él,

La probabilidad de clase significa: sabemos o suponemos que sabemos, con respecto al problema en cuestión, todo sobre el comportamiento de toda una clase de eventos o fenómenos; pero sobre los eventos o fenómenos singulares reales no sabemos nada más que que son elementos de esta clase. (p. 107)

Por lo tanto, los propietarios de las casas de madera son todos los miembros de un grupo o clase particular que va a ser afectado de manera similar por un incendio. Sabemos que en promedio el 1% de los miembros de este grupo se verá afectado por el fuego. Sin embargo, no sabemos exactamente quién será. Lo importante para el seguro es que los miembros de un grupo sean idénticos en lo que respecta a un evento en particular.

Los actos humanos no son como el lanzamiento de monedas

En economía, no nos ocupamos de casos idénticos. Cada observación es única y no es miembro de ninguna clase... es una clase por sí misma. Por consiguiente, no se puede establecer ninguna distribución de probabilidad.

Tomemos, por ejemplo, las actividades empresariales. Como las actividades empresariales no son idénticas, no se puede formar una distribución de probabilidad para los retornos empresariales. Por ejemplo, en el primer año, una actividad empresarial puede producir un 10% de retorno de la inversión. En el año dos, otra actividad empresarial podría producir un retorno del 15%. En el año tres una tercera actividad empresarial podría asegurar un retorno del 1%, y en el año cuatro una cuarta podría generar un retorno del 2%. El promedio es del 7%.

Esto no implica de ninguna manera que podamos establecer una distribución de probabilidad de rendimientos sobre esta base como se puede hacer para el riesgo de incendio o para obtener cabezas en un lanzamiento de moneda. Los rendimientos en varios años son el resultado de actividades empresariales específicas. Estas actividades no son iguales y repetibles, y no pueden ser consideradas como miembros de la misma clase.

El beneficio surge cuando un empresario descubre que ciertos factores están infravalorados en relación con el valor potencial de los productos que podrían producir. Al reconocer la discrepancia y hacer algo al respecto, el empresario la elimina, es decir, elimina el potencial de mayores ganancias.

El reconocimiento por parte del empresario de los beneficios potenciales significa que tenía un conocimiento particular que otras personas no tenían (Hombre, economía y Estado, pág. 466). Mises llamó a este caso probabilidad, que definió así:

La probabilidad del caso significa: Conocemos, con respecto a un acontecimiento concreto, algunos de los factores que determinan su resultado; pero hay otros factores determinantes de los que no sabemos nada. (la acción humana, pág. 110)

Mises sostuvo que la probabilidad de un caso no está abierta a ningún tipo de valoración numérica. La acción humana no puede ser analizada de la misma manera que se analizan los objetos, cuya probabilidad de clase es relevante.

Para dar sentido a los datos en economía hay que tratar de entender cómo surgieron, no escudriñarlos en su cara a través de métodos estadísticos.

La aceptación de la distribución de probabilidad como un concepto válido en la economía conduce a resultados absurdos. No describe un mundo de seres humanos que ejercitan sus mentes en la toma de decisiones, sino máquinas.

El empleo de la probabilidad en los análisis económicos implica que un proceso aleatorio sin método ni decisiones conscientes generó las diversas piezas de datos económicos. Pero para sobrevivir, los seres humanos deben actuar de forma consciente y con un propósito. Deben planificar sus acciones y emplear los medios adecuados.

Contrariamente a lo que se piensa, los métodos matemáticos y estadísticos avanzados no son aplicables en la economía.

El uso de la probabilidad numérica sólo es relevante en la esfera de la no-economía, donde tratamos casos idénticos. Sin embargo, esto no es así en la economía, porque la acción humana no puede ser analizada como los objetos.

Los métodos cuantitativos describen los acontecimientos, pero no los explican. Estos métodos no mejoran nuestro conocimiento de los factores que impulsan los eventos económicos, sino que distraen a los economistas de pensar en sus causas esenciales.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire