Mises Wire

Home | Wire | Doble moral, reparaciones y crímenes de guerra

Doble moral, reparaciones y crímenes de guerra

  • barbed wire

Etiquetas Reseñas de librosLeyHistorial mundial

01/06/2021

On the Judgment of History
por Joan Wallach Scott Columbia University Press, 2020
xxiii + 117 páginas

Joan Wallach Scott, una historiadora que es profesora emérita en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, ha aportado una visión muy valiosa. Ella no es decididamente «uno de nosotros», pero su perspicacia la hace sonar como si lo fuera. Ella dice,

la noción del juicio de la historia descansa en una visión lineal progresiva sobre la necesaria superioridad, en todos los dominios, del futuro en comparación con el pasado, pero también —de manera crucial— sobre el Estado como la encarnación política de ese futuro. Como articuló Hegel, la «autonomía del Estado» era «el conjunto ético en sí mismo», el Estado moderno era a la vez la realización y la encarnación del telos de la historia. (p. xvi)

Scott rechaza esta posición y examina la forma en que este punto de vista erróneo afectó a dos procedimientos judiciales, los juicios de Nuremberg posteriores a la Segunda Guerra Mundial y la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica, y también examina un caso, la demanda de reparaciones por la esclavitud de los negros, que no depende del punto de vista. Su análisis del primer ejemplo es, con mucho, el mejor de los tres, y yo seré el que más diga al respecto.

Los fiscales de Alemania en los juicios de Nuremberg se enfrentaron a un gran desafío. Querían acusar a los nazis en un juicio por crímenes, pero al mismo tiempo querían preservar el dogma de que el moderno Estado-nación europeo es la culminación del progreso moral. Como tal, las actividades de los Aliados eran justificables. Sin embargo, muchas de estas actividades eran las mismas que las utilizadas para acusar a los nazis. Ella escribe,

La Carta de Londres enumeró la guerra agresiva como uno de los cargos contra los nazis. Fue firmada por los Aliados el 8 de agosto de 1945, el día en que los Estados Unidos bombardearon Nagasaki [sic—el bombardeo fue el 9 de agosto], dos días después del bombardeo de Hiroshima; en febrero, los británicos y los estadounidenses habían bombardeado la ciudad de Dresde — muchos miles de civiles murieron en esas incursiones. En cuanto a la intervención en otra nación soberana, los soviéticos habían invadido Finlandia, Polonia, Rumania y los Estados Bálticos; Gran Bretaña había invadido Noruega (No se dijo nada sobre la larga historia de incursiones imperialistas no provocadas en África, Asia, América Latina y los antiguos territorios otomanos. Se suponía que el imperialismo era un derecho de esas naciones, el avance del proceso civilizador)..... El historiador A. J. P. Taylor, refiriéndose a los documentos reunidos por la fiscalía, señaló que «fueron elegidos no sólo para demostrar la culpabilidad de guerra de los hombres juzgados, sino para ocultar la de las potencias fiscales». (p. 12)

Mediante una cuidadosa elección de los cargos en la acusación, los fiscales desviaron las impugnaciones a sus propios Estados. Y aquellos desafíos que no pudieron ser desviados fueron ignorados. Sin embargo, quedaba una dificultad si se quería preservar el dogma del juicio de la historia. Los nazis habían cometido grandes crímenes, pero Alemania era ciertamente un Estado. ¿No era Alemania un contraejemplo del dogma?

La respuesta de los fiscales fue audaz. Alemania bajo los nazis no era un Estado en absoluto, sino que había sido tomada por una banda criminal, en cuyo caso los crímenes podían ser culpados a los individuos juzgados, no al estado. Por otra parte, Alemania no era un auténtico Estado europeo progresista, sino un remanso incivilizado, habitado en gran medida por bárbaros enfermos mentales.

Si los individuos son responsables, los Estados-nación no lo son; el imperio de la ley es por lo tanto inviolable. El hecho de hacer recaer la responsabilidad de la violencia sobre los delincuentes individuales, cuya brújula moral debería haberles hecho actuar de otra manera, permitió dejar de lado la cuestión de la razón de Estado. La falta de responsabilidad se atribuyó a la anormalidad de los nazis; se les describió como dementes, ilusos, psicóticos..... Sin embargo, otra explicación ofrecida para el ascenso del nacionalsocialismo fue el subdesarrollo histórico...[Los nazis] eran un remanente arcaico de otra época, una reliquia del Estado de la naturaleza para el que la fundación de Estados y naciones había sido una cura. (pp.15-16)

(Por «razón de Estado», Scott se refiere a la afirmación de que el Estado está autorizado a actuar de una manera que sería inmoral para los particulares). Condena con razón estas evasivas transparentes e insta a que rechacemos la posición de «el juicio de la historia».

No voy a decir mucho sobre su relato de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) en Sudáfrica. Su argumento básico es que la comisión, bajo el obispo Desmond Tutu, vio los crímenes del gobierno del apartheid como actos de individuos que pedían a sus víctimas que perdonaran, si eran capaces de hacerlo. Al considerar los asuntos de esta manera, la comisión cayó presa de la falsa historia del juicio de la historia: el Estado moderno era en sí mismo bueno y debía preservarse bajo el nuevo régimen. «La metáfora del puente de la CVR describía una ruta de un solo sentido, como una visión lineal de la propia historia, desde el pasado (el Estado del apartheid) hasta el futuro (una nueva nación sudafricana). Una vez cruzado, los que lo atravesaran llegarían a la tierra prometida» (p. 46). Scott apoya a los miembros del Congreso Nacional Africano (CNA) que estaban a favor de un desafío más directo a las instituciones del Estado de apartheid y piensa también que los líderes de ese Estado deberían haber sido considerados directamente responsables de sus crímenes. Pero para ello habría sido necesario desafiar directamente el juicio de la historia que Tutu y la CVR que él dirigía no estaban dispuestos a llevar a cabo.

Me pregunto si su propia cuenta tiene al Estado demasiado en cuenta. ¿Por qué no deshacerse de él por completo y sustituirlo por un verdadero sistema de libre mercado, en lugar de reconstruirlo sobre la base de una «catarsis gramsciana» dirigida contra la minoría blanca? Además, y este asunto no lo trataré en detalle, creo que su relato sobre el apartheid y el CNA es engañoso. No se menciona el papel de los sindicatos en la creación del apartheid, como hábilmente lo ha hecho W.H. Hutt en «The Economics of the Colour Bar». Se menciona a Bram Fischer (p. 32), pero no su pertenencia al Partido Comunista Sudafricano. Tampoco se menciona la pertenencia de Nelson Mandela al partido.

Scott es crítico con los fiscales de Nuremberg y con la CVR de Sudáfrica, pero mira con buenos ojos a los grupos que apoyan las reparaciones por la esclavitud americana. Estos grupos no aceptan el actual Estado americano como un paso en el camino del progreso histórico, aunque necesitado de una reforma, sino que desafían directamente su legitimidad. Eso puede ser a su favor, pero Scott no hace un caso de reparaciones, ya que ella y los grupos que ella apoya prevén esto. Lo que está en cuestión no son las reclamaciones hechas por los esclavos contra sus amos por el trabajo no remunerado. Lo que ella tiene en mente es una demanda por cantidades masivas de dinero contra todos los blancos por parte de todos los negros americanos, porque los ancestros de algunos de estos negros eran esclavos y porque muchos negros americanos han sido posteriormente maltratados. La ayuda a las naciones africanas también es obligatoria, pero no se menciona el papel de estas naciones en la promoción del comercio de esclavos. El reclamo de reparaciones, aprendemos, es una deuda que nunca puede ser pagada. «Paradójicamente, el reconocimiento de la imposibilidad de reembolso nos llama a imaginar la creación de futuros más justos» (p. 77). Aunque Scott me consideraría moralmente obtuso, si no peor, la fuerza de esta demanda de reparación se me escapa por completo.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire