Mises Wire

Home | Wire | El caso de Joe Rogan: política de vacunas y libertad de expresión

El caso de Joe Rogan: política de vacunas y libertad de expresión

  • syringe

Etiquetas Burocracia y Regulación

06/01/2021

Recientemente, Joe Rogan, uno de los mayores presentadores de podcast de Estados Unidos (10,6 millones de suscriptores en YouTube), expresó la siguiente opinión sobre la vacunación de los adultos jóvenes:

Si tienes 21 años y me preguntas si deberías vacunarte, te diría «no». Si eres una persona sana y haces ejercicio todo el tiempo, y eres joven y comes bien, no creo que tengas que preocuparte por esto.

Este comentario causó furor en Estados Unidos, donde el objetivo del gobierno es la vacunación de toda la población adulta. Por estas pocas frases recibió una dura reprimenda de la Casa Blanca y del Dr. Fauci, que acusó a Rogan de ser egoísta y de poner en peligro a miembros vulnerables de la sociedad.

Dado el bajísimo riesgo de Covid para este grupo de edad, los comentarios de Rogan parecen tener cierto sentido. ¿No sería más altruista, en lugar de egoísta, dejar que una dosis de vacuna vaya primero a alguien que la necesita más? En cualquier caso, estas críticas son ridículas cuando provienen de un gobierno que tan a menudo actúa en contra de los intereses de la sociedad.

Además, teniendo en cuenta la forma en que se lanzaron las vacunas Covid, parece justificado cierto escepticismo por parte de Joe Rogan, y de la población en general. De hecho, estas vacunas han estado disponibles con tanta rapidez que su fase II y la fase III de desarrollo se han llevado a cabo en paralelo y aún no han concluido. En Estados Unidos, las vacunas Covid están aprobadas actualmente sólo como medidas de emergencia por la FDA, aunque casi 260 millones de americanos ya han sido vacunados.

En el caso de AstraZeneca, la presión por sacar una vacuna lo antes posible provocó un problema en la dosificación durante las primeras distribuciones. En muchos países europeos, esta vacuna no se ha recomendado a los jóvenes debido a la percepción de riesgo de coágulos sanguíneos. En Rusia, se recomienda una prueba de anticuerpos antes de la vacunación para asegurarse de que el paciente no es ya inmune, con el fin de evitar el desperdicio de dosis y evitar la sobrecarga de anticuerpos en el organismo.

En este contexto, no parece ciertamente chocante sugerir, como Joe Rogan, que los adultos jóvenes sanos pueden no necesitar realmente vacunarse.

Agentes gubernamentales que atacan las opiniones de ciudadanos privados

En realidad, la verdadera cuestión no es si Joe Rogan tenía razón o no al decir lo que dijo. Criticar a un ciudadano por parte del gobierno de EEUU es preocupante, independientemente de los comentarios que se hayan hecho. ¿Qué pasa con la libertad de expresión cuando el Estado critica el discurso de un individuo?

La protección de la libertad de expresión y de prensa en EEUU es una de las más fuertes que existen. La Primera Enmienda de la Constitución ofrece, en teoría, una protección extremadamente sólida con sus famosas palabras: «El Congreso no hará ninguna ley que coarte la libertad de expresión o de prensa».

Pero esto implica que no es inconstitucional que las autoridades juzguen públicamente el discurso de sus ciudadanos, como Rogan. Como informa Glenn Greenwald, esto representa en la práctica un control gubernamental de la expresión. Cita a un comisario de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que señala que

Los políticos se han dado cuenta de que pueden silenciar el discurso de quienes tienen puntos de vista políticos diferentes mediante la intimidación pública.

Para los temas políticamente «sensibles», las autoridades no aceptan desviaciones de su historia oficial. Esta situación nociva existe desde mucho antes de la pandemia. Hoy, se trata de la política de vacunas, pero ayer, de la guerra contra el terrorismo, del Rusiagate, de la corrupción de Joe Biden, y de muchos otros temas. Greenwald lo explica:

Cuando se trata de la censura de contenidos políticamente adversos, a veces las demandas explícitas de censura son innecesarias. Cuando prevalece un clima de censura, las empresas se anticipan a lo que los gobernantes quieren que hagan, autocensurándose anticipadamente para evitar las represalias oficiales. La expresión se enfría sin necesidad de órdenes directas de censura.

Concretamente, esto significa que cuando Joe Rogan es criticado públicamente por las autoridades, un sinfín de contenidos no se publican. Este proceso de autocensura de los medios de comunicación, sin coacción abierta y directa del Estado, forma parte, por supuesto, del sistema de propaganda que Edward S. Herman y Noam Chomsky denominaron famosamente «fabricación del consentimiento».

Para los periodistas intrépidos que todavía se arriesgan a desafiar públicamente el consenso oficial, los puestos lucrativos y prestigiosos de los medios de comunicación convencionales ya no son accesibles. Como ha demostrado Greenwald, el riesgo que corren para su reputación es real, ya que entonces también son víctimas sistemáticas de prácticas sin escrúpulos, como ser acusados de ser teóricos de la conspiración o de incitar al terrorismo. Estas acusaciones, por lo general completamente infundadas, pueden destruir carreras en el tóxico entorno políticamente correcto que existe en Estados Unidos.

Por desgracia, la cosa no acaba ahí. Las autoridades van mucho más allá de estos métodos mafiosos de intimidación. Las principales redes sociales de Estados Unidos están ahora repletas de servidores de confianza del Estado, que filtran y censuran a personas o publicaciones a petición de diversas instituciones estatales, del mismo modo que los medios de comunicación dominantes se han comportado durante años.

Con respecto a la política de la vacuna del Covid, por ejemplo, Facebook y YouTube censuran hoy en día sistemáticamente los comentarios y vídeos que no se ajustan a la versión oficial de los gobiernos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). El hecho de que estas instituciones hayan cambiado a menudo su opinión sobre la política sanitaria que deben recomendar no parece ser un problema.

Una constitución no es suficiente protección

Esta situación con Joe Rogan debería recordarnos a todos que la lucha por las libertades individuales, incluida la libertad de expresión y de prensa, es una lucha permanente. Ningún documento, ya sea la Constitución de EEUU o la Declaración de Derechos Humanos, ofrece una garantía absoluta contra las violaciones de estas libertades por parte del Estado, como demuestran muchos ejemplos históricos.

Las tendencias autoritarias de los gobiernos nominalmente democráticos no son nada nuevo. De hecho, estos gobiernos tienen un interés natural en tratar de influir—por no decir moldear—la opinión pública. La historia reciente demuestra que, en colaboración con los medios de comunicación tradicionales y ahora con las redes sociales, el gobierno está dispuesto a hacer casi cualquier cosa para evitar que el electorado comprenda su verdadero comportamiento. La fama de Joe Rogan habrá contribuido al menos un poco a exponer esta verdad.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire