Mises Wire

Home | Wire | Dinero, interés y ciclo económico

Dinero, interés y ciclo económico

  • credit expansion

Etiquetas Dinero y Banca

Este ensayo es una selección de la conferencia 7 de Marxism Unmasked: From Delusion to Destruction].

Los bancos suelen ampliar el crédito por razones políticas. Hay un viejo dicho que dice que si los precios suben, si los negocios están en auge, el partido en el poder tiene más posibilidades de triunfar en una campaña electoral que si no fuera así. Así, la decisión de ampliar el crédito está muy a menudo influenciada por el gobierno que quiere tener «prosperidad». Por lo tanto, los gobiernos de todo el mundo están a favor de esa política de expansión del crédito.

En el mercado, la expansión del crédito crea la impresión de que hay más capital y ahorros disponibles de los que realmente hay, y que los proyectos que ayer no eran prácticos debido al tipo de interés más alto son viables hoy porque las condiciones han cambiado. Los empresarios suponen que el tipo de interés más bajo indica la disponibilidad de suficientes bienes de capital. Esto significa que la expansión del crédito falsea los cálculos económicos del empresario; le da la impresión a él, a la nación y al mundo, de que hay más bienes de capital de los que realmente hay. Mediante la expansión del crédito, se puede aumentar el concepto contable de «capital»; lo que no se puede hacer es crear más bienes de capital reales. Como la producción está necesariamente siempre limitada por la cantidad de bienes de capital disponibles, el resultado de la expansión crediticia es hacer creer a los empresarios que son factibles proyectos que en realidad no pueden ejecutarse debido a la escasez existente de bienes de capital. Así, la expansión crediticia engaña a los empresarios, provoca una distorsión de la producción y causa una «mala inversión» económica. Cuando la expansión crediticia hace que los empresarios emprendan tales proyectos, el resultado se llama «boom».

No debemos pasar por alto el hecho de que a lo largo de los siglos XIX y XX siempre hubo una obsesión, desgraciadamente no contra la expansión del crédito, pero al menos contra la concesión al gobierno de demasiado poder en materia de expansión del crédito. El objetivo principal era limitar la influencia del gobierno con respecto a los bancos centrales.

A lo largo de la historia, los gobiernos han recurrido una y otra vez a los bancos centrales para pedir dinero prestado. El gobierno puede pedir dinero prestado al público. Por ejemplo, una persona que haya ahorrado cien dólares podría guardarlos como dólares o invertirlos. Pero en lugar de hacer cualquiera de estas cosas puede comprar un nuevo bono del gobierno; esta compra no cambia la cantidad de dinero existente; el dinero que paga por el bono pasa de sus manos a las del gobierno. Pero si el gobierno acude al banco central para que le preste el dinero, el banco puede comprar bonos del Estado y prestarle dinero al gobierno simplemente ampliando el crédito, creando de hecho dinero nuevo. Los gobiernos tienen un montón de buenas ideas sobre cómo llevar a cabo este préstamo.

Siempre ha habido una lucha entre los parlamentos y el ejecutivo respecto a la influencia del gobierno en los bancos centrales. La mayoría de las legislaturas europeas dijeron muy claramente que sus bancos centrales deben estar separados del gobierno, que deben ser independientes. Y en este país, ustedes saben que hay un conflicto continuo entre la Junta de la Reserva Federal y el Tesoro de los Estados Unidos. Esta es una situación natural causada por las leyes económicas y la legislación gubernamental. Algunos gobiernos han encontrado muy fácil violar la legislación sin violar la letra de la ley. El gobierno alemán, por ejemplo, pidió préstamos al público durante la Primera Guerra Mundial porque el Reichsbank le había prometido concederlos. Los particulares que compraban bonos del Estado alemán sólo tenían que desembolsar el 17 por ciento del importe del bono, y este 17 por ciento les proporcionaba un rendimiento del 6 o el 7 por ciento. Por lo tanto, el 83 por ciento del precio del bono era suministrado por el Banco. Esto significaba que cuando el gobierno pedía prestado al público, en realidad estaba pidiendo prestado indirectamente al Reichsbank alemán. El resultado fue que en Alemania el dólar pasó de 4,20 marcos antes de la Primera Guerra Mundial a 4.200 millones de marcos a finales de 1923.1

Siempre ha habido resistencia a dar poder a los bancos centrales, pero en las últimas décadas esta resistencia ha sido en general completamente derrotada en todos los países del mundo. El gobierno de los Estados Unidos ha utilizado el poder del banco central, la Reserva Federal, para obtener una parte considerable del dinero que necesita para financiar sus gastos. Las consecuencias han sido la inflación y la tendencia al alza de los precios y los salarios.

No cabe duda de que la expansión del crédito conlleva un descenso del tipo de interés. ¿Por qué entonces esto no significa que el tipo de interés puede permanecer siempre bajo y que el interés podría realmente desaparecer por completo? Si es cierto que el tipo de interés no es un fenómeno monetario, sino un fenómeno general del mercado, que refleja el hecho de que los bienes futuros se negocian con un descuento en comparación con los bienes presentes, debemos preguntarnos: «¿Cuál es la naturaleza del proceso que, tras la caída inicial del tipo de interés debida a la expansión crediticia, hace que finalmente, paso a paso, el tipo de interés vuelva a ese nivel que refleja las condiciones del mercado y el estado general de las cosas?» Es decir, si el tipo de interés es una categoría general de la acción humana y, sin embargo, si un aumento de la oferta de dinero y de crédito bancario puede provocar una caída temporal del tipo de interés, ¿cómo vuelve el tipo de interés a la tasa que refleja el descuento de los bienes futuros sobre los presentes?

Al responder a esta pregunta, también estamos respondiendo a una cuestión que ha ocupado a la gente durante décadas, incluso siglos en algunos países que han tenido bancos centrales y un sistema de expansión del crédito. Se trata del problema del ciclo comercial: el retorno regular de períodos de depresión económica. En Gran Bretaña, a partir de finales del siglo XVIII, y más tarde en los países del mundo que entraron paso a paso en el sistema del capitalismo moderno y en los métodos bancarios modernos, pudimos observar de vez en cuando un acontecimiento casi regular, es decir, la aparición de períodos de depresión económica, de crisis económicas. No nos referimos a las crisis económicas provocadas por algún acontecimiento evidente que permita explicar la aparición de esta crisis. Por ejemplo, a principios de la década de 1860, la Guerra Civil estadounidense hizo imposible el envío de algodón desde Estados Unidos a Europa; y los estados del sur de Estados Unidos eran en ese momento los únicos proveedores de algodón a Europa. Hubo una crisis económica muy grave, que comenzó en las industrias de productos de algodón en Europa y, como consecuencia, otras industrias también sufrieron. Pero todo el mundo se dio cuenta de cuál era la causa de esta crisis: la Guerra Civil estadounidense y la interrupción de los envíos de algodón a Europa. No nos ocupamos de este tipo de crisis debido a una situación definida e identificable. Nos enfrentamos a una auténtica crisis en todas las ramas de los negocios —aunque a veces es peor en algunas ramas que en otras—, una crisis para la que la gente no podía ver ninguna razón especial.

Desde principios del siglo XIX se empezó a considerar estas crisis periódicas como uno de los problemas más importantes de la investigación económica. En las décadas de 1830 y 1840, los economistas británicos respondieron a esta cuestión diciendo: «Lo que tenemos que estudiar no es la depresión económica. Esta depresión es siempre la consecuencia de un auge precedente. Debemos preguntarnos, no «¿Cuál es la causa de la crisis?», sino «¿Cuál es la causa del auge precedente?» Y debemos preguntarnos cuál es la razón por la que el incuestionable y cierto desarrollo de las condiciones económicas que tiene lugar en todos los países con capitalismo no procede de forma constante hacia arriba, sino que sigue un movimiento ondulatorio, un movimiento en el que hay repetidos períodos de auge que siempre van seguidos de períodos de depresión.» De este modo, el problema de la crisis se transformó en el problema del ciclo comercial. Y para el problema del ciclo comercial se ofrecieron muchas explicaciones más o menos erróneas.

Quiero mencionar sólo una. Se trata de la doctrina de un economista muy famoso, William Stanley Jevons [1835-82]. Su doctrina adquirió cierta fama. Atribuía las crisis económicas a las manchas solares. Decía que las manchas solares provocan malas cosechas, y esto significa malos negocios. Si esto era así, ¿por qué entonces los negocios no se ajustaron a este fenómeno natural como aprendieron a ajustarse a otros fenómenos naturales?

Si se produce una expansión del crédito, debe bajar necesariamente el tipo de interés. Si los bancos quieren encontrar prestatarios para el crédito adicional, deben bajar el tipo de interés o reducir las calificaciones crediticias de los posibles prestatarios. Dado que todos los que querían préstamos al tipo de interés anterior los habían obtenido, los bancos deben ofrecer préstamos a un tipo de interés más bajo o incluir en la clase de empresas a las que se conceden préstamos al tipo anterior a empresas menos prometedoras, personas de menor calidad crediticia.

Cuando los individuos consumen menos de lo que producen, el excedente de producción se reserva como ahorro. Así, cuando el dinero concedido en forma de préstamos procede de los ahorradores, representa bienes reales que están disponibles para la producción posterior. Pero cuando los préstamos se conceden a partir de la expansión del crédito, los empresarios son engañados; no hay bienes detrás de ellos, sino sólo crédito recién creado. Esto conduce a una falsificación del cálculo económico. La expansión del crédito provoca una falsificación sistemática: da al empresario individual la impresión de que un proyecto que ayer no podía ejecutarse porque no había suficientes bienes de capital, ahora puede ejecutarse gracias a la expansión del crédito. Como resultado, se produce una intensificación de la actividad empresarial, lo que significa que se ofrecen precios más altos para los factores de producción. Pero no se ha producido un aumento de la cantidad de bienes de capital. Por lo tanto, la intensificación de la actividad empresarial significa un auge artificial. Los productores de factores de producción se alegran cuando ven que los precios que obtienen son más altos que los de ayer. Pero esto no puede durar siempre, porque no se han producido más factores de producción materiales. Los precios de estos factores de producción suben cada vez más a medida que los prestatarios del nuevo crédito compiten y suben sus precios. Entonces, finalmente son posibles dos alternativas.

Las empresas piden más y más crédito. O bien (1) los bancos conceden esta demanda creando más y más crédito (esto sucedió en Alemania en 1923, cuando llevó a una completa quiebra de la moneda). O (2) un día, porque se dan cuenta por una u otra razón de que deben detener la expansión del crédito, los bancos dejan de crear nuevos créditos para prestar. Entonces las empresas que se han expandido no pueden obtener crédito para pagar los factores de producción necesarios para la realización de los proyectos de inversión que ya han comprometido. Como no pueden pagar sus facturas, venden sus existencias a bajo precio. Entonces llega el pánico, el colapso. Y comienza la depresión.

Debido a la expansión crediticia, todo el sistema económico del país o del mundo se encuentra en la situación de un hombre que dispone de un suministro limitado de materiales de construcción y quiere construir una casa. Pero al ser pobre en cálculos tecnológicos, comete algunos errores. Piensa que puede construir una casa más grande de lo que realmente puede con su limitado suministro de materiales de construcción. Por ello, empieza construyendo unos cimientos demasiado grandes. Sólo más tarde descubre que se ha equivocado y que no puede terminar la casa como pretendía. Entonces debe abandonar todo el proyecto, o utilizar los materiales aún disponibles para construir una casa más pequeña, dejando parte de los cimientos sin utilizar. Esta es la situación en la que se encuentra un país o el mundo al final de una crisis provocada por la expansión del crédito. Debido al crédito fácil los empresarios se equivocan en sus cálculos económicos y se encuentran con planes demasiado ambiciosos que no pueden ser completados debido a la insuficiencia de factores de producción.

En cada período de auge que precede a una crisis, en Gran Bretaña y luego en otras partes del mundo, de hecho, en todos los países del mundo que han experimentado una expansión del crédito, siempre se encuentra gente que ha dicho: «Esto no es un auge que será seguido por una crisis; sólo la gente que no sabe lo que está pasando puede decir tal cosa. Esta es la prosperidad final, una prosperidad eterna. Nunca más tendremos una crisis así». Cuanto más cree la gente en este eslogan de la prosperidad eterna, más se desespera cuando descubre que la prosperidad «eterna» no dura para siempre.

Una cosa que empeoró las cosas después de 1929, que en períodos anteriores de depresión, fue que los sindicatos estadounidenses eran realmente muy poderosos y no toleraron que la crisis trajera los resultados que fueron consecuencia de crisis anteriores en este país y en otros países, es decir, no toleraron una caída considerable de los salarios monetarios. En algunos sectores empresariales, los salarios monetarios bajaron un poco. Pero, en general, los sindicatos lograron mantener las tasas salariales que se habían desarrollado artificialmente durante el auge. Por lo tanto, el número de desempleados siguió siendo considerable, y el desempleo continuó durante mucho tiempo. Por otra parte, los trabajadores que no perdieron su empleo disfrutaron de una situación en la que sus salarios no cayeron en la misma medida que los precios de los productos básicos. Las condiciones de vida de algunos grupos de trabajadores incluso mejoraron.2

Esta fue la misma situación que llevó a las condiciones en Inglaterra en la última parte de la década de los veinte, que fueron importantes para traer las doctrinas de Lord Keynes y las ideas de expansión del crédito que se han practicado en los últimos años. El gobierno británico cometió un error muy grave en la década de los veinte. Era necesario que Gran Bretaña estabilizara la moneda. Pero no se limitaron a estabilizarla. En 1925, volvieron al valor en oro de la libra de antes de la guerra. Eso significaba que la libra era después una libra más pesada y tenía un mayor poder adquisitivo que la libra, digamos, de 1920. Un país como Gran Bretaña que importa materias primas y alimentos y exporta manufacturas no debería haber encarecido la libra. Como expresó Hitler, «deben exportar o morir de hambre». En un país como éste, en el que los sindicatos no toleraban una bajada de los salarios, significaba que los costes en libras de la fabricación de productos británicos se incrementaban en relación con los costes de producción de los países que no habían hecho una vuelta similar al patrón oro. Con costes más elevados, hay que pedir precios más altos para seguir en el negocio. Así que se pueden vender menos unidades y se debe reducir la producción. Por lo tanto, el desempleo aumentó y se produjo un paro masivo permanente.

Ante la imposibilidad de tratar con los sindicatos este problema, el gobierno procedió en 1931 a devaluar la libra mucho más de lo que se había revalorizado en 1925, para, según dijeron, fomentar el comercio de exportación. Otros países hicieron lo mismo. Checoslovaquia lo hizo dos veces. Estados Unidos le siguió en 1933. Los países del patrón francés (Francia, Suiza) lo hicieron en 1936. Menciono esto porque es necesario darse cuenta de por qué la crisis de 1929 —que no fue más que una crisis de expansión crediticia— tuvo consecuencias mucho más largas y graves que las crisis de épocas anteriores. Por supuesto, dicen los marxianos, cada crisis debe ser cada vez peor; los rusos, dicen, no tienen ciclo comercial. Por supuesto que los rusos no lo tienen; tienen una depresión todo el tiempo.

Debemos darnos cuenta de la tremenda importancia «psicológica», la enorme importancia del hecho de que en la historia de los siglos XIX y XX, la expansión del crédito fue limitada. Sin embargo, la opinión generalizada de los empresarios, los economistas, los estadistas y el pueblo era que la expansión del crédito bancario era necesaria, que el tipo de interés era un obstáculo para la prosperidad y que una política de «dinero fácil» era una buena política. Todos, tanto los empresarios como los economistas, consideraban necesaria la expansión del crédito y se enfadaban mucho si alguien intentaba decir que podía tener algunos inconvenientes. A finales del siglo XIX, se consideraba prácticamente indecente apoyar a la Escuela Monetaria Británica, que se oponía a la expansión del crédito.

Cuando empecé a estudiar la teoría del dinero y el crédito, sólo encontré en todo el mundo de la literatura un autor vivo, un economista sueco, Knut Wicksell [1851-1926], que realmente vio los problemas de la expansión del crédito.3 Aún hoy prevalece la idea de que no podemos prescindir de la expansión del crédito. Será imposible, sin una lucha muy seria que realmente hay que librar, derrotar a todas esas fuerzas ideológicas que operan a favor de la expansión del crédito. La mayoría de la gente, por supuesto, no piensa en la expansión del crédito. Pero los gobiernos tienen una idea muy clara al respecto: «No podemos prescindir de él».

La expansión del crédito es fundamentalmente un problema de derechos civiles. El gobierno representativo se basa en el principio de que los ciudadanos deben pagar al gobierno sólo los impuestos que han sido promulgados legalmente de forma constitucional: «No hay impuestos sin representación». Sin embargo, los gobiernos creen que no pueden pedir a sus ciudadanos que paguen en impuestos tanto como sea necesario para cubrir la totalidad de los gastos del gobierno. Cuando los gobiernos no pueden cubrir sus gastos con los impuestos legalmente establecidos, piden prestado a los bancos comerciales y así amplían el crédito. Por lo tanto, el gobierno representativo puede ser en realidad el instigador de la expansión del crédito y la inflación.

Si la institución de la expansión del crédito y otros tipos de inflación gubernamental se hubieran inventado en el siglo XVII, la historia de la lucha de los Estuardo con el Parlamento británico habría sido muy diferente. Carlos I [1600-49] no habría tenido problemas para conseguir el dinero que necesitaba si simplemente hubiera podido ordenar al Banco de Inglaterra, que no existía en su época, que le concediera crédito. Entonces habría estado en condiciones de organizar un ejército del Rey y de derrotar al Parlamento. Este es sólo un aspecto.

El segundo aspecto: no creo que este país pueda soportar psicológicamente la repetición de una crisis como la de 1929. Y la única manera de evitar esa crisis es impidiendo el boom. Ya estamos muy avanzados en este auge, pero aún podríamos detenerlo a tiempo. Sin embargo, existe un gran peligro. Mientras que los bienes de capital son limitados en cantidad y son escasos y, por lo tanto, limitarían los proyectos que se pueden ejecutar y harían que muchos proyectos parecieran imposibles por el momento, la expansión del crédito puede ocultar por la ilusión de un aumento del capital reportado en dólares en los libros. La expansión del crédito crea la ilusión de que hay capital disponible, cuando en realidad no lo hay.

El problema fundamental del siglo XIX fue que la gente no se dio cuenta de estas cosas. Como resultado, el capitalismo quedó muy desacreditado, pues la gente creía que la aparición casi periódica de depresiones era un fenómeno del capitalismo. Marx y sus seguidores esperaban que las depresiones se agravaran progresivamente, y Stalin sigue diciendo abiertamente cada día «Sólo tenemos que esperar. Habrá una crisis muy grave en los países capitalistas». Si queremos frustrar estos planes, debemos darnos cuenta de que las políticas crediticias sólidas reconocen el hecho de que hay una escasez de bienes de capital, que el capital no puede aumentar simplemente mediante la expansión del crédito. Esto debe ser reconocido por nuestros empresarios y políticos.

  • 1. [Véase Ludwig von Mises, «Business Under German Inflation», The Freeman, noviembre de 2003.-Ed.]
  • 2. Véase Ludwig von Mises, «The Causes of the Economic Crisis» (1931) en Percy L. Greaves, Jr., ed., On the Manipulation of Money and Credit: Essays of Ludwig von Mises (Dobbs Ferry, N.Y.: Free Market Books, 1978), pp. 173-203, esp. pp. 186-92.-Ed.].
  • 3. Knut Wicksell, Interest and Prices (Nueva York: Macmillan, [1898] 1936).-Ed.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire