Mises Wire

Home | Wire | Economía nirvana: cómo tratar el mundo real como un mundo ideal imaginario conduce a problemas

Economía nirvana: cómo tratar el mundo real como un mundo ideal imaginario conduce a problemas

  • nirvana

Etiquetas Burocracia y regulación

12/11/2021

En mi curso de organización industrial, analizo la teoría económica de la empresa. Es importante porque hay muchas formas en que las empresas del mundo real no se corresponden con la forma en que se presentan en los modelos de microeconomía. Al tratar las diferencias entre los supuestos o las implicaciones de un modelo o análisis microeconómico y el mundo real, a menudo me ha llamado la atención la frecuencia con que el nirvana aparece como patrón de comparación, lo que lleva a la confusión y a muchas conclusiones erróneas.

Economía nirvana, un término que creo que fue acuñado por Harold Demsetz, se refiere a la confianza en la suposición de que estamos en el «mejor de los mundos» de alguna manera en nuestro análisis —se presume que algún problema o problemas no existen— cuando el mundo real nos obliga a lidiar con los problemas causados por su existencia de hecho.

La economía nirvana a menudo lleva a la conclusión de que lo que observamos es ineficiente, monopolístico o simplemente estúpido. Cuando se combina con la suposición de que el gobierno es mejor de lo que realmente podría ser (¿gobierno nirvana?), dados los incentivos adversos a los que se enfrentan los implicados en el gobierno, la economía nirvana también saca a relucir propuestas para supuestamente arreglar el problema percibido que pueden estar muy mal concebidas.

Para empezar, es importante destacar que el enfoque nirvana viola lo que podría denominarse la prueba del interés propio. Las personas con interés propio (simplemente aquellas que tienen intereses que desean promover, como todos nosotros) no elegirían soportar costes a cambio de ningún beneficio. Así que en la economía nirvana, la presunción de que ciertos problemas no existen actúa para asumir los beneficios de los comportamientos «sospechosos» investigados, que por lo tanto aparecen como errores de todo coste y ningún beneficio que uno podría argumentar que deben ser corregidos, por la fuerza (gobierno) si es necesario.

La prueba del interés propio nos devuelve a la tierra, al recordarnos que las personas soportarían mayores costes sólo si esperaran que sus beneficios adicionales superaran sus costes adicionales. Pero cuando nos cegamos ante los beneficios de esas acciones con la falsa suposición de que no existen, no podemos entender correctamente las acciones emprendidas para abordar esos problemas en el mundo real. Cualquier conclusión que saquemos será errónea, ya que se presume que la causa subyacente no existe.

Las ilustraciones importantes no son difíciles de encontrar.

¿Qué pasa si asumimos que no hay incertidumbre? Eso es lo que hacemos cuando empezamos nuestro análisis con curvas de demanda y de costes de la empresa que se supone que se conocen con certeza en el momento en que hay que tomar alguna decisión, como se hace habitualmente en los libros de texto de microeconomía. Aunque esa suposición nos permite fingir que podemos saber de hecho qué hacer para maximizar los beneficios (quizá la frase más comúnmente utilizada en la microeconomía intermedia), la incertidumbre implica que no podemos saber de antemano qué opciones o políticas lograrían realmente ese objetivo en el estado del mundo al que nos enfrentaremos realmente. Eso significa que malinterpretaremos y atribuiremos erróneamente todas las acciones emprendidas para hacer frente a la incertidumbre.

¿Qué pasa si eliminamos los costes de cometer errores (por ejemplo, cuando debemos pagar un precio más alto de lo que esperábamos por algo porque no sabíamos que el precio había subido) y los costes de búsqueda añadidos que podríamos emprender para reducirlos? Eso es lo que hacemos en la mayoría de las presentaciones de la oferta y la demanda competitivas, en las que se supone que no hay costes por cometer esos errores ni costes de búsqueda por intentar evitarlos.

Sin embargo, cuando hay costes por tomar decisiones erróneas y los costes de búsqueda no son cero, el análisis cambia. Podríamos soportar de buen grado costes que no se producirían en el modelo competitivo si creyéramos que podemos reducir más los costes de búsqueda y de error como resultado. Como señaló Armen Alchian, eso puede explicar una política de estabilización de precios (para reducir los costes de error y de búsqueda), junto con los casos de clientes en espera (colas), inventarios o exceso de capacidad de producción que dicha política podría requerir, como algo sensato y completamente competitivo en el mundo real, aunque viole los supuestos de competencia perfecta, que es el estándar nirvana utilizado para la evaluación.

¿Qué pasa si suponemos que las empresas no tienen ningún problema para detectar la productividad de cada trabajador, de modo que los trabajadores pueden recibir simplemente su producto marginal? Eso es lo que hacemos cuando suponemos que los insumos son homogéneos y podemos partir de una función de producción dada en la que se puede observar el producto marginal de cada insumo por separado, como encontramos en los textos de microeconomía intermedia. Pero, como señalan Alchian y Demsetz, cuando consideramos la producción en equipo con insumos heterogéneos en lugar de homogéneos como fuente de expansión de la producción, junto con el problema de la evasión y las cuestiones que se derivan de su tratamiento, los supuestos estándar distorsionan gravemente una amplia gama de cuestiones. Una vez más, obtenemos respuestas erróneas sobre los problemas que suponemos que no existen y, en consecuencia, sobre los enfoques que hay que adoptar para buscar mejores soluciones a esos problemas.

¿Qué pasa si asumimos que no hay costes de agencia (costes que surgen cuando delegamos parte de nuestra autoridad para tomar decisiones a otros para que actúen en nuestro nombre)? Eso es lo que hacemos cuando suponemos que los agentes (los directivos) se limitarán a hacer lo que deseen sus mandantes (los accionistas), o que los trabajadores se limitarán a hacer lo que deseen los directivos, aunque sus incentivos estén en desacuerdo en aspectos importantes.

De hecho, no se pueden delegar decisiones en otros en su nombre sin incurrir en costes de agencia debido al conflicto de incentivos. Por lo tanto, como afirman Michael C. Jensen y William H. Meckling, delegar el poder de decisión en otros implica costes de agencia. Y la forma de abordarlos (incluyendo la supervisión, los esfuerzos para alinear mejor los incentivos y la garantía contra la mala conducta de los agentes) no tendrá sentido si se ignoran esos costes.

En otras palabras, como señala el famoso artículo de Jensen y Meckling, eso significa que las políticas para hacer frente a los costes de agencia pueden ser eficientes, pero no maximizarían el valor de la empresa de la forma que se supone en los debates estándar. Es decir, bajo el enfoque estándar, tales políticas no parecerían eficientes, porque hay costes que no se producirían en ese marco, incluso si las políticas fueran eficientes en el mundo real. La razón es el supuesto del nirvana de que no debería haber costes de agencia, de modo que cualquier coste de agencia superior a cero es ineficiente.

Hay otras razones por las que cabe esperar costes de agencia en las empresas.

Por ejemplo, otra razón para delegar la autoridad de decisión, e incurrir en lo que de otro modo serían costes de agencia evitables si alguien fuera el único propietario-gerente, puede ser que su riqueza personal sea insuficiente para financiar la escala de producción necesaria para poner en práctica de forma eficiente una buena idea, de modo que la única forma de hacerlo sea atraer capital externo, lo que conllevará costes de agencia. Cuando la aversión al riesgo significa que la reducción del riesgo es más valiosa en el margen pertinente que los costes de agencia adicionales creados por la diversificación de la propiedad, conseguir una escala de producción eficiente también puede llevar a soportar los costes de agencia y a aumentar la eficiencia al mismo tiempo.

Otro buen ejemplo de esto último son los beneficios de los directivos, como una oficina más bonita. Estas parecen ineficientes en un enfoque que asume que no debería haber consumo en el trabajo (porque los economistas han asumido que toda la producción tiene lugar en las empresas —para centrarse en la teoría de la producción allí— y todo el consumo tiene lugar en el hogar —para centrarse en la teoría del consumo allí, aunque esto no sea realmente cierto—). Pero un directivo que puede «vivir» en el trabajo más que en su casa estaría dispuesto a aceptar un salario menor a cambio de esas mejores condiciones. Y la única vez que se ofrecerían esas prebendas sería cuando el directivo las valorara lo suficiente (aunque puede haber ventajas fiscales, normativas y de otro tipo que influyan en esas elecciones) para pagarlas aceptando suficientes premios monetarios más bajos para que los empresarios también estén mejor. Mientras que una prebenda que se supone que no existe porque vivimos en el nirvana sería ineficiente, una prebenda pagada voluntariamente por un directivo y aprobada por la empresa en el mundo real sería una mejora de la eficiencia.

Una y otra vez, la gente, incluidos muchos economistas, han malinterpretado cuestiones como éstas al evaluar las empresas del mundo real mediante la combinación de suposiciones simplificadoras que hacen desaparecer los problemas reales y la falta de aplicación de la prueba del interés propio. Pero antes de que decidamos seguir sus consejos, nos convendría asegurarnos de que no hemos asumido lo que realmente está causando lo que vemos. Y eso es aún más importante cuando se trata de elaborar leyes sobre la base de falsas premisas críticas del nirvana.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and an adjunct scholar at the Ludwig von Mises Institute. He is also a research fellow at the Independent Institute, a member of the Foundation for Economic Education faculty network, and a member of the Heartland Institute Board of Policy Advisors.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire