Mises Wire

Home | Wire | Dos razones por las que el socialismo fracasa repetidamente

Dos razones por las que el socialismo fracasa repetidamente

  • ssrsmoke.PNG
0 Views

Tags Socialismo

05/29/2019

El socialismo siempre encontrará dos grandes problemas cuando los regímenes intenten implementarlo: 1) la imposibilidad del cálculo económico sin precios de mercado reales, y 2) la falta de una inventiva que produzca sólo lo que los consumidores realmente quieren.

El siguiente ejemplo sencillo ayuda a ilustrar la imposibilidad del cálculo económico sin precios de mercado: un restaurante cubano en Miami Beach vende un plato de picadillo (carne molida, plátanos, arroz) por $8. Los precios en general y por lo tanto el precio de $8 proporcionan información vital. Tal vez $1, podría ser ganancia, y $7 se gastarán en costos, en otras palabras, en el consumo necesario de la riqueza necesaria para producir la comida/riqueza, cosas como equipo/electricidad/alimentos/suministros, y todo lo que los empleados y sus familias consumirán en casa (alimentos, energía) gracias a sus cheques de pago que vinieron de los $7/alimentos. El empresario descubrió dos cosas que son imposibles de descubrir para un organismo de planificación central, independientemente de las buenas intenciones de sus miembros o de su inteligencia: 1) que hay suficientes clientes en las cercanías dispuestos a frecuentar el restaurante al precio de $8/alimentos, lo que mejora sus vidas, y 2) cómo volver a pedir cosas por valor de $7 (mano de obra/suministros/etc.) para producir la comida de manera rentable.

Si fija precios demasiado altos, los clientes elegirán otras opciones superiores de la competencia. Si fija los precios demasiado bajos, no podrá cubrir los costos y cerrará el negocio. En otras palabras, si no puede atraer a los consumidores a comprar a un precio rentable, el empresario está fracasando en reordenar el mundo de una manera deseada por los cientos/miles de personas cercanas que valoran las cosas de manera diferente. Por lo tanto, el socialismo/comunismo no puede funcionar porque sólo los empresarios dispersos por toda la sociedad están en el momento y lugar adecuados para descubrir los deseos de la gente (1) y (2) cómo fijar correctamente los precios y así crear un orden rentable y competitivo (es decir, uno que produce más de lo que consume y que al mismo tiempo proporciona una alternativa superior a los clientes/sociedad).

A Nikita Jruschov, que siguió a Stalin al frente de la Unión Soviética (socialista/comunista) planificada centralmente, se le atribuye el mérito de decir «Cuando todo el mundo sea socialista, Suiza tendrá que seguir siendo capitalista, para que pueda decirnos el precio de todo». Desafortunadamente para Jruschov, y para los miles de millones de personas que sufrieron el caos económico y el inevitable declive de la producción bajo regímenes socialistas/comunistas en todo el mundo, los precios en Suiza (o en cualquier otro lugar) encarnan información sobre los costes/consumo de esos lugares concretos en momentos específicos y no son buenos en ningún otro lugar.

Con Internet, la información sobre precios en todo el mundo puede ayudar a los clientes a encontrar/alimentar productos/órdenes/empresas más baratos/mejores y también a los productores, acelerando así en gran medida el conocimiento competitivo/difusión de pedidos, pero NUNCA conducirá al éxito de la planificación centralizada de toda la economía, ya que ningún ordenador/sistema puede meterse en el cerebro de los empresarios para predecir qué productos/empresas crearán y, por tanto, alterar la sociedad, y del mismo modo, ningún ordenador puede entrar en la mente de los consumidores y predecir cómo elegirán gastar su dinero/riqueza, alterando así una vez más los numerosos ciclos de producción y consumo del orden social. Como explica Mises con tanta elocuencia:

Los consumidores, al comprar o abstenerse de comprar, determinan en última instancia qué se debe producir y en qué cantidad y calidad. Rentabilizan los asuntos de los empresarios que mejor se ajustan a sus deseos y los de los que no producen lo que piden con mayor urgencia. Los beneficios llevan el control de los factores de producción a manos de quienes los emplean para la mejor satisfacción posible de las necesidades más urgentes de los consumidores, y las pérdidas los alejan del control de los empresarios ineficientes. En una economía de mercado no saboteada por el Estado, los dueños de la propiedad son, por así decirlo, mandatarios de los consumidores. En el mercado, un plebiscito diario y repetido determina quién debe poseer qué y cuánto. Son los consumidores los que hacen a algunas personas ricas y a otras sin dinero.

Pero, ¿quién está en condiciones de determinar qué es lo que los consumidores quieren y necesitan? Sólo los empresarios privados que diariamente son recompensados o castigados por las necesidades de los consumidores en el mercado. El socialismo, al carecer de un sistema de precios, no tiene medios para conocer las necesidades de los consumidores.

Incentivos

Los regímenes socialistas en general también se enfrentan a un «problema de incentivos». En las sociedades libres, o en el sector privado en general, se incentiva a cada empresario para que sea lo más productivo posible y reduzca al mínimo las ineficiencias, ya que posee o mantiene la riqueza o las pérdidas adicionales. Por otro lado, el funcionario o burócrata recibe el mismo pago (capacidad de consumir) independientemente de que su departamento haya hecho un buen trabajo (producido mucho) o no, y tampoco está arriesgando su propia riqueza, ya que proviene de los contribuyentes. En otras palabras, los regímenes son monopolios nacionales que carecen de los incentivos innovadores/competitivos de los sistemas competitivos.

La ineficiencia requiere coerción

Los planes centrales, por supuesto, no pueden funcionar si la gente es libre de no estar de acuerdo con ellos – así que inevitablemente requieren compulsión/esclavitud. Por ejemplo, es un acto criminal en los países comunistas iniciar un negocio. También es un acto criminal en todas partes no pagar los impuestos que sostienen a las burocracias del sector público como la «educación pública». Por lo tanto, hay pocos incentivos o riqueza para sostener a otros competidores más deseables cuando los contribuyentes se ven obligados a sostener ciertas «empresas» gubernamentales. Por ejemplo, la burocracia de las escuelas públicas (monopolísticas) de Nueva York consume más de 24.000 al año para «educar» a un estudiante de K-12. Negarse a pagar un solo dólar que va a esta burocracia viene acompañado de fuertes sanciones del propio Estado.

En su ensayo «Overlegislation» Herbert Spencer comenta maravillosamente las diferencias entre las órdenes gubernamentales (legales) y las privadas/competitivas:

Cuán invariablemente el oficialismo se vuelve corrupto, todo el mundo lo sabe. No se exponen a ningún antiséptico como la libre competencia–no dependen de la existencia, como lo son las organizaciones privadas no dotadas, si se mantiene una vigorosa vitalidad; todos los organismos creados por la ley caen en un estado inerte, sobrealimentado, del cual la enfermedad es un paso corto. Los salarios fluyen independientemente de la actividad con la que se realiza el deber; continúan después de que el deber cesa por completo; se convierten en ricos premios para el ocioso bien nacido; e incitan al perjurio, al soborno, a la simonía. ... El oficialismo suele ser lento. Cuando las agencias no gubernamentales son dilatorias, el público tiene su remedio: deja de emplearlas y pronto encuentra otras más rápidas. Bajo esta disciplina a todos los cuerpos privados se les enseña la prontitud. Pero para los retrasos en los departamentos de Estado no existe una cura tan fácil. ...

Considere primero cuán inmediatamente toda empresa privada depende de la necesidad de ella; y cuán imposible es que continúe si no hay necesidad. Diariamente se establecen nuevos oficios y nuevas empresas. Si subservan alguna necesidad pública existente, se arraigan y crecen. Si no lo hacen, mueren de inanición. No necesita ningún acto del Parlamento para acabar con ellos. Como con todas las organizaciones naturales, si no hay función para ellas, ningún nutriente llega a ellas, y se desvanecen. Además, las nuevas agencias no sólo desaparecen si son superfluas, sino que las antiguas dejan de serlo cuando han realizado su trabajo. A diferencia de los instrumentos legales... estos instrumentos privados se disuelven cuando se vuelven innecesarios. ...

Una vez más, el oficialismo es estúpido. Bajo el curso natural de las cosas cada ciudadano tiende hacia su función más adecuada. Aquellos que son competentes para el tipo de trabajo que realizan, tienen éxito y, en el promedio de los casos, son avanzados en proporción a su eficiencia; mientras que los incompetentes, la sociedad pronto se da cuenta, deja de emplear, se ve obligada a intentar algo más fácil y, finalmente, se vuelve a usar. Pero es muy diferente en las organizaciones estatales. Aquí, como todo el mundo sabe, el nacimiento, la edad, la intriga de las escaleras traseras y la adulación, determinan las selecciones, en lugar de los méritos. El «tonto de la familia»encuentra fácilmente un lugar en la Iglesia, si «la familia» tiene buenas conexiones. Un joven, demasiado mal educado para cualquier profesión activa, es muy bueno para un oficial del Ejército. Las canas o un título, es una garantía mucho mejor de promoción naval que el genio. No, de hecho, el hombre con capacidad a menudo encuentra que, en las oficinas gubernamentales, la superioridad es un obstáculo – que sus jefes odian ser molestados con sus mejoras propuestas, y se ofenden por su crítica implícita. Por lo tanto, no sólo la maquinaria legislativa es compleja, sino que está hecha de materiales de calidad inferior.

Jorge is a computer programmer from Miami Beach, Florida. He writes the "Hayekian" blog on Medium.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire