Mises Wire

Home | Wire | Economistas y psicólogos están armificando la psicología y la idea de «racionalidad»

Economistas y psicólogos están armificando la psicología y la idea de «racionalidad»

  • psychology

Etiquetas Burocracia y RegulaciónMercado FinancieroPaternalismPlanning

Este año ha sido, como mínimo, interesante para Wall Street. Después de enterarse de que los fondos de cobertura habían puesto en corto las acciones de la moribunda cadena minorista GameStop en más del 100% de las acciones, los Redditors se unieron para comprar las acciones, sabiendo que las ventas en corto no caducan, por lo que los fondos de cobertura finalmente se verán obligados a comprarlas de nuevo a un precio drásticamente elevado.

Las estimaciones sobre el interés en corto de las acciones procedentes de fuentes como el NASDAQ, MarketBeat, Yahoo Finance y Bloomberg oscilan entre el 53% y el 177% del capital flotante. Los fondos de cobertura han estado cerrando corredores minoristas, negociando entre ellos fuera de horario y afirmando públicamente que cubrían acciones que aún no habían comprado, todo ello en un intento de bajar el precio de las acciones, minimizando las pérdidas para los cobertores cuando finalmente cubran los cortos. Ejemplos históricos como el short squeeze de Volkswagen de 2008 sugieren que incluso un interés corto tan bajo como el 50% podría seguir produciendo altos dividendos para los accionistas de GME.

Con esto en mente, los Redditors mantienen a GameStop bajo el deseo perfectamente racional de evitar ser engañados con su dinero, y muchos más profesan la voluntad de mantener a pesar de las pérdidas si eso significa que los fondos de cobertura serán castigados a través de la quiebra por manipular el mercado.

Entonces, ¿por qué la prensa corporativa describe este fenómeno como una «burbuja» que es «irracional, loca y peligrosa», producto de la «histeria» y el «sesgo cognitivo» de los inversores que «no saben lo que hacen»? Los estrangulamientos de posiciones cortas no son nuevos. Las estrategias de los redditores no son nada que Wall Street no haya intentado antes. Además, los redditores que inicialmente popularizaron las acciones tienen la reputación de tratar el mercado de valores como un casino, como lo demuestra el nombre de su comunidad, r/wallstreetbets. El juego es una forma de gasto de consumo, un fin en sí mismo. No es intrínsecamente irracional que alguien compre un bien de consumo, por extraño que sea.

Además, los redditores viven en un mundo en el que el comité que investiga el flagrante fraude que rodea a GameStop está dirigido por una mujer que aceptó honorarios de seis cifras del acusado. Retener las acciones como un intento de conseguir justicia tiene sentido, especialmente desde la perspectiva de una comunidad online llena de milenials, a los que los financieros de Wall Street les han paralizado su futuro económico a través de tres caídas consecutivas del mercado «una vez en una generación». Para el inversor aficionado, no hay imperio de la ley en Wall Street, y la venganza es una estrategia racional al margen de la ley. Todo esto es obvio para cualquiera que lea lo que los Redditors tienen que decir. Su plan puede estar mal aconsejado, pero definitivamente no es irracional. ¿Por qué los medios corporativos no reconocen esto?

La respuesta es que la racionalidad económica, como tantos otros términos, se ha definido a conveniencia del establishment neoliberal. El concepto de parcialidad en la toma de decisiones económicas es pseudocientífico, ya que su significado puede deformarse para incluir cualquier desviación de los modelos económicos neoclásicos, incluso los que son racionales cuando se ponen en contexto. En el caso de los inversores de GameStop, esta confusión de términos está sirviendo a su propósito, patologizando como irracional una respuesta populista bien razonada a un sistema financiero roto. Este contexto crucial es necesario para reconocer que la preocupación de los medios de comunicación por la solidez mental de los inversores minoristas es sólo una herramienta destinada a deslegitimarlos a los ojos del público.

En primer lugar, unas palabras sobre la irracionalidad. La racionalidad en economía es un concepto diferente al de racionalidad para el ciudadano medio, una distinción que se pierde en los expertos de los medios de comunicación que se dedican a utilizar el término. No existe una única definición aceptada de racionalidad en economía, pero el concepto general es el de maximización del interés propio, cuantificable como utilidad. Los modelos de comportamiento humano de los economistas neoclásicos giran en torno a una interpretación estricta de esta definición, que los economistas austriacos consideran incompatible con la experiencia humana real. Esta concepción dominante de la racionalidad excluye de la toma de decisiones económicas los valores que no se pueden cuantificar, pintando a los seres humanos como autómatas que compiten para hacerse con el control de unos recursos tangibles limitados.

Cuando los modelos de los economistas neoclásicos se comparan con la realidad, fracasan, a menudo de forma espectacular. Pero en lugar de sacrificar sus modelos para dar cabida a una definición más amplia de la racionalidad, en la que los seres humanos utilizan los medios de que disponen para alcanzar fines valorados subjetivamente que pueden diferir en función de una multitud de factores, los economistas neoclásicos de los últimos tiempos clasifican a quienes se desvían de estos modelos como «irracionales», y hacen que su misión sea arreglarlos.

La economía conductual es la aplicación de la teoría del sesgo cognitivo a la toma de decisiones económicas. A pesar de su nombre, es una rama de la psicología aplicada, concretamente de la teoría del conductismo dentro de la psiquiatría. El conductismo sostiene que las reacciones humanas a los estímulos son producto de la evolución o reflejos entrenados a través de refuerzos pasados. Según esta definición, la acción humana es previsiblemente irracional y debe ser ajustada sistemáticamente por algún actor externo ilustrado para maximizar el bienestar humano en un mundo muy diferente al que hemos evolucionado para vivir. En la economía conductual, el punto final lógico de esta visión del mundo es la necesidad de regulación, que los economistas conductuales se encargan de diseñar.

Los primeros estudiosos del movimiento por la libertad han realizado un análisis clarividente de la relación entre la gobernanza y la ciencia del comportamiento humano. En su libro Law, Liberty and Psychiatry, el destacado antipsiquiatra Dr. Thomas Szasz describe el papel de estas ciencias de la siguiente manera: «El derecho y la psiquiatría se parecen en que ambas disciplinas se ocupan de las normas de conducta y los métodos de control social.... Si la gente cree que los valores de la salud justifican la coerción, pero que los valores morales y políticos no lo hacen, quienes deseen coercionar a otros tenderán a ampliar la categoría de los valores de la salud a expensas de la categoría de los valores morales.» En la actualidad, esta medicalización de los valores morales ha salido del campo de la psicología, donde se originó, y se ha extendido a otros campos como la economía.

Décadas antes de que Daniel Kahneman y Aaron Tversky publicaran el artículo que creó la economía del comportamiento tal y como la conocemos, Szasz argumentó que la medicalización de las ciencias sociales crearía un «Estado terapéutico», que otorgaría poder a departamentos de expertos no elegidos para patologizar y, por tanto, deslegitimar el comportamiento social anormal en nombre de la salud de la ciudadanía. Los zares políticos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pusieron al mundo occidental en arresto domiciliario durante un año. Los psiquiatras han violado en masa la regla de Goldwater, que les prohíbe especular sobre la salud mental de un personaje público al que no han examinado personalmente, para estigmatizar al populismo de derecha. No es difícil ver el parecido con los acontecimientos actuales. Con qué precisión esto es paralelo a los argumentos para negar a los inversores aficionados el acceso al mercado por su propio bien, en una medida que, casualmente, por supuesto, beneficiaría a los fondos de cobertura que estos inversores quieren quebrar.

El mecanismo del estado terapéutico es el mismo, independientemente de la ciencia social que se utilice para aplicarlo. La irracionalidad, para el economista del comportamiento, es la locura del consumidor, y los economistas del comportamiento que profesan su cura son los favoritos del establishment keynesiano. Daniel Kahneman ha recibido el Premio Nobel. Cass Sunstein, otro pionero en este campo, fue nombrado administrador de la Oficina de Información y Asuntos Reguladores en 2008. Los responsables políticos, tanto en el ámbito privado como en el público, han aprovechado la oportunidad de aplicar estas teorías. Reconocen que el sesgo cognitivo es una explicación útil de por qué el público no reacciona como se espera ante las políticas que supuestamente nos benefician. Y la terminología que acuñan los economistas conductuales se abre paso en el lenguaje popular, donde puede lanzarse contra cualquiera cuyas acciones sean inconvenientes para el orden establecido, incluidos los inversores minoristas.

Desde la perspectiva de un economista, esto tiene poco sentido. Los economistas austriacos no han tenido ningún problema en incorporar a su paradigma el comportamiento económico considerado «irracional» desde el punto de vista neoclásico. Además, muchos de los estudios instrumentales de las teorías que los conductistas, y los economistas conductistas a su vez, citan para demostrar la irracionalidad humana tienen un razonamiento muy defectuoso.1 En muchos casos, o bien extrapolan más allá de lo que el experimento original puede probar, o bien han sido víctimas de la crisis de la replicación en las ciencias sociales, o bien han demostrado ser el producto de un fraude deliberado.

Por último, como cualquier estudiante del comportamiento humano debería ser capaz de predecir, las preocupaciones éticas que los economistas del comportamiento defienden de boquilla son ignoradas por los responsables políticos de hecho. Estos autodenominados «arquitectos de la elección», que utilizan un eufemismo para referirse a la manipulación psicológica habitual en el campo de la ingeniería social, dan por supuesta su propia inmunidad a los sesgos que acusan a los demás. Si se preocuparan de pensar en muchos de estos casos de «irracionalidad» desde la perspectiva de las personas que intentan regular, se darían cuenta de que su visión del comportamiento humano no nace de un conocimiento privilegiado, sino que es una ceguera voluntaria ante otros factores en juego.

Pero desde la perspectiva de un apparatchik del estado terapéutico, esta moda económica tiene perfecto sentido. Se trata de las mismas personas cuya concepción del ciclo económico supone que los empresarios son incapaces de reconocer y corregir los errores sistemáticos en sus cálculos económicos, incluso cuando hacerlo les proporcionaría beneficios a largo plazo. Esta visión es incompatible con la realidad, y sólo sirve para justificar la interminable intervención gubernamental. ¿Acaso es sorprendente que quieran desprestigiar a todos los actores económicos de la misma manera, aunque sólo sea para afirmar que sus intrusiones constituyen un bien moral?

A la luz de esto, es inevitable que el levantamiento de GameStop sea declarado producto del «sesgo cognitivo», aunque el único sesgo aquí es el de las empresas de medios de comunicación hacia los inversores de Wall Street que las poseen. En lugar de admitir que el comportamiento inversor de los Redditors supone una amenaza para los poderosos, los medios de comunicación son condescendientes con ellos, con la esperanza de que un público que desconoce la tenebrosa historia de la terminología en uso descarte lo que tienen que decir. Mientras a estos lacayos de la aristocracia estadounidense les resulte incómodo reconocer los incentivos racionales que están en juego, seguirán utilizando cualquier táctica retórica de mala calidad que sea necesaria para justificar la manipulación del mercado por parte de sus señores, sin importar el impacto que esta calumnia pueda tener en los inversores minoristas. Esto no es ciencia; es un chanchullo y, por desgracia para el campo de la economía, ha llegado para quedarse.

Author:

Grace Ann Converse

Grace Ann Converse is a junior studying economics and applied mathematics at Oklahoma State University, as well as a graduate of Mises University 2019 and 2020.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire