Mises Wire

Home | Wire | El empresario austriaco contra el empresario romantizado

El empresario austriaco contra el empresario romantizado

  • GettyImages-1070500770_0.jpg
0 Views

11/05/2019

En su libro, Intellectuals and Society, Thomas Sowell escribió: «Sólo la gente abstracta en un mundo abstracto es la misma». Sowell sostuvo que hay diferencias entre el conocimiento y las habilidades de las personas. Las mismas diferencias existen entre un empresario abstracto y el concepto austriaco de empresario. Los austriacos ven el mercado como un proceso de individuos de carne y hueso que buscan obtener ganancias y evitar pérdidas. Por el contrario, el empresario abstracto es visto de una manera romántica y es un tipo puramente imaginario de empresario que no soporta consecuencias de ganancias y pérdidas.

Peter Klein ha señalado que el empresario, según el punto de vista austriaco, obtiene beneficios porque tiene un mayor conocimiento y juzga mejor las condiciones del mercado. El empresario aplica conocimientos específicos en la economía de mercado hacia las oportunidades de búsqueda de beneficios. Sólo las personas abstractas tienen el mismo conocimiento, al mismo tiempo y en el mismo lugar. Pero vivimos en un mundo de gente real que busca obtener ganancias y minimizar las pérdidas. No estamos en un mundo abstracto con personas abstractas con conocimiento abstracto empleadas en mercados abstractos sin enfrentarnos a las fuerzas concatenadas que resultan en ganancias y pérdidas.

Existe una tendencia a idealizar el proceso empresarial y la empresarialidad. Con demasiada frecuencia, los empresarios asumen que, al tener capital y medios de producción, una vez que un producto llega al mercado, los consumidores se precipitan y obtienen beneficios. Como dijo Sowell, estos son resultados abstractos basados en premisas abstractas. Este es especialmente el caso cuando los fenómenos del mercado se conciben con una noción abstracta sobre los consumidores. Tales suposiciones vagas producen malos resultados. La realidad es que los empresarios están rodeados por las limitaciones del mercado: el tiempo y las preferencias de los consumidores. Estas limitaciones no existen en el abstracto. El tiempo es esencial, por lo que dentro de esta limitación, los empresarios buscan ganar votos de los consumidores en forma de ingresos y ser recompensados con ganancias. En abstracto, los empresarios que se ven impulsados por los deseos románticos de lo que piensan abstractamente que los consumidores quieren, piensan que poseen una visión omnisciente de lo que el futuro les depara.

En Profit and Loss, Mises declaró: «El mercado está siempre repleto de visionarios que quieren hacer flotar estos esquemas impracticables e inviables». El empresario no tiene la intención de entrar en una situación de pérdida, pero sabemos a dónde conducen a menudo los esfuerzos empresariales. Conducen a resultados no tan románticos.

No hay nada abstracto o romántico cuando los consumidores emiten sus votos, gastando dinero, en el mercado para esa empresa que satisface sus expectativas. Pero, ¿cómo conoce el empresario los valores y deseos personales y subjetivos de los consumidores? La respuesta es que no lo sabemos porque el futuro es muy incierto.

Pero el hecho más importante que deben recordar los empresarios es que los consumidores son los que dictan las condiciones del mercado. Los empresarios deben recordar, como señaló Mises, que no se les recompensa por servir a sus propios deseos. Sólo se les recompensa por servir a los consumidores. Las ganancias van al mejor proveedor, el que puede llenar el vacío entre lo que es y lo que se puede hacer mejor. Pensar en la actividad empresarial en términos de abstracción ignora la importancia de las necesidades de los consumidores, y cada consumidor es una persona específica con necesidades específicas.

Pero los empresarios a menudo tienen el conocimiento de cómo satisfacer estas necesidades porque cada empresario es único. Por lo tanto, el conocimiento está descentralizado, todos los conocimientos no son iguales, y sólo entendiendo las realidades específicas del mercado se pueden aprovechar las oportunidades existentes. En la realidad no tan abstracta, el empresario que se muda primero tiene el potencial de recibir la recompensa de una mayor ganancia. Pero actuar rápido no es suficiente. Uno debe saber qué hacer para servir mejor a los consumidores. Esto es el resultado de usar mejores perspectivas y juicios sólidos.

Otra realidad es que, incluso para los que actúan con rapidez y solidez, hay seguidores rápidos (es decir, competidores potenciales) que también pueden servir potencialmente a clientes con productos similares. Al menos para algunos de estos empresarios se producirán pérdidas.

El enfoque austriaco de la empresarialidad sostiene que no se prometen beneficios y que las pérdidas son comunes. De hecho, las pérdidas son una realidad muy poco romántica para muchos empresarios. Y no hay nada abstracto en ellos.

Author:

Raushan Gross

Raushan Gross is an Associate Professor of Business Management at Pfeiffer University

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire