Mises Wire

Home | Wire | Dworkin y el libre mercado

Dworkin y el libre mercado

  • phil

Etiquetas Libre MercadoFilosofía y Metodología

08/28/2020

Ronald Dworkin fue un destacado filósofo legal estadounidense, pero normalmente se le considera un fuerte oponente del libre mercado y defensor del Estado de bienestar. Esta percepción de él no es errónea, pero es mucho más favorable al libre mercado de lo que se piensa, y podemos aprender mucho de él.

En su libro Sovereign Virtue, nos dice que la igualdad es la virtud política soberana. El principio básico de Dworkin dice: «Ningún gobierno es legítimo si no muestra igual preocupación por el destino de todos los ciudadanos sobre los que reclama el dominio y de los que reclama lealtad». ¿Qué podría ser más antilibertario?

Esto no suena muy prometedor, pero este principio puede ser entendido de una manera que lo hace totalmente consistente con la estricta adhesión al libre mercado. Un libertario debería responder que en un mercado libre el gobierno (o mejor dicho, las agencias privadas de protección) trata a todos con la misma preocupación: respeta los derechos de todos a la vida, la libertad y la propiedad. Dworkin, que rara vez se pierde un truco filosófico, se anticipa a esta objeción: «Los que lo abrazan [el laissez-faire] también pueden aceptar el principio igualitario abstracto y reivindicar su teoría como la mejor interpretación de ese principio».

La respuesta de Dworkin es que el libre mercado es injusto para los pobres. Si respondes, los pobres tienen los mismos derechos que todos los demás, Dworkin lo niega. Que seas rico o pobre depende del sistema legal. Si eres pobre, puedes quejarte de que el sistema legal no te muestra la misma preocupación. Si lo hiciera, habría un sistema legal diferente que te daría más riqueza.

La respuesta de Dworkin sólo hace retroceder el tema un paso. Concedido que la forma en que la gente se desenvuelve en el mercado depende de cómo el sistema legal define sus derechos de propiedad, ¿qué sigue después? ¿Qué criterios rigen un sistema legal adecuado?

Aquí Dworkin llega a una respuesta sorprendente. Aunque rápidamente descarta el capitalismo laissez-faire, su propio principio de distribución capta una verdad clave sobre el mercado. En un mercado libre, los bienes pasan a aquellos que están dispuestos a pagar más para obtenerlos. Un sistema legal que permite a las personas competir entre sí por los bienes que quieren muestra igual preocupación por sus ciudadanos. Como Mises, subraya que los consumidores en el mercado obtienen lo que quieren emitiendo votos en dólares.

Pero cree que hay un problema con esto que Mises no resuelve. Acepta la soberanía del consumidor, pero para ser justos, todos deben empezar desde una base de igualdad. Específicamente, necesitamos empezar desde una subasta imaginaria donde todos tengan los mismos recursos. Él dice,

La subasta [de mercado] propone... que la verdadera medida de los recursos sociales dedicados a la vida de una persona se fija preguntando cuán importante es, de hecho, ese recurso para los demás. Insiste en que el costo, medido de esa manera, figura en el sentido de cada persona de lo que le corresponde y en el juicio de cada persona de la vida que debe llevar, dado ese mandato de justicia.

Aquí llegamos a la diferencia clave entre la concepción de Dworkin de la igual preocupación y la de aquellos de nosotros que estamos a favor del libre mercado. Como Mises señaló hace tiempo, algunas personas tienen más votos en dólares que otras. Pero, como los defensores del mercado miran las cosas, el gobierno no tiene por qué intentar «corregir» los diferentes talentos y recursos con los que la gente empieza. Mostramos la misma preocupación al tomar a las personas como las encontramos: hacer lo contrario es interferir drásticamente con la libertad individual.

Resulta, sin embargo, que Dworkin no quiere corregir en general para tener suerte. Cree que algunos asuntos de suerte pueden estar asegurados: a estos los llama «opción suerte» y los permite dentro de su sistema. Si, en el mercado, podrías haberte asegurado contra accidentes pero no lo hiciste, no puedes exigir que otros paguen tus cuentas médicas en caso de que sufras una lesión accidental. Dworkin aquí está de acuerdo con Mises y Rothbard.

Lo que objeta es el efecto de la «mala suerte». Algunos casos de mala suerte no pueden ser anticipados a través de un seguro. «Algunas personas nacen con discapacidades, o las desarrollan antes de tener el conocimiento o los fondos suficientes para asegurar en su propio nombre. No pueden comprar un seguro después del evento». En opinión de Dworkin, el gobierno debería contrarrestar, mediante su elaborada subasta imaginaria de «seguros», los efectos de la mala suerte, tanto buena como mala. El «seguro» es obligatorio y redistributivo.

Aquí sale a relucir claramente la cuestión básica que separa a Dworkin de los defensores del mercado. ¿Muestra el gobierno respeto por la gente intentando corregir la suerte «bruta» que no puede ser tratada por el seguro ordinario?

Incluso aquellos que se inclinan por aceptar el plan de seguros de Dworkin deberían pensarlo dos veces antes de intentar ponerlo en práctica. Seguramente no se puede confiar a ningún gobierno los inmensos poderes necesarios para «corregir» el mercado. ¿No intervendrían los que están en el poder para promover sus propios intereses, en lugar de tratar de averiguar el enrevesado plan de Dworkin?

En lugar de subrayar la deficiente comprensión de Dworkin de la política, prefiero reiterar un hecho que puede sorprender a la gente. Si eliminamos la controvertida premisa de Dworkin sobre la «suerte bruta», ofrece una poderosa defensa del mercado, en la línea de Mises.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
UnitoneVector via Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire