Mises Wire

Home | Wire | El control de armas: los estadounidenses han tenido suerte durante el pánico del COVID-19, pero todavía es una posibilidad

El control de armas: los estadounidenses han tenido suerte durante el pánico del COVID-19, pero todavía es una posibilidad

  • gun
0 Views

Etiquetas Descentralización y SecesiónEstrategia

04/16/2020

Si la historia nos ha enseñado algo, es que una crisis es la sangre vital del crecimiento del Estado. La saga del coronavirus ofrece un tesoro de tomas de poder que los funcionarios electos están tratando de atravesar mientras que los estadounidenses deben hacer reajustes significativos en su vida cotidiana debido a los cierres impuestos por el estado en todo el país. Algunos de los intentos de transgredir los derechos individuales se extienden a otras actividades que no tienen relación alguna con la salud pública. Tomemos, por ejemplo, el derecho a llevar armas.

A nivel federal, los políticos ya han introducido furtivamente la «Gun Violence Prevention and Community Safety Act of 2020» (Ley de Prevención de la Violencia con Armas y Seguridad de la Comunidad de 2020), un proyecto de ley que promulgaría varias medidas de control de armas, como la concesión de licencias federales para armas y municiones, la verificación universal obligatoria de antecedentes, la prohibición de las denominadas «armas de asalto» y la prohibición de los cargadores de capacidad normal.

En otras palabras, la típica lista de compras de los planes de desarme de civiles que muchos federales desean. Debido a la composición dividida del actual Congreso, este proyecto de ley probablemente morirá. Sin embargo, su introducción es indicativa de la naturaleza oportunista de los políticos en tiempos de emergencia, reales o inventados.

Ninguna de estas maquinaciones políticas son novedosas cuando reflexionamos sobre la historia americana. A menudo se olvida que la mayoría de la legislación fundamental de control de armas de América fue promulgada durante la época de superposición de la Gran Depresión y la Prohibición. Este período fue una vorágine de desorden social, el crimen organizado andaba suelto y la economía estaba en ruinas.

Lo que los libros de historia pasan por alto es cómo ambos incidentes desagradables durante la década de los treinta fueron el resultado de una mala política pública. La prohibición del alcohol incentivaba el crimen organizado, mientras que la expansión del crédito por parte de la Reserva Federal llevó al infame colapso de la bolsa de valores de 1929. Las posteriores intervenciones económicas de las administraciones Hoover y Roosevelt impidieron una recuperación oportuna.

En su haber, los políticos pusieron fin al absurdo de la Prohibición ratificando la Vigésima Primera Enmienda en 1933. No obstante, la mayoría de los grandes avances, como el establecimiento de la Ley de Seguridad Social y la Ley Nacional de Armas de Fuego de 1934, se han mantenido. Esta última ha visto cómo otras formas de legislación federal sobre armas de fuego se han construido sobre ella de manera demasiado previsible.

El efecto trinquete que Robert Higgs ha descrito acertadamente, por el cual las expansiones del poder estatal en tiempos de emergencia rara vez se invierten, ha sido un pilar de la política estadounidense desde la Era progresista. Considerando los episodios anteriores de la historia americana del siglo pasado, la actual pandemia de coronavirus parece ser un terreno fértil para otro ejemplo del efecto de trinquete.

Sorprendentemente, los intentos de utilizar esta crisis como un trampolín para las infracciones al derecho a portar armas no han sido tan efectivos. El gobierno federal no sólo ha mostrado un sorprendente grado de moderación, sino que también ha declarado a las armerías como negocios «esenciales» a finales de marzo. Por el contrario, varias legislaturas estatales y municipios agruparon alegremente las armerías con otros negocios «no esenciales» en sus medidas de cierre. Nada dice «igualdad» como repartir la misma miseria por decreto administrativo.

Una vez que se ha lanzado la suerte del progresismo, la política se convierte en una cuestión de quién puede superar al resto en términos de demagogia. Champaign, Illinois, la alcaldesa Deborah Frank Feinen estuvo a la altura de las circunstancias al prohibir la venta de alcohol y armas el mes pasado. El alcalde de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, siguió sus pasos prohibiendo la venta y el transporte de armas de fuego en la ciudad.

A nivel estatal, el gobernador Gavin Newsom promulgó una orden estatal de «quedarse en casa» para California que no incluía las tiendas de armas como negocios esenciales. Incluso estados intermedios como Pensilvania vieron inicialmente el cierre de armerías en todo el estado.

En un giro bastante fortuito del destino, la presión de las bases y las acciones razonables del gobierno federal fueron capaces de obligar a varios estados y municipios a cambiar de rumbo. Los representantes del estado de Pensilvania, que se preocupan por la libertad, solicitaron con éxito al gobernador Tom Wolf que eximiera a los comerciantes de armas de los cierres generales, mientras que el condado de Wake, en Carolina del Norte, optó por no seguir adelante con su decisión de considerar que las tiendas de armas no eran esenciales.

Aunque el pesimismo suele estar justificado, gracias a la naturaleza casi previsible del gobierno, que se va incrementando bajo cualquier administración, la actual pandemia de coronavirus ofrece otra perspectiva reconfortante: que más estadounidenses se armen.

Muchos nuevos propietarios de armas se han apresurado a acudir a los comerciantes de armas para adquirir un medio de protegerse a sí mismos y a sus seres queridos en un momento en que la incertidumbre se cierne sobre el horizonte. En este proceso, personas políticamente distantes están viendo de primera mano lo rígido que es el actual sistema de control de armas, especialmente el sistema federal de verificación de antecedentes. El proceso de compra de un arma en América no es tan simple como muchos expertos de la TV lo hacen parecer. Sin embargo, el Sistema Nacional de Antecedentes Penales Instantáneos (NICS por sus siglas en inglés) experimentó un número récord de revisiones de antecedentes. Los estadounidenses todavía tienen instintos constitucionalistas residuales sobre la posesión de armas a pesar del constante miedo de los jefes de los medios de comunicación y los años de ingeniería social en las escuelas públicas.

Los estadounidenses tienen suerte de que su actual gobierno haya ejercido cierta moderación. Pero en futuras ocasiones pueden no ser tan afortunados. La política es a menudo un lanzamiento de moneda: la población contiene su aliento, esperando ver cómo aterriza. Eventualmente la moneda caerá en el lado equivocado, y los ciudadanos estarán sujetos a un torrente de abuso estatal. Debemos terminar este peligroso juego para evitar el destino del despotismo.

¿Es demasiado pedir a nuestros líderes que piensen más allá de sus mandatos?

Los cortos horizontes de tiempo de la democracia de masas incentivan la formulación de políticas impulsivas. Los estadounidenses normales pueden al menos hacer su parte no dando a los posibles tiranos más herramientas para usar deberían llegar al poder. La apuesta más segura para los estadounidenses que valoran el derecho a llevar armas es mirar hacia adelante y asumir el reto de implementar una descentralización radical en sus propios patios.

La potenciación de las jurisdicciones locales no es sólo una cuestión de preservar las libertades, sino también de crear instituciones fuertes que estén dispuestas a bloquear las inevitables usurpaciones que vienen de arriba.

Como se dice, lo prevenido está preparado.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a Venezuelan American freelance writer. Sign up for his mailing list here. Get his e-book The 10 Myths of Gun Control here. Follow him on Facebook and Twitter, or email him here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire